Mastopexia y lactancia materna


Comentar
Publicado en Mamoplastia

La mastopexia es una cirugía que sirve para elevar el pecho y dar al mismo una forma más estética. Se trata de un tipo de intervención quirúrgica muy demandada, sobre todo, por mujeres que han tenido varios embarazos y han dado de mamar a sus bebés. La relación entre mastopexia y lactancia materna se establece desde varios puntos de vista.

En primer lugar, como se ha dicho, la mayor parte de las mujeres que desean una elevación de pecho lo hacen después de haber pasado por varios embarazos y periodos de lactancia, lo que suele provocar un aumento del volumen mamario y un estiramiento brusco en la piel a causa de la proliferación glandular, todo ello hace que los senos se dañen y bajen de nivel.

Motivos para una mastopexia

mastopexia y lactancia materna

Son varios los factores que influyen en la relación entre mastopexia y lactancia materna.

Así, muchas pacientes se someten a una mastopexia para mejorar su pecho después de esta etapa de su vida. No obstante, los senos también se pueden estropear y quedar caídos por otros motivos:

  • Pérdidas de peso importantes: Esto puede afectar a las glándulas mamarias, dando lugar a la sensación de un pecho vacío con una piel distendida.
  • Alteraciones de sujeción del pecho: La estructura pectoral es débil y si no se sujeta bien, con el tiempo se descuelga. Por ello, las mujeres que no usan sujetador con frecuencia tendrán más probabilidades de tener un pecho caído.
  • La práctica de algunos deportes: Con el deporte se tensa mucho la piel, y cuanto más abultan los músculos bajo esta más se tensa. Pero esto no ocurre en los senos, ya que esta parte del cuerpo carece de músculos. Por ello, cuando en las personas realizan mucha actividad física, el pecho padece un plus de estrés como resultado del esfuerzo y los movimientos bruscos. De hecho, cuanto más fuerte sea la actividad física, mayor es la sujeción que se necesita en el pecho, de ahí que existan los sujetadores deportivos.
  • Fumar, tomar medicamentos o sufrir patologías congénitas: Todo esto también afecta a la caída de senos. Sobre todo el tabaco, que empeora la piel en general al igual que lo hacen los corticosteroides, que producen una gran atrofia cutánea y la rotura de las estructuras colágenas, haciendo que los ligamentos que sostienen las mamas se debiliten.

Mastopexia y lactancia, ¿antes o después?

La mayoría de los cirujanos coinciden en recomendar una elevación de pecho a las pacientes que han tenido algún embarazo y que han dado de mamar al bebé. La mastopexia se aconseja después del último embarazo y de haber finalizado la lactancia.

mastopexia y lactancia materna

Lo aconsejable es hacer la mastopexia después del último embarazo y lactancia.

Por tanto, es mejor no hacerse esta intervención antes de tener un bebé o tener que dar de mamar. La explicación es la siguiente:

  • El pecho que se habría quedado estéticamente muy bien gracias a la intervención, podría volver a descolgarse con un nuevo embarazo y posterior lactancia.
  • La mastopexia no suele producir problemas en la lactancia, si no se cortan los conductos los conductos galactóforos o no se separa completamente el pezón y areola, al igual que la reducción en un principio. No obstante, hay casos en los que sí que afecta al tocar nervios y vasos intercostales, lo que podría producir problemas en algunas ocasiones.

Por estos motivos, si la paciente desea tener más hijos se le suele aconsejar que se realice la mastopexia cuando termine el último embarazo pues el buen resultado de la operación primera podría verse afectado por un nuevo periodo de gestación.

¿Cómo afecta la mamoplastia a la lactancia?

Cualquier cirugía en las mamas puede, de algún modo, afectar a las terminaciones nerviosas y conductos de la leche, lo que afectaría a la capacidad de lactancia de la mujer, haciéndola difícil o imposible. No obstante, este riesgo depende en parte de lo siguiente:

  • El tipo de cirugía.
  • La habilidad del cirujano.
  • La anatomía particular de cada paciente.

En el caso de la mastopexia, puede dificultar o impedir la lactancia en el futuro. En cambio, la cirugía de aumento de pecho no afecta para nada a la capacidad de lactancia de la mujer, ya que a no ser que exista un problema durante la intervención, o que el pezón se tenga que someter a una extensa reconstrucción o posicionamiento (que hará que se dañe), no hay razón que afecte a esto. Por otro lado, sí es cierto que si los implantes se colocan a través de la areola, se aumenta la posibilidad de dañar los conductos de la leche.

mastopexia y lactancia materna

En algunos casos la cirugía de mastopexia puede dificultar la futura lactancia materna.

Por otro lado, en el caso de la cirugía de reducción de senos, sí hay más problemas para dar de mamar después. Puesto que al disminuir el tamaño del pecho, se puede eliminar parte de los tejidos en el momento de reformar el pecho de forma equilibrada.

Además, también puede que se elimine el pezón o que se cambie de posición, haciendo que se rompan las glándulas y afectando a la capacidad de producir leche o reduciendo la producción de la misma. En estos casos, este tipo de cirugía se debería realizar después de que la mujer tuviera su último embarazo, para que evitar estos riesgos.

¿Cuándo realizar la mastopexia?

La mejor opción es realizar esta cirugía cuando la persona haya tenido varios hijos, o cuando el proceso evolutivo de la mama aporte como resultado un pecho caído que se quiera mejorar. Además de por la posible pérdida de capacidad de lactancia tras la mastopexia, hay otros motivos que pueden hacer desaconsejable esta operación.



Así, es importante valorar si en el futuro los senos van a estar sometidos a factores que pueden hacer que estos vuelvan a caer de nuevo, tras la intervención. Los cambios bruscos de peso, embarazos posteriores, etc., pueden afectar negativamente.

Para ser candidata a una mastopexia, la mujer tiene que tener el pecho caído más allá de lo que se considera normal. Esto, en ocasiones, no es fácil de determinar, aunque los cirujanos tienen distintos métodos para hacerlo:

  • La areola y el pezón están debajo del surco submamario o inframamario.
  • La distancia del punto medio esternal es mayor a 20 cm en una paciente con talla media.

Cuando se da alguno de estos dos criterios, el cirujano se suele decantar por la realización de la mastopexia. Pero en este tipo de cirugía se elegirá una u otra técnica, dependiendo del grado de descenso de la mama caída, pues si es poca bastará con hacer una mastopexia periareolar, si es media o mucha la ptosis mamaria se podrá decantar por periareolar con cicatriz vertical, mastopexia total o en forma de ‘T’.

¿La mastopexia dejará el pecho elevado si se hace tras la lactancia del último hijo?

Ningún cirujano puede garantizar que los resultados de la mastopexia durarán toda la vida, a pesar de practicar la operación después de la lactancia del último hijo. Esto es así porque hay otros factores que podrán influir sobre una recaída del mismo, entre ellos, no seguir los cuidados y recomendaciones indicadas por el especialista, volver a cambiar de peso de forma brusca, etc.

mastopexia y lactancia materna

La elevación de pecho o mastopexia se aconseja cuando la mujer tiene el pecho caído.

Aún así, lo normal es que si la cirugía de mastopexia se hace bien y la persona sigue las indicaciones de su médico el pecho no vuelva a caer, y en todo caso, si la caída posterior caída de los senos será muy pequeña, sobre todo si la elevación va combinada con un aumento de pecho, ya que las prótesis sujetan la glándula. No obstante, esta piel puede ceder algo, haciendo necesario un reajuste del pecho con anestesia local.

Dicho esto, hay que señalar también que si se realiza la mastopexia con un aumento, también puede ser necesaria otra intervención por motivos relacionados con la prótesis, como por ejemplo una rotura. Aún así, en la actualidad esto es prácticamente imposible que suceda pues los implantes utilizados son de calidad.

¿Cómo cuidar el pecho tras el embarazo?

Durante todo este artículo se ha tratado la relación entre la elevación de pecho y lactancia materna, ¿cómo afecta la una a la otra? ¿Cuándo es mejor hacer la elevación de pecho?, etc… pues a por último se pueden exponer una serie de consejos para cuidar lo mejor posible el pecho e intentar evitar su caída, sin necesidad de recurrir a una cirugía.

Así, para conservar un pecho bonito existen ejercicios específicos para pectorales que se pueden hacer antes del embarazo, esto ayuda a conservar bien los senos después de la gestación y la lactancia. Mantener un peso adecuado y el utilizar el sujetador idóneo en cada etapa del embarazo, contribuyen igualmente a cumplir con este objetivo.

Ejercicio físico

En lo referente al ejercicio en la zona pectoral, señalar que es importante para las madres embarazadas y para todas las mujeres que quieran tener un pecho bonito, ya que cuanto mayor sea el volumen de los senos mayor será la probabilidad de que caigan.

El cirujano explicará cómo puede afectar la mastopexia a la lactancia materna.

El cirujano explicará cómo puede afectar la mastopexia a la lactancia materna.

Por otra parte, y como se apuntó antes, un buen sujetador evitará la pérdida de la tonicidad de la zona del pecho si va acompañado de otros cuidados específicos y se hace desde el primer momento del embarazo. Además, no engordar mucho durante el embarazo (entre 10 y 13 kilos) evitará que los tejidos estiren demasiado perdiendo elasticidad y que esto afecte a senos y escote.

Asimismo habrá que combinar la elección de un sujetador adecuado con la realización de ejercicios físicos regulares y suaves durante el embarazo, como la natación o el pilates, para que se fortalezcan mejor los pectorales mayores y menores. Además de estos, se podrán hacer pequeños ejercicios en casa que ayuden a fortalecer esta zona.

Finalmente, las duchas de agua caliente y agua fría en el escote ayudarán a mejorar el aspecto de la piel de esta zona, así como una buena alimentación y utilizar cremas especiales para esta parte del cuerpo. La mujer que haga esto, lleve a cabo una buena higiene corporal y evite toxinas como el tabaco, tendrá unos senos en mejor estado, pudiendo en algunos casos no tener que recurrir a cirugías de mamas como la mastopexia.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *