BonomédicoBlogObesidadPérdida de peso con el método POSE

Pérdida de peso con el método POSE


Comentar
Publicado en Obesidad, Reducción de estómago

La Cirugía Primaria Endoluminal de la Obesidad o método POSE se corresponde con una de las técnicas más novedosas, cuyos resultados tanto en Europa como fuera de nuestras fronteras han sido muy satisfactorios. Los datos en relación con la pérdida de peso con el método POSE, arrojan una reducción del 32% del exceso de peso corporal como media a lo largo de los seis primeros meses tras la intervención.

Ya realizada la intervención se inicia un completo programa alimenticio establecido por un grupo de nutricionistas que irá incorporando solidez a los alimentos conforme se vaya cicatrizando la herida.

Se recomienda, en cada caso, seguir las pautas establecidas para adoptar con mayor facilidad los nuevos hábitos, y el renovado estilo de vida que le permita al paciente reducir lo máximo posible su exceso de peso corporal y que, además, no sufra el temido efecto rebote.

Y es que, si bien la aplicación de esta técnica facilita bastante la reducción peso corporal ya que la sensación de hambre será mucho menor y se saciará con mucha menos cantidad de comida, el paciente debe mantener su compromiso con la adopción de nuevos hábitos a la hora de comer ya que de él depende, en gran medida, perder el peso deseado y mantenerse.

Con respecto a la pérdida de peso con el método POSE, éste estará directamente vinculado con el seguimiento del plan nutricional por parte del paciente. Por norma, lo general es que se llegue a perder unos ocho o diez kilos durante el primer mes y más de 20 kilos a lo largo del primer año.

Y es que, con esfuerzo y compromiso, se puede llegar a perder hasta el 100% del exceso de peso de la persona obesa por lo que seguir las instrucciones de los nutricionistas es algo de vital importancia para el óptimo resultado del tratamiento.

Alimentación tras el método POSE

Sin embargo, en materia alimenticia también existen una serie de limitaciones ya que el paciente deberá hacer frente a grandes cambios una vez se ejecute el método POSE. Existen una serie de hábitos y costumbres relacionados con la comida, la bebida y el ejercicio que deberá abandonar para reducir su volumen corporal.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

A continuación señalamos una serie de limitaciones muy beneficiosas ya que facilitan beneficiarse de las ventajas de esta técnica, y de la máxima pérdida del exceso de peso corporal posible:

No consumir las mismas cantidades de alimentos que antes

La relación con la comida del paciente cambia una vez ejecutado el método POSE. Es muy poco probable que la persona obesa pueda comer lo mismo que antes ya que, de hecho, se ha reducido su capacidad estomacal natural por lo que se puede decir que se empieza desde cero.

Eso sí, ahora llega el momento de adaptarse a comer menos cantidades de alimentos y, encima, sentirse saciados, por lo que el miedo a no saciarse por parte del paciente puede incidir en el fracaso del tratamiento.

A la hora de masticar también se debe ralentizar el ritmo con el objetivo de reducir las posibles molestias que se puedan generar así como la dilatación paulatina de estómago.

Lo más probable es que al adoptar hábitos distintos los pacientes cambios también sus gustos; en determinadas ocasiones se da el caso de que deja de apetecer comidas fritas, pesadas o muy procesadas dando rienda suelta a los productos más ligeros y saludables, como frutas y verduras.



No comer como antes

Es otro de los consejos para mantener la pérdida de peso con el método POSE. No solo habrá que modificar el tipo de dieta, sino también la forma en la que se consume. Suele ocurrir que las personas obesas empiezan a descubrir el placer de comer y no de engullir. Antes tomaban como recompensa la rápida ingesta de grandes cantidades de comida; ahora, empiezan a degustar distintos sabores, olores o texturas.

A la comida hay que dedicarle un espacio sosegado sin permitir elementos de distracción para potenciar su disfrute. Esto también modificará los hábitos de aquellas personas que comen de forma rápida, sin parar, porque llevan una vida así, rápida, y comer es sólo un mero trámite para dar paso a otra cosa.

No beber como antes

Como el acto de comer, beber también se realizaba antes de forma rápida y únicamente durante las comidas. Tras la práctica de esta técnica este factor se vuelve totalmente del revés ya que se recomienda beber poco a poco, a lo largo de todo el día y dejar de beber durante las comidas.

En el caso de no hacerlo las digestiones se pueden hacer más pesas, surgirán otras molestias y, como conclusión, la dilatación del estómago. Eliminar el consumo de bebidas con gas también es otro punto a tener en cuenta.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Abandonar el sofá y comenzar un estilo de vida activo

Es imprescindible y, al principio, bastante fácil ya que estamos hablando de un grupo de personas que se ven con dificultades para moverse por su gran volumen de peso corporal. El paciente obeso conforme empieza a perder peso comienza a sentirse más activo, más ligero y con una actitud más positiva para salir al mundo.

Abandonar las dietas estrictas

Atrás queda ese recuerdo de pasar el día contando calorías o grasas para ofrecerle el paso a una dieta sana y equilibrada que le aporte los niveles de nutrientes adecuados al tiempo que reduce su exceso de peso corporal. Esto supone una gran acto de confianza en la técnica de reducción de estómago aplicada ya que el paciente está acostumbrado a recibir altas dosis de frustración tras la realización de la dieta más estricta.

Existen algunos casos en los que el paciente se puede tomar estas limitaciones como una especie de vivencia de duelo o sensación de pérdida. En este sentido, es importante resaltar que estas limitaciones sólo responden a un aumento de calidad de vida del paciente y el retorno a aquellas actividades que debido al sobrepeso se vio obligado a abandonar.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *