BonomédicoBlogNutriciónDieta baja en calorías

Dieta baja en calorías


Comentar
Publicado en Nutrición

Si bien una dieta debe asegurar cierto equilibrio de alimentos y nutrientes que nos aseguren el correcto funcionamiento de nuestro organismo, una dieta baja en calorías nos permite acceder a todo tipo de productos pero siempre en pequeñas cantidades. Los regímenes hipocalóricos están estrechamente vinculados a la obesidad, ya que según los expertos este tipo de sistema alimenticio en combinación con una rutina de ejercicio físico puede ser la mejor respuesta para paliar el sobrepeso. Y si para este grupo de personas supone una solución para otras que quieran simplemente perder esos kilos de más, podrá convertirse en una alternativa.

Una dieta que nos permite lucir de forma saludable debería estar basada en todo caso en el equilibrio de alimentos y en ningún caso se debería restringir el consumo de algún producto. Eso sí, si todos los límites son malos, tampoco hay que dejar de medir aquellos alimentos que sean ricos en azúcares y grasas saturadas.

Dependiendo de las características de la persona se podrá identificar con un tipo de dieta hipocalórica. Son muy diversas ya que van a depender del sexo, edad, actividad o gustos alimenticios de la persona que pretende poner en práctica este régimen. Su éxito va a depender de la elección, cantidad y forma de cocción de los alimentos incluidos en nuestro menú, siempre y cuando acompañemos nuestras recetas con un rato de ejercicio.

Claves de las dietas bajas en calorías

Existen diferentes factores que recomendamos tener en cuenta a la hora de conseguir nuestro objetivo de perder esos kilos de más mediante la práctica de una reducción de calorías en nuestro menú:

  • La base de la dieta baja en calorías, es decir, los alimentos que debemos incluir en mayor cantidad en la lista de la compra son los lácteos desnatados, huevos, carnes magras, pescados, frutas y verduras. Entre una  dos veces a la semana podíamos incluir arroz, pasta, pan y patatas, y tan sólo una vez a a semana recurriremos a las legumbres.
  • A la hora de cocinar estos alimentos hay que estar atentos. Se recomienda optar por hervirlos, hacerlos al vapor, a la plancha , parrilla o un rico papillote y siempre evitando los fritos, rehogados o salteados en aceite.
  • Indispensable en todo tipo de dietas es mantener a raya el consumo de sal. Si bien es beneficiosa para nuestro organismo en niveles concretos, en grandes cantidades puede favorecer la aparición de ciertas enfermedades.
  • Hay que intentar mantenernos hidratados y beber en torno a unos dos litros de agua diarios. Un truco puede ser bebernos un vaso de agua con cada comida.
  • La cantidad adecuada de comidas que hay que realizar al día son un total de cinco y lo recomendable es intentar no saltarse ninguna. Es decir, nuestra dieta debe estar compuesta por desayuno, aperitivo de media mañana, almuerzo, aperitivo de media tarde y cena.
  • Se recomienda evitar en la medida de lo posible el ayuno ya que esta comida es la que va a poner en marcha nuestro organismo a primera hora de la mañana. Además, el desayuno debe incluir algún hidrato de carbono, es decir, debemos consumir pan o galletas o cereales.
  • Por todos es conocido que con el paso de las horas nuestro metabolismo empieza a ralentizarse por lo que se recomienda que a la hora de cenar preparemos comidas algo más ligeras que las que hemos realizado en el almuerzo.
  • Las piezas de fruta mejor consumirlas a media mañana o en la merienda y acompañadas de algún lácteo desnatado.
  • El esquema tanto del almuerzo como de la cena debe ser un plato de verduras acompañado de una ración de proteínas ya sea carne magra, pescado o huevo.
  • Arroz, pasta, pan y patata quedan prohibidos a la hora de la cena.
  • El pescado blanco nos supone una buena fuente de nutrientes y pocas calorías.
  • Se recomienda eliminar de nuestra dieta las salsas, bollería y aperitivos.

Es importante que este tipo de regímenes sean como su propio nombre indica y lo menos restrictiva posible en cuanto a alimentos se refiere.

Para perder esos kilos de más hay que tener en cuenta la fórmula adecuada, es decir, podemos o bien reducir la ingesta de calorías a niveles inferiores de los que puede necesitar una persona al día y aumentando la quema de éstas mediante ejercicio físico; o adecuar la ingesta de calorías ajustando el peso que queremos perder.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Ejemplo de dieta baja en calorías

A continuación, y a modo de ejemplo, te ofrecemos algunos menús que puedes poner en práctica para una ingesta de unas mil calorías al día. Siempre es imprescindible la previa opinión de un nutricionista.

  • Desayuno. Una infusión con leche desnatada acompañada de una rebanada de pan integral aderezada con queso de untar; o una infusión y un yogur aderezado con cereales integrales; o una infusión  acompañada de otro vaso de licuado de frutas frescas.
  • Media mañana. Una pieza de fruta o bien, un trozo de queso light.
  • Comida. Una taza de caldo de verduras casero acompañado de un trozo de carne de pollo a la plancha y ensalada de alcachofas, una pieza de fruta; o el mismo caldo casero acompañado de un trozo de pescado al horno con tomate; o el mismo caldo acompañado de un plato de fideos con salsa de tomate casera.
  • Merienda. Infusión con leche y una rebanada de pan integral con queso de untar; o una infusión y un yogur con cereales integrales.
  • Cena. Una taza de caldo casero acompañado de una taza de arroz integral o la misma taza acompañada de tomates rellenos con carne picada.

Recordamos la necesidad de consultar a un especialista ya que este tipo de dietas también puede derivar en ciertos efectos nocivos para la salud. En este sentido, y en el caso de que se realice a largo tiempo podemos llegar a padecer cierta desnutrición.

Asimismo podemos educar a nuestro metabolismo de modo ralentizado y en el momento en el que se acostumbre empezará a centrarse en una especie de modo ahorro y a no consumir calorías. Por último, este tipo de dieta baja en calorías puede estar acompañada de cierta sensación de mareo o fatiga debido al poco consumo de calorías.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *