Cicatrices tras un injerto de pelo


Comentar
Publicado en Injerto capilar

¿Quedan cicatrices después de un trasplante capilar? La existencia de cicatrices tras un injerto de pelo dependerá de la técnica que se utilice para extraer e implantar los folículos. Habitualmente, los cirujanos capilares utilizan el método FUE (Folicular Unit Extraction) o el FUSS (Folicular Unit Surgery), también llamado técnica de la tira. Ambos son procedimientos con resultados muy naturales, pero guardan diferencias en cuanto a la forma de obtener las unidades foliculares.

También puede hablarse de otros tratamientos más recientes para tratar la alopecia o, incluso, de métodos en proceso de investigación, como la utilización de células madre para evitar la caída del pelo, la bioestimulación capilar, el láser capilar o el plasma rico en plaquetas (PRP).

Cicatrices tras un injerto capilar

La presencia o ausencia de cicatrices tras un injerto capilar, es una de las preguntas más frecuentes de los pacientes cuando acuden a su primera consulta médica. Pues bien, esto dependerá sobre todo de la técnica capilar con la que se lleve a cabo el trasplante de pelo.

Todos los procedimientos quirúrgicos utilizan anestesia local, por tanto, se trata de intervenciones indoloras y no requieren de ingreso hospitalario, puesto que se llevan a cabo de manera ambulatoria.

Con la técnica FUE

Actualmente, el método quirúrgico preferido por los especialistas es el FUE. Y, con la técnica FUE no quedan cicatrices después del injerto capilar, ya que la extracción de las unidades foliculares se realiza sin incisiones de gran tamaño y sin puntos de sutura. Para obtener los folículos se emplea un instrumento quirúrgico especial, llamado sacabocado microscópico (de unos 0,8 mm de diámetro), que puede ser manual o automático. 

Como resultado de esta intervención, quedan unas cicatrices minúsculas que no serán visibles al ojo humano. En la práctica, únicamente quedarán unos puntos milimétricos blanquecinos de menos de 0,5 mm de diámetro en las zonas donantes.

Las cicatrices con la técnica FUSS

Por su parte, la técnica FUSS consiste en realizar un corte longitudinal en la dermis, utilizando un bisturí, para la extracción de una fina tira de piel con folículos pilosos. De este modo, con este método sí queda una cicatriz en el lugar donde se hizo la incisión.

No obstante, las cicatrices tras el injerto capilar son tan pequeñas que resultan indetectables, es decir, no es una cicatriz que todo mundo pueda ver a simple vista, ya que se oculta debajo del cabello. Eso sí, el paciente no podrá llevar el pelo tan corto como con la técnica FUE.

La importancia de la experiencia del cirujano

La experiencia del cirujano será un factor determinante para conseguir una buena cicatrización y para que la piel sane correctamente. Así se conseguirán unos magníficos resultados y con un aspecto natural. Si la intervención es practicada correctamente, aplicando una técnica especial de sutura, la cicatriz será mínima y gradualmente se volverá invisible.

Hay algunas recomendaciones que se pueden seguir para asegurar que no queden cicatrices tras un injerto de pelo.

Hay algunas recomendaciones que se pueden seguir para asegurar que no queden cicatrices tras un injerto de pelo.

Los centros especializados en implantes capilares cuentan con médicos muy cualificados que logran unos resultados de una apariencia muy natural. Además  la tecnología instrumental que se utiliza actualmente logra que la restauración o repoblación de la zona frontal de la cabeza sea indetectable.

Los antiguos implantes que tenían un aspecto antinatural llamados de pelo de muñeca se realizaban con técnicas ya obsoletas que, gracias al avance de la Medicina, han sido superadas. Hoy se utilizan otro tipo de técnicas capilares mucho más avanzadas y con resultados muy naturales que permiten, incluso, el trasplante capilar en otras partes del cuerpo.

BonoMédico te ofrece los mejores especialistas en injerto capilar en Málaga, Barcelona, Madrid, Sevilla, Palma de Mallorca o Valencia, entre otras ciudades. Al mejor precio y con facilidades de pago.

Las primeras horas tras la intervención

Cada uno de los implantes de cabello evolucionará como una pequeña herida; así, primero se formará una mínima costra que, al pasar los días, se irá secando y después oscureciendo hasta que finalmente se desprenda por sí misma. Es muy normal que se caiga la pequeña costra junto con el cabello que se ha implantado. No debe causar ninguna alarma ya que ese proceso es completamente normal. En ese momento  se considera finalizado el proceso de cicatrización y el cuero cabelludo de la zona trasplantada recuperará el aspecto anterior a la cirugía y el cabello comenzará su proceso de crecimiento.

Normalmente, este proceso suele durar de 7 a 15 días, con una media de unos 10 días ya que todo dependerá de la velocidad de cicatrización de cada paciente y de la cantidad de unidades foliculares que se hayan trasplantado. Es vital que se cumplan todas las indicaciones del cirujano lo que ayudará a una evolución satisfactoria de los injertos capilares, que pueden tener muchos candidatos, tanto hombres como mujeres, víctimas de la alopecia por diversos motivos (genética, alimentación, estrés…).

Cuidados necesarios tras el injerto de pelo

Los injertos de pelo son muy delicados, sobre todo en las primeras horas y días después de la intervención, y necesitan de cuidados y un tiempo de reposo. Es sumamente necesario que se produzca correctamente el proceso local de cicatrización para evitar que ocurra un desprendimiento del pelo trasplantado.

Entre los cuidados que el paciente debe proporcionar al pelo injertado están los siguientes:

El paciente no deberá permanecer en lugares calurosos por demasiado tiempo.

El paciente no deberá permanecer en lugares calurosos por demasiado tiempo.

  • El día después de haber recibido el tratamiento de injerto capilar se debe aplicar, cada tres a cuatro horas, un suero fisiológico en spray en la zona donde estén colocados los injertos de pelo.
  • Bajo ningún concepto se debe manipular, frotar y mucho menos rascar o tocar la zona implantada, ya que esa acción puede provocar el desprendimiento de algunos implantes de cabello.
  • Si después de 12 días todavía permanecen las costras, se deben frotar ligeramente con la yema de los dedos y, durante el lavado del cabello, hay que hacer un masaje circular para que se desprendan.
  • Si pasado un mes todavía hay pelos de los que se implantaron será necesario que se extraigan con un pinza, porque pueden provocar una inflamación no deseada. 

Lavado de la cabeza después del trasplante capilar

El paciente no podrá lavarse la cabeza durante los tres primeros días después del implante de pelo. A partir del cuarto día, deberá lavarse el pelo una vez al día con el gel o crema que le recomiende su médico. Se aconseja no utilizar el teléfono de la ducha a menos que sea de presión regulable y se seleccione al mínimo. Pero lo más conveniente es mezclar agua y jabón en un recipiente grande y aplicar la mezcla con cuidado sobre el cuero cabelludo, sin rascar ni frotar, con pequeños toques sobre la zona implantada. Para lavar, utilice el mismo método, pero solo con agua.

También a partir del cuarto día se puede aplicar tres veces al día el spray regenerador durante los siguientes 15 días y dos veces al día los 15 siguientes, tanto en la zona donante como en la zona receptora.

Se pueden utilizar secadores de pelo, utilizando aire tibio y no se debe frotar nunca con una toalla para secar la  zona intervenida. Cada vez que se lave la cabeza hay que aprovechar para enjabonar bien la zona de la cicatriz.



El paciente no deberá lavarse el pelo durante los 3 primeros días tras la intervención.

El paciente no deberá lavarse el pelo durante los 3 primeros días tras la intervención.

Precauciones durante los primeros 15 días

Durante los cuatro primeros días hay que intentar no inclinar la cabeza hacia delante, ya que es probable que pueda aparecer un edema facial. Se deben evitar los movimientos bruscos y al dormir debe hacerse boca arriba. En cualquier caso, si se produce un edema no hay que preocuparse ya que desde el punto de vista médico no tiene importancia y desaparecerá pasadas entre 24 y 48 horas. Si esto sucede, se recomienda pasar el máximo de tiempo posible estirado boca arriba.

Por otro lado, también se pueden seguir los siguientes consejos para conseguir una buena cicatrización después del injerto capilar:

  • Deben evitarse los ejercicios físicos bruscos o intensos lo que implica aplazar la práctica de la mayoría de los deportes, así como otras actividades físicas como cargar grandes pesos, recorrer largas distancias a pie, etc.
  • Lo que sí puede hacer el paciente es una actividad física diaria como pasear, trabajar, siempre y cuando ese trabajo no implique esfuerzos físicos.
  • En estos primeros días debe evitarse sumergir la cabeza en agua o bañarse en playas o piscinas.
  • También se debe evitar tomar el sol. Si por algún motivo se estima que pueden pasar horas bajo el sol directo es preferible que permanecer en la sombra o que cubrir la cabeza con un sombrero o una gorra.

Tampoco se recomiendan las siguientes actividades que pueden elevar la sudoración del cuero cabelludo y  ensuciarlo excesivamente:

  • Acudir a cabinas de bronceado con rayos UVA.
  • Asistir a aglomeraciones en conciertos, bares o manifestaciones.
  • Permanecer mucho tiempo en ambientes calurosos.
No se deberá tomar alcohol ni fumar durante el periodo de cicatrización.

No se deberá tomar alcohol ni fumar durante el periodo de cicatrización.

Durante este tiempo de recuperación no deben tomarse medicamentos tales como aspirina u otros que contengan ácido acetil-salicílico, ya que son fármacos que pueden favorecer las hemorragias porque son anticoagulantes. Si un paciente necesita tratamiento analgésico, deberá ingerir el que el médico le haya prescrito. Hay que evitar el consumo de alcohol y tabaco, ya que pueden retardar el proceso de cicatrización de los implantes.

A la hora de dormir, deberá adoptar la posición que indique el cirujano. En general, la mejor posición para descansar es semisentado con la cabeza estirada y con la cicatriz posterior apoyada en la almohada. No obstante, eso puede variar dependiendo de la zona donde se hayan realizado los implantes.

Cuidados específicos en el postoperatorio de la técnica FUSS

La retirada de las grapas quirúrgicas o de los puntos de sutura en las incisiones que se realizan con esta técnica suele tardar de 15 a 18 días. Esta retirada puede realizarla cualquier persona del equipo médico o de enfermería, incluso si no ha participado en el injerto de pelo. La retirada es sencilla e indolora.

Postoperatorio en un injerto de pelo 

El postoperatorio de un injerto de pelo tiene muy pocas complicaciones y, al no ser posible el trasplante de pelo de otra persona, ningún riesgo de rechazo. Durante los primeros siete días se sentirá una leve molestia en la zona receptora y aparecerán costras y zonas enrojecidas. En el caso de la técnica FUSS  la zona fronto-temporal suele inflamarse y en muchos casos, la hinchazón llega hasta la cara y los párpados.

Generalmente, la recuperación del injerto de pelo sucede de la siguiente forma:

No se deberá utilizar el grifo extensible o mando de la ducha durante los primeros días.

No se deberá utilizar el grifo extensible o mando de la ducha durante los primeros días.

  • Durante la segunda semana: La mayoría de las costras desaparecen al igual que la inflamación.
  • Durante el segundo y tercer mes el cabello situado cerca del pelo injertado comienza a caerse. Ya no quedarán zonas enjorecidas y habrán vuelto a su color normal.
  • En el cuarto mes el cabello injertado inicia con su crecimiento. En algunos casos, sucede a partir del tercer mes.
  • Durante el quinto mes el pelo que era “vecino” del injertado y que también se habrá caído comienza a crecer poco a poco.
  • A partir del séptimo mes el pelo injertado comienza a aumentar de grosor.

Posibles riesgos

Normalmente no existe ningún tipo de sangrado en las heridas causadas durante la intervención pero si por algún golpe o accidente comienza a sangrar pueden seguirse las siguientes indicaciones, previa autorización del médico:

  • Retirar la venda, en caso de que se ha sometido a la técnica de FUSS.
  • Colocar una gasa estéril en el lugar del sangrado y presionar un poco con los dedos.
  • Si no se detiene el sangrado, aplicar la gasa en el lugar donde se sangra y  colocar una venda, enrollando la misma con fuerza alrededor de la cabeza, con mucho cuidado para no tocar la zona implantada. Debe mantener la gasa durante doce horas.
  • Si después de esas doce horas persiste el sangrado, deberá acudir al médico.
  • Por otra parte, en la zona de la cicatriz puede aparecer una sensación de anestesia persistente durante varias semanas. No hay que darle demasiada importancia ya que desaparece con el tiempo.

En este vídeo, nuestro especialista explica cómo son las cicatrices tras un injerto de pelo:

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *