Mastopexia con reducción


Comentar
Publicado en Mamoplastia

En una mastopexia con reducción, el cirujano deberá practicar un tipo de intervención quirúrgica que requiere mejorar dos aspectos:

  • Unas mamas excesivamente caídas, motivo por el cual se realizará la mastopexia o elevación de pecho.
  • Unos senos muy voluminosos que, además de afectar a la espalda de la paciente, cuentan con el suficiente peso como para estar caídos.

El contorno corporal mejora cuando se realiza una operación de este tipo que reduce y eleva las mamas.

Se realizará una mastopexia con reducción de pecho en mujeres con ptosis mamaria y senos voluminosos.

Se realizará una mastopexia con reducción de pecho en mujeres con ptosis mamaria y senos voluminosos.

A lo largo de este artículo se abordarán tanto la cirugía de mastopexia con reducción de senos como la de mastopexia con reducción de areola.

Mastopexia con reducción de senos

El cirujano utilizará anestesia general para poder operar y elevar el pecho caído, recolocándolo y dándole la forma adecuada. También situará el pezón y la areola en una posición óptima. Y examinará cómo se encuentra la paciente, con motivo del exceso de mamas, para determinar su situación e intentar que no queden muchas cicatrices. Con el tiempo, estas se verán menos y dependerán de la cantidad de piel que haya que eliminar para que el pecho deje de estar flácido y adopte la forma correcta.

Por la razón anterior, se modifican el volumen y la posición de la mama. Y la piel sobrante que está muy estirada y se extiende desde la areola en dirección al cuello, será eliminada. Después, se eleva la posición de la areola y el pezón y así la piel de los senos y el surco submamario no entran en contacto o lo hacen mínimamente. Lo que sí es cierto es que las cicatrices tras una mastopexia son de mayor longitud que las de una mamoplastia, aunque el cirujano intentará siempre que el número de estas se reduzca todo lo posible.

Mastopexia con reducción de areola

Por lo general, como hemos podido comprobar antes, la mastopexia y la reducción de pechos se suelen realizar al mismo tiempo. Pero también se puede hacer otro tipo de operación cuando:

  • La areola no se redujo en una cirugía previa.
  • Se dejó más grande de lo debido por una mala praxis.

En estas situaciones, distinguimos los motivos por los que se realiza esta intervención:

  • Porque las areolas están muy dilatadas debido al embarazo o a motivos congénitos.
  • Las areolas se ensanchan o dilatan después de una cirugía mamaria.

En el primer caso, cuando las areolas están muy dilatadas, la mama también está muy desarrollada. Por ello, el cirujano abordará la intervención reduciendo la mama y la areola al mismo tiempo. De esta manera, se consigue disminuir el tamaño de la piel pigmentada que hay alrededor del pezón.

La reducción practicada en una mastopexia puede ser de pecho, aunque también de areola únicamente.

La reducción practicada en una mastopexia puede ser de pecho, aunque también de areola únicamente.

¿Puede combinarse con otra operación?

La reducción de areola se puede hacer al mismo tiempo que la mastopexia o de forma aislada. Si se hace de manera conjunta, se utilizará anestesia general. Si solo se realiza la reducción de areola, se necesitará únicamente anestesia local.

Pero también se puede hacer al mismo tiempo que la reducción de mamas con una sola incisión, y así se podrá:

  • Reducir el tamaño de la areola.
  • Levantar y recolocar el pezón.
  • Reducir el tamaño de la mama.
  • Recolocarla sin desprender la areola del tejido, simplemente haciendo un único corte.

Este tipo de operación en la que solo se reduce el tamaño de la areola está indicada tanto para hombres con mamas muy grandes como para mujeres.

Que las areolas se ensanchen o dilaten por una cirugía mamaria puede suceder cuando un cirujano plástico sin la experiencia ni la preparación adecuadas realiza una mastopexia y, como consecuencia de la misma, las areolas quedan en mal estado. Para que esto no ocurra, durante la mastopexia se debería hacer una sutura circular en la dermis con material no reabsorbible. De este modo se evitará que la areola se ensanche más. Pero si se hubiera producido el ensanchamiento de la areola, se eliminará la piel que sobre. En realidad, esta reducción de la areola es muy sencilla siempre que la sutura se haga de forma adecuada y circular para evitar de nuevo un ensanchamiento.

¿Qué otros problemas puede solucionar la mastopexia con reducción de areola?

Por otra parte, hay que señalar -además de los problemas de areola hasta ahora mencionados- que existen otras alteraciones que se pueden solucionar al realizar esta cirugía de elevación mamaria, tales como:

Distintas anomalías pueden corregirse a través de una intervención quirúrgica de estas características.

Distintas anomalías pueden corregirse a través de una intervención quirúrgica de estas características.

Reducir el pezón

En el caso de hombres o mujeres con pezones muy grandes que llamen la atención, el cirujano que practique la elevación mamaria puede aprovechar que está haciendo esta cirugía para mejorar el tamaño de los pezones hipertróficos sin que su sensibilidad se vea afectada.

Reconstruir el pezón

Si la persona no tiene el pezón en buenas condiciones por un accidente o por algún cáncer de mama que provocó su extirpación, existen muchas técnicas para solucionar este problema utilizando piel de dicha zona.



Solucionar un pezón invertido

Además de realizar una mastopexia, se puede arreglar un pezón invertido fruto de una alteración en su desarrollo. Esto ocurre cuando el pezón tiene fibras de tejido conectivo que hacen que se quede dentro y no pueda desarrollarse hacia fuera. Para arreglar este problema, se liberarán las fibras que afecten a su desarrollo y se hará una sutura externa que lo fije en una nueva posición.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor José Alberto Fernández Álvarez

  • El Dr. José Alberto Fernández Álvarez es licenciado en Medicina y Máster en Investigación Biomédica por la Universidad de Sevilla. Realizó su periodo formativo en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.
  • Web
  •  

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *