BonomédicoBlogObesidadBanda gástrica en la Seguridad Social

Banda gástrica en la Seguridad Social


Comentar
Publicado en Obesidad, Reducción de estómago

Por lo general, las técnicas endoscópicas no se encuentran incluidas en el catálogo de prestaciones del ente público de nuestro país. Y en relación al tema de la banda gástrica en la Seguridad Social, este hecho hace plantearse a determinados pacientes la razón de por qué algunos procedimientos de cirugía de la obesidad están financiados por este organismo y por qué otros no. 

Es posible que la respuesta esté relacionada con el coste de los recursos necesarios de:

  • Tiempo.
  • Dinero.
  • Organización.

Y es que un tratamiento endoscópico que suponga un control médico del paciente por parte del especialista en nutrición y de otros profesionales a lo largo de -como mínimo- dos años, parece resultar insostenible.

En este sentido, un bypass gástrico, por ejemplo, apenas precisa seguimiento alguno. La cirugía, un control inicial durante las primeras semanas y casi no vuelve a verse al paciente. Al menos no con la asiduidad que requieren otras técnicas como el método POSE o el balón intragástrico.

obesidad-08

¿En qué consiste la banda gástrica?

La banda gástrica es un anillo o aro elaborado con titanio y que se recubre de un colchón -no tóxico- de silicona. Dispone de un dispositivo inflable en la cara interna del recubrimiento de silicona que cuenta con un cierre hidráulico y que, por lo tanto, no precisa sutura.

Gracias a esta envoltura se disminuye el peligro de aparición de úlceras estomacales. Asimismo, proporciona un sistema de ajuste del diámetro de la misma banda para poder adaptar el espacio de entrada de los alimentos sin tener que recurrir a ninguna cirugía adicional.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

En relación al proceso de colocación, este se llevará a cabo a través de laparoscopia y precisando solo pequeñas incisiones. De este modo se tiene acceso al estómago para introducir en su entrada en el anillo y colocarlo mediante puntos gastrogástricos no reabsorbibles, impidiendo así que se produzca un indeseado deslizamiento.

La técnica de la banda gástrica consiste en colocar un anillo de silicona alrededor del estómago para reducir el tamaño de este órgano y aumentar la sensación de saciedad al comer.

Cuando ya se encuentra fijado, se coloca el catéter o válvula de ajuste en un área bajo la piel para poder manipularla más adelante y adaptar el diámetro de apertura o cierre sin la obligatoriedad de recurrir a otra operación.



Después se procede a inyectar 2 cc en el recubrimiento de silicona ubicado en la cara interna del aro y evitar así hipotéticas úlceras. La envoltura se cerrará de forma automática mediante un dispositivo hidráulico. Por último, se cierra a través de suturas y un vendaje en el abdomen le proporcionará la adecuada protección.

¿Cuál es su funcionamiento?

Gracias a la colocación de la banda gástrica en la Seguridad Social o por el sector privado se disminuye sustancialmente el hueco de entrada al estómago, alcanzando una notable reducción del apetito hasta el punto de generar vómitos en caso de que el consumo de alimentos sea desmesurado. Así se consigue equilibrar la ansiedad, ya que la ingesta debe ser mínima para no causar los mencionados vómitos.

Para garantizar y vigilar la pérdida de peso saludable y paulatina, este procedimiento puede complementarse con otra serie de tratamientos como controles periódicos, dietas médicas simples y específicas, planes de reafirmación, sesiones de mesoterapia que favorezcan la reducción de grasa en aquellas áreas de mayor acumulación, etc. De esta manera se conseguirá que la piel se vaya adaptando a la eliminación de grasa de forma gradual.

La colocación de la banda gástrica se realiza mediante laparoscopia.

La colocación de la banda gástrica se realiza mediante laparoscopia.

El tratamiento posee una duración aproximada de dos años, aunque variará según las necesidades de cada paciente respecto a su reducción de kilos. Cuando se elimine la cantidad de peso deseada, el resto del tiempo de tratamiento se dedicará a mantener el peso idóneo que se ha logrado con anterioridad. La banda gástrica presenta la peculiaridad -y la gran ventaja– de poder estar alojada en el estómago durante toda la vida, sin peligro de que pueda llegar a sufrir deterioro alguno.

Algunas consideraciones sobre la banda gástrica

  • Está recomendada para aquellas personas con obesidad mórbida o graves problemas de sobrepeso -mayor de 35 kg-.
  • El preoperatorio consta de una serie de pruebas muy simples: una sencilla analítica, una placa de tórax y una endoscopia digestiva.
  • La semana previa se aconseja evitar el frío extremo -como, por ejemplo, de la nieve- y el calor intenso -de la playa o la sauna-.
  • La duración de la cirugía es de alrededor de unos 40 minutos.
  • La anestesia que se emplea en la misma es de tipo general.
  • Los cortes serán de unos 5 cm, verticales y a la altura del área abdominal. Conforme transcurra el tiempo, estas incisiones apenas resultarán visibles. Otra posibilidad es optar por la cirugía laparoscópica, practicando 4 o 5 pequeños cortes, prácticamente inapreciables.
  • El período de hospitalización, en la mayor parte de los casos, es de unas 24 horas.

Características acerca del postoperatorio

El período de recuperación posterior a la cirugía de banda gástrica en la Seguridad Social o en el ámbito privado presenta las siguientes peculiaridades:

  • Es habitual sentir determinadas molestias a lo largo de los días iniciales.
  • Se recomienda seguir una dieta líquida los primeros 30 días.
  • Habrá que llevar un vendaje elástico en la zona del abdomen que se reemplazará por una faja en el momento de recibir el alta.
  • En la incisión habrá que aplicar un apósito de plástico.
  • Respecto a los puntos, estos serán miniclips de acero quirúrgico o sutura, que serán extraídos sin mayor dificultad a los 15 días. 

Respecto a los cuidados necesarios tras la intervención, pueden destacarse los aspectos que a continuación se enumeran:

  • Hasta los 6 días, el paciente podrá ducharse o bañarse con un apósito artificial resistente al agua.
  • Previamente a que transcurran tres semanas, se evitará permanecer demasiado tiempo de pie y se andará con moderación.
  • Antes de que se cumpla un mes tras la cirugía, no es aconsejable la exposición al sol de forma directa, pues se corre el riesgo de coloración de la herida.

Resultados y posibles efectos secundarios

Entre los principales resultados que se esperan obtener con la banda gástrica resaltan:

  • Notable pérdida del apetito.
  • Generación de vómitos con el consumo desmedido de alimentos.
  • Regulación de la ansiedad.
  • Consiguiente reducción de kilos.
No es fácil determinar en qué casos se puede acceder a la banda gástrica en la Seguridad Social, dependerá de que el paciente cumpla unos requisitos.

No es fácil determinar en qué casos se puede acceder a la banda gástrica en la Seguridad Social, dependerá de que el paciente cumpla unos requisitos.

or su parte, y en relación a los efectos secundarios que pueden presentarse, resalta un pequeño riesgo de aparición de úlceras. Esta complicación reduce enormemente su frecuencia gracias a la envoltura de silicona ya comentada.

De este modo, el peligro más severo es la posible perforación del estómago ocasionada durante la cirugía. En el caso de que esta se produjese, suele pasar desapercibida hasta su cicatrización. También hay que tener en cuenta la congestión gástrica ocasionada por el consumo excesivo de alimentos, eliminada en la práctica totalidad de casos mediante el vómito.

En cuanto al tema de la banda gástrica en la Seguridad Social, hay que comentar que, desafortunadamente, en nuestro país no es una intervención cubierta por dicho organismo a no ser que se trate de una situación muy severa. Es decir, que tendrá que realizarse en una clínica privada en la cual el precio se sitúa en un intervalo de entre 9.000 y 17.000 € según cada situación específica y que requiera un mayor o menor período de recuperación postoperatoria.

Seguridad Social y cirugía estética

En el ámbito de la cirugía plástica, nuestro país se sitúa en el 10º lugar del ranking de países con mayor número de operaciones de cirugía realizadas. O al menos así lo asegura la encuesta mundial realizada en 2010 por la ISAPS, la International Society of Aesthetic Plastic Surgery o Sociedad Internacional de Cirugía Plástico Estética, que coloca a la cabeza a Estados Unidos, China y Brasil como la terna que copa el podio de la cirugía estética.

Como tal, la banda gástrica no es una técnica prevista dentro de la cartera de servicios de la Seguridad Social, por lo que habría que analizar cada caso en particular para determinar si está cubierta o no por la Sanidad pública.

A lo largo de los últimos años, el ideal de belleza diseñado en las clínicas hospitalarias ha ido transformándose hasta límites insospechados con motivo de diferentes factores:

  • Factores sociales.
  • Factores individuales.
  • Influencia de redes sociales.
  • Deseo de asemejarse a alguna celebridad.

No obstante, el descontento físico o psíquico que puede derivarse de la no aceptación de la persona ante una parte de su propio cuerpo es lo que en la práctica totalidad de los casos induce a los pacientes a realizarse esta clase de intervenciones, pues puede ser una fuente de hipotéticos complejos.

A pesar del riesgo, no todas las operaciones que la cirugía plástica engloba están cubiertas por el organismo público. En otras palabras, ni la totalidad de modificaciones de la apariencia física ni todas las operaciones estéticas que se practican están asumidas por la Seguridad Social. Parámetros, resultados de análisis y, especialmente, síntomas de enfermedades son los que delimitan la competencia pública y la privada.

¿Cuáles son los límites de la cirugía reparadora?

La SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Estética y Reparadora) no deja lugar a dudas en este sentido: las operaciones que sí se encuentran incluidas en el muestrario de prestaciones de la Seguridad Social son las que conforman la denominada cirugía reconstructiva.

Se trata de técnicas que, de una manera u otra, corrigen alteraciones de origen o ciertas anomalías crónicas que se traduzcan en dolores y repercutan negativamente en el estado de salud del paciente. Así, y al hilo del contenido de este artículo sobre la banda gástrica en la Seguridad Social, ni los antojos desde una perspectiva estética ni las cirugías efectuadas con la finalidad de transformar el cuerpo en un modelo más esbelto se incluyen entre las operaciones subvencionadas por la dicho organismo. Es decir, que aquella cirugía estética que presenta asociación alguna con accidentes, patologías o deformidades de nacimiento no está financiada por el ente público español.

Según la SECPRE, las intervenciones de carácter estético que pueden estar cubiertas por la Seguridad Social son aquellas consideradas cirugía reconstructiva.

Considerando estos datos, la cirugía estética y la reconstructiva se encuadran dentro de la cirugía plástica. No obstante, cada una de las especialidades atiende a un ámbito diferente. De este modo:

  • La cirugía estética es responsable de realzar estructuras corporales comunes con el fin de alcanzar un perfil mucho más vistoso.
  • La cirugía reparadora o reconstructiva trabaja sobre estructuras corporales alteradas por dificultades de desarrollo, golpes, patologías, etc.

En este último caso, se hace especial hincapié en la funcionalidad conjunta del cuerpo y no en su aspecto definitivo, todo lo contrario que sucede en la cirugía estética y que la mayor parte de las veces se encuentra a disposición de la autoestima de cada persona.

La banda gástrica en la Seguridad Social

Con motivo de la creciente solicitud que abarcan las operaciones de reducción de pecho o estómago, estas intervenciones reflejan gran parte de los problemas para conseguir financiación de la Seguridad Social. Sirva como botón de muestra el caso de una mujer que padece importantes dolores lumbares y que presenta complicaciones incluso para poder andar con motivo del excesivo volumen de sus pechos. En este caso, podría encontrarse exenta de abonar el coste de la cirugía. No obstante, si las razones que le impulsan a pasar por quirófano son estimados como meramente estéticos por los especialistas médicos, habrá de acudir a una clínica privada y afrontar el coste correspondiente.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

La Seguridad Social puede financiar operaciones estéticas siempre que el objetivo sea mejorar la salud.

La Seguridad Social puede financiar operaciones de carácter estético siempre que el objetivo sea mejorar la salud.

La inevitable relatividad con la cual se examinan estos parámetros, los cuales incluyen -por ejemplo- el dolor de los pacientes que precisan ser sometidos a una intervención quirúrgica de esta calaña, puede también determinarse monetariamente. Y es que la Seguridad Social no asume esta clase de cirugías a no ser que se presente obesidad mórbida de grado extremo.

Un grupo de especialistas endocrinos es el responsable de realizar los pertinentes estudios y diagnosticar en qué estado se encuentra cada persona. Algunos testimonios aseguran que, en caso de no pesar más de 150 kg, es bastante complicado que opten por la intervención desde la Sanidad Pública. La condición económica y la insistencia de cada persona son los aspectos que finalmente inclinarán la balanza hacia uno u otro lado.

Es bastante habitual que las listas de espera de la Seguridad Social lleguen a los cuatro años, por lo que hay un instante en el que el paciente se plantea la conveniencia o no de seguir aumentando de peso para optar a la cirugía por la Seguridad Social o abonar el coste de la misma y someterse a ella por el sector privado. Estas cuestiones reflejan la desesperación hasta la que puede llegar una persona que pretenda realizarse una intervención como la de la banda gástrica en la Seguridad Social.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *