Alopecia areata y alopecia difusa


Comentar
Publicado en Alopecia

Alopecia areata y alopecia difusa son dos tipos de pérdida de cabello causados por motivos distintos. A lo largo de este artículo, veremos las características de ambas alopecias para conocer cuáles son sus diferencias.

Alopecia areata

El término alopecia hace referencia a la pérdida de cabello fuera de lo normal y que también significa calvicie.

Existen muchos tipos de alopecias que se manifiestan de distinta forma y que responden a causas también diferentes.

De este modo, la alopecia areata se caracteriza por la pérdida de cabello que deja parches redondos y que puede, incluso, llevar a la pérdida total del cabello.

¿Por qué se produce la alopecia areata?

La alopecia areata se distingue por la aparición de parches, pudiendo derivar en una completa caída capilar.

La alopecia areata se distingue por la aparición de parches, pudiendo derivar en una completa caída capilar.

Algunos científicos creen que este tipo de alopecia se produce como una inadecuada respuesta del organismo ante alguna enfermedad. De tal forma, que el cuerpo actúa erróneamente atacando tejido corporal sano.

En otros casos, quienes padecen alopecia areata cuentan con antecedentes familiares de alopecia.

La alopecia areata puede afectar a hombres, mujeres y niños y puede manifestarse tras algún suceso:

  • Traumatismo.
  • Enfermedad.
  • Embarazo.
  • Virus.
  • Elementos del medio ambiente.

Por tanto, es una alopecia asociada a una enfermedad autoinmunitaria en la que las personas con predisposición genética a ella la desarrollan. De tal modo, que su sistema inmunitario ataca a los folículos pilosos.

A veces el pelo crecerá de nuevo pero también podrá volver a caerse. Cada persona sufre esta enfermedad de distinta forma. Es decir, habrá algunas que pierdan todo el pelo y lo recuperen al completo.


¿Cuáles son los síntomas de la alopecia areata?

El primero y único síntoma es la pérdida de cabello, pero también puede experimentarse una sensación de picor o ardor.

En la alopecia areata, la alteración capilar comienza con la aparición de 1 o 2 parches que se manifiestan tras la pérdida de cabello, normalmente en el cuero cabelludo.

No obstante, en otras ocasiones se pierde pelo en zonas como:

  • Cejas.
  • Brazos o piernas.
  • Vello púbico.
  • Barba.

La forma de los típicos parches de la alopecia areata es redonda y lisa y, a veces, tienen color de melocotón.

Cuando produce calvicie total en mujeres u hombres, suelen pasar seis meses desde que se iniciaron los síntomas.

¿Cómo detectar la alopecia areata?

El médico será el encargado de hacerlo a través de pruebas y exámenes físicos del paciente y prestando especial atención a las áreas de pelo perdidas.

En este sentido, la detección de la alopecia areata puede necesitar una biopsia del cuero cabelludo y un análisis de sangre para encontrar el origen de esta enfermedad en afecciones autoinmunitarias o problemas de tiroides.

¿Cómo se trata la alopecia areata?

El tratamiento dependerá de los resultados de las pruebas que se le realice a la persona con esta afección y del tipo de pérdida de cabello. Si esta pérdida no es generalizada el pelo volverá a crecer pasados unos meses y sin necesidad de tratamiento.

Pero si la pérdida de cabello es más grave no es seguro que el tratamiento dé los resultados esperados.



En resumen, no hay una cura para la alopecia areata ni medicamentos específicos para tratarla, aunque el médico pueda usar fármacos empleados para el tratamiento de otras enfermedades.

Por lo general, se suele utilizar los siguientes tratamientos:

  • Terapia con luz ultravioleta.
  • Fármacos para la piel.
  • Inyección de esteroides bajo la superficie de la piel.
Tanto la areata como la alopecia difusa suelen encontrar solución al desaparecer el motivo que las provocó.

Tanto la areata como la alopecia difusa suelen encontrar solución al desaparecer el motivo que las provocó.

Algunas personas con alopecia areata deciden ocultarla usando pelucas.

¿Qué pronóstico tiene la alopecia areata?

Como hemos visto, la mejoría de los síntomas de esta enfermedad dependerá de cada paciente y cada caso en concreto. Lo más normal es que la persona afectada recupere todo su pelo. No obstante, hay otras personas que no tienen tanta suerte porque:

  • Padecieron muy pronto esta enfermedad.
  • Cuentan con problemas de piel como eccema.
  • La pérdida del cabello del cuero cabelludo o vello corporal es completa.

Alopecia difusa

Este tipo de alopecia también provoca caída del cabello como la anterior pero es considerada menos grave que esta y que otras como:

Como su nombre indica es difusa porque no tiene un orden lógico y afecta a la persona en muy poco tiempo, pero sin manifestarse en forma de parches redondos como la areata.

Hay casos más graves de alopecia difusa en los que la persona pierde el cabello al completo, pero no es lo habitual en este tipo de alopecia.

Lo que suele ocurrir en la alopecia difusa es que el paciente experimente una fase en la que pierda mucho pelo de forma inesperada.

Esta etapa de abundante pérdida se denomina effluvium y se extiende por todo el cuello cabelludo, no solo en zonas determinadas como la alopecia areata.

¿Por qué se produce la alopecia difusa?

Esta enfermedad puede producirse por distintas causas que aunque vengan provocadas por patologías que no afectan de forma directa al pelo sí tengan síntomas que empeoren la salud de los folículos pilosos haciendo que el cabello se caiga. Lo positivo de esta alopecia es que tiene solución siempre y cuando se averigüe qué enfermedad la causa y se trate esta.

La alopecia difusa puede estar provocada por:

  • Neumonía.
  • Sífilis.
  • Tratamientos como quimioterapia o radioterapia.
  • Tiroides.
  • Diabetes.
  • Enfermedades intestinales crónicas: enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, etc.
  • Alteraciones hormonales fuertes, como dejar de tomar la píldora o quedarse embarazada.
  • Estrés.
  • Trastornos alimenticios graves. Por ejemplo, bulimia o anorexia.

También puede darse el caso de que la persona que sufra alopecia difusa, cuente con algún familiar que la haya sufrido antes. Por tanto, la alopecia difusa puede tener un componente genético.

Detrás de la alopecia difusa puede haber más un desorden metabólico que un problema de piel, tal y como hemos señalado antes.

¿Cuáles son los síntomas de la alopecia difusa?

Los síntomas más comunes en este tipo de alopecia son las pérdidas de cabello pero sin estar asociadas a signos de:

  • Irritación.
  • Descamación.
  • Inflamación.

Además, una vez que ha desaparecido la causa de esta alopecia, el paciente puede seguir perdiendo pelo durante 3 y 4 meses.

Hay determinados casos en los que la alopecia difusa responde a los factores hereditarios de la persona.

Hay determinados casos en los que la alopecia difusa responde a los factores hereditarios de la persona.

¿Cómo detectar la alopecia difusa?

La persona con alopecia difusa deberá acudir al médico especialista en Dermatología o Cirugía Capilar. Este la examinará y realizará las pruebas necesarias para poder detectarla. Generalmente serán análisis de sangre para estudiar el estado de su sistema inmunitario y endocrino.

¿Cómo se trata la alopecia difusa?

Cuando el médico determina que se trata de alopecia difusa y conoce las causas, establecerá el tratamiento mejor para cada caso ajustando los medicamentos que precise el paciente, mejorando sus hábitos alimenticios y aconsejándole las sustancias que debe evitar.

Como es una alopecia reversible, lo mejor sería prevenirla estimulando el crecimiento del cabello para favorecer su desarrollo e impedir su caída. Esto podría hacerse con láser de baja potencia para estimular la circulación sanguínea entre otros.

Pero sin lugar a dudas las mejor forma de tratar la alopecia difusa es acabar con la enfermedad o causa que la produzca.

¿Qué pronóstico tiene la alopecia difusa?

Normalmente, el pronóstico de este tipo de alopecia suele ser bueno. Cuando la causa de la caída de cabello es detectada y tratada, este debe volver a crecer. Aunque, en determinados casos como los de calvicie avanzada, puede que este crecimiento del cabello no se manifieste de forma total.

En la mayoría de los casos, la alopecia difusa suele ser temporal y afecta a las personas el tiempo que se encuentran enfermas.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por
    Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *