BonomédicoBlogCirugíaPreoperatorio de la cirugía de la obesidad

Preoperatorio de la cirugía de la obesidad


Comentar
Publicado en Cirugía, Obesidad

Es de fundamental importancia que los pacientes cuenten con el asesoramiento y seguimiento de un equipo interdisciplinario de profesionales especialistas de la medicina. Este equipo deberá estar compuesto por endocrinólogos, cirujanos, psiquiatras, psicólogos y nutricionistas, que brindarán un asesoramiento integral durante el preoperatorio de la cirugía de la obesidad para que la intervención sea exitosa y el paciente tenga acceso a toda la información disponible en lo que concierne a la operación.

Las personas candidatas a una cirugía de la obesidad han de cumplir determinadas indicaciones durante el preoperatorio.

Las personas candidatas a una cirugía de la obesidad han de cumplir determinadas indicaciones durante el preoperatorio.

Resulta primordial que este equipo haga especial énfasis en que la cirugía bariátrica es solo una parte de la estrategia lograr bajar de peso de forma significativa y permanente.

La cirugía bariátrica no es una solución mágica que funciona por sí sola, el paciente debe saber que para alcanzar resultados exitosos deberá realizar cambios de por vida en sus hábitos de alimentación y hacer ejercicios.

También es necesario que el paciente no oculte ninguna información al equipo y responda cada una de las preguntas con honestidad, comunicando si:

  • Tiene reacción alérgica a algún medicamento.
  • Padece algún trastorno neurológico o afecciones cardíacas.
  • Presenta problemas estomacales.
  • Tiene problemas pulmonares (asma bronquial o enfisema).
  • Cuenta con algún trastorno endocrinológico (diabetes o tiroides).
  • Es fumador.
  • Consume bebidas alcohólicas o algún otro tipo de drogas.

La cirugía bariátrica ofrece a los individuos que padecen obesidad mórbida una alternativa para perder peso al restringir el consumo de alimentos. Como hemos visto, actualmente existen diversos tipos de cirugías y todas ellas tienen como común denominador la reducción de la cantidad de comida que el paciente obeso puede consumir.

La dieta preoperatoria es sin duda la parte más importante durante la preparación del periodo previo a la intervención quirúrgica, debido a que representa un momento crucial en la actitud y decisión del paciente en adoptar un nuevo estilo de vida y evidencia su determinación y equilibrio mental y físico.

Cambiar tu dieta antes de la cirugía te prepara física y mentalmente para tu nuevo estilo de vida después de tu operación. La dieta preoperatoria también te prepara para la dieta pos-operatoria, que limita el consumo de carbohidratos, grasas y azúcar.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

El aspecto alimenticio es imprescindible siempre que se pretenda bajar de peso.

El aspecto alimenticio es imprescindible siempre que se pretenda bajar de peso.

Durante el período preoperatorio de la cirugía de la obesidad, el equipo de especialistas brindará diversas recomendaciones con el objetivo de conseguir un mayor éxito en la cirugía y una mejor recuperación.

Recomendaciones en el preoperatorio de la cirugía de la obesidad

Destacan las siguientes recomendaciones y sugerencias:

Dieta preoperatoria

El paciente que será sometido a un procedimiento bariátrico deberá seguir una dieta pre operatoria que será determinada en consenso por el equipo de especialistas, en especial de acuerdo con las valoraciones del nutricionista y el cirujano, esta dieta se establecerá con base en distintos factores, teniendo mayor relevancia el índice de masa corporal (IMC).

La dieta se debe seguir con estricto rigor. El objetivo es que el paciente pierda la mayor cantidad de grasa como sea posible, especialmente grasa abdominal, para disminuir el tamaño del hígado y de la grasa visceral y asi reducir el riesgo quirúrgico.



La dieta líquida antes de la cirugía bariátrica puede empezar desde tres a cuatro semanas o hasta tres meses antes de la cirugía y depende en gran parte también del tipo de intervención que se haya decidido realizar.

La dieta líquida puede dividirse en dos momentos, el primero consiste en 15 días de alimentación con líquidos claros consistentes en suplementos nutricionales completos, caldos tipo consomé sin ningún residuo, té sin azúcar y suero oral ocasionalmente.

El segundo momento es de otros 15 días con líquidos completos, en esta ya se incluyen lácteos, además se licúan vegetales en los caldos o sopas, se mantiene el suplemento nutricional. Puede ser que tu médico no necesite que estés en una dieta líquida todo el tiempo, usualmente la dieta de líquidos debe iniciarse dos semanas antes de la cirugía.

La dieta normalmente es baja en calorías, entre 800 y 1.200 calorías al día. Generalmente debes consumir bebidas sin azúcar, bajas en carbohidratos y altas en proteína. Las proteínas ayudan a conservar la masa muscular magra y ayudarte a una mejor recuperación de la cirugía. Espera consumir entre 70 y 120 gramos de proteína al día.

Hay que abandonar la vida sedentaria para conseguir las expectativas buscadas en relación a la disminución de peso.

Hay que abandonar la vida sedentaria para conseguir las expectativas buscadas en relación a la disminución de peso.

La dieta líquida es esencial para que la cirugía sea exitosa y se alcancen los mejores resultados posibles, funciona como una forma de preparación mental y física del cuerpo para enfrentar el cambio que representa un nuevo estilo de vida y nuevos hábitos alimenticios.

A lo largo del preoperatorio de la cirugía bariátrica, la dieta no líquida es un buen inicio para luego avanzar hacia la dieta líquida, la dieta pre operatoria admite alimentos sólidos pero restringe el consumo de bebidas alcohólicas, limita los azúcares, incluyendo las bebidas carbonatadas y el consumo de carbohidratos, los lácteos aprobados serán los bajos en grasas.

Estas dietas vetan el consumo de grasas saturadas y trans de alimentos fritos y desde luego que prohíbe enérgicamente que el paciente caiga en la gula. Esta dieta saludable incluirá, mariscos, huevos, vegetales, fruta y granos altos en fibra como la avena con moderación.

Si el paciente experimenta deficiencias proteínicas podrá recurrir a suplementos nutricionales. Si la dieta no es seguida con rigor el médico debe enterarse, así se podrá valorar posponer la intervención, hasta que los riesgos vinculados con la anestesia, tu salud en general y la maniobrabilidad del cirujano no estén comprometidos y la vida del paciente no esté en peligro.

Programa de ejercicios

Un programa de ejercicios coherente con la capacidad del paciente es recomendad para mejorar el rendimiento cardiovascular y disminuir el riesgo de complicaciones después de la intervención. Además favorecerá la pérdida de peso deseada antes de la intervención.

Dejar de fumar

Si el paciente es fumador deberá suspender el consumo de tabaco, antes y después de la intervención quirúrgica. Fumar retarda la recuperación y aumenta los riesgos de problemas.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Medicación

Un amplio equipo de especialistas analizarán su caso al detalle antes de una reducción de estomágo.

Un amplio equipo de especialistas analizarán su caso al detalle antes de una reducción de estomágo.

Fármacos tales como aspirina, anticoagulantes, antiinflamatorios (medicaciones para artritis) y vitamina E deben suspenderse temporalmente por un breve periodo de tiempo debido a que dificultan la capacidad de coagulación de la sangre.

Análisis previos

Los exámenes de rutina para establecer la viabilidad durante el período preoperatorio de la cirugía de la obesidad son:

  • Hemograma que incluya coagulación, glucosa, urea, creatinina, colesterol, proteínas totales, pruebas de la función hepática y tiroidea, sodio, potasio, calcio, hierro y opcionalmente algunas otras más como puede ser la serología de las hepatitis.
  • Bioimpedancia para determinar los porcentajes corporales de grasa, agua y masa magra.
  • Radiografía de tórax y pruebas de la función respiratoria.
  • Electrocardiograma.
  • Gastroscopia y tránsito radiológico con bario, del esófago, estómago y duodeno para descartar enfermedades o alteraciones anatómicas en el estómago.
  • Ecografía abdominal para descartar litiasis (cálculos) en la vesícula biliar que con frecuencia acompaña a la obesidad.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *