BonomédicoBlogObesidadPreparación para el balón intragástrico

Preparación para el balón intragástrico


Comentar
Publicado en Obesidad

Estamos ante de uno de los tratamientos por los que las personas obesas suelen interesarse con mayor frecuencia a la hora de facilitar la pérdida del exceso de peso corporal. Y es que la colocación del balón intragástrico en el interior del estómago ofrece dos claras ventajas: rapidez para reducir esos kilos y una mayor libertad de dieta sana y equilibrada.

Su funcionamiento también es bien sencillo ya que el balón actúa comprimiendo el espacio existente en el estómago al tiempo que reproduce en la persona obesa la sensación de saciedad sin necesidad de pasar por la ansiedad.

Asimismo, hay que saber que resulta de vital importancia llevar a cabo un proceso de preparación para el balón intragástrico que, en muchos casos, consiste en incorporar a la dieta del paciente gran cantidad de alimentos diferentes y saludables para que el aporte nutricional sea lo más variado y equilibrado posible.

Como cualquier procedimiento, el balón intragástrico también requiere de ciertos cuidados a poner en práctica antes de proceder a su implantación, con el objetivo de evitar riesgos durante la intervención y después de esta.

En este sentido, el paciente será evaluado por un equipo de especialistas compuestos por profesionales en diversas disciplinas para analizar las condiciones físicas y psicológicas en las que se encuentra la persona obesa. Y es que, debido a las características propias que conlleva la aplicación de este tratamiento en cuestión, hace que no todas las personas con sobrepeso puedan exponerse a su colocación.

Un ejemplo de ello es que el exceso de calorías que consume el paciente se produzca de forma líquida y la persona ofrezca relativas dificultades a la hora de eliminar su consumo, por lo que, como consecuencia, aunque tenga colocado en su interior el balón gástrico la pérdida de peso no se hará con la misma efectividad, de hecho, el paciente puede llegar hasta a aumentar de peso corporal, el efecto totalmente contrario. Así, al igual que hay que tener en cuenta una serie de criterios para los candidatos a la colocación de una banda gástrica, en el caso del balón intragástrico sucede lo mismo.

Importante para la preparación de la colocación del balón intragástrico, como sucede con otras técnicas como la banda gástrica, es que la persona que se pretende someter a este tipo de tratamientos esté informado por completo de todos y cada uno de los detalles que conlleva la intervención. Además, es requisito para ello iniciarse en la reeducación alimenticia incluso antes de que se produzca la intervención. Un régimen compuesto por la ingesta reducida de calorías será uno de los requisitos a poner en práctica antes de la colocación del balón intragástrico.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Para ello, además, se llevará a cabo un seguimiento tanto psicológico como nutricional con la intención de que el equipo multidisciplinar sea capaz de orientar al paciente hacia la adopción de sus nuevos hábitos alimenticios ya que serán imprescindibles una vez quede colocado el balón. No hay que olvidar estos aspectos ya que suponen una de las principales causas que traen de su mano la aparición de determinadas complicaciones durante el postoperatorio y recuperación del balón intragástrico, es decir, para que este tratamiento se lleve con éxito es de vital importancia seguir las indicaciones médicas al respecto.

Dieta para la preparación de la banda gástrica

Y es que, como conclusión, una buena educación nutricional guiada por profesionales puede evitar la aparición de malestares gastrointestinales o, como factor límite, la rotura del balón.



Por ello, el paciente deberá estar debidamente informado tanto de las pautas previas a cumplimentar como las posteriores, es decir, el paciente debe entender qué puede esperar de este tratamiento y como incidirá en la mejora de su salud.

Así, antes de que el profesional proceda a la colocación del balón intragástrico, el paciente se deberá mantener los tres o cuatro días previos a base de una dieta líquida. No se trata de una medida previa para asegurar la pérdida de peso, más bien se trata de un factor determinante para favorecer la completa limpieza del estómago antes de colocarle el balón.

En esos tres o cuatro días, el paciente deberá centrarse en el consumo de todo tipo de alimentos líquidos. Una dieta en la que predominarán los lácteos (leche, yogur líquido), los zumos de frutas, las sopas (carne, pescado o verduras) y las infusiones.

En la medida de lo posible, es recomendable evitar el consumo de bebidas estimulantes tales como el té, café, cacao o bebidas diseñadas para deportistas, bebidas carbonatadas o alcohólicas ya que pueden llegar a alterar la mucosa gástrica incidiendo en una mala adaptación del recién colocado balón intragástrico.

Más conocidas como dietas desintoxicantes, las dietas líquidas están, comúnmente, basadas en el consumo de zumos, caldos, refrescos y frutas de agua con el objetivo de facilitar la reducción de peso de forma casi instantánea.

Entre el conjunto de tipos de dietas que existen, estas forman parte básica de la preparación para el balón intragástrico, aunque uno de los puntos negativos de este tipo de dietas es la pérdida de minerales esenciales si no se lleva a cabo bajo supervisión médica. A continuación te dejamos un ejemplo de lo que puede ser un día a base de dieta líquida:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Infusión, vaso de licuado de fruta al gusto
  • Media mañana. Un infusión con leche
  • Una taza grande de caldo, dos vasos de zumo de pomelo, una infusión
  • Media tarde. Una infusión, un vaso de yogur líquido
  • Una taza grande de caldo, un vaso de licuado de frutas al gusto, una infusión
  • Pasadas un par de horas tras la cena se puede optar por el consumo de un zumo de naranja o una infusión.

Si se siguen todas las precauciones y las indicaciones del especialista, tanto antes como después de la colocación del dispositivo, el éxito del tratamiento será más probable, especialmente en lo que se refiere a la pérdida de peso con el balón intragástrico. Como aspecto de interés para quienes estén pensando en someterse a esta técnica, mencionar que el precio del balón intragástrico depende de muchos factores y que el principal de ellos es el número de especialistas que participen en la operación.

Por último, se puede hacer referencia a una de las alternativas al balón intragástrico: la banda gástrica. Como se ha señalado en párrafos anteriores, requiere también de unas pautas a seguir y de una preparación específica para conseguir la pérdida de peso deseada con la colocación de la banda gástrica, un procedimiento que también tiene algunos riesgos.

No obstante, las complicaciones durante el postoperatorio de la banda gástrica son mínimas si se siguen las instrucciones de los especialistas, y los beneficios de la intervención son numerosos.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *