Células madre para evitar la caída del pelo


Perder pelo es algo natural, común a todos los mortales y a todas las edades; pero lo habitual también es que este se regenere y vuelva a crecer. Así, cada día se caen de media entre 50 y 100 cabellos, pero son muchos más los que comienzan a nacer o continúan su desarrollo. Es el ciclo de vida del cabello que, en condiciones normales, dura entre 2 y 7 años. Sin embargo, hay situaciones en las que, factores externos o biológicos, provocan una interrupción de este proceso, dando lugar a la alopecia o calvicie. Son muchas las soluciones que se han ido aportando a lo largo de la historia para tratar de revertir esta situación. El injerto o trasplante capilar es el más empleado en la actualidad, pero en los últimos años se han dado pasos hacia una solución más eficaz consistente en la utilización de células madre para evitar la caída del pelo.

La caída total o parcial del pelo supone un problema para muchas personas, sobre todo porque es una situación que puede llegar a mermar la confianza en uno mismo y la autoestima o, incluso, provocar depresión. Afecta más a hombres -en torno al 46%-, para quienes la incorporación de las células madre a los tratamientos capilares supone mayores garantías de éxito.


Pero, por otro lado, no hay que dejar de lado el hecho de que el 30% de las mujeres también sufren una excesiva caída del cabello, que en su caso suele conducir a problemas de densidad capilar. Y que, además, si para muchos varones estar calvos supone un serio problema de autoestima, para las mujeres no poder lucir un pelo de aspecto saludable se convierte en una situación verdaderamente traumática. Para ellas, las células madre significan además una nueva oportunidad en este sentido, ya que, el microinjerto capilar es eficaz en la alopecia localizada (propia de los hombres), pero presenta más dificultades cuando la caída del pelo es homogénea (lo que suele suceder a las mujeres).

¿Qué son las células madre?

Casi todo el mundo asocia las células madre con los embriones humanos y el tejido fetal. Pero lo cierto es que, además de las derivadas de estos, las células madre están presentes en el organismo de las personas a lo largo de toda su vida. Así, hay diferentes tipos de células madre:



Las células madre son aquellas que se renuevan de forma ilimitada y son capaces de adoptar las funciones de otras células especializadas.

Las células madre son aquellas que se renuevan de forma ilimitada y son capaces de adoptar las funciones de otras células especializadas.

  • Las embrionarias: proceden de embriones tempranos y se cultivan en el laboratorio.
  • Las adultas o específicas de tejido: están presentes en el organismo humano durante toda su vida.
  • Las pluripotentes inducidas, también llamadas reprogramadas: son parecidas a las embrionarias, pero su procedencia está en las células adultas especializadas. Se pueden convertir en otras células mediante una innovadora técnica.

Genéticamente, se trata de células no especializadas que se renuevan de manera ilimitada y cuyas características especiales hacen que, en circunstancias particulares, se las pueda inducir para que se comporten como cualquier célula del cuerpo, con funciones específicas. Es por ello que sirven para regenerar tejidos y órganos del cuerpo.

Son las células madre pluripotentes inducidas las que se emplean en diversos ámbitos de la Medicina, con importantes implicaciones para el tratamiento de diversas enfermedades o, también, para evitar riesgos de rechazo en un trasplante. Con respecto al asunto que se aborda en este artículo, las investigaciones recientes han comprobado los beneficios de las células madre para tratar la alopecia, si estas son programadas para inducir el crecimiento del cabello. A continuación se tratará de explicar en qué consistiría esta novedosa técnica.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Ciclo de vida del cabello

Un cabello crece de un folículo piloso, y cada uno de estos tiene su propio ciclo de vida. Es decir, el pelo no está sincronizado, sino que cada unidad nace, crece, muere y se cae, independiente del resto. De no ser así, las personas estarían completamente calvas durante una temporada, pues el pelo en su conjunto se perdería a la vez.

En realidad, lo que se consigue con las células madre en casos de alopecia, es reactivar el ciclo de vida del cabello en aquellos folículos pilosos en los que el proceso se ha visto interrumpido por algún motivo, el que sea, para que este siga adelante con cada una de sus tres etapas -anágena, catágena y telógena-.

Se están llevando a cabo ensayos clínicos con células madre para evitar la caída del pelo.

Se están llevando a cabo ensayos clínicos con células madre para evitar la caída del pelo.

La fase anágena corresponde con la etapa de crecimiento del pelo y se prolonga entre 1 y 4 años aproximadamente. En este tiempo, el bulbo piloso ubicado en la base del folículo se regenera y da lugar a un cabello, que comenzará a crecer a un ritmo variable según la persona -normalmente un centímetro al mes-.

Después tiene lugar una fase de transición, denominada catágena, en la que el folículo piloso se retrae del cuero cabelludo y se deja de generar fibra capilar. Es en este momento cuando ese cabello deja de crecer. Esta etapa dura de 2 a 3 semanas.

Por último, la telógena es la fase de descanso del folículo piloso. El pelo ya no crece más, pero seguirá unido al cuero cabelludo durante unos 3 meses más. Después, se va cayendo poco a poco al ducharse o peinarse. Entonces puede comenzar de nuevo el ciclo de vida por el inicio.

En condiciones normales, una persona tiene el 90% de sus cabellos en crecimiento, mientras que el resto está en fase de expulsión. Pero en muchos casos, por causas genéticas y hereditarias o en situaciones particulares, como el estrés, una enfermedad, mala alimentación o algunos tratamientos médicos, esta proporción se ve alterada y la cabellera queda despoblada.

Tratamiento capilar con células madre

El injerto de pelo es una terapia quirúrgica con absolutas garantías de éxito en la que el trasplante de un número determinado de unidades foliculares se lleva a cabo cogiendo los folículos de una parte de la cabeza no afectada por la calvicie, para depositarlos en la zona despoblada. En este sentido, las células madre ofrecen una disponibilidad ilimitada.

De forma general, la explicación es la siguiente: los investigadores han descubierto que hay algunas células madre a las que se puede programar para que actúen de la misma manera que lo hacen las células que conforman los folículos pilosos -denominadas de papila dérmica-, con lo que se lograría estimular el crecimiento del pelo en las zonas donde las células capilares han muerto víctimas de la alopecia.

Son diversas las pruebas experimentales que la Ciencia ha ido aglutinando a lo largo de años de investigación. Entre las más importantes están los resultados positivos obtenidos a partir de experimentos con ratones en los que se ha logrado, utilizando células madre pluripotentes humanas (iPS). A estas se les animaba a convertirse en células de la papila dérmica, a través de determinadas técnicas, para reactivar los folículos pilosos inhabilitados. El éxito de estos ensayos ha supuesto una nueva esperanza para las personas alopécicas.

La técnica consistiría en inducir que las células madre se conviertan en células de la papila dérmica, para así reactivar los folículos pilosos.

La técnica consistiría en inducir que las células madre se conviertan en células de la papila dérmica, para así reactivar los folículos pilosos.

Actualmente se están llevando a cabo ensayos clínicos para la aplicación de esta técnica en personas, con lo que, de obtenerse los mismos resultados que en los experimentos con roedores, se lograría una mejora notable en los tratamientos capilares.

Por otro lado, pueden encontrarse otros investigadores que han conseguido la regeneración folicular en zonas con alopecia androgenética, a partir del uso de células madre de los folículos. Estos trabajos se sustentan en la creencia empírica de que las células son diferentes según la zona de la cabeza en la que se encuentran y de que sus particularidades se mantienen incluso cuando son trasladadas.

De modo que, podría extraerse células madre de los folículos de la parte occipital -resistentes a los efectos de los andrógenos- para inyectarlas en las partes calvas, con la intención de generar nuevos folículos.

Ventajas de utilizar células madre para evitar la calvicie

Tanto la extracción, como el procesamiento y el tratamiento de las células madre para tratar la alopecia son fases del procedimiento que se realizan en condiciones de absoluta garantía. Por lo que este método no supondría ningún perjuicio para el paciente, sino que se podría aplicar con la misma seguridad que otras técnicas de injerto de pelo.

Antes de elogiar las ventajas y beneficios de las células madre para la alopecia, hay que insistir en que todo lo que se sabe al respecto se refiere a estudios científicos, puesto que hoy en día continúan siendo tratamientos en fase inicial de experimentación. Aunque sí que se emplean algunas técnicas similares para la bioestimulación capilar, basadas también en células madre, como el plasma rico en plaquetas.

Las ventajas y beneficios de utilizar las células madre para evitar la caída del pelo son inumerables.

Las ventajas y beneficios de utilizar las células madre para evitar la caída del pelo son inumerables.

A partir de ahí, la aplicación de células madre para evitar la caída del pelo tendría una serie de beneficios añadidos, entre los que se pueden subrayar estas:

  • La técnica proporciona una fuente ilimitada de células madre, todas ellas capacitadas para activar el crecimiento del pelo. Mientras que el injerto capilar se ve constreñido por la disponibilidad de folículos pilosos sanos en la cabeza del propio paciente, las células madre existen en todos los casos.
  • Tampoco habría impedimentos en realizar tantas sesiones como necesite el paciente, pues la reserva de células madre no se agota.
  • El procedimiento apenas tiene efectos secundarios y es más eficaz, con menos riesgo de rechazo.
  • El tratamiento con células madre sería un excepcional aliado en la lucha contra la alopecia femenina.

Así, en relación con esta última ventaja cabe hacer alguna apreciación, para entender mejor sus implicaciones. En primer lugar, precisar que la alopecia en las mujeres no suele comportarse de igual forma que en los hombres, ya que en ellas la muerte de los folículos pilosos no está focalizada, sino que se encuentra distribuida por todo el cuero cabelludo. Esto dificulta la aplicación con éxito de las actuales técnicas de injerto capilar, pues es mucho más complicado encontrar folículos pilosos sanos para sustituir a los enfermos.

También se verían beneficiadas las mujeres con el tratamiento de células madre para evitar la calvicie en cuanto al número de sesiones que se pueden recibir, puesto que se permitirían muchas más, tantas como el paciente requiera. Es decir, no se depende de la extensión de la zona donante, ni tampoco de las facilidades para hallar estas zonas.

Técnicas actuales de microinjerto capilar

Hasta puedan emplearse las células madre para evitar la caída del pelo, en la actualidad hay varias técnicas de injerto capilar que ayudan a solucionar los problemas de calvicie. Todas ellas consisten en un trasplante de pelo del propio paciente, desde las zonas de la cabeza en las que los folículos pilosos están sanos, lo que garantiza que el pelo no vuelva a verse afectado por los efectos de la alopecia, sino que el cabello continúe creciendo como lo haría en su posición anterior -esto es posible porque mantiene su carga genética original-.

Un injerto capilar se define como la redistribución de manera artística y sistemática de innumerables folículos pilosos -el número dependerá del grado de calvicie-. Se trata de un procedimiento sencillo, en el que primero se localizan y extraen unidades foliculares de las zonas con pelo de la cabeza (normalmente la nuca o los laterales), para después ser colocadas en las áreas calvas. Es decir, en un trasplante de pelo, el paciente es donante y receptor al mismo tiempo, con lo que se elimina el riesgo de rechazo.

Las técnicas de injerto capilar más empleadas en la actualidad son la FUE y la FUSS.

Las técnicas de injerto capilar más empleadas en la actualidad son la FUE y la FUSS.

A la pregunta de si el pelo injertado se vuelve a caer, la respuesta es no. Si el tratamiento se practica de manera adecuada, por cirujanos capilares especialistas y con experiencia, casi el cien por cien de las unidades foliculares trasplantadas sobreviven tras la intervención.  La explicación es clara: los cabellos que son trasplantados se cogen con la piel que los rodea, donde se conserva la carga genética del mismo; y teniendo en cuenta que estos folículos están programados para no caerse, el nuevo pelo que nacerá en el área receptora continuará su desarrollo exactamente en las mismas circunstancias en las que lo habría hecho en la zona donante.

Técnica FUE

En esta se extraen las unidades foliculares individualmente, empleando un instrumento quirúrgico especial. Es un procedimiento mínimamente invasivo que no requiere ni de cortes ni suturas, por lo que la cicatrización y recuperación es mucho más rápida.

La técnica FUE tiene más ventajas que inconvenientes. Se realiza con anestesia local y requiere de entre 10 y 12 horas para coger unas 2.000 unidades foliculares. El tratamiento puede efectuarse en varias sesiones -generalmente una o dos-, pudiéndose hacer una gran cantidad de microinjertos capilares en una sola sesión -lo que se conoce como megasesión capilar-.

Dicho método permite seleccionar los folículos pilosos donantes uno a uno, de manera que se pueden extraer solo los necesarios para cubrir la zona a repoblar. Otra de sus ventajas es que cuenta con la nuca y los laterales de la cabeza como zonas donantes, además de que se pueden obtener más folículos durante la misma intervención si el cirujano considera que es necesario.

Técnica FUSS

Sobre la técnica FUSS, también conocida como método de extracción de unidades foliculares con tira, es aquella en la que se realiza un corte longitudinal en la piel con la ayuda de un bisturí, para después extraer el cuero cabelludo con todos sus folículos pilosos.

Frente al procedimiento anterior, tiene el inconveniente de dejar una cicatriz algo más visible, lo que puede limitar al paciente a la hora de cortarse el pelo mucho. De todos modos, la sutura se hace de forma que permita al cabello crecer por medio de la misma, para que así quede prácticamente imperceptible entre el pelo.

La tira de piel extraída con el cabello se disecciona en unidades foliculares de 1, 2, y 3 pelos, y se prepara para su implante en la zona receptora. El tratamiento dura entre 6 y 7 horas, y se realiza bajo anestesia local, por lo que se trata de un proceso ambulatorio sin hospitalización. Con la técnica FUSS se pueden conseguir hasta 3.000 unidades foliculares y llevarse a cabo hasta dos intervenciones en caso de que el área receptora sea muy amplia.

El plasma enriquecido en plaquetas es una técnica que se utiliza hoy en día, y que guarda muchas similitudes con el tratamiento con células madre para la alopecia.

El plasma enriquecido en plaquetas es una técnica que se utiliza hoy en día, y que guarda muchas similitudes con el tratamiento con células madre para la alopecia.

Entre sus desventajas está la de que la zona donante es más limitada, ya que la poca elasticidad del cuero cabelludo no permite efectuar más de dos o tres tratamientos. Tampoco permite la selección exacta de los folículos porque se extraen con la tira de piel y no suelen coincidir con los que realmente se necesitan en la zona receptora.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Plasma enriquecido en plaquetas

Este es un avanzado tratamiento contra la calvicie, similar al de la utilización de células madre para evitar la caída del pelo, en el que se utiliza sangre del propio paciente. Esta es procesada en el laboratorio, para aislar y utilizar los factores de crecimiento presentes en ella, y después se mezcla con una serie de productos y se inyecta en el cuero cabelludo. La finalidad es potenciar la formación de colágeno y estimular la regeneración de los folículos.

El plasma enriquecido en plaquetas es un tratamiento capilar que se puede utilizar tanto para solucionar problemas de alopecia y dar densidad al cabello, como para ralentizar la caída del mismo y evitar así llevar a la calvicie.

Además de los anteriores, también se emplean cada vez con mayor frecuencia y resultados más exitosos otros tratamientos para la alopecia, como el láser capilar y la bioestimulación capilar.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

1 comentario

  1. Mujer y Salud

    Interesante artículo. Posiblemente las células madre sean la mejor medicina en un futuro no muy lejano, debido a su gran potencial en cualquier terapia regenerativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *