BonomédicoBlogEnfermedadesSíntomas y tratamiento del AlzheimerDescubrimientos científicos en la lucha contra el Alzheimer

Descubrimientos científicos en la lucha contra el Alzheimer


Comentar
Publicado en Enfermedades

Una de las situaciones más desagradables que a muchos les toca sufrir en la vida es contemplar como un ser querido no recuerda quien eres. Se estima que más de 47 millones de personas sufren demencia en el mundo, es decir, un deterioro de la memoria, y en concreto, el Alzheimer abarca el 70% de esos casos.

En este sentido, es de interés compartir algunos de los excepcionales descubrimientos científicos en la lucha contra el Alzheimer que, sin duda, ofrecerán esperanza a los familiares de aquellos seres queridos que padecen esta enfermedad.

Los recuerdos no desaparecen

El primero de los estudios científicos realizados y considerados como uno de los mayores logros científicos en el año 2014, y que se encuentra en completo desarrollo en la actualidad, sugiere que en la primera fase de desarrollo de la enfermedad del Alzheimer, los recuerdos no han desaparecido del cerebro de las personas afectadas por esta enfermedad. Dicho de otra manera, es posible que tu padre comience a olvidar datos que siempre conocía, como la fecha de tu cumpleaños o el día de tu boda, y sin embargo, dicha información siga almacenada en el cerebro.

Los descubrimientos científicos en la lucha contra el Alzheimer permiten conocer mejor la enfermedad.

Los descubrimientos científicos en la lucha contra el Alzheimer permiten conocer mejor la enfermedad.

Entonces, ¿Si el cerebro almacena esa información, porqué no lo recuerda? No lo recuerda porque el sistema de acceso a dicha información falla; y precisamente lo que este estudio científico ha descubierto con ratones, es la forma de recuperar dicha información. Tal como comenta el neurocientífico Dheeraj Roy, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y uno de los autores estudio, “basándonos en estos resultados, creemos que estos recuerdos todavía están almacenados en el cerebro durante las fases tempranas de la enfermedad de Alzheimer”.

¿Cómo se hizo este estudio científico?

 Los autores del estudio, entre los que se encuentra el premio Nobel Susumu Tonegawa realizaron el siguiente experimento, con dos partes diferenciadas.

En la primera fase del ensayo, hicieron dos grupos de ratones. El primero de ellos, completamente sanos; el segundo de ellos los modificaron genéticamente para que padecieran las primeras fases del Alzheimer. A continuación soltaron a todos los ratones en un habitáculo cuyo suelo soltaba descargas eléctricas a voluntad de los investigadores. A continuación sacaban los ratones, y una hora después, tras colocarlos nuevamente en dicho habitáculo, todos los ratones sentían miedo.

Pasado un tiempo y una vez que el segundo grupo de ratones desarrolló la primera fase del Alzheimer, volvieron a colocar a todos los ratones en el mismo habitáculo, de modo que sólo los ratones sanos mostraban síntomas de miedo, mientras que los ratones del segundo grupo, es decir, los que comenzaron a padecer los síntomas de la primera fase del Alzheimer, no mostraron miedo pues se habían olvidado de las descargas eléctricas.

Según algunos estudios sobre el Alzheimer, la pérdida de memoria no se debe a que los recuerdos desaparezcan del cerebro, sino a que el sistema de acceso a ellos falla.

En la segunda parte del ensayo entró en juego la optogenética (la optogenética combina métodos ópticos a través de destellos de luz mediante el uso de un láser, con métodos genéticos, y fue considerada por la revista Nature, en el año 2010, como el método más importante del mundo). Dicho equipo de científicos y a través de dicho método, consiguieron no solo etiquetar, en cerebros de ratones, las neuronas que almacenan un recuerdo, sino también consiguieron reactivarlas a voluntad con un rayo de luz azul. Este fue el gran logro científico.

Inyectaron un virus benigno que contiene proteínas fotorreceptoras con la idea de que las células neurales se vuelvan sensibles a la luz y funcionen a modo de un interruptor, es decir, que pudieran encender las neuronas a través de destellos de luz, enviados mediante cables de fibra óptica. Y dichas ráfagas de luz pueden lograr estimular los recuerdos. De hecho, lograron que los ratones afectados por el Alzheimer recuperaran su memoria hasta llegar al mismo nivel que los ratones sanos.

Resultados de la investigación

El neurocientífico Dheeraj Roy reconoce las limitaciones de sus resultados ya que la optogenética aún no está autorizada para su uso en humanos. No obstante, en un futuro se podrían desarrollar fármacos que puedan conseguir resultados similares.

La investigación sobre el Alzheimer trata de conocer mejor cómo actúa la enfermedad.

La investigación sobre el Alzheimer trata de conocer mejor cómo actúa la enfermedad.

De hecho ante la pregunta ¿Será posible entonces que en el futuro una abuela con Alzheimer recuerde el nombre de su hija mediante la iluminación de sus neuronas?, su respuesta fue la siguiente: “Por supuesto, en teoría sería posible activar de manera directa los bloques neuronales del hipocampo en pacientes con alzheimer temprano y recuperar sus memorias supuestamente perdidas”, opina Roy. “En la práctica, todos los investigadores de la comunidad neurocientífica tendrán que trabajar juntos para lograr tal hazaña en los seres humanos”, admite.

Por tanto, habrá que esperar unos años hasta que este hallazgo basado en el potencial de la optogenética, pueda aplicarse en seres humanos y permitan intervenir, sin cirugía ni fármacos, en los circuitos neuronales del cerebro humano. Hay que tener en cuenta que los experimentos optogenéticos se han multiplicado en los últimos años y la comunidad científica considera que posiblemente se podrá usar como medio de lucha contra la ceguera para tratar de devolver parte de la visión perdida con lesiones de retina o incluso sustituir los marcapasos cerebrales para el Parkinson o incluso perfeccionar las prótesis para la pérdida auditiva.

El colesterol, necesario para el cerebro

El segundo de los descubrimientos científicos en la lucha contra el Alzheimer que deseamos compartir por este medio es que se ha descubierto otra de las posibles causas de la pérdida de la memoria: el colesterol. Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han participado en un estudio que sugiere que algunos de los déficits cognitivos que ocurren con la edad pueden deberse a la pérdida de colesterol de la membrana neuronal. Dicho trabajo ha sido publicado en la revista EMBO Molecular Medicine.

Como sabemos el colesterol en sangre aumenta el riesgo de infartos y otras enfermedades cardiovasculares que pueden llegar a ser mortales. Sin embargo, resulta que el cerebro también produce su propio colesterol, y en este caso, el colesterol resulta esencial para que las neuronas se mantengan sanas y vivas. Cuando se forma un recuerdo, las neuronas encienden determinados genes para fijar el recuerdo.

El cerebro fabrica su propio tipo de colesterol, que funciona como un trasmisor de señales externas para activar los genes responsables de fijar los recuerdos.

Pues bien, para que eso ocurra, debe existir suficiente colesterol en la parte exterior de su membrana. De hecho, el colesterol funciona como un transmisor de las señales externas necesarias para activar dichos genes, como si fuera el aceite que lubrica una máquina. Las personas mayores, especialmente las que sufren de Alzheimer, presentan niveles de colesterol cerebral más bajos de lo normal.

Evidencias científicas

Los científicos han demostrado que si les administran un fármaco que impide la pérdida de colesterol en el encéfalo, la memoria de los ratones ancianos mejora significativamente. Por tanto, si se invierte el proceso, el colesterol se podría convertir en una aliada para recuperar la memoria de las personas mayores. El cerebro representa entre un 2% y un 3% del peso total del cuerpo, sin embargo, el 25% del colesterol del cuerpo se encuentra en el cerebro, y este colesterol resulta esencial para las funciones de la membrana neuronal.

Se advierte que el descenso del colesterol cerebral es peligroso, puesto que algunos de los déficits cognitivos que se generan con la edad pueden estar relacionados con la pérdida de los niveles de colesterol cerebral. En los ensayos clínicos, los científicos elevaron los niveles de colesterol en las neuronas viejas y los situaron a los niveles de las neuronas jóvenes.



Conclusiones del estudio

Un descubrimiento científico sobre el Alzheimer señala que el colesterol cerebral es clave para la salud de las neuronas.

Un descubrimiento científico sobre el Alzheimer señala que el colesterol cerebral es clave para la salud de las neuronas.

“Este trabajo contribuye a comprender las bases fisiológicas de los déficits cognitivos que acompañan el envejecimiento”, explica Carlos Dotti, investigador del Centro de Biología Molecular, centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid. “Estamos un poco más cerca de determinar hasta qué punto los cambios observados durante el envejecimiento normal son responsables de los déficits cognitivos profundos como los que caracterizan la enfermedad de Alzheimer”, añade Dotti.

En definitiva, este hallazgo permitirá desarrollar estrategias para reducir la pérdida de colesterol neuronal durante el envejecimiento y prevenir de este modo la aparición de los déficits cognitivos de la edad o bien reducir su intensidad.

También interesa comentar que los medicamentos más usados para reducir el colesterol “malo” son las estatinas. Aunque se trata de medicamentos muy efectivos, podrían tener un efecto secundario no previsto y no deseado, ya que la agencia del medicamento de Estados Unidos ha alertado de que algunos pacientes que toman estatinas pueden sufrir pérdidas de memoria, quizás porque lleguen al torrente sanguíneo y de ahí al cerebro, reduciendo los niveles normales del colesterol del cerebro.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *