Alopecia nerviosa


Comentar
Publicado en Alopecia

El pelo es parte del cuerpo humano y está mejor si nuestro organismo se encuentra con plenitud de salud y equilibrado. Por eso, cuando nos alteramos debido a un estado de ánimo bajo producido por el estrés o la ansiedad, el cabello puede verse gravemente afectado produciéndose una alopecia nerviosa. A lo largo de este artículo se explicarán sus síntomas y posibles tratamientos.

¿Qué es la alopecia nerviosa?

Se denomina alopecia nerviosa a la pérdida capilar asociada a cuadros de:

La salud y fortaleza del cabello puede verse afectada por el estrés y la ansiedad.

La salud y fortaleza del cabello puede verse afectada por el estrés y la ansiedad.

  • Tensión excesiva.
  • Ansiedad.
  • Estrés.

En la mayor parte de los casos, se presenta en aquellas personas con episodios de ansiedad. No obstante, podría aparecer en cualquier individuo. En este sentido, la cantidad de situaciones de alopecia nerviosa se ha visto incrementada durante los últimos años. Especialmente creciente ha sido el número de casos relacionados con el estrés debido a, por ejemplo:

  • Disputas familiares.
  • Problemas económicos.
  • Complicaciones de salud.

Al perderse el cabello de forma dispersa, la alopecia nerviosa es una alteración muy particular. Además, la caída se produce en muy poco tiempo: semana o semana y media. A diferencia de la alopecia areata, el pelo se pierde de un modo circular y progresivo. Por su parte, en la alopecia androgénica, el pelo va teniendo menos fuerza y cayendo con el transcurso del tiempo.

Causas de la alopecia nerviosa

Cuando la caída del cabello es por ansiedad, estrés o depresión se considera un tipo concreto de calvicie, denominada alopecia nerviosa. Este problema es diferente al que está causado por mala alimentación, predisposición genética, falta de vitaminas o hierro, etc.

Los motivos más habituales que originan esta alopecia nerviosa son la ansiedad y el estrés.

La alopecia nerviosa es una reacción del cuerpo ante una fuerte sensación de ansiedad que hace que el pelo se caiga de forma temporal. Aunque no es definitiva, pueden sufrirla algunas mujeres durante unos meses, hasta que hayan superado el problema que la originó y el cabello vuelva a crecer.

La alopecia nerviosa deriva en una pérdida del cabello rápida y temporal, provocada por un episodio de especial estrés o ansiedad.

No hay que confundir esta alopecia con la alopecia areata, más relacionada con una enfermedad autoinmune y que se trata con ciertos productos tópicos para que el pelo crezca de nuevo.

¿Cómo se diagnostica la alopecia nerviosa?

El médico deberá diagnosticar la alopecia nerviosa realizando pruebas y preguntas al paciente. Así podrá descartar que la caída de pelo esté causada por otro tipo de alopecias, como:

  • La androgenética.
  • La areata.
La alopecia nerviosa afecta tanto a hombres como a mujeres, de todas las edades.

La alopecia nerviosa afecta tanto a hombres como a mujeres, de todas las edades.

Así, conocer estos tipos de alopecias servirá para descartar que la falta de pelo sea por alguna de ellas, pues:

  • La alopecia androgenética se caracteriza porque se pierde pelo poco a poco volviéndose más pequeño y débil con el tiempo.
  • La alopecia areata tiene un factor genético, que se hereda, y que se caracteriza por la aparición de pequeñas calvitas redondas que pueden formar grandes placas.
  • Asimismo, existe otro tipo de calvicie conocida como alopecia seborreica originada por un tipo de dermatitis o enfermedad en la piel que afecta al cuero cabelludo y provoca la caída del pelo.

Pero la alopecia nerviosa difiere de las anteriores. Para empezar, el pelo se cae en 8 o 10 días por el estrés. Sin embargo, luego vuelve a nacer por sí solo.

En cambio, si la persona además tiene una enfermedad que le provoca alopecia areata y sufre además estrés que le causa alopecia nerviosa, tendrá que tratarse ambas con productos tópicos.

Tratamiento para la alopecia nerviosa

Principales tratamientos

Cuando el origen de la pérdida de cabello es de base nerviosa, el tratamiento pasaría por la aplicación de psicoterapia para calmar los ánimos del paciente. Así, el cabello volverá a crecer de forma natural, una vez que finalice el estado de nervios que lo causó.

Hay numerosos modos de tratar este tipo de calvicie temporal.

También se podrá tratar de la siguiente forma:

  • Meditación o yoga.
  • Deporte como correr, nadar, bicicleta, etc.
  • Cosméticos y mascarillas capilares.
  • Infusiones relajantes como melisa, azahar, tila.

Si una persona sufre de recurrentes situaciones de ansiedad que provocan una pérdida importante de pelo, es conveniente que acuda a un especialista para tratarse del estrés.

Todo esto va encaminado a que la persona se sienta más tranquila. Así, el yoga o la meditación vienen bien en cualquier situación de estrés que se sufra en la vida, se tenga o no alopecia nerviosa. Gracias a estas técnicas, se consiguen controlar la respiración y el ritmo del corazón, lo que ayuda en situaciones difíciles. En el caso del deporte, sirve para eliminar toxinas y estrés del organismo y mejorar los síntomas de alopecia nerviosa.

Otros tratamientos alternativos

En otro orden de cosas, hay tratamientos que estimulan el flujo sanguíneo hacia los capilares de los folículos pilosos, favoreciendo y mejorando el crecimiento del cabello. Esto hace que se fortalezca el tejido circundante y se creen nuevas células que formen queratina y colágeno.



Una situación de estrés puede hacer que el pelo se caiga temporalmente, a causa de una alopecia nerviosa.

El estrés puede hacer que el pelo se caiga temporalmente, a causa de una alopecia nerviosa.

Por último, el uso de mascarillas nutritivas y cosméticos para el cabello pueden ser de gran utilidad en la fase de crecimiento del pelo para recuperar la normalidad y favorecer su grosor y vitalidad.

También, y si el médico lo cree oportuno, podrá aconsejarle al paciente que tome algún medicamento:

Además, para la alopecia nerviosa se podrá poner un tratamiento con infiltraciones subcutáneas de aminoácidos en el cuero cabelludo. Así se recuperarán la fuerza y el brillo que tenía el cabello antes de caerse.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por
    Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *