BonomédicoBlogObesidadPostoperatorio y recuperación del balón intragástrico

Postoperatorio y recuperación del balón intragástrico


Comentar
Publicado en Obesidad

Una vez que el balón intragástrico queda colocado de forma eficaz en el interior del órgano estomacal puede darse la casualidad de que el paciente llegue a sentir cierta sensación de malestar, náuseas o incluso vómitos a lo largo de los primeros días tras su aplicación. Este tipo de síntomas (parecidos a los de otras técnicas, como la banda gástrica) entran en el marco de la normalidad y lo más común es que surjan como consecuencia precisamente del colocación de un objeto extraño dentro del estómago, éste al detectarlo intentará presionarlo y expulsarlo.

En este sentido, durante el postoperatorio y recuperación del balón intragástrico, el paciente debe mantener la calma ya que estos síntomas sólo se llegarán a mantener a lo largo de uno o dos días, tras los cuales desaparecerán por completo. Además, para mantener la seguridad del paciente, su equipo de especialistas  le hará el seguimiento al tiempo que le recomendará una serie de fármacos y consejos para facilitar este tránsito. También es de vital importancia que el paciente siga firmemente las recomendaciones estipuladas por el especialista.

Asimismo, la persona obesa que se acaba de someter a la colocación de un balón intragástrico deberá seguir una dieta baja en calorías. Si bien a lo largo de la primera semana prevalecerán los líquidos, de forma paulatina se irán añadiendo alimentos sólidos. Una de las premisas en este sentido, es evitar los siguientes alimentos:

  • Alimentos altos en grasas
  • Azúcares
  • Bebidas con gas
  • Consumir líquidos junto a los alimentos

Las consecuencias de no seguir este tipo de instrucciones durante el comienzo de la recuperación de la operación de balón intragástrico pueden derivar en la aparición de simples síntomas gastrointestinales, hasta su complejo desarrollo o incluso la rotura del balón intragástrico. Por su parte, el paciente podrá diferenciar que el balón se ha roto en el momento en el que encuentre líquido azul con la orina, siendo este uno de los riesgos del balón gástrico.

Recomendaciones durante el primer mes

A lo largo del período correspondiente al primer mes de postoperatorio del balón intragástrico, el paciente será controlado por el equipo multidisciplinar de forma semanal y, posteriormente, de forma mensual, igual que sucede durante la recuperación de la banda gástrica. Dicho equipo estará compuesto por un médico clínico, un nutricionista y un psicólogo, todos ellos destinados a facilitar los mejores resultados de este tratamiento al paciente. Además, a lo largo del primer mes se cambiarán los hábitos alimenticios y se deberán poner en práctica una serie diaria de ejercicios físicos.



Una vez transcurridos de seis a ocho meses tras la colocación del balón, éste deberá ser retirado por el equipo de profesionales. En el caso de que se haya conseguido la realización de los objetivos preestablecidos el paciente deberá continuar con el control mensual o, en su defecto, bimensual. 

En el caso contrario, es decir, si no se han alcanzado las metas establecidas el equipo multidisciplinar analizará la posibilidad de colocar un nuevo balón intragástrico en el interior del órgano estomacal o la probabilidad de acceder a otro tipo de tratamiento para paliar los efectos de la obesidad. Eso sí, como tiempo de prevención debe pasar al menos un mes para que se tengan en cuenta algunas de estas dos posibilidades.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Uno de los pasos previos fundamentales  en la preparación para asegurar el éxito de este tratamiento es que el paciente llega a comprender e interiorizar que la colocación de un balón intragástrico no es un método mágico sino sólo una ayuda temporal para facilitar la reducción del exceso de peso corporal de forma bastante rápida, ya que se lleva a cabo a lo largo de los seis meses que dura el tratamiento.

Y es que no es una solución milagrosa, de hecho, el paciente puede volver a engordar una vez que se haya retirado el balón en el caso de que no haya cambiado sus hábitos alimenticios, no siga un plan nutricional adecuado o no incorpore a su día a día la práctica de actividad física.



Una paciente se recupera tras el balón intragástrico

En el tiempo de recuperación del balón intragástrico el paciente puede perder el 35% de su exceso de peso.

Hay que tener en cuenta que la colocación del balón intragástrico facilita una pérdida de peso moderada, inferior a la que se puede llegar a conseguir con otro tipo de tratamientos diseñados para tratar la obesidad, sin embargo, suele responder a una alternativa bastante eficaz para pacientes obesos que tienen cierto reparo a pasar por quirófano o bien no cumplen los requisitos necesarios para poner en marcha otro tipo de tratamientos más complejos.

Lo más habitual es que durante el postoperatorio y recuperación del balón intragástrico, transcurridos seis meses tras la colocación del mismo, la persona con sobrepeso consiga la reducción de aproximadamente un 35% del exceso de peso corporal al tiempo que notará de forma, casi instantánea, una mejora de su salud en general. Si bien el resultado final va a estar directamente relacionado con el grado de obesidad del paciente, tanto el compromiso con el esfuerzo de éste pondrán la guinda el éxito a este tratamiento. En el caso de la pérdida de peso con la banda gástrica, sucede algo parecido.

En el caso de que el especialista lo pueda llegar a considerar oportuno, como venimos mencionando, se puede optar por la colocación de otro balón intragástrico. De hecho, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad estipula la duración de este tratamiento de un total de 24 meses.

Y es que aunque no se comprometan a la nueva colocación de este tratamiento en el interior del órgano estomacal, el equipo de especialistas encargado del seguimiento del paciente se centrará durante todo este tiempo en la potenciación de la educación alimenticia, el control de la ansiedad, la implantación de una terapia psicológica así como las recomendaciones de tratamientos fisioterapéuticos para asegurar la pérdida de los kilos de exceso ya eliminados.

Por su parte, los pacientes que padezcan de obesidad mórbida deberán someterse a otro tipo de tratamiento en el momento en el que se le retire el balón intragástrico. Lo más habitual es que este dispositivo, en este tipo de pacientes, tan sólo faciliten la pérdida de esos kilos de más necesarios para que el paciente se pueda someter a otro tipo de cirugía mayor.

Como promedio, el paciente que se ha sometido a un tratamiento de colocación de balón intragástrico podrá llegar a perder de entre 12 a 25 kilos. Una reducción de peso corporal que le permitirá optar por una nueva estrategia de cirugía que cure su obesidad de forma definitiva y así, controlar su enfermedad de por vida. Todo esto va a estar directamente relacionado con las características personales de cada paciente.

En cada caso, será el grupo de especialistas multidisciplinar el encargado de definir el nuevo plan a seguir: o bien colocarle un nuevo balón intragástrico o bien no realizar ningún tipo de cirugía irreversible. Para cada caso, el paciente deberá esperar el espacio de un mes para proceder a poner en marcha el nuevo plan contra la obesidad.

Es importante también recordar, que los resultados facilitados por la colocación del balón intragástrico no son definitivos. Y es que el paciente conseguirá reducir una parte del exceso de peso como consecuencia de una reducción de su capacidad estomacal así como el control de la saciedad. Sin embargo, una vez retirado el balón intragástrico se puede llegar a producir el efecto rebote, es decir, el paciente puede llegar a engordar en el caso de que no haya cambiado sus hábitos alimenticios ya que el órgano estomacal es devuelto a su capacidad original.

La práctica diaria de actividad física es una de las claves para no retornar al peso perdido. No hace falta que sea un entrenamiento intenso, más que nada se recomienda optar por el deporte que más se adecúe a las características de la persona, ya que, de esta forma, le será más fácil seguir el plan de entrenamiento.

Cuidados en el postoperatorio del balón intragástrico

Una vez retirado el balón, para una completa recuperación de la colocación del balón gástrico, se recomienda el consumo de determinados medicamentos que inhiban la secreción gástrica de ácido con el objetivo de reducir la sensación de náuseas y vómitos que pueden llegar a surgir a lo largo de los tres días previos. Esto suele ocurrirle a un 40% de los pacientes.

Si bien el período recomendado de utilización del balón intragástrico es de seis meses, no es muy aconsejable su uso por un tiempo mucho más prolongado ya que se trata de un instrumento fabricado a base de silicona y resistente al ácido y bacterias gástricas pero éstas sí que pueden llegar a afectar el correcto funcionamiento del balón en el caso de que se exceda el tiempo prudencial, por lo que puede llegar a desinflarse

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Resultados del tratamiento de balón intragástrico

El balón intragástrico compone uno de los tratamientos para paliar la obesidad que ofrecen resultados más eficientes en aquellas personas que sufren un tipo de obesidad moderada o severa. Con independencia del éxito que nos aguarde, como cualquier tipo de procedimiento éste también puede traer determinadas consecuencias que deben ser informadas al paciente antes de que éste opte por este instrumento para facilitar la pérdida de su exceso de peso.

Si se siguen de forma adecuada las instrucciones establecidas por el especialistas, lo más habitual es que este tratamiento contra la obesidad se resuelva de forma exitosa. En este sentido, los primeros días de adaptación al balón son esenciales para que el postoperatorio y recuperación del balón intragástrico sean adecuados. Es por ello, que a continuación ofrecemos una serie de recomendaciones para ampliar los resultados:

  • Comer de forma lenta y paulatina. Masticar de forma correcta los alimentos y deteniéndonos en su masticación. Establecer al menos unas tres horas entre comida y comida. En la medida de lo posible, disminuir la cantidad de alimentos a ingerir para paliar la sensación de ansiedad.
  • No ingerir bebidas gaseosas, alcohólicas, cafeína o chocolate
  • Beber agua o caldos entre comidas, no durante éstas
  • No tumbarse en la cama o sofá justo después de terminar de comer
  • Mantener una alimentación sana y equilibrada, así como unos hábitos de vida saludables

Por último, señalar que el precio del balón intragástrico depende de múltiples factores, entre ellos el número de especialistas que participen en el procedimiento. También cabe señalar, entre las alternativas a esta técnica, otras como la colocación de una banda gástrica ajustable, un tratamiento que guarda muchas semejanzas con el balón intragástrico, como una preparación y riesgos similares, aunque con algunos beneficios diferenciales.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *