BonomédicoBlogObesidadPreparación para el bypass gástrico

Preparación para el bypass gástrico


Comentar
Publicado en Obesidad

Hay que saber que esta intervención de bypass gástrico afectará al estilo de vida a lo largo del resto de los años.

En el momento en el que una persona que sufre de obesidad decide optar por una cirugía de bypass gástrico debe ser consciente de que será el momento de alterar por completo sus hábitos alimenticios y la práctica de ejercicio físico, tanto durante el período posterior como en la preparación para el bypass gástrico y la ejecución de dicho procedimiento.

Las personas que sufran de obesidad y que sean candidatos a someterse a un tratamiento de bypass gástrico deberán seguir de forma rigurosa las indicaciones del especialista que está tratando su caso.

Asimismo, este estará obligado a informar al paciente en torno a los riesgos y beneficios que comprende una cirugía de estas características. A continuación ofrecemos algunas pautas a seguir para asegurarse de que este paso se realiza de forma adecuada:

  • El paciente debe analizar y comprender en qué consiste el procedimiento quirúrgico. También le debe quedar claro el resultado que puede esperar una vez ejecutada la técnica.
  • En la medida de lo posible, escriba en un diario su experiencia diaria.
  • Imprescindible en este sentido es también el apoyo de familiares, pareja y amigos.

Y es que el asesoramiento prequirúrgico se ha convertido en una de las pautas indispensables para asegurarnos el éxito de la cirugía. La comprensión de la técnica por parte del paciente será solo una parte de todo un complejo multidisciplinario dispuesto para facilitar la pérdida del exceso de peso corporal.

Además, la reducción y mantenimiento de peso van a estar directamente relacionados con la modificación de los hábitos de vida del paciente.

Evaluación psicológica

Realizado de forma minuciosa, el análisis psicológico del paciente es parte fundamental de los pasos previos a la cirugía. Este incluirá antecedentes sociales, personales y psiquiátricos.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Entre otros factores, el psicólogo querrá conocer los motivos que han llevado al paciente a optar por este tipo de tratamiento. Asimismo, analizará la capacidad de la persona obesa para alterar drásticamente su dieta y el plan de ejercicios físicos tanto en la preparación para el bypass gástrico como después de la puesta en práctica de este tratamiento.

Y es que ciertas deficiencias tanto físicas como psicológicas pueden llegar a incidir en la eficacia de la cirugía:

1.- Consumo de drogas y alcohol.

2.- Depresión no diagnosticada y, por lo tanto, no tratada de forma médica.

3.- Padecimiento de esquizofrenia u otros trastornos de la personalidad.



Adecuación física y nutricional

Una vez pasados los estudios psicológicos, al paciente se le dispondrá un completo programa de ejercicios físicos así como una dieta sana y equilibrada con el fin de asegurar el óptimo estado del organismo tanto para la intervención como para que afronte los diferentes cambios que vendrán de la mano de la colocación del bypass gástrico.

En el campo nutricional se requiere la visita regular del paciente al dietista con la finalidad de establecer los requisitos dietéticos tanto antes como después del tratamiento quirúrgico.

Cada paciente necesitará unos niveles de calorías y de nutrientes que estarán directamente relacionados con sus antecedentes médicos, el peso corporal actual, las preferencias alimentarias y la frecuencia en la que suele comer.

Cualquier plan nuevo de acondicionamiento físico y de dieta debe iniciarse mucho antes de la cirugía y retomarse una vez lo estipule el especialista. Además, este establecerá una serie de requisitos entre los que podrá encontrar los siguientes:

  • Consumir al menos dos litros de agua al día.
  • Dejar el hábito del tabaco al menos ocho semanas antes de la cirugía.
  • Eliminar las bebidas con cafeína.
  • Ingerir un complejo vitamínico a diario.
  • Hacer al menos tres comidas al día y evitar el picoteo entre horas.
  • Comenzar a caminar.
  • Afianzar un compromiso de seguimiento.
  • Asistir a grupos de apoyo.
  • Seguir las instrucciones del especialista referentes al consumo de medicación relacionada con otro tipo de patologías.

Por lo general, la dieta que se prescribe antes de la colocación del bypass gástrico suele combinar una alimentación natural, es decir, frutas y verduras, con complementos alimenticios fabricados en laboratorios: natillas, batidos o sopas.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Se trata del seguimiento de un régimen hipocalórico e hiperproteico. A lo largo del proceso que comprenden el preoperatorio y la preparación para el bypass gástrico se aconseja eliminar las bebidas gaseosas, irritantes o estimulantes.

La duración de este tipo de dietas estará directamente vinculada con el grado así como con el tipo de obesidad del paciente: central-abdominal o periférica. Lo más habitual es que su duración ronde las dos o cuatro semanas para facilitar la pérdida de entre siete y 20 kilos.

Esta reducción de volumen corporal del paciente incide en la disminución del volumen del hígado, la grasa que rodea los intestinos y la grasa que rodea la pared abdominal, por lo que es necesaria para optimizar la eficacia de la puesta en práctica de la cirugía.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *