BonomédicoBlogObesidadReducción de estómago contra la obesidad

Reducción de estómago contra la obesidad


Comentar
Publicado en Obesidad, Reducción de estómago

La cirugía de reducción de estómago contra la obesidad es la que mejor funciona a la hora de resolver problemas de obesidad severa. La obesidad se está convirtiendo en un problema a nivel mundial en los países desarrollados. Los malos hábitos alimenticios junto al sedentarismo están afectando cada vez más a la sociedad y causando enfermedades. Estados Unidos es uno de los países con mayor índice de obesidad mórbida, con tres de cada cinco por ciento de la población adulta con ella, pero nuestro país tampoco se queda atrás, pues hay estudios en los que se recogen que en los últimos años ha aumentado hasta un 200%.

Se considera que una persona tiene obesidad mórbida cuando su peso está en 45,5 kg o un 100% por encima del normal. Este problema está asociado a otras complicaciones que ponen en peligro la salud de la persona, como son la hipertensión, diabetes o enfermedades cardíacas entre otras.

La obesidad mórbida aparece por la combinación de una serie de factores como los genéticos, ambientales, sociales o culturales, que mezclados producen un problema complejo que repercute en la regulación del apetito, en el metabolismo y en la energía. No es algo tan simple como la falta de control por parte de la persona obesa, pues influyen muchas cosas más.

La recuperación del paciente tras la reducción de estómago requerirá cambios en la dieta

La recuperación del paciente tras la reducción de estómago requerirá cambios en la dieta

Técnicas quirúrgicas existentes en la reducción de estómago

La cirugía bariátrica ha evolucionado mucho en los últimos cincuenta años. Existen muchas técnicas que son practicadas por gran parte de los cirujanos, tales como:

  • Gastroplastia de banda vertical.
  • Bandeo gástrico -ajustable y no ajustable-.
  • Bypass gástrico -derivación gástrica- en Y de Roux.
  • Derivación biliopancreática -procedimientos de malabsorción-.

La gastroplastia de banda vertical

Se trata de una operación del tipo restrictivo que sirve para disminuir la toma de alimentos pero sin intervenir en el proceso digestivo normal. Consiste en cerrar la zona superior del estómago cercana al esófago con grapas en forma vertical para crear una pequeña bolsa a lo largo de la curva interior del estómago. De esta forma, se evita la salida de la bolsa al resto del estómago mediante una banda elaborada de un material especial. Con esta banda se hace más lento el vaciado de los alimentos desde la bolsa, haciendo que el paciente experimente sensación de saciedad.

La banda gástrica laparoscópica

Es un tipo de cirugía con la que se disminuye peso. Se realiza mediante la colocación de una banda alrededor de la parte superior del estómago para crear una pequeña bolsa que contenga el alimento. La banda reduce la cantidad de alimento que el paciente puede comer, haciéndole sentir lleno después de realizar comidas con pequeñas cantidades de alimentos.
Este procedimiento quirúrgico permite al médico ajustar la banda para hacer que el alimento pase más lenta o rápidamente por el estómago.

Bypass gástrico o cirugía de derivación gástrica

Esta técnica es de las más utilizadas por las personas con problemas de obesidad y lleva 34 años de funcionamiento por su efectividad a largo plazo. Con esta cirugía se cambia la anatomía del sistema digestivo para tratar la obesidad con gran rotundidad. Este procedimiento deja un pequeño estómago que se conecta directamente al intestino delgado.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

De este modo, la comida no pasa por un gran segmento del intestino delgado y disminuye la absorción calórica y de nutrientes. Además, como el estómago queda de un tamaño muy pequeño, se come menos y la persona se siente saciada antes.

Cirujanos trabajando en una liposucción.

Hay que tener en cuenta las posibles complicaciones que pueden surgir en la reducción de estómago

La cirugía de derivación gástrica hace que se divida el estómago y se forme una pequeña reserva gástrica -bolsa-. Esta reserva se conecta a zonas diversas de su propio intestino delgado, de modo que se construye una rama con forma de “Y” -derivación gástrica en Y de Roux-.

Derivación biliopancreática: procedimientos de malabsorción

Este tipo de operaciones de malabsorción provocan una reducción de peso por disminución de absorción de calorías por los intestinos.
Esta cirugía consiste en disminuir el tamaño del estómago y eludir la mayor parte de los intestinos.



Las operaciones de malabsorción, como la derivación biliopancreática con cruce duodenal, restringen tanto el consumo como la cantidad de calorías y nutrientes que el cuerpo absorbe.
Con esta técnica se deja sin tocar una porción más grande del estómago, incluyendo la válvula pilórica que regula la descarga de los contenidos del estómago al intestino delgado. Por su parte, el duodeno se separa cerca de esta válvula, como también lo hace el intestino delgado. La parte de este intestino conectada al intestino grueso está unida al segmento duodenal corto próximo al estómago. El segmento que queda del duodeno conectado al páncreas y a la vesícula biliar está unido a la parte más cercana del intestino grueso. La zona donde se mezclan los contenidos de estos dos segmentos se denomina canal común, el cual desemboca en el intestino grueso.

Casi todas estas operaciones requieren de anestesia general y será el médico el que establezca cuál se aconsejará en cada caso.

Preparación que se requiere en este tipo de cirugía

La preparación que se requiere para estas técnicas de reducción de estómago debe ser exhaustiva e incluir pruebas y especialistas. Se le realizarán al paciente análisis de sangre, ecografía de la vesícula y otros exámenes para garantizar que el paciente tiene salud suficiente para esta cirugía bariátrica. También puede ser necesario un análisis añadido que incluya una evaluación nutricional. De otra parte, sería buena en algunos casos la evaluación psicológica para determinar la capacidad de esta para adaptarse a los cambios que tendrá después de la operación.
Estas personas con obesidad que tienen asociadas otro tipo de enfermedades puede que requieran además consultar a otros especialistas -neumonólogo, cardiólogo, etc.- según la enfermedad que tengan.

El cirujano le informará al paciente sobre los riesgos de la cirugía bariátrica y también sobre los beneficios de la operación de reducción de estómago para que el paciente firme su autorización por escrito y se le pueda practicar la cirugía. El día antes de la operación iniciará una dieta líquida clara. Se recomendará que deje el tabaco antes y después de la operación, ya que influye en la cicatrización de las heridas de la cirugía. El paciente informará al médico de todo lo que está o ha estado tomando como medicinas, vitaminas, hierbas y otros suplementos para que este determine si debe dejar de tomarlos o no. La semana antes de la cirugía dejará de tomar medicinas que dificulten la formación de coágulos de sangre.

Postoperatorio

Después de someterse a esta clase de intervención, el paciente suele permanecer en el hospital de 1 a 4 días.

En estas instalaciones se le practicará una serie de medidas tales como ponerle un catéter -sonda- desde la nariz hasta el estómago para que le ayude a drenar líquidos procedentes del intestino -durante uno o dos días- o un tubo conectado a la parte más grande del estómago para que se drenen líquidos que salgan por el costado. Al paciente también se le pedirá que se siente en el borde de la cama y que camine un poco el mismo día de la cirugía. Se le puede poner además una sonda vesical para eliminar la orina. Por otro lado, se le aconsejará que utilice unas medias especiales para las piernas con el fin de que no se le produzcan coágulos. Durante los primeros días -de uno a tres- no podrá comer nada. Pasado este tiempo, tomará líquidos y luego purés y alimentos blandos. Para el dolor se le darán analgésicos de forma oral o a través de vía intravenosa y se le pondrán inyecciones para evitar los coágulos de sangre.

Antes de recibir el alta el médico dará al paciente algunas instrucciones sobre la alimentación

Antes de recibir el alta el médico dará al paciente algunas instrucciones sobre la alimentación

El médico establecerá el alta del paciente cuando:

  • Pueda comer sin vomitar alimentos líquidos o en puré.
  • Se mueva de un sitio a otro sin sentir mucho dolor.
  • No precise de analgésicos por vía intravenosa o por inyecciones porque el dolor sea más leve y soportable.

Antes de volver a casa, el médico le dará una serie de instrucciones sobre las medidas que debe tomar a partir de la operación. El paciente deberá acatarlas para que no peligre su salud.

Riesgo de este tipo de operaciones

Las operaciones de reducción de estómago contra la obesidad son de las más peligrosas que existen, aunque ahora con las nuevas tecnologías esto ha cambiado en cierto modo. Entre las posibles complicaciones con las que se puede encontrar un paciente están las propias que se derivan de recibir anestesia general como:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Problemas respiratorios.
  • Sangrado.
  • Coágulos de sangre.
  • Infección.
  • Reacciones alérgicas a los medicamentos.

Luego hay otras relacionadas con la operación en sí como:

  • Lesión en el estómago, intestinos u otros órganos durante la cirugía.
  • Mala nutrición.
  • Gastritis.
  • Filtración de la línea en las partes del estómago que se han unido con grapas -en el caso de este tipo de técnicas-.
  • Cicatrización dentro del abdomen que puede producir un bloqueo en los intestinos más adelante.
  • Vómito por comer más de lo que el nuevo estómago del paciente puede soportar.

Conclusión

Sea cual sea la técnica utilizada, la persona obesa que se opere mejorará notablemente no solo a nivel estético -pues se estima que llegan a perder durante los dos primeros años después de la operación la mitad del peso que les sobraba- sino también a nivel de salud, pues las dolencias que tuvieran por culpa de los kilos de más desaparecerán o mejorarán notablemente, según cada caso.

Pero está claro que, por su parte, el paciente deberá acostumbrarse a una nueva vida en la que prime la comida sana y el ejercicio diario para mantener su peso y evitar más problemas de salud.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *