BonomédicoBlogObesidadEvolución de las técnicas de reducción de estómago

Evolución de las técnicas de reducción de estómago


Comentar
Publicado en Obesidad, Reducción de estómago

Durante las últimas décadas se ha experimentado una considerable evolución de las técnicas de reducción de estómago. Recordemos que estas distintas técnicas tienen como objetivo la disminución de peso al cambiar la forma en la que el estómago y el intestino delgado utilizan el alimento que se consume.

Con estos procedimientos, el alimento que se toma irá a algunas partes del estómago e intestino delgado que lo absorben. Por esto, el cuerpo no almacenará todas las calorías que consuma.

Este tipo de cirugía también se conoce como cirugía bariátrica, que proviene del vocablo griego baros, cuyo significado es peso. Se utiliza como solución para aquellas personas con un alto índice de obesidad, que no consiguen perder peso ni con dieta ni ejercicio y que además tienen enfermedades producidas por estos kilos de más.

Historia de la reducción de peso

Como ya hemos mencionado al inicio de este artículo, este tipo de cirugía ha evolucionado mucho. Se tiene constancia de que la primera cirugía bariátrica se hizo en 1954 a cargo de los doctores Kremen, Linner y Nelson.

Ambos hicieron un bypass yeyunoileal para eliminar una parte considerable del intestino delgado, disminuyendo así la capacidad de absorber la mayor parte de los nutrientes consumidos. Este tipo de bypass dejó de realizarse por sus secuelas secundarias como diarreas, deshidratación y otras. No obstante, el bypass yeyunoileal en 1996 dio paso a una desviación biliopancreática por Scopinaro y otros especialistas.

Dicha desviación hace que se pierda peso por malabsorción e incluye una pequeña parte restrictiva. Los cambios en la configuración intestinal provocan la mala absorción de grasas y proteínas.

De esta forma, los pacientes perdían peso pero sufrían secuelas como:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Úlceras.
  • Gases.
  • Malnutrición proteica.
  • Anemia de hierro.

Esta malnutrición suponía uno de los riesgos mayores de la desviación biliopancreática y provocaba alopecia, astenia, edema, anemia, etc. Por esto, en 1998, Hess modifica la desviación biliopancreática para atajar este problema y consigue disminuir la incidencia del vaciado rápido y la aparición de úlceras. El bypass gástrico es el método más utilizado en la cirugía para perder peso. Se desarrolló en 1967 y sus principios se deben a que los médicos se dan cuenta de que las mujeres que se habían practicado una gastrectomía parcial por enfermedad ulceropéptica a menudo tenían menos peso y les costaba volver a ganarlo.

Investigadores en un laboratorio

Las operaciones de reducción de estómago han mejorado mucho en los últimos años

Por su parte, la gastroplastia vertical con banda surge en 1982 con la llegada de las engrapadoras mecánicas. Cuando aparece se ve como una alternativa más segura que el bypass gástrico. Se presenta como la primera operación restrictiva realizada para poder tratar la obesidad.

Esta técnica consiste en la creación de una bolsa en la curvatura menor del estómago donde se pone una malla de polipropileno alrededor de la desembocadura de la bolsa. Es un procedimiento con pocas complicaciones, pero no se utiliza mucho porque los pacientes no son capaces de mantener la pérdida de peso.



Además de estas técnicas quirúrgicas contra la obesidad para perder peso de forma restrictiva sobre el estómago, está la banda gástrica no ajustable, que nace por primera vez en el año 1978 y que fue mejorada en 1986. El procedimiento consistía en colocar una malla alrededor de la parte superior del estómago, separando al estómago dentro de una bolsa superior pequeña y el resto del estómago.

En el año 86 se usa una banda de silicona para rodear el estómago y luego esta fue modificada con la introducción de un balón inflable para ajustar la banda y el tamaño del estómago.

Actualmente la cirugía bariátrica ha dado un giro espectacular con el laparoscopio, pues ha incrementado la demanda de personas que quieren someterse a estos procedimientos para acabar con su gran problema de obesidad.

La laparoscopia ha permitido realizar este tipo de cirugías de forma menos invasiva y con menos riesgos para el paciente.

Resumiendo, la cirugía bariátrica se puede abordar de varias formas con procedimientos restrictivos, procedimientos malabsortivos y técnicas mixtas. Todo dependerá de lo que estime oportuno el médico y de cada caso.

Antes de la operación

El paciente deberá ir al especialista endocrino que esté haciendo su seguimiento o a su médico de cabecera para que le remita al especialista. El especialista es quien debe ver en qué estado de obesidad se encuentra el paciente y valorar si la cirugía es la mejor opción en su caso. Si lo considera candidato, se le hará un estudio médico exhaustivo para prepararlo para esta intervención y que incluirá:

  • Análisis de sangre.
  • Ecografía abdominal.
  • Estudio del sueño para descartar apnea del sueño.
  • Endoscopia digestiva alta.

El paciente deberá conocer todos los detalles de la operación, tanto los beneficios como los riesgos, y demás y comprometerse a después de esta llevar una vida con hábitos saludables.

Técnicas para reducir el estómago

Con este tipo de técnicas, además de poder hacer más pequeña la capacidad del estómago al extirpar partes de este órgano, se pueden quitar también de este partes como la hormona encargada de la sensación de apetito.

El someterse a una cirugía de reducción de peso no significa que ya no haya que hacer nada más, pues si la persona no sigue unas pautas de dieta y ejercicios volverá a recuperar el peso.

A continuación enumeraremos las técnicas de cirugía bariátrica que existen para reducir el estómago. Todas o casi todas ellas conllevarán el uso de anestesia general y estas son:

Banda gástrica ajustable

Este tipo de cirugía consiste en la colocación de una pequeña banda alrededor de la parte superior del estómago. Con esta banda se consigue reducir el tamaño del mismo. Además, la cantidad de comida que se puede tomar es menor debido al tamaño en el que el estómago queda.

La abertura del estómago dependerá de una banda que se infla o desinfla con solución salina y cuyo tamaño se adapta a las necesidades del paciente.

Entre las técnicas contra la obesidad se encuentra el bypass gástrico

Entre las técnicas contra la obesidad se encuentra el bypass gástrico

Bypass gástrico

El bypass gástrico es uno de los métodos más utilizados. Disminuye el tamaño del estómago mediante la utilización de una técnica similar a la de la banda gástrica. Con ella se consigue un menor tamaño de estómago, excluyendo parte de este, del duodeno y del intestino superior para que los alimentos vayan desde la bolsa hasta el intestino delgado.

Derivación biliopancreática con cruce duodenal

Este procedimiento elimina gran parte del estómago y modifica el camino de la comida hacia el intestino delgado para prevenir la absorción y el nuevo camino de los jugos digestivos. Esta técnica puede producir mucha pérdida de peso, pero debido a la mala absorción de nutrientes presentes en los alimentos, puede generar ciertas complicaciones.

Gastrectomía vertical en manga o Manga Gástrica

En este caso se quita una gran parte del estómago, se crea una manga gástrica o manguito vertical que se conecta a una parte del duodeno y luego a otra parte del intestino delgado. Es un procedimiento con el que se permite que un fragmento del duodeno esté disponible para absorber los alimentos, vitaminas y minerales.

Los problemas que pueden surgir con esta técnica se producen cuando la mayor parte de la comida no pase por el duodeno. Además, al acortar la distancia entre estómago y colon, se produce mala absorción de los nutrientes de la comida que se ingiere.

Candidato para reducción de peso

Los cirujanos o especialistas que aconsejen esta intervención deberán tener en cuenta la edad del paciente y su estado de salud, así como el grado de obesidad que presente.

En lo referente a la edad, se recomienda que la persona que se someta a estas técnicas tenga entre 18 y 50 años. Pero algunos profesionales son flexibles en este punto y operan a jóvenes adolescentes de 15 años con problemas graves de salud por su excesivo peso o a mayores de 50 años también por causas determinadas.

Entre los factores que tienen que tener en cuenta para aconsejar este tipo de operación están el Índice de Masa Corporal y distintas enfermedades asociadas.

Así, se considerarán candidatos a esta operación quienes:

  • Tengan un índice de masa corporal -relación entre los kilos de peso y la altura- superior a 40.
  • Tengan un índice de masa corporal superior a 35 y algún tipo de patología relacionada con la obesidad: diabetes, hipertensión, displemia, apnea del sueño, cansancio crónico.

Además, estas personas tendrán que haber probado otros métodos para reducir peso sin lograrlo durante más de cinco años -como dieta y ejercicio-. El médico les pedirá a estas personas que estén concienciadas para después de la operación seguir unas pautas de vida que incluyan dieta y ejercicio, impidiendo así recuperar el peso perdido.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

donut

Tras la operación de reducción de estómago se pedirá al paciente que cuide al máximo su alimentación

Riesgos

A pesar de la evolución de las técnicas de reducción de estómago, estas siguen manteniendo muchos riesgos en general. Unos asociados a los propios de cualquier cirugía como:

  • Problemas respiratorios.
  • Alergia a los fármacos utilizados.
  • Coágulos de sangre.
  • Sangrado.
  • Infección.

Y otros problemas propios de cada tipo de cirugía como pueden ser:

  • Lesión de estómago, intestinos u otros órganos durante la operación.
  • Gastritis.
  • Acidez.
  • Úlceras.
  • Cicatrización dentro del abdomen que pueda dar lugar a un bloqueo en los intestinos.
  • Vómitos por comer más de lo que puede albergar el estómago.
  • Mala nutrición.

En conclusión, hay muchos procedimientos quirúrgicos a nuestra disposición para conservar la salud y eliminar los kilos que nos crean ese mal, pero deberá ser un profesional médico especializado el que establezca cuál es el más adecuado para cada paciente en particular. Por su parte, la persona deberá adquirir un compromiso para mantener su peso que incluya el seguir todos los consejos alimenticios y pautas de ejercicio que le facilite su médico.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *