Riesgos del injerto capilar


Comentar
Publicado en Injerto capilar

El injerto capilar es una operación quirúrgica poco invasiva, indolora, de carácter ambulatorio con muy escasos riesgos derivados de la intervención quirúrgica ya que en el micro injerto de pelo se trabaja en zonas del cuerpo donde no hay estructuras anatómicas importantes.

Aunque se trabaja en zonas de la cabeza no se llegan a tocar o modificar ninguna zona del cerebro ya que sólo se actúa a nivel de piel o epidermis, lo que minimiza cualquier tipo de riesgo o lesión de importancia.

Además, cualquier paciente que desee someterse a un injerto de pelo, para ser un buen candidato, debe estar totalmente sano y el cirujano capilar siempre comprobará su estado para que la cirugía sea totalmente segura.

¿Es seguro el injerto capilar?

Sin embargo, es importante hablar sobre los escasos riesgos de la intervención de trasplante de pelo ya que cualquier tratamiento quirúrgico tiene cierto grado de complicaciones y es importante que toda persona interesada comprenda los riesgos asociados.

La decisión final de someterse a un injerto capilar debe basarse siempre en la comparación de las posibles complicaciones y del futuro beneficio. En este caso, debemos distinguir entre las complicaciones que pueden darse en cualquier procedimiento quirúrgico y los riesgos propios y específicos del injerto capilar.

En BonoMédico se encuentran los mejores cirujanos para tu injerto capilar en Málaga, Barcelona, Palma de MallorcaMadrid, Sevilla o Valencia, entre otras ciudades españolas. Con la garantía de los mejores centros médicos de estética, y al mejor precio.

Riesgos de cualquier procedimiento quirúrgico

Los riesgos generales que pueden darse en cualquier procedimiento quirúrgico son:

Sangrado

Aunque es bastante infrecuente, en algunos casos aparecen episodios de hemorragia durante o después de la operación. En el caso de que se produzca una hemorragia postoperatoria, existe la posibilidad de necesitar un tratamiento de urgencia para extraer la sangre acumulada, ya que los acúmulos de sangre bajo la piel pueden provocar que el periodo de cicatrización se alargue. Para reducir este riesgo es importante que el paciente siga las recomendaciones básicas y las instrucciones que le dé el cirujano capilar, como evitar tomar aspirina o antiinflamatorios durante al menos 15 días antes de la operación, ya que estos medicamentos aumentan el riesgo de problemas de sangrado.

El trasplante capilar es una cirugía muy segura.

El trasplante capilar es una cirugía muy segura.

Infección

Como en toda cirugía en la que la piel es intervenida hay un riesgo de infección. Lo importante es que este tipo de infección puede ser controlada y tratada fácilmente con la limpieza adecuada y con los antibióticos que son prescritos por el médico.

Efectos secundarios de la anestesia

Todo tipo de anestesia implica un riesgo. Como las dosis utilizadas no son muy abundantes los riesgos suelen limitarse a sufrir efectos secundarios como vómitos, mareos, dolor de cabeza, depresión, etc. En el injerto de pelo se utilizas siempre anestesia local.

Riesgos específicos de la intervención de injerto de pelo

Cicatrización

Cuando se emplea el implante capilar o injerto capilar con método de la tira (Strip), existe la posibilidad de sufrir la deformación de las cicatrices que aparecen en la zona tratada. Estas deformaciones o cicatrices anormales podrán corregirse con una nueva cirugía o con la ayuda del método FUE mediante la colocación de injertos de pelo en la cicatriz para conseguir ocultarla.

La aparición de cicatrices deformantes tiene una frecuencia mínima, sobre todo, si se emplea la técnica quirúrgica adecuada y la realiza un buen cirujano. En otros casos la cicatriz no llega a deformarse pero si puede resultar poco estética o de diferente color al de la piel que la rodea.

Para evitar una mayor visibilidad de la cicatriz es necesario protegerla del sol durante los primeros meses después de la intervención y sobre todo, durante los primeros 15 días. La exposición al sol puede provocar una mayor pigmentación de la cicatriz con lo que resultará mucho más visible. Debe destacarse en todo caso que los fumadores siempre tienen un mayor riesgo de complicaciones en el proceso de cicatrización ya que el tabaco retrasa dicho proceso. 

Hinchazón y heridas

Algunos pacientes que se han sometido a un trasplante de cabello  con la técnica de la tira o strip pueden llegar a padecer cierta hinchazón en la frente y en los párpados aunque siempre de forma temporal. Esta complicación afecta a los pacientes que duermen boca abajo los primeros días después de la operación, por lo que se recomienda dormir semi sentado los primeros días para evitar esta complicación.

Cambios sensoriales

Los riesgos del injerto capilar son mínimos.

Los riesgos del injerto capilar son mínimos.

Cuando extrae una tira de piel, el cirujano al mismo tiempo corta fibras nerviosas invisibles en la grasa de la hipodermis y estos cortes pueden provocar en el paciente que durante varios meses siente cierta tirantez en el área detrás de la cabeza desde la que se ha extraído la piel. Afortunadamente la normalidad vuelve gradualmente durante el proceso natural de curación. Las zonas injertadas o receptoras también pueden verse afectadas de cierta pérdida de sensibilidad con carácter transitorio.

Lesión nerviosa

Además de los cambios sensoriales temporales antes descritos, algunos nervios sensitivos pueden resultar dañados durante la cirugía de implante capilar. Las lesiones de los nervios pueden provocar pérdida temporal o permanente de sensibilidad tanto en el área donante como del área receptora de pelo. Pero lo más frecuente es que estas lesiones mejoren con el tiempo y resulta extremadamente rara la pérdida de sensibilidad permanente.

Asimetría

El rostro humano suele ser asimétrico salvo casos excepcionales, sin embargo tras esta intervención puede verse afectado con una pequeña variación entre un lado y otro una vez que se pueden visualizar los resultados definitivos del trasplante capilar.

Dolor crónico

En la zona tratada puede asentarse un dolor crónico pero es una complicación es muy poco frecuente, por lo que cualquier paciente que se encuentre en esa situación deberá informar inmediatamente a su médico.

Cualquier anomalía que note tras su injerto de pelo, debe consultarla con su cirujano

Cualquier anomalía que note tras su injerto de pelo, debe consultarla con su cirujano.

Foliculitis

Cuando el cabello injertado comienza su crecimiento aproximadamente a los tres meses desde la operación pueden presentarse puntos de foliculitis o inflamación debida a la rotura de la piel por el pelo que está creciendo. Es imprescindible cumplir con la pauta de controles médicos durante el periodo de recuperación para controlar las posibles foliculitis. 



Reacciones alérgicas

En casos bastante infrecuentes se han descrito alergias locales al esparadrapo, material de sutura o preparados tópicos. Para evitar dicha complicación el paciente deberá comunicar al médico todo tipo de alergias que padezca.

Por otra parte, pueden ocurrir reacciones sistémicas, que son más graves, a la medicación utilizada durante la intervención o durante la recuperación.  Las reacciones alérgicas pueden requerir tratamiento adicional.

Para evitar estas reacciones alérgicas el cirujano antes de someter al paciente al tratamiento siempre le realizará una serie de analíticas para descartar todo tipo de complicaciones.

Pérdida de pelo

También puede producirse una pérdida del pelo alrededor del área donante y en la zona receptora del cabello pasados unos días de la intervención. Dicha pérdida casi siempre es transitoria, el pelo se recupera al cabo de unos tres meses y sigue creciendo con sus ciclos normales de crecimiento y caída.

La aparición de esta situación no es predecible por el cirujano y es muy poco frecuente pero puede provocarle cierta ansiedad al paciente. Si aparece esta situación es recomendable llevar gorra o sombrero  hasta que el pelo crezca de nuevo. 

Más información sobre los riesgos del injerto de pelo en este vídeo:

Riesgos del injerto capilar en Turquía

Desde BonoMédico queremos advertir de la existencia de diversos riesgos que hemos detectado en algunos pacientes.

Rotura de folículos

La rapidez con la que se realizan los injertos de más de 3.000 unidades foliculares que se completan en un sólo día no puede encontrarse en las clínicas españolas. Esa rapidez es imprescindible para que un equipo de auxiliares pueda terminar la intervención del paciente en el mismo día.

Si le dedican un segundo día ya no pueden ofertar un precio tan barato. Pero tanta rapidez a veces se consigue realizando miles de incisiones a toda prisa sin verificar detenidamente la dirección en la que crece el pelo. El aparato con el que se hace la micro incisión alrededor del folículo debe tener la misma inclinación que tenga el pelo cuando nace ( puede crecer recto o inclinado a derecha o izquierda) porque si no es así existe un alto riesgo de rotura o daño en el folículo.

En las clínicas donde se trabaja muy rápido no se cuida este aspecto y se hacen miles de incisiones de más ya que se les parten un elevado número de folículos en la fase de extracción que quedan dañados para siempre. Eso impide que sean utilizados en un posterior injerto si fuese necesario además de dejar miles de micro marcas innecesaria en la zona donante, una por cada incisión.

Folículos divididos en dos

También es práctica en algunas clínicas turcas el partir o dividir en dos aquellos folículos pilosos extraídos que contengan tres o cuatro folículos. De esta forma cuando logran extraer mil o dos mil folículos con tres o cuatro pelos los convierten rápidamente en dos mil o cuatro mil. Así se informa al cliente de que le han injertado un número más elevado de folículos pero sin advertirle que esta práctica daña y lesiona de manera importante a esos folículos que tienen un menor índice de supervivencia.

Estas prácticas no se llevan a cabo en clínicas españolas y desde BonoMédico garantizamos que no se realizan en Clínica Esbeltia, centro capilar recomendado a nuestros usuarios.

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Marina Garrido Romero
  • Dra. Marina Garrido es Cirujano Capilar y Tricóloga, experta en Tricología Médica y Trasplante Capilar con más de 7 años de experiencia aplicando las más avanzadas técnicas de microinjerto (FUE, FUSS, ARTAS), como tratamiento contra la alopecia.
  • Se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona (UB), especializándose después vía MIR en Cirugía General y Digestiva. Su continua formación en Cirugía Capilar y Tricología Médica le ha valido para adquirir un elevado conocimiento y reconocimiento como especialista en Injerto Capilar.
  • Tiene web propia
  • Es miembro de la organización internacional FUE Europe

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *