Recuperar el pelo


Comentar
Publicado en Alopecia

Aunque algunos tipos de calvicie denotan que algo en el organismo no funciona bien, la mayoría de las alopecias responden a un problema estético de no fácil solución. Las personas afectadas por la falta de pelo, hombres y mujeres (aunque estas últimas en mucha menos proporción que ellos) se someten a este tipo de tratamientos para recuperar el pelo, en busca de una solución definitiva a su problema.

La idea de que la falta de cabello es un problema para el hombre se remonta a la antigüedad. Afecta a las personas desde la época romana, cuando los varones no querían que nadie se diera cuenta de su calvicie, porque el cabello simbolizaba:

  • Poder.
  • Juventud.
  • Fuerza.
  • Masculinidad.
  • Belleza.

Desde entonces y hasta ahora, ha pasado mucho tiempo y han surgido muchas y diferentes formas de luchar contra la calvicie.

Estos tratamientos han ido apareciendo a lo largo de los años. En 1940 surgen los primeros estudios en los que se conoce que algunos tipos de calvicie eran fruto de la herencia u hormonas. Diez años después se realiza el primer tratamiento de trasplante capilar en Nueva York.

La preocupación de los hombres por la calvicie y por recuperar el pelo se remontan a la época romana.

La preocupación de los hombres por la calvicie y por recuperar el pelo se remontan a la época romana.

Pero la cosa no queda aquí, pues en 1988 se aprueba el uso del Minoxidil con el fin de parar la caída capilar y estimular el crecimiento del cabello (un medicamento que se comercializa con el nombre de Rogaine, y que funciona algo en hombres y responde muy bien en mujeres).

Ya en los años 90 nos encontramos con los esprays que ayudan a disimular calvas coloreándolas, y con personalidades del cine y el deporte que se rapan al completo la cabeza, para disimular la pérdida de pelo.

Más tarde, en 1997 se puede utilizar la Finasterida, otro fármaco contra la calvicie que frena la caída del cabello. Y ya en el año 2007 se aprueba el uso del láser para frenar la alopecia y recuperar el cabello.

¿Qué técnicas son las más empleadas para recuperar el pelo?

Cada vez surgen nuevos métodos y técnicas que intentan acabar con alguno de los tipos de alopecias existentes. Pero de todos ellos, los más empleados son los siguientes.

Terapias láser contra la calvicie

El uso de los haces de luz de alta caída hace que las mitocondrias de los folículos capilares se reactiven e incrementen la cantidad de sangre que el cuerpo envía a estos folículos. Hay muchos tipos de terapias láser contra la calvicie.

Son muchos los pacientes que recurren a la tecnología láser para intentar acabar con un problema de alopecia, con resultados muy buenos y con escasos efectos adversos.

Además, el láser cuenta con una gran ventaja: su efecto antiinflamatorio. Esto facilita la recuperación de los daños en el cuero cabelludo. También sirve para mejorar la cicatrización y reducir la cantidad de cabellos terminales, lo que hace que el resto de pelos cojan más fuerza.


Tratamiento con células madre

Con este tratamiento se intentaría frenar la caída del cabello cuando esta se produce porque las células que tienen que regenerarlo pierden su suministro de sangre (nutrientes y oxígeno).

Así el método se basaría en extraer las células madre del paciente, localizadas en los folículos más resistente a la acción de los andrógenos e introducirlos en las zonas con calvicie para que se generasen nuevos folículos.



Clonación capilar

El método más demandado y efectivo para recuperar el cabello es el injerto capilar, pero no es el único.

El método más demandado y efectivo para recuperar el cabello es el injerto capilar, pero no es el único.

Es un método que se encuentra en fase de estudio. Consistiría en cultivar los folículos pilosos en un laboratorio, junto con las células sanas, con el fin de crear un cabello sano. Luego, este se implantaría en la cabeza del paciente, por lo que debería ayudar a recuperar el cabello.

Masajes

Este método nunca pasa de moda y consiste en estirar las células capilares para aumentar el grosor de cada pelo. Algunas clínicas realizan este método y tras 24 días de masajes consiguen un pelo de más grosor. Pero tiene un inconveniente y es que deben tener cuidado al estirar mucho las células capilares pues esto puede hacer que muchos mechones se arranquen y se pierda masa capilar.

Medicamentos contra la calvicie

Además del uso de minoxidil para determinadas alopecias se están investigando otros medicamentos contra la calvicie. Concretamente los nuevos estudios son sobre alopecia areata (una que afecta al 2% de la población total) y que hace que el sistema inmunitario se vuelva loco y ataque a los folículos pilosos.

Normalmente, antes de acudir a otros tratamientos, los pacientes tratan de recuperar el pelo con medicamentos contra la calvicie como el minoxidil o la finasterida.

En este sentido, se están realizando investigaciones con un medicamento: Ruxolitinib. Con él, se ha conseguido que les vuelva a crecer el pelo a pacientes con artritis reumatoide (enfermedad autoinmune) en solo tres meses. Pero aún queda mucho para que se apruebe el uso de este fármaco, un método prometedor según parece.

Cirugía capilar

Es hoy por hoy el método que mejores garantías contra la calvicie ofrece. Entre los injertos capilares que existen y los profesionales que los realizan, los mejores se pueden encontrar en BonoMédico, pues están acreditados para ello, cuentan con experiencia y con el instrumental más avanzado para realizar estas técnicas.

Tipos de injerto capilar

Hay dos formas de realizar un injerto capilar:

  • Con la técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery o técnica de la tira).
  • Con el método FUE (Follicular Unit Extraction o extracción individul de folículos).
Las células madre, la clonación capilar, el láser y algunos medicamentos, pueden ayudar a recuperar el pelo.

Las células madre, la clonación capilar, el láser y medicamentos, pueden ayudar a recuperar el pelo.

La forma de realizar el trasplante capilar es diferente según la técnica que se utiliza. Así, en el caso del método FUSS, este se hace extrayendo los pelos de la zona donante mediante una fina banda de piel que albergue cabello de entre 15 y 20 cm de longitud por 1 cm de ancho.

La extracción se realiza de la parte posterior o lateral de la cabeza y precisa de una sutura. Después de quitar los puntos a los 12-14 días, queda una cicatriz tan pequeña que no se percibe y que queda oculta gracias al cabello colindante (de 1 cm).

Por su parte, la técnica FUE es la técnica de trasplante capilar más avanzada para recuperar el pelo. Con ella se extraen de forma individual los folículos de la zona donante. Y sin necesidad de puntos ni dejando cicatrices lineales. Dichas unidades foliculares (de 1, 2, 3 o 4 pelos) se obtienen con las estructuras perifoliculares y se implantan en la zona receptora.

¿Qué técnica es mejor?

En general, la técnica FUE cuenta con más opiniones favorables, pero ambos procedimientos son igual de satisfactorios. De cualquier forma, cada método se utiliza para un tipo de paciente, según:

La cirugía capilar es, actualmente, el único método para acabar con la calvicie de forma definitiva. Los resultados son positivos tanto con la técnica FUE como con la FUSS.

Con la técnica FUSS se atiende a personas que cuentan con amplias zonas de alopecias, pues:

En cambio, la técnica FUE se aconseja para personas que:

  • Quieren llevar el pelo muy corto y que no se vea ninguna cicatriz o marca.
  • La pérdida de cabello esté limitada y controlada.
  • La alopecia sea cicatricial y de escasa extensión.
  • Personas con zonas donantes iniciales de poca densidad.
    En el caso del implante capilar, existen distintas técnicas que ayudan a recuperar el pelo.

    En el caso del implante capilar, existen distintas técnicas que ayudan a recuperar el pelo.

  • Pacientes que han tenido otros trasplantes capilares y quiere disimular las cicatrices dejadas por estos.

Cualquiera de estos dos métodos es bueno para ayudar a recuperar el pelo. Lo único que diferencia uno de otro es el modo de extraer los folículos de la zona donante. No obstante, son iguales en su fase de preparación e implantación.

Además el resultado final es igual en ambos casos. Eso sí, en él influirá mucho el profesional que lo lleve a cabo, pues de su destreza dependerá el que quede un resultado natural. Este será el que elija una técnica u otra en función de las necesidades y deseos del paciente.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por
    Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *