¿Cuándo crece el pelo injertado?


Comentar
Publicado en Injerto capilar

Existe una serie de cuestiones de gran importancia para las personas que tienen decidido someterse a un injerto capilar entre las que destaca el crecimiento del pelo injertado. El cabello trasplantado lleva consigo toda la carga genética de la zona de donde fue extraído (área posterior de la cabeza principalmente, aunque puede extraerse de otras zonas) y es esa información la que permite al cabello durar toda la vida, mantener la misma textura y el patrón de crecimiento.

Por tanto los expertos afirman con toda seguridad, que el pelo injertado tiene las mismas características de un pelo normal, con la ventaja de que no se verá afectado por la alopecia androgénica que el paciente ha sufrido en el área receptora. Las principales cuestiones relativas a las características del cabello trasplantado y a cuándo crece el pelo injertado se desarrollan a continuación.

¿Cuándo crece el pelo trasplantado?

Tras la intervención se produce un proceso natural de caída del cabello, también denominado efluvio del pelo, que suele producirse en las primeras semanas después del trasplante capilar. El efluvio del pelo trasplantado supone la caída de las unidades foliculares, como una consecuencia del trauma quirúrgico al que han sido sometidas durante todo el proceso de extracción y posterior injerto.


A partir del tercer mes del injerto, el pelo que se haya caído entra en una etapa de reposo y comienza una nueva fase anágena o de crecimiento. A partir de esa fecha, el cabello injertado sigue desarrollando sus ciclos capilares con total normalidad. Es decir, apreciar el aspecto final del cabello trasplantado requiere de este plazo debido al periodo natural del crecimiento del pelo.

A partir del tercer mes el pelo injertado comienza a crecer de forma natural.

A partir del tercer mes el pelo injertado comienza a crecer de forma natural.

Aproximadamente, el plazo medio para que el pelo injertado comience a crecer suele ser de tres o cuatro meses desde la intervención. Su crecimiento más importante se consigue a partir del sexto mes y los resultados definitivos pueden visualizarse al año de la cirugía. Una vez llegado ese momento, el pelo injertado seguirá creciendo de por vida y solo se caerá de manera normal, según el ciclo natural del cabello de cada persona.

Cuidados para ayudar al crecimiento del cabello injertado

Cuando se utiliza la técnica FUSS, antes de abandonar la clínica, el cirujano recomendará al paciente una serie de cuidados, como por ejemplo, que utilice una protección de la zona injertada (una gorra o un vendaje según cada caso). Por su parte, con la técnica FUE no suele ser necesaria esa protección, ya que los implantes pueden llevarse descubiertos siempre que no se expongan al sol.

Toda la piel del cuero cabelludo es una zona muy vascularizada, ya que consta de numerosas venas que riegan la zona. Gracias a eso, la piel comienza inmediatamente a alimentar al folículo logrando así una rápida adaptación y curación. Desde el mismo momento en que se hace el injerto, estos vasos sanguíneos comienzan a trabajar en la adaptación del folículo a su nueva ubicación.

A medida que van pasando las horas tras el injerto capilar se va formando una costra en el exterior del cuero cabelludo que suele caerse en una semana.

El pelo injertado, ¿es permanente o puede caerse en el tiempo?

El pelo injertado crecerá para siempre sin ningún tipo de tratamiento adicional y no necesitará de cuidados especiales una vez pasado el periodo de recuperación. Se pueden utilizar todos los productos normales de la higiene capilar: champú, jabón, perfume, cremas hidratantes, etc.

Los trasplantes de cabello pueden ser la mejor opción cuando se habla de restauración capilar.

Los trasplantes de cabello pueden ser la mejor opción cuando se habla de restauración capilar.

El implante capilar consigue una redistribución de los folículos pilosos, mediante la introducción de pequeños injertos de las unidades foliculares necesarias, que están formadas por entre uno y cuatro cabellos creados de forma natural. El pelo injertado se consiguen del área posterior y/o lateral de la cabeza, a las que se llama zonas donantes, y después son colocados en las zonas alopécicas o calvas, las cuales se conocen como zonas receptoras.

Las áreas de la cabeza de las que se extrae el pelo injertado no están sujetas a la acción de la DHT o Dihidrotestosterona (la hormona responsable de la caída del pelo) por lo que tendrá una vida mucho más larga, casi permanente. Este cabello se cae y vuelve a nacer siguiendo las fases del ciclo folicular de cada pelo y con un aspecto totalmente natural.

Los expertos consideran que el pelo trasplantado es definitivo y que durará toda la vida. Sin embargo, también es cierto que al igual que los cabellos no trasplantados del resto de la cabeza, los folículos injertados siguen el ciclo normal del envejecimiento de la persona por lo que algunos de estos cabellos se pueden ir perdiendo con el paso de los años.

Pese a esto, la persona que se haya hecho un implante capilar no llegará en ningún momento a tener el grado de calvicie que tenía antes del microinjerto, en la mayoría de casos ni siquiera se percibe la caída a simple vista. Únicamente un pequeño porcentaje de los cabellos trasplantados se perderán por el envejecimiento, pero la dinámica de caída es totalmente razonable.

Información general sobre el cabello

La función más destacable del cabello, hoy en día, es su papel estético y de imagen personal en las relaciones sociales. Un pelo bonito, bien peinado y arreglado es un activo importante en la vida personal del ser humano y en su vida laboral, ya que eleva su autoestima contribuyendo a que la persona se sienta bien consigo misma. En la actualidad han perdido importancia las funciones que realiza el pelo en la protección del cuero cabelludo contra el daño físico, la pérdida de calor en invierno y las consecuencias de la radiación solar en verano, ya que existen otros medios para llevar a cabo esas funciones (gorras, pañuelos, cremas solares, etc).

Los resultados finales se comenzarán a ver a partir de los 10 meses, tras el injerto de pelo.

Los resultados finales se comenzarán a ver a partir de los 10 meses, tras el injerto capilar.

Se estima que el cuerpo humano puede llegar a tener varios millones de folículos pilosos, de los que solo entre 90.000 y 150.000 son los situados en la cabeza, siempre que no existan problemas de caída de cabello. El número de folículos pilosos del cuero cabelludo está asociado con el tipo y el color del pelo, de tal manera que las personas con mayor número de folículos son las que tienen el pelo rubio, las morenas tienen un poco menos, mientras que quienes tienen una menor cantidad suelen ser las personas de pelo pelirrojo.

El ciclo o fases de crecimiento del pelo

El crecimiento del pelo injertado tiene el mismo patrón que el resto del cabello. Este está definido y es cíclico, con una media de 0,5 cm cada mes. En concreto, el pelo tiene sus propias fases de crecimiento que son las siguientes:

  • Anágena o fase de crecimiento que dura de dos a ocho años.
  • Catágena o fase degeneración o transitoria, la cual dura de dos a cuatro semanas.
  • Telógena o fase de reposo que dura de dos a cuatro meses.

Durante la fase catágena el folículo se encuentra muy degradado, mientras que en la telógena el folículo descansa antes de volver al comienzo de una fase anágena con el crecimiento de un nuevo pelo que avanza progresivamente empujando al eje del pelo anterior que ya ha muerto.

El pelo injertado crecerá al mismo ritmo que el resto de los cabellos.

El pelo injertado crecerá al mismo ritmo que el resto de los cabellos.

Todos los días se produce este ciclo en una persona puesto que cada folículo tiene su propio ciclo que no tiene por qué coincidir con los demás pelos. Como mínimo entre 50 y 100 cabellos se caen cada día como consecuencia de su propio ciclo de crecimiento. Una cifra cercana al 10% del total de los folículos pilosos se encuentra al mismo tiempo en la fase telógena, siempre y cuando el cuero cabelludo esté sano y no se vea afectado por circunstancias que puedan provocar la caída del pelo.



¿Cuáles son los factores claves en el crecimiento del cabello?

Existen diversos factores que inciden directamente en el crecimiento y en la posible caída del pelo de una persona. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Las hormonas: Este es uno de los factores más importantes en el crecimiento del cabello y en la pérdida del mismo. Las hormonas andrógenas son factores muy relevantes de control en la vida del pelo. La testosterona, la hormona andrógena y su metabolito la DHT (dihidrotestosterona) son factores claves en el control de la caída.
  • La testosterona: Es un factor clave en el crecimiento de la barba, el vello axilar y público.
  • Presencia de DHT: Numerosos estudios relacionan la caída del pelo con la presencia de DHT, tanto en la caída de cabello masculino como el femenino.
  • Genes: Los genes son otro aspecto relevante en la calvicie de patrón clásico masculino, la llamada alopecia androgenética (AGA). La alopecia es el término médico para referirse a la pérdida del cabello y la llamada alopecia androgenética (AGA) es aquella que se presenta con mayor frecuencia en grupos familiares. Es una enfermedad hereditaria relacionada con uno o varios genes. Cuando se desarrolla la AGA suelen estar involucrados la testosterona, el DHT metabolito y diversos factores genéticos. Estos genes heredados provoca la pérdida de unidades foliculares ya que los hace extremadamente sensibles a la DHT, y esa excesiva sensibilidad provoca que los folículos pilosos dejen de producir cabello o producen únicamente en miniatura una “pelusa” o pelo demasiado fino. La cantidad de DHT del paciente no necesariamente tiene que ser mayor que lo normal para que la AGA se desarrolle sino que es la presencia del gen la que acelera este proceso de caída capilar. Tener un padre o un tío con AGA aumenta las probabilidades de padecer alopecia aunque no llegue a ocurrir en todos los casos. De cualquier forma, el pelo injertado no se ve afectado por este gen.

Más información sobre el crecimiento del pelo injertado en este vídeo:

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *