¿Cómo afecta la alopecia al pelo injertado?


Comentar
Publicado en Injerto capilar

¿Afecta la alopecia al pelo injertado? Esta es una de las preguntas más frecuentes entre las personas que desean someterse a un injerto de pelo. La respuesta a dicha cuestión es que no, en ningún caso el cabello injertado se verá afectado por la alopecia. Es más, la principal ventaja del trasplante capilar es que se trata de un tratamiento definitivo contra la caída del cabello.

La explicación de por qué la alopecia no afectará al pelo injertado tiene una base de origen científica: los cabellos trasplantados proceden de áreas de la cabeza en las que los folículos no están genéticamente preparados para que se caigan, sino que están programados para permanecer durante toda la vida.

Es decir, en las zonas occipital (nuca) y la lateral de la cabeza, el pelo de una persona es permanente, lo que quiere decir que no se ve afectado por la acción de la hormona DHT (Dihidrotestosterona), la causante de la pérdida del mismo. Esta es la razón por la cual los individuos que sufren alopecia, tienen menos pelo en la parte superior de la cabeza y en las entradas. Y también es lo que sustenta la afirmación de que, en circunstancias normales, el pelo injertado no se caerá cuando esté situado en la zona receptora.

¿Se cae el pelo injertado?

El pelo injertado está genéticamente programado para no caerse

El pelo injertado está genéticamente programado para no caerse.

Las técnicas de injerto capilar con las que se extraen las unidades foliculares (ya sea FUE o FUSS), cuidan todo el proceso para que los folículos pilosos se preparen y se trasladen a la zona receptora sin verse afectados. Por tanto, en todo momento, el procedimiento permite conservar las características genéticas del pelo injertado.

En líneas generales, la intervención de implante capilar consiste en extraer el pelo junto con su folículo piloso y con el tejido circundante, de forma que cada uno de los cabellos se cogen con la piel que los rodea, lo que permite la supervivencia de los mismos y el éxito del trasplante. Por ello, después de un injerto pelo trasplantado en ningún momento volverá a sufrir alopecia, puesto que en su nueva ubicación, el cabello retendrá la información genética de origen. Continuará creciendo con las mismas características que en su anterior posición y con un aspecto natural.

Por todo lo expuesto anteriormente, cabe subrayar que el nuevo cabello tendrá la misma vida útil que el de la zona de la que ha sido extraído, por lo que, salvo que surja alguna complicación, ese pelo no se cae.


¿Qué hacer si se pierde el cabello injertado?

Si después del injerto de pelo el paciente percibe que sigue perdiendo cabello, no debe preocuparse ni alarmarse, puesto que es algo que entra dentro de la normalidad. Así, es importante tener en cuenta que no es habitual que en los primeros días o semanas después de la intervención, el cabello trasplantado se caiga y se renueve fisiológicamente, como respuesta al trauma quirúrgico al que se ha sometido a esa zona durante la extracción, la preparación y el posterior injerto.

Supervivencia de los folículos

Si el tratamiento se practica de manera adecuada, por cirujanos especialistas y con experiencia, casi el cien por cien de las unidades foliculares que se trasplantan sobreviven tras la cirugía capilar. Se debe insistir en que el pelo que se cae después de la intervención, lo hace como resultado del trauma postquirúrgico.

Con el injerto de pelo ya no tendrás que esconder más tu alopecia

Con el injerto de pelo ya no tendrás que esconder más tu alopecia.

El paciente debe diferenciar entre la caída del cabello ocasionada por una alopecia (o por otras causas como el estrés o la mala alimentación) y el efluvio de pelo que se produce después de un trasplante capilar, y saber que lo segundo no es consecuencia de lo primero. Una vez supera una etapa prudencial de reposo, el pelo implantado se comportará siguiendo el ciclo folicular natural, en el que cada cabello se restaura y crece nuevamente.

El cabello también envejece

Por otro lado hay que dejar claro que, a pesar de que el pelo injertado no se vea afectado por la alopecia, sí que responderá al proceso natural de envejecimiento. De este modo, el trasplante no exime al cabello de verse afectado por el paso de la edad, de manera que al igual que el pelo que no ha sido injertado, este se irá perdiendo progresivamente conforme la persona vaya sumando años.

Es en este proceso natural de envejecimiento en el que algunos cabellos trasplantados acabarán por caerse, lo cual no debe ser visto como un fracaso del injerto capilar, sino consecuencia del inevitable paso del tiempo. No obstante, la ventaja es que esta caída no llegará a ser tan abundante como la anterior a la intervención, es decir, el paciente no se quedará calvo de nuevo, sino que perderá un pequeño porcentaje del pelo implantado, pasando a tener menor volumen. En ocasiones, la caída ni siquiera será perceptible al ojo humano.

¿Hay riesgo de rechazo?

El injerto de pelo es una redistribución sistemática y artística de numerosos folículos pilosos, llevada a cabo mediante la colocación de las unidades foliculares necesarias (formadas por grupos de uno, dos, tres y, en algunos casos, cuatro folículos pilosos). Estos folículos se preparan cuidadosamente con la ayuda de un microscopio de alta resolución y después son implantados en las zonas calvas o con poco pelo, que son conocidas como áreas receptoras. Al ser un autotrasplante, en el que el paciente actúa como su propio donante, las posibilidades de que se produzca un rechazo son inexistentes.

También conviene aclarar otra duda que muchos pacientes tienen al acudir a la primera consulta médica y que tiene que ver con la posibilidad de utilizar para el injerto capilar pelo de otras partes del cuerpo. La posibilidad existe, pero no es la alternativa más recomendable, puesto que el pelo injertado siempre crecerá con las características genéticas de origen, y teniendo en cuenta que tanto el ciclo de crecimiento como la calidad y aspecto del vello corporal son diferentes a las del pelo de la cabeza, el resultado final del trasplante podría no ser del todo natural ni estético.

En algunas pocas ocasiones, es necesario realizar un nuevo injerto de pelo

En algunas pocas ocasiones, es necesario realizar un nuevo injerto de pelo.

Por otro lado, en el caso de plantear utilizar el pelo de otra persona para hacer un injerto capilar, habría que decir que aunque técnicamente sea posible, es algo más que desaconsejado. Primero por la dificultad de encontrar a un donante cuyo pelo tenga unas características similares al del paciente, pero fundamentalmente porque el riesgo de rechazo sería tan elevado que nada garantizaría el éxito del mismo.

¿Puede ser necesario un nuevo injerto?

Como ya se ha dicho, el pelo trasplantado es permanente ya que las áreas donantes están programadas desde el punto de vista genético para la conservar ese pelo. En relación con esto, sí que cabe explicar que para conseguir el resultado buscado a largo plazo, es de vital importancia haber tenido en cuenta la cantidad de pelo que podrá perder el paciente en el futuro en la zona receptora, sobre todo cuando la calvicie no ha llegado a su fase más extensa en el individuo.

El cirujano capilar debe ser capaz de prever esta situación a la hora de calcular el número de folículos que va a implantar en el área afectada por la alopecia. Si no se implantan las unidades exactas, considerando también la cantidad de pelo que se va a perder en el futuro, puede suceder que con el paso de los años el resultado sea antiestético.

Dado que la alopecia seguirá actuando sobre los cabellos que aún quedaban en la zona receptora, si el injerto no se hace bien, pueden aparecer áreas despobladas. Si esto sucede, habrá que volver a consultar con el especialista para valorar la posibilidad de someterse a una nueva cirugía que corrija dicho desajuste.

Si quieres más información sobre cómo afecta la alopecia al pelo injertado, puedes ver este vídeo de BonoMédico:



  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *