BonomédicoBlogMamoplastiaPostoperatorio del aumento de pechoLactancia materna después de un aumento de pecho

Lactancia materna después de un aumento de pecho


Financiado por Banco Santander ¿Sabías que financiamos tu intervención desde 60 €/mes? Consulta tu cuota

Muchas mujeres poseen por sus características propias un pecho pequeño o ligeramente flácido. Otras, por circunstancias como embarazos o adelgazamientos importantes, pierden consistencia en las mamas. La cirugía de aumento de pecho puede ayudar a mejorar la estética de esos pechos mediante la colocación de prótesis de mama que consiguen aumentar el volumen dando a la mama una forma más atractiva.

No obstante, una de las dudas que tienen las mujeres interesadas en esta intervención es si la misma afectará la futura lactancia de su bebé. Antes de responder a esa pregunta es necesario detallar los distintos tipos de cirugía que existen en la actualidad, ya que en función de la técnica elegida pueden aparecer distintos efectos sobre la lactancia:

  • Dónde se coloca la prótesis: La prótesis o implante mamario puede colocarse en diversas zonas del pecho, ya sea detrás de la glándula pero delante del músculo o bien detrás del músculo pectoral. El cirujano elegirá el lugar de colocación en función de la anatomía de la mama y de la propia paciente así como del modelo y tamaño de la prótesis que se vaya a implantar.
  • Cómo se introduce la prótesis: La introducción de la prótesis se realiza a través de una incisión o corte que suele hacerse en la areola que rodea el pezón o debajo del surco mamario. La cicatriz que permanece tras la intervención es prácticamente invisible. La elección de la prótesis adecuada para cada paciente es una decisión fundamental que requiere de una adecuada valoración del cirujano de la anatomía del pecho de la paciente así como de su capacidad torácica. Esta decisión debe analizar diversos aspectos como tamaño, forma de la prótesis –anatómica o redonda-, si es lisa o rugosa, etc.

Preguntas frecuentes sobre el aumento de pecho y la lactancia

Existen diversas preguntas que se hacen las mujeres que quieren realizarse un aumento de pecho y suelen ser las siguientes:

¿Afectará a la futura lactancia? ¿Puedo dar de mamar a mi bebé si me hago un aumento de pecho con prótesis de mama?

En principio no existe ningún inconveniente, ya que las técnicas quirúrgicas actuales no producen daño alguno en el tejido glandular. Las prótesis pueden colocarse detrás del músculo pectoral y situar la cicatriz debajo del surco mamario, por lo que el pezón tampoco sufre ninguna alteración.

En algunos casos, se presentan complicaciones cuando el implante se introduce a través de la areola del pezón y se sitúa detrás de la glándula mamaria, ya que puede quedar una pequeña cicatriz en el interior que no suele impedir la lactancia aunque sí puede dificultarla si los conductos quedan dañados. El cirujano debe tener un especial cuidado para no dañar los nervios, los conductos de la leche materna y las glándulas mamarias mientras realiza el implante. Si durante la operación se produce algún daño en un nervio, puede disminuir la sensibilidad en la zona del pezón y esta falta de sensibilidad podría afectar a la bajada de la leche. Si se afectan los conductos de la leche, el pecho producirá menos cantidad. Por último, la prótesis mamaria a veces llega a comprimir los conductos llegando a bloquearlos y a provocar una inflamación del pecho.

¿Qué tipo de cirugía de aumento de pecho tiene menos riesgos para la futura lactancia?

Cuando el implante se introduce a través de la areola del pezón existe mayor riesgo de que se puedan afectar los nervios del pecho, provocando una pérdida de sensibilidad en la zona del pezón.

Estos nervios son muy importantes durante la lactancia, ya que emiten señales de alerta al cerebro para que libre dos hormonas -oxitocina y prolactina- fundamentales en la producción de la leche. Es muy importante la habilidad del cirujano para evitar que se produzcan estos daños y si la paciente tiene el deseo de dar el pecho a sus futuros hijos, debe informar de ello al cirujano para que extreme las precauciones.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Cuando la prótesis se introduce a través de la axila o debajo del surco mamario existe mayor riesgo de que se puedan afectar los conductos de la leche o las glándulas.

Las prótesis mamarias no afectan a la futura lactancia de un hijo

Las prótesis mamarias no afectan a la futura lactancia de un hijo.

Resulta casi imposible saber si una operación ha dañado los nervios o los conductos de los senos antes de empezar la lactancia. Estos daños no afectan a la forma o estética del pecho, por lo que resulta casi imposible detectarlos antes de que el bebé necesite mamar. En ese momento se detectarán las posibles incidencias. Se recomienda advertir al pediatra de la existencia de las prótesis de mama para que lleve a cabo un seguimiento más detenido del crecimiento del bebé y así despejar cualquier duda sobre su correcta alimentación. En algunos casos será necesario complementar la lactancia con leche preparada para lactantes.

¿Los implantes de mama aumentan el riesgo de mastitis?

Existen estudios que ponen de manifiesto la existencia de una relación más o menos directa entre la colocación de implantes mamarios detrás de la glándula mamaria y un aumento del riesgos de sufrir una mastitis durante la lactancia. Una mastitis aguda puede provocar una contractura capsular de la prótesis con las complicaciones que ello conlleva.

Para reducir ese riesgo es importante que el bebé llegue a vaciar completamente el pecho, que las tomas no se dilaten demasiado y que si se presentan síntomas de inflamación en el pecho o incluso retención de la leche, se acuda al especialista rápidamente. La aparición de mastitis es frecuente entre las madres con lactantes que no se han operado de aumento de pecho, por lo que no deben asociarse exclusivamente a la existencia de la prótesis.

¿La silicona de la prótesis de mama puede afectar al bebé lactante?

Dos implantes mamarios

Dos implantes mamarios

No existe ningún estudio que acredite perjuicio alguno para la salud del bebé. El material del que están hechas las prótesis no pasa en ningún momento a la leche materna y por tanto no llegan al bebé. Los especialistas mantienen una tranquilidad absoluta a este respecto. No existen evidencias de que las fugas de la silicona del implante puedan llegar a la leche del pecho. Incluso si llegara a pasar, los efectos en el bebé serían prácticamente nulos, ya que esa silicona está formada por un material perfectamente digerible por el bebé.



Hay que considerar que si llega a producirse una fuga de silicona de la prótesis, la cantidad será mínima y con las prótesis de alta cohesividad esa posibilidad de fuga es prácticamente nula. Existen medicamentos, productos cosméticos e incluso algún alimento que contienen pequeñas dosis de silicona que el cuerpo humano tolera sin contraindicaciones.

¿Qué precauciones debo tener en la lactancia del bebé si tengo una prótesis mamaria? ¿Mi bebé podrá tomar suficiente leche?

Si se tiene una prótesis mamaria, la madre que decide amamantar a su bebé debe observar las señales que presenta un niño bien alimentado.

Si el bebé aumenta de peso con regularidad, moja el pañal más de 6 veces al día y expulsa entre 3 y 5 heces diarias, son señales de una correcta alimentación con leche a través de la leche materna. Si no se observan estas señales, la madre debe acudir al pediatra para asegurarse de que la alimentación del bebé es suficiente o necesita algún tipo de apoyo.

¿Dar de mamar deforma el pecho con prótesis?

El embarazo y posterior lactancia siempre afectan al aspecto del pecho, tenga o no implantes mamarios. Al igual que los cambios bruscos de peso, ya que en ambos casos suelen aparecer estrías, flacidez y alteraciones en la forma del pecho. Las alteraciones que sufre el pecho con el embarazo y la lactancia no parece que tengan mayor intensidad en los pechos con implantes.

Tras un aumento de pecho, ¿cuánto tiempo es necesario esperar antes de tener un bebé?

Esta es una pregunta muy importante, ya que con el embarazo las futuras madres sufren numerosos cambios hormonales con evidentes consecuencias físicas. El embarazo conlleva un aumento del tamaño de las mamas, en algunos casos bastante importante, y la tensión/distensión de algunos de los tejidos internos del pecho. Se padecen cambios en el riego sanguíneo y en algunos casos retención de líquidos en diversas partes del cuerpo. Si todos estos cambios llegan a la mujer que está recién operada, pueden afectar al proceso normal de cicatrización, tanto interna como externa.

No existe un plazo igual para todas las pacientes, pero los cirujanos recomiendan un periodo de adaptación del pecho a la prótesis de al menos ocho o diez meses para evitar la aparición de posibles complicaciones. Si la madre ya tiene tomada la decisión de tener varios hijos, lo ideal es esperar al nacimiento del último para llevar a cabo la intervención.

Y tras tener un hijo, ¿cuánto tiempo es necesario esperar antes de una operación de aumento de pecho?

Prácticamente todas las mujeres sufren cambios en su cuerpo durante el embarazo y la lactancia que pueden afectar al tejido interno de los senos. Los niveles hormonales de la madre tardan meses en volver a la normalidad. Hay que diferenciar dos posibles situaciones:

  • La madre decide NO darle el pecho al bebé: en este caso deben transcurrir como mínimo seis meses desde el parto hasta el aumento de pecho.
  • La madre decide SÍ darle el pecho al bebé: en este caso deben transcurrir como mínimo seis meses desde que el niño deje de mamar hasta el aumento de pecho.

En ambos casos el cirujano analizará el estado de la madre y será quien decida cuándo ha llegado el momento apropiado para la intervención.

Opiniones contrarias a la lactancia tras un aumento de pecho

Existen especialistas en mama que no permiten la lactancia materna tras un aumento de pecho con prótesis de mama ya que la lactancia artificial, aunque inferior a la natural, es suficiente para la correcta alimentación de cualquier bebé.

Y no lo permiten debido a que consideran que el riesgo de mastitis se eleva con la existencia de implantes de mama introducidos por vía areolar. Las prótesis implantadas con esa técnica pueden llegar a romper algunos conductos por los que circula la leche materna y, en esos casos, pueden aparecer mastitis agudas que normalmente conllevan la retirada de la prótesis.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Por otra parte existen diversos riesgos generales en la operación de aumento de pecho que pueden afectar a la futura lactancia. Algunos de estos riesgos son los siguientes:

    1. Alteración de la sensibilidad en el pezón: en los casos que se altera la sensibilidad del pezón tras el aumento de pecho se reduce la habilidad de la madre para dar de mamar a sus bebés. No impide la lactancia pero sí dificulta esta tarea en la que la sensibilidad de la madre en el pezón es muy importante para apreciar correctamente las necesidades del bebé.
    2. Dolor en las mamas: el aumento de pecho conlleva una intervención quirúrgica y la aparición de un dolor moderado durante los días posteriores a la operación. Normalmente este dolor desaparece gradualmente con el paso del tiempo, pero en algunos casos permanece durante meses con una baja intensidad. Este dolor puede perjudicar a la futura lactancia por las molestias que supone para la madre. 
      Contractura capsular

      Contractura capsular.

    3. Riesgos asociados a la prótesis: los principales riesgos que presentan las prótesis mamarias son los asociados a una posible rotura, a los desplazamientos o las caídas del implante y las contracturas capsulares. De entre estos riesgos debe destacarse la contractura capsular que tiene su origen en la cicatriz que forma el busto alrededor del implante o prótesis para aislarla. Esta cicatriz puede llegar a contraerse y comprimir el implante llegando a deformarlo o romperlo. Según la intensidad de la contractura, puede llegar a ser necesaria la sustitución de la prótesis -su duración no es ilimitada-. Suelen ser dolorosas, por lo que impiden la posible lactancia del bebé.

En resumen, puede decirse que el aumento de pecho con implantes o prótesis no tiene por qué afectar directamente a la futura lactancia materna aunque sí existen algunos riesgos que, cuando afectan a una paciente, pueden llegar a impedir esa importante función.

BonoMédico te ofrece esta operación de aumento de pecho en Málaga, Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas como Sevilla, Valencia y Palma de Mallorca.

Financiado por Banco Santander ¿Sabías que financiamos tu intervención desde 60 €/mes? Consulta tu cuota

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *