El injerto capilar


Comentar
Publicado en Injerto capilar

El injerto capilar o microinjerto de pelo es una técnica quirúrgica que se utiliza para tratar la calvicie, especialmente la alopecia de origen androgenético. El proceso consiste en extraer unidades foliculares del área occipital y lateral de la cabeza, conocidas como zonas donantes donde el cabello suele durar toda la vida, para implantarlos en la parte superior o zona receptora. Hay que decir que los folículos para trasplantar también podrían extraerse de otras partes del cuerpo, pero que los especialistas no recomiendan este modo de proceder porque los resultados no serían tan naturales. 

La caída de pelo afecta aproximadamente al 90% de los hombres, en mayor o menor medida, mientras que en el caso de las mujeres, la caída de cabello se da en un porcentaje mínimo. En ambos casos, la alopecia supone un problema estético y emocional, pues normalmente afecta directamente a la autoestima de la persona.

Actualmente, el único tratamiento eficaz para corregir la calvicie masculina es el implante capilar. Este tratamiento, también denominado trasplante de pelo, se puede emplear también para restaurar pestañas, la barba, las cejas y para cubrir cicatrices producto de accidentes, quemaduras o anteriores cirugías.

El injerto capilar

El injerto capilar se realiza con el cabello del propio paciente (con lo que se elimina la posibilidad de rechazo) obtenido de las zonas con más densidad (áreas donantes). Las áreas donantes suelen coincidir con la parte de atrás de la cabeza y los laterales, donde el pelo está genéticamente programado para permanecer durante toda la vida en la cabeza.

El injerto capilar suele ser la mejor opción cuando se habla de recuperar el cabello.

El injerto capilar suele ser la mejor opción cuando se habla de recuperar el cabello.

Estas unidades foliculares se injertan en las zonas con alopecia (áreas receptoras), que suelen estar localizadas en la región frontal, la superior y la coronilla. El implante capilar consigue aumentar la densidad del pelo de manera permanente en las áreas en las que el cabello se ha caído o se necesita aumentar su volumen. Después del trasplante de pelo, el implante crece con un aspecto natural, proporcionando una solución definitiva al problema de la alopecia.

Antecedentes históricos del microinjerto

La historia del microinjerto capilar comienza en 1952 con el doctor Norman Orentreich, quien expuso ante la Academia de Ciencias de Nueva York su técnica de injertos a la que llamó ‘punch’ para reparar zonas con alopecia.

El legado de esta primera técnica, todavía en nuestros años, es objeto de controversia científica ya que en algunos casos dicha técnica producía resultados antiestéticos. De hecho, los injertos ‘punch’ eran trozos de piel con pelo, obtenidos con un instrumento de unos 4 milímetros de diámetro, lo que provocaba que su posterior crecimiento en la zona receptora causara un aspecto conocido como “pelos de muñeca antigua”.


Sin embargo, se debe destacar del Dr. Orentreich el descubrimiento de cómo el cabello injertado se conserva de por vida en las áreas receptoras, algo que hasta la fecha se mantiene como fundamento básico en el trasplante de pelo. Antes de que el Dr. Orentreich presentara su investigación, se consideraba la piel calva como un tejido no apto para mantener o producir un nuevo pelo, creencia que era totalmente errónea.

Otro cirujano que contribuyó de manera destacada al avance de las técnicas de injerto capilar fue el doctor Alvi Armani, el primero en presentar la técnica de extracción por medio del método FUE que lograba unos resultados mucho más naturales.

Las mujeres, aunque en menor medida, también suelen tener problemas de densidad capilar.

Las mujeres, aunque en menor medida, también suelen tener problemas de densidad capilar.

¿Cómo se realiza el injerto capilar?

Generalmente, el injerto capilar se lleva a cabo bajo anestesia local. Se trata de un tratamiento de carácter ambulatorio que no requiere hospitalización y que suele durar entre dos y ocho horas, dependiendo de la técnica que utilice el cirujano y de la zona del cuero cabelludo que se desea repoblar.

Los principales aspectos de un implante capilar que deben tenerse en cuenta para conseguir una apariencia natural son los siguientes:

  • Ubicación de la primera línea del cabello.
  • Angulación natural.
  • Densidad.
  • Cierre del ángulo de la sien.

Técnicas de extracción

Los dos las técnicas de extracción más utilizada actualmente para el injerto capilar son la FUE (Folicular Unit Extraction) y la FUSS (Folicular Unit Strip Surgery).

Técnica Folicular Unit Extraction (FUE)

El método FUE, conocida en español como técnica de Extracción de Unidades Foliculares de forma individual, utiliza un instrumento quirúrgico especial para extraer las unidades foliculares necesarias para el trasplante. En concreto, se utiliza un sacabocado microscópico (normalmente de unos 0,8 mm de diámetro) que puede ser manual o automático.

Normalmente se realizan 2500 implantes por intervención.

Normalmente se pueden realizar 2.500 implantes por intervención.

Esta técnica es mínimamente invasiva, ya que no requiere ni de cortes ni de suturas, por lo que el proceso de cicatrización es mucho más rápido y no deja cicatrices visibles. La Técnica FUE se realiza con anestesia local y su duración depende de la extensión de las áreas calvas a repoblar. Por ejemplo, suelen ser necesarias entre 10 y 12 horas para extraer aproximadamente 2.000 unidades foliculares. Por ello, el tratamiento completo puede realizarse en una o dos sesiones dependiendo de cómo lo acuerden el cirujano y el paciente.

Las principales ventajas de la técnica FUE son:

  • Permite seleccionar los folículos uno por uno, con lo que se pueden extraer solo los necesarios para cubrir la zona receptora.
  • Siempre se pueden obtener más folículos, si resultara necesario, durante la intervención.
  • Las cicatrices son imperceptibles, las incisiones necesarias para colocar un microinjerto son sumamente pequeñas. No obstante, es completamente normal que se forme una minúscula costra parecida a las producidas en un afeitado.

Técnica Folicular Unit Strip Surgery (FUSS) o Extracción de Unidades Foliculares con Tira

Esta es la técnica más tradicional de injerto capilar, consistente en realizar con un bisturí un corte longitudinal en el cuero cabelludo para extraer una fina tira de piel con las unidades foliculares necesarias para el injerto. La sutura se realiza de manera que permita que el cabello del área receptora crezca por medio de la cicatriz y así esta quedará prácticamente invisible porque el cabello la cubrirá. Una vez se ejecuta la extracción, la tira de piel con el cabello se diseccionará en unidades foliculares de 1, 2, y 3 pelos y se prepararán para su implante en la zona receptora.

El tratamiento dura entre 6 y 7 horas, bajo anestesia local por lo que es un proceso ambulatorio sin hospitalización. Con la técnica FUSS se pueden conseguir hasta 3.000 unidades foliculares y se pueden llevar a cabo hasta dos intervenciones en caso de que el área receptora sea muy amplia.

Las técnicas más empleadas de implante capilar son la FUE y la FUSS.

Las técnicas más empleadas de implante capilar son la FUE y la FUSS.

Las principales desventajas de la técnica FUSS con relación a la FUE, son las siguientes:



  • La zona donante es más limitada, ya que la poca elasticidad del cuero cabelludo no permite efectuar más de dos o tres tratamientos.
  • Tampoco permite la selección exacta de los folículos, porque se extraen con la tira de piel y no suelen coincidir con los que realmente se necesitan en la zona receptora.
  • Esta sutura dejará una cicatriz de entre 18 y 20 centímetros de largo y de 0,5 a 1 centímetros de ancho, si bien estas marcas no serán perceptibles a simple vista siempre que se no se lleve un corte de pelo muy rapado.
  • Además, el proceso de cicatrización es más lento y que la recuperación es un poco más molesta.

Preguntas frecuentes sobre el implante capilar 

En torno a la técnica de injerto capilar hay muchas dudas todavía. Fundamentalmente, las personas interesadas en este método quieren saber si los resultados son definitivos y si el cabello injertado tendrá un aspecto natural. Estas cuestiones, y cualquier otra pregunta que se quiera conocer acerca de la intervención, se tienen que consultar a un especialista médico que estudie las características de la alopecia y el tipo de pelo del candidato.

No obstante, con carácter general se pueden hacer las siguientes afirmaciones sobre la intervención de trasplante capilar:

  • ¿Es un tratamiento definitivo con resultados duraderos? Sí, pero solo en las áreas en las que se han implantado las unidades foliculares. Este pelo injertado no se caerá afectado por la alopecia, pero se puede ir perdiendo por el envejecimiento natural de cada individuo que normalmente provoca la caída gradual del cabello.
    Para resolver dudas sobre el injerto capilar, se aconseja acudir a un buen especialista.

    Para resolver dudas sobre el injerto capilar, se aconseja acudir a un buen especialista.

  • ¿Cuántas operaciones puede realizarse cada paciente? Normalmente, una misma persona podría realizarse hasta tres implantes de pelo, con un tiempo de descanso entre una operación y otra de al menos un año.
  • ¿Cuánto dura la operación? Aproximadamente unas 8 horas, contando desde que el paciente ingresa en el quirófano.
  • ¿Es una cirugía ambulatoria? Sí, el injerto de pelo es una cirugía ambulatoria, mínimamente invasiva, pero se necesita un reposo postoperatorio en casa.
  • ¿Cuánto dura el postoperatorio y cuáles son los cuidados a tener en cuenta? El paciente puede reanudar sus actividades normales y volver al trabajo tras el injerto de pelo al día siguiente o a los dos días de la cirugía, pero debe seguir las indicaciones y cuidados que le comente su cirujano capilar para que la recuperación sea correcta. Entre las recomendaciones básicas están las siguientes: los puntos deben permanecer 15 días en el área donante, por lo que debe evitarse cualquier tipo de actividad física que pueda provocar sudoración en la cabeza. También el paciente tiene que evitar los baños en la mar y en piscinas, no debe agacharse ni realizar esfuerzos y acudir a todos los controles o revisiones que el médico estime necesarios.
  • ¿Hay posibilidad de rechazo? En ningún caso el injerto capilar será rechazado, ya que al utilizar pelo de la misma persona, el cuerpo acepta a las unidades foliculares como propias. Así, el injerto es reconocido inmediatamente por la zona receptora produciendo la circulación vascular necesaria para alimentar a las unidades foliculares lo que contribuye a que sobrevivan sin problemas.
  • ¿Cuándo crecerá el pelo injertado? Después de un periodo de adaptación que dura entre tres y cinco meses, los folículos pilosos comenzarán su crecimiento. Pueden llegar a crecer hasta un centímetro por mes. Los resultados definitivos no podrán verse hasta pasados unos 12 meses, momento en que el cabello injertado ha adquirido una mayor fortaleza y grosor.

Candidatos al injerto capilar

Tras el injerto capilar, el paciente deberá evitar la estancia prolongada en sitios calurosos.

Tras el injerto capilar, el paciente deberá evitar la estancia prolongada en sitios calurosos.

No todas las personas que tienen problemas de calvicie son aptas para someterse a un microinjerto capilar. Los mejores candidatos para esta técnica son las personas que sufren las siguientes patologías:

  • Alopecia androgénica masculina o femenina.
  • Alopecia post traumáticas cicatricial (derivadas de un accidente).
  • Pérdidas de pelo sufridas por otras enfermedades capilares.

Causas de la alopecia

La alopecia androgenética se conoce también como alopecia androgénica prematura o calvicie común. Afecta en su mayoría a los hombres e infrecuentemente a las mujeres. En la Escala Norwood, esta afección está clasificada según el qué tipo y el grado de calvicie. Originalmente este tipo de alopecia fue clasificada por el Dr. James Hamilton en los años 50 con siete tipos de calvicie y ocho grados de niveles. Fue modificada por el Dr. O´Tar Norwood en la década de los 70, agregando cuatro grados más y los definió con un tipo de variante ‘A’.

Las causas que producen la pérdida de cabello son muy diversas y pueden tener orígenes tan diversos como, por ejemplo:

  • Una dieta sin nutrientes fundamentales.
  • Algún tipo de infección que afecte al cuero cabelludo.
  • El estrés.
  • Problemas de tiroides.
  • Cambios hormonales como el embarazo, menopausia, andropausia.
  • Anemia u algún tipo de enfermedad.

No obstante, existe una causa genética común en la alopecia que afecta a casi el 90% de los hombres, llamada androgenética o androgénica, que provoca la caída del pelo en la zona frontal temporal. Cabe explicar que los andrógenos son las hormonas encargadas y responsables de la pérdida de cabello, conocido como la hormona DHT (dihidrotestosterona). Algunos medicamentos o tratamientos innovadores como el plasma rico en plaquetas (PRP), la bioestimulación o el láser capilar, pueden detener la producción de dicha hormona.

Se aconseja no usar el teléfono de la ducha durante las primeras semanas tras la intervención.

Se aconseja no usar el teléfono de la ducha durante las primeras semanas tras la intervención.

No obstante, en los casos en que la calvicie prosigue y se hace resistente a dichos procedimientos, la única solución definitiva es trasplantar los folículos vivos de otras zonas hacia la coronilla y las entradas, empleando la técnica del injerto capilar.

Postoperatorio: cuidados del pelo injertado

Los primeros días después del implante capilar se deben seguir una serie de recomendaciones para cuidar el pelo injertado. Cumplir con los cuidados que recomiende el cirujano garantizará que el trasplante tenga buenos resultados. 

Hay que decir que los cuidados dependerán en gran parte del tipo de técnica que se haya utilizado para el trasplante de pelo. Pero, en general, consistirán en evitar la exposición al sol, el ejercicio físico o, por ejemplo, el uso de saunas. También se recomienda utilizar un champú antispéptico y no tocar la zona receptora.

Cuidados con la técnica FUSS

Al terminar el tratamiento del implante capilar se coloca un vendaje en la cabeza que el paciente deberá llevar durante las primeras 48 horas. Tras esos dos días, se debe retirar y lavar la cicatriz con agua y jabón (o con el producto recomendado por el médico para el periodo postquirúrgico capilar). Es importante que el paciente realice ese lavado todos los días, preferiblemente por las mañanas los primeros 10 días.

Después de lavar la zona intervenida con agua y jabón, se aconseja empapar una gasa con alguna solución antiséptica y aplicar con suavidad. Hay que recordar que con el método FUSS quedará una sutura con puntos. Es importante que estos estén libres de costras, pelos u otro tipo de suciedad para asegurarse una buena cicatrización y reducir así las complicaciones.

Asimismo, durante el tiempo que indique el especialista, se deberá aplicar un spray regenerador tres veces al día. Este spray se utilizará tanto en el área donante como en la receptora. Pasadas dos semanas, y tras la aprobación del especialista, se podrá volver a peinar el cabello situado sobre la cicatriz, siempre con cuidado y precaución.

Con la técnica FUE

El cabello trasplantado es muy delicado, especialmente durante las primeras horas después de la intervención. La cicatrización ideal permite evitar el desprendimiento o caída del pelo, por eso, es fundamental proporcionar unos cuidados especiales a la zona donante.

En primer lugar, una vez trascurridas las primeras 24 horas el cirujano capilar suele recomendar la aplicación, cada tres o cuatro horas, de un suero fisiológico mediante un spray en la zona donde fueron colocados los injertos de pelo. Está totalmente prohibido que el paciente se rasque, manipule, frote o toque la zona del implante ya que esa acción puede provocar la caída de algunos de los pelos injertados.

Es muy frecuente que aparezcan costras en la zona del implante, esto completamente normal durante el periodo de recuperación. Si transcurridos las dos primeras semanas todavía permanecen las costras, podrán frotarse ligeramente con la yema de los dedos mientras se lava el pelo realizando un masaje circular para ayudar a que se caigan.

El paciente podrá retomar sus actividades normales pronto, con ciertas precauciones.

El paciente podrá retomar sus actividades normales pronto, con ciertas precauciones.

Durante los primeros dos meses se suele aconsejar no aplicar productos químicos agresivos, como puede ser tinte sobre el pelo injertado. Sí puede reanudar su rutina normal de higiene de capilar utilizando champú o jabón suave. Es importante dejar claro que el uso continuo de productos químicos agresivos en el pelo puede perjudicarlo y provocar su caída ya sea o no pelo injertado.

Los resultados del trasplante capilar

Los resultados son progresivos, lo que significa que hay que ser pacientes en un principio. Aproximadamente, el resultado del injerto capilar será casi definitivo a partir del décimo mes y, generalmente, pasados 12 meses de la intervención, el 90% de los injertos implantados habrán alcanzado un crecimiento normal.

¿Por qué los resultados no son inmediatos? Principalmente, la razón es que los folículos pilosos trasplantados tienden a caerse en los dos meses siguientes a la intervención, debido al trauma que sufren durante la cirugía. En ningún caso esto no supone la muerte de los folículos. Sino que, a partir de dicho periodo, el nuevo cabello comienza a crecer en la zona receptora con total normalidad, a un ritmo de un centímetro por mes.

También hay que decir que no todos los cabellos crecen al mismo tiempo, sino que lo harán de forma gradual. Por eso, se suele considerar que hay que esperar entre 9 y 10 meses para empezar a ver los resultados del trasplante de cabello, y cerca de un año para poder ver los resultados definitivos.

Los beneficios del implante capilar harán que valga la pena el tiempo de espera. Así, el principal beneficio que el paciente nota es que se eleva su autoestima, se siente más seguro de sí mismo debido a su nueva apariencia. El impacto psicológico que alcanzan los pacientes al ver los resultados definitivos es muy elevado e incluso les mejora la calidad de vida, reduciendo sus niveles de estrés por causa de no tener cabello.

¿El cabello injertado crece durante toda la vida?

El pelo injertado durará toda la vida y con una apariencia natural.

El pelo injertado durará toda la vida y con una apariencia natural.

Sí, porque se extraen de la zona ubicada en la parte posterior de la cabeza (occipital) y de los laterales, áreas que están genéticamente codificados para vivir toda nuestra vida, ya que no se ven afectados por la acción hormonal de la DHT.

Así, después del trasplante de pelo lo único que afectará a la pérdida de cabello tanto de cabellos trasplantados como los no trasplantados es el proceso de envejecimiento a lo largo de los años. Pero esto no es motivo de preocupación, ya que la caída del pelo a causa del envejecimiento natural no es tan abundante ni provoca calvicie. Por tanto, la persona que se ha sometido a un injerto capilar jamás volverá a sufrir de calvicie.

¿Se caerá más el pelo que aún se tiene?

Es necesario decir que, a pesar que haber realizado un injerto capilar, siempre se caerá el pelo que aún se tiene en la zona receptora, ya que es el proceso natural de la alopecia androgénica. Es decir, el cabello que todavía se tiene en las zonas frontal y superior (coronilla) de la cabeza y que no han sido objeto del trasplante capilar, se caerán con el tiempo, ya que su código genético está programado para eso. Sin embargo, el pelo trasplantado en esa zona, lo conservará durante el resto de su vida.

Por lo anterior, el trasplante de pelo se hace dando densidad suficiente al área receptora, con el objeto de que cuando se pierda el cabello no trasplantado, no queden zonas intermedias sin cabello. Es importante que ante los primeros síntomas de alopecia, la persona acuda a un especialista con el objeto de que evalúe su caso y confirme si se es candidato para este tipo de intervención y si es el momento correcto para ello. De esta forma, si se trata de una candidato apto, podrá comenzar a realizar el injerto capilar lo antes posible, con el objeto de que este tipo de intervención pase inadvertido frente a terceras personas.

Si quiere más información sobre todos los aspectos del injerto capilar, pinche en este vídeo que desde BonoMédico hemos preparado:

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *