Dieta para prevenir el Alzheimer


Comentar
Publicado en Enfermedades

Una buena alimentación es imprescindible para preservar la salud, prevenir enfermedades y, en casos de padecer alguna patología, ralentizar su avance. Así, en el caso del Alzheimer, no se indica de forma precisa una dieta para prevenir el Alzheimer, pero sí se puede hablar de algunos alimentos y nutrientes que pueden servir de ayuda frente a esta dolencia.

En la actualidad, el Alzheimer es probablemente una de las enfermedades más dolorosas que nos rodean, pues pocas cosas hay más desoladoras que ver cómo una dolencia se lleva los recuerdos de una madre, un padre o hermanos, y comprobar que estos no reconocen a sus familiares, ni alcanzan a saber quiénes son ellos mismos. Aunque los avances científicos van arrojando algo de esperanza, en estos momentos se trata de una demencia neurodegenerativa irreversible para la que, desafortunadamente, no hay cura. Únicamente se dispone de tratamientos que alivian sus síntomas y de medidas de prevención, como el ejercicio o la dieta.

No se especifica una dieta para prevenir el Alzheimer, pero sí hay alimentos que ayudan.

No se especifica una dieta para prevenir el Alzheimer, pero sí hay alimentos que ayudan.

Aunque la Enfermedad de Alzheimer no es consecuencia natural del proceso de envejecimiento (existen casos del Alzheimer precoz), sí está estrechamente relacionado con la edad, afectando a una de cada tres personas mayores de 85 años en nuestro país. Así, en España en 2015, sin contar todos los casos desconocidos de los que los médicos sospechan, eran más de 1,2 millones las personas enfermas de Alzheimer.

Características del Alzheimer

Resulta preciso diferenciar demencia senil y Alzheimer. De cualquier forma, profundizar en las características de esta patología, permite señalar algunos nutrientes que puedan contrarrestar sus síntomas y establecer así una posible dieta para prevenir el Alzheimer. En este sentido, se sabe que la Enfermedad del Alzheimer implica un deterioro progresivo de las células cerebrales, el cual pasa por diferentes fases o estadios. No obstante, los científicos todavía no han conseguido identificar qué causas exactas provocan ese fallo neurológico.

Las investigaciones más extendidas son aquellas que relacionan la aparición de esta patología con la presencia de ciertos genes que son capaces de crear anomalías cromosomáticas. El deterioro cognitivo que se produce, junto a otros muchos primeros síntomas, es debido principalmente a la presencia de unos ovillos neurofibrilares y a placas neuríticas o seniles en distintas partes del cerebro.

La presencia de ovillos neurofibriliares

En concreto, cabe explicar que los ovillos neurofibriliares son una conjunción anormal de proteínas dentro de las neuronas formada por una fosforilación múltiple de proteínas que se asocian a microtúbulos entre las células denominada proteína Tau.

Hay nutrientes que ayudan a contrarrestar los síntomas de Alzheimer.

Hay nutrientes que ayudan a contrarrestar los síntomas de Alzheimer.

Estos causan un deterioro que conlleva a la pérdida de neuronas y, con ello, a una merma de los neurotransmisores en regiones diversas, entre las que destaca la corteza prefrontal, implicada en funciones superiores como:

  • El razonamiento.
  • El conocimiento.
  • La memoria.

Por este motivo, las personas que padecen Alzheimer comienzan a tener síntomas relacionados con la pérdida de memoria progresiva. Asimismo, diversos estudios epidemiológicos, genéticos y bioquímicos identifican ciertos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar esta enfermedad.

La edad es el factor que más influye a la hora de desarrollar la Enfermedad de Alzheimer, junto con el sexo, los antecedentes familiares y determinadas alteraciones genéticas (origen del Alzheimer hereditario).

Dieta para prevenir el Alzheimer

No obstante, aún no se ha encontrado cura alguna para esta enfermedad que, como se ha dicho, no es reversible. Pero se ha observado que hay ciertos alimentos, como los que se incluyen en la dieta mediterránea, que pueden ayudar a la prevención y el tratamiento del Alzheimer. Al igual que se estima que una alimentación basada en productos de gran contenido calórico, con altos niveles de ácidos grasos saturados, están vinculados con un mayor riesgo.

La dieta mediterránea, por ejemplo, puede ayudar a prevenir los síntomas del Alzheimer, mientras que las dietas con muchas calorías están vinculados a un mayor riesgo.

Además, se cree que mantener una vida social activa y ejercitar el cerebro puede ayudar a la prevención y a paliar los síntomas de la enfermedad. Todo ello sirve para aportar antioxidantes que estimulan la actividad cerebral y dificulta la acumulación de sustancias dañinas en el cerebro.

Dieta mediterránea frente al Alzheimer

Numerosos estudios científicos asocian la dieta mediterránea con un menor riesgo de padecer Alzheimer. Por ejemplo, en 2015, un estudio publicado por investigadores del Hospital Clínic de Barcelona recogió evidencias de los efectos beneficiosos de esta dieta mediterránea para prevenir el Alzheimer, el deterioro cognitivo y las enfermedades neurodegenerativas.

Los antioxidantes y algunas vitaminas ayudan a luchar contra el Alzheimer.

Los antioxidantes y algunas vitaminas ayudan a luchar contra el Alzheimer.

Esto es así debido a que contiene nutrientes como los antioxidantes (en frutas y verduras) y ácidos omega3 (en el pescado azul) que ayudan a prevenir las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Así, proporciona agentes antiinflamatorios y antioxidantes, tanto por el aceite de oliva como por la abundancia de vegetales.

También algunas vitaminas (B1, B6 o B12), la colina o nutriente fundamental de los fosfolípidos, componente estructural de la membrana celular, o la uridina, otra sustancia presente en pescados, carnes y leguminosas contribuyen metabólicamente a mantener la estructura neuronal y de otras células del tejido nervioso.

Asimismo, también juegan un papel fundamental los ácidos grasos poliinsaturados omega 3, en particular el DHA, cuya propia sustancia forma parte de las neuronas, que mantienen la estructura neuronal e inhiben la muerte celular neuronal.

Alzheimer y alimentación

En concreto, algunos de los alimentos recomendados dentro de una posible dieta para prevenir el Alzheimer, serían estos:

  • Verduras como las espinacas, el brócoli, las cebollas moradas, la remolacha y las berenjenas.
  • Frutas como las uvas, las ciruelas secas, las moras, las fresas, el kiwi o las cerezas.

Además de esto, para ayudar a estimular la actividad cerebral también se puede consumir, sin excesos:

  • Té verde.
  • Vino tinto.
  • Café.
  • Chocolate.
El aceite de oliva, las acelgas y los cítricos son alimentos básicos en la dieta para prevenir el Alzheimer.

El aceite de oliva  y los cítricos son alimentos básicos en la dieta para prevenir el Alzheimer.

Hay estudios que señalan que estos productos contienen antioxidantes que ayudan a prevenir la muerte de las células cerebrales, así como a mantener la actividad neuronal.



Alimentos ricos en antioxidantes

Sabiendo entonces que lo fundamental es mantener una dieta equilibrada y rica en antioxidantes, Omega 3 y Vitaminas B, C y D, puede servir de guía conocer algunos de los alimentos que contienen estos nutrientes. En primer lugar, para aportar al organismo antioxidantes se puede consumir:

  • Aceite de oliva.
  • Cítricos, manzanas.
  • Tomates.
  • Cebollas, ajo.
  • Espinacas, acelgas.
  • Cacao.
  • Frutos secos, legumbres.
  • Té verde.

Todos estos contribuyen contra el envejecimiento prematuro del cuerpo en general, por lo que también ayuda a prevenir el Alzheimer.

Omega 3 y Vitaminas

Por su parte, los tipos de vitaminas que ayudan a mantener un cerebro sano son la B, C y D. En cuanto a los ácidos grasos Omega 3, se consiguen algunos nutrientes que también son esenciales para el cerebro y que se hallan en:

  • Diferentes tipos de pescado: salmón, anchoas, sardinas, etc.
  • El aceite de linaza (obtenido de la planta de lino).
  • Determinadas verduras, como el rábano o las espinacas.

Los alimentos que contienen vitaminas B, C y D, ayudan a mantener el cerebro sano, al igual que los ácidos grasos Omega 3.

De otro lado, entre los alimentos a evitar estarían aquellos ricos en grasas saturadas (la mantequilla, las carnes rojas o los embutidos), además de los que contengan un alto porcentaje de ácidos grasos Omega 6, que son muy perjudiciales si se toman en exceso.

Alimentos que aumentan el riesgo de Alzheimer

De otro lado, en los últimos años también se han desarrollado estudios que intentan descubrir qué alimentos aumentan el riesgo de Alzheimer. En principio, ningún factor por si solo desencadena la enfermedad, la alimentación tampoco.

Sin embargo, sí hay investigaciones que señalan a algunos productos. Así, por ejemplo, La Vanguardia recoge un artículo de la revista del American College of Nutrition en el que se analiza cómo el riesgo de padecer Alzheimer fluctúa según la dieta.

También hay alimentos que aumentan el riesgo de sufrir Alzheimer.

También hay alimentos que aumentan el riesgo de sufrir Alzheimer.

Las conclusiones de estos estudios apuntan a que productos como los dulces, la carne y los lácteos altos en grasa, actúan como factores de riesgo; mientras que las frutas, verduras, granos, lácteos bajos en grasa, pescado y legumbres, están asociados con un  menor riesgo de desarrollar los síntomas del Alzheimer.

Incidencia según la dieta del país

El estudio en concreto se llevó a cabo en 10 países (Chile, Cuba, Egipto, Brasil, India, Mongolia, Nigeria, Sri Lanka, Corea y Estados Unidos). Se constató que la ingesta habitual de carne y productos de origen animal cinco años antes de la prevalencia de la enfermedad, tenía una mayor correlación con su desarrollo. También se afirmaba que, en Japón las tasas de esta demencia aumentaron del 1% en 1985 al 7% en 2008, coincidiendo con la transición de la dieta tradicional japonesa a la occidental.

Además, la investigación ponía el acento en los hábitos dietéticos de cada país o región, extrayendo la conclusión de que los estadounidenses son los que más peligro tienen debido a la gran cantidad de carne que incorporan en su alimentación. Aproximadamente un 4% más de posibilidades. Por su parte, la dieta mediterránea se asocia con la mitad de riesgo, y las dietas tradicionales de países como Japón, Nigeria o India, con un consumo muy bajo de carne, mejoran los resultados de la dieta mediterránea.

En conclusión, los autores de este trabajo afirman que disminuir la cantidad de carne que se incluye en la dieta podría reducir de manera significativa el riesgo de sufrir Alzheimer, además de la diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer o el derrame cerebral. Esto, junto a una dieta para prevenir el Alzheimer podría ayudar a retrasar la aparición de la enfermedad.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *