BonomédicoBlogObesidadPostoperatorio y recuperación de la banda gástrica

Postoperatorio y recuperación de la banda gástrica


Comentar
Publicado en Obesidad

Una vez que el especialista haya colocado la banda gástrica en el interior del organismo de la persona que sufre de obesidad comienzan a contarse las 24 horas de hospitalización que requiere la práctica de este tratamiento para facilitar la pérdida del exceso de peso corporal. Sin embargo, durante el postoperatorio y recuperación de la banda gástrica, ya en casa, se aconseja que el paciente intente permanecer en estado de reposo y que descanse a lo largo al menos una semana ya que durante este período lo más habitual es que la persona que acaba de salir de quirófano sufra algún tipo de dolor.

Asimismo, entra en el marco de la normalidad que el paciente tenga la sensación de que nota la presencia de la banda por lo que la incomodidad puede predominar estos primeros días tras la cirugía. De forma similar al postoperatorio del balón intragástrico, en el momento en el que el paciente se sienta cómodo y seguro con la banda gástrica colocada puede empezar a practicar ejercicio físico de forma regular, siempre asesorado por el grupo de especialistas que le realiza el seguimiento y con una serie de precauciones.

Por otro lado, el candidato a la banda gástrica debe potenciar un adecuado seguimiento médico al tiempo que debe seguir una dieta líquida que se base en el consumo de agua, zumos o caldos, entre otros alimentos.

Transcurridas dos semanas desde la colocación de la banda gástrica en el interior del estómago del paciente, el profesional procederá a inflarla de forma paulatina conforme a los ritmos de pérdida de peso establecidos.

Igualmente, se comenzarán a introducir alimentos sólidos en el régimen alimenticio del paciente, pero este paso deberá hacerse de forma paulatina para que el estómago no se vea sobrecargado debido a su disminuida capacidad.

asdfasdf

En el postoperatorio tras la colocación de la banda gástrica, hay que seguir una dieta baja en calorías.

De vital importancia a la hora de sentarse a comer es que el paciente no beba durante el tiempo en el que esté comiendo para no perjudicar la adecuada nutrición y evitar así riesgos.

En todo caso, se podrá consumir líquidos unos 30 minutos antes y después de comer pero no durante éstas. La masticación también juega uno de los papeles claves en la prevención de la aparición de complicaciones gastrointestinales. Y es que se recomienda masticar muy bien todos y cada uno de los alimentos.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Pasados los primeros días del postoperatorio y recuperación de la banda gástrica, se analiza la capacidad de pérdida de peso del paciente obeso una vez que tiene colocada la banda gástrica. En el posible caso de que no disminuya lo establecido siguiendo una dieta baja en calorías el especialista podrá optar por inflarla aún más para reducir así la capacidad del estómago.

Este paso es bastante sencillo y consiste en la aplicación de una aguja en el punto de acceso que el paciente tiene ubicado bajo la superficie cutánea e inyectar una determinada cantidad de solución salina. Y también puede darse el caso contrario, es decir, que la bajada de peso se realice de forma brusca por lo que, mediante la aplicación del mismo proceso, se podrá retirar el excedente de solución salina.

Unos resultados eficaces de la colocación de este instrumento en el interior del órgano estomacal pueden mantenerse a largo plazo siempre que el paciente acepte los consejos de los profesionales y potencie su seguimiento. Además, la persona que sufre de obesidad debe tener la capacidad de mantener este tratamiento de por vida, aunque en caso contrario el procedimiento es reversible.



Con independencia de que la banda gástrica se pueda retirar con cierta sencillez las recomendaciones médicas se orientan hacia su no retirada ya que se estipula que el paciente pueda sufrir el temido efecto yoyo, es decir, recuperar el peso perdido.

Molestias en el postoperatorio de la banda gástrica

Una de las ventajas del proceso de introducción de la banda gástrica viene de la mano de su poca invasión al organismo del paciente. Y es que este dispositivo se ubica en el interior del órgano estomacal mediante procedimiento laparoscópico, por lo que las molestias posteriores se minimizarán. Además, lo más habitual es que el paciente se pueda levantar por su propio pie la misma tarde en la que se practicó la cirugía.

El tema laboral tampoco debe de complicarse mucho. Las recomendaciones oscilan en torno al acogimiento de una semana de baja laboral en el caso de que en el trabajo del paciente no se requiera la realización de esfuerzos físicos potentes. Es importante, asimismo, la actividad de la persona que acaba de someterse a cirugía.

Lo aconsejable, en este sentido, es optar por la realización de paseos diarios de una media o una hora de duración transcurrida al menos una semana desde que el paciente pasó por quirófano. De cualquier forma, si se ha llevado a cabo una adecuada preparación para la colocación de la banda gástrica, las complicaciones serán mínimas.

Alimentos tras la intervención

Con el objetivo de que el paciente llegue a sentir desde el primer momento de colocación de la banda gástrica la sensación de saciedad, éste debe poner en marcha una serie de pasos, entre lo que destacamos:

  • Consumir alimentos en cantidades pequeñas y de forma paulatina
  • No consumir en ninguna de las condiciones todos los alimentos que se ha dispuesto en el plato. En el caso de que no se deje algún alimento será señal de que es necesario ajustar la banda gástrica
  • Todas y cada una de las comidas que realice el paciente deberá tener una duración de entre 15 y 20 minutos con independencia de que la porción sea mínima
  • De vital importancia es, asimismo, practicar una adecuada masticación en todos los bocados. Las claves a corregir son el consumo de alimentos en demasía y con rapidez

Para favorecer la pérdida de peso con esta técnica (lo mismo que sucede con el balón intragástrico), a lo largo del primer mes de postoperatorio de la banda gástrica, el paciente deberá seguir una dieta compuesta de alimentos líquidos. A partir de aquí se iniciará la inclusión de alimentos sólidos. Lo estipulado se centra en la realización de un total de tres comidas al día, incidiendo como se ha comentado con anterioridad en la correcta masticación de todos y cada uno de los alimentos sólidos con el objetivo de asegurarnos de que quedamos satisfechos.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

El proceso adecuado de masticación consiste en masticar en pequeños bocados, tragar y esperar un minuto hasta consumir el siguiente bocado, es importante tragar saliva en el proceso para facilitar el paso a través de la banda gástrica y retirarse del plato en el momento en el que se sienta, por mínima que sea, cierta sensación de saciedad. Un comportamiento contrapuesto podría derivar en vómitos.

A continuación detallamos en forma de esquema los pasos a seguir para asegurar una correcta nutrición y alimentación una vez colocada la banda gástrica:

  1. Dieta de líquidos claros. Se consumirán únicamente líquidos el primer y el segundo día tras el paso por quirófano.
  2. Dieta con líquidos más espesos. Desde el tercer día hasta pasadas las dos semanas se inicia el cambio. En este sentido, el paciente podrá empezar a incorporar líquidos algo más espesos en su dieta, tales como batidos de proteínas o cremas de vegetales.
  3. Dieta suave. La segunda mitad correspondiente al primer mes postoperatorio se incluirán en el régimen del paciente vegetales, carnes molidas y quesos light.
  4.  Una vez transcurrido el primer mes y hasta los seis meses se incrementa la solidez de los alimentos, se introducen las piezas de fruta y se aumenta la cantidad de batidos de proteínas en relación a las proteínas sólidas que se esté consumiendo en la dieta.
  5. Incluye desde el séptimo mes hasta el objetivo final. Ya en este nivel, los alimentos a consumir deben disponer de consistencia normal. Los carbohidratos empiezan a tener presencia en el régimen alimenticio de forma regulada y los batidos de proteínas pueden alterarse o eliminar por completo atendiendo a las necesidades de cada paciente en concreto.
  6. Mantenimiento. Para facilitar la etapa de mantenimiento se recomienda seguir la siguiente pirámide de alimentos siempre adecuándose a las necesidades particulares de cada paciente.

En esta última etapa del postoperatorio y recuperación de la banda gástrica, en un primer estadio encontramos el consumo de agua que va a estar directamente relacionado con las necesidades de cada paciente; un segundo estadio nos aconseja el consumo de proteínas, incluyendo dos piezas de lácteos desnatados; un tercer estadio nos aconseja el consumo de vegetales en unas tres o cinco piezas al día y frutas de dos a cuatro porciones diarias; un cuarto estadio alude al consumo de granos y frutos secos que se estipulan en relación a las necesidades específicas de cada paciente; por último, un quinto estadio aconseja de forma muy escasa el consumo tanto de grasas como de aceites y azúcares.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *