Cómo prevenir el Alzheimer


Comentar
Publicado en Enfermedades

Las claves acerca de cómo prevenir el Alzheimer están en conservar la salud del cerebro y ejercitarlo a lo largo de la vida para hacerlo más resistente a los posibles efectos nocivos de la enfermedad. El mayor miedo de una persona que es diagnosticada de Alzheimer es quizás perder sus recuerdos, dejar de reconocer a sus seres queridos y decir adiós a su autonomía.

Nada asegura que este mal no vaya a alcanzarnos, ni existe ninguna receta que garantice que sus efectos no van a ir más allá de los primeros síntomas, pero se pueden dar una serie de recomendaciones útiles para proteger la mente de esta enfermedad y para paliar su avance, una vez que los indicios son evidentes.

Ejercitar el cerebro es fundamental para prevenir la Enfermedad de Alzheimer.

Ejercitar el cerebro es fundamental para prevenir la Enfermedad de Alzheimer.

En cualquier caso, la ciencia aún no ha dado con la cura para el Alzheimer, una patología que padecen cerca de 47 millones de personas en todo el planeta. Y aunque las últimas investigaciones han logrado acercarse a algunas de sus causas, aún no se ha llegado a descifrar el origen exacto de la enfermedad.

Cómo prevenir el Alzheimer en ocho pasos

Ante esto, se considera aconsejable adoptar una serie de medidas protectoras que ayuden a esquivar esta enfermedad. Ello, teniendo en cuenta que demencia senil y Alzheimer son conceptos diferentes. Con la intención de contribuir a este objetivo, se presenta a continuación una serie de pasos que le proporcionarán mayor información sobre cómo prevenir el Alzheimer.

No obstante, se debe insistir en que aquellas personas que hayan empezado a notar signos de la enfermedad y, sobre todo, quienes tienen en su familia algún caso diagnosticado, lo ideal es consultar con un médico para que este analice su situación particular y pueda prescribir el mejor tratamiento adaptado.

Dicho esto, los siguientes consejos sirven de ayuda para prevenir la Enfermedad de Alzheimer:

  1. Controlar los factores de riesgo cardiovascular y las enfermedades asociadas, como la diabetes, el colesterol o la hipertensión. Estas son algunas de las patologías vinculadas que podrían favorecer el desarrollo del Alzheimer y que, por tanto, deben vigilarse para reducir riesgos cardiovasculares.
    La Ciencia aún no ha encontrado cura para esta enfermedad, por eso es importante saber cómo prevenir el Alzheimer.

    La Ciencia aún no ha encontrado cura para esta enfermedad, por eso es importante saber cómo prevenir el Alzheimer.

  2. Seguir una dieta equilibrada y saludable. Evitar en la medida de lo posible los azúcares refinados y reducir la ingesta de alimentos con grasas saturadas y los ácidos grasos ‘trans’, ya que ambos son sumamente perjudiciales para la conservación de las neuronas. En cuanto a las proteínas, se recomiendan las de origen vegetal -presentes en verduras, frutas, legumbres y cereales, entre otros-; también se aconseja una alimentación rica en vitamina B12, esencial para el sistema nervioso y el cerebro. Una opción ideal es la dieta mediterránea.
  3. Evitar sustancias tóxicas, como el tabaco o el alcohol en exceso también ayuda en la prevención del Alzheimer y de otras patologías.
  4. Alejarse de la vida sedentaria y procurar hacer deporte con frecuencia, especialmente ejercicio aeróbico -aquel en el que prima la resistencia sobre la fuerza-. Montar en bicicleta, nadar o pasear a buen ritmo son actividades que mejoran la circulación y las funciones cognitivas. Se dice que la actividad física previene con respecto a la atrofia cerebral y activa enzimas que contribuyen a descomponer las agrupaciones de la proteína beta amiloide.
  5. Un buen descanso. Respetar las horas de sueño es un remedio efectivo para prevenir todo tipo de enfermedades, sobre todo aquellas que están relacionadas con el sistema nervioso, pero en el caso particular del cerebro, el sueño actúa como reparador. Lo recomendable es dormir entre siete u ocho horas diarias y tener en cuenta que la falta de descanso suele ser una señal de que algo falla a nivel neuronal.
  6. El aprendizaje continuo. Una mente joven es una mente saludable, tanto que las investigaciones sobre Alzheimer desvelan que las personas que se mantienen más activas mentalmente tienen un menor riesgo de padecer esta enfermedad en la vejez. Con relación a esto también se suele decir que el cerebro es un músculo que, como otros, necesita ser ejercitado para mantenerse en forma. Retarse con juegos de lógica (rompecabezas, sudokus, sopas de letras, cruzadas, etc.), la lectura, estudiar o aprender algún idioma son algunas de las actividades que resultan de utilidad. El objetivo es dedicar unas horas cada día a aprender cosas nuevas para estimular la actividad cognitiva.
    Llevar una dieta sana y una vida social activa, ayuda a prevenir el Alzheimer.

    Llevar una dieta sana y una vida social activa, ayuda a prevenir el Alzheimer.

  7. Llevar una vida social activa. El vínculo con otras personas es esencial tanto desde el punto de vista cognitivo como para cuidar los aspectos emocionales. Cultivar las relaciones sociales, las redes de amistades y familiares supone un menor riesgo de sufrir trastornos de conducta, como la depresión y la ansiedad; y esto, a su vez, previene de padecer cualquier fase de Alzheimer. Además, las relaciones sociales también ofrecen al individuo un apoyo y un medio para ejercitar su cerebro. Por último, no hay que olvidar su papel como fuente de gratificación y felicidad.
  8. Vigilar el nivel de estrés. Estar en un continuo estado de desasosiego o intranquilidad pasa factura a la salud general de toda persona. No solo aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y desarrollar alteraciones emocionales o del sueño, sino que también son un factor potencial para la amnesia, un deterioro cognitivo que precede al Alzheimer.

Factores de riesgo

La modificación de los dos principales factores de riesgo (la edad y el factor genético o hereditario) no está al alcance de nuestras manos, pero en el día a día sí hay pequeñas rutinas susceptibles de cambiarse y que sirven de gran ayuda para armarnos frente al Alzheimer. Los pasos descritos anteriormente sobre cómo prevenir el Alzheimer, son hábitos sencillos que condicionarán la fortaleza del cerebro o su predisposición a acumular aquellas sustancias que, por el momento, se consideran responsables del deterioro neuronal característico del Alzheimer.

Beta amiloide

Que se sepa, estas sustancias son, especialmente, determinadas proteínas que, al acumularse de manera anormal en ciertas partes del cerebro, provocan la muerte de las neuronas. Así, se han encontrado evidencias de que la beta amiloide es una de las proteínas que desencadena la aparición de esta enfermedad.

La acumulación de la proteína beta amiloide en el cerebro es una de las causas de muerte neuronal.

La acumulación de la proteína beta amiloide en el cerebro es una de las causas de muerte neuronal.

Si bien esta proteína es inofensiva estando aislada, cuando se agrupa forma placas neuríticas, desencadenantes de la desaparición de neuronas. Además de esto, se habla de la asociación anormal de otras proteínas dentro de las neuronas que forman los conocidos como ovillos neurofibrilares y que también conducen a la pérdida de estas.

Dieta y ejercicio

Por otro lado, son varios los estudios que relacionan determinados hábitos alimenticios y estilos de vida con un mayor riesgo de padecer Alzheimer. Por ello, deberían aplicarse estrategias de prevención que incluyan entre sus aspectos primordiales el modo en que se ejercita el cerebro a lo largo de la vida.

En este sentido, hay quienes aconsejan tomar medidas para prevenir el Alzheimer y preservar la salud del cerebro desde la juventud (evitando así un Alzheimer precoz), aunque la mayoría de los especialistas coinciden en que es a partir de los 40 años cuando habría que prestar más atención al bienestar de este órgano, puesto que diversas investigaciones señalan que la enfermedad empieza a gestarse aproximadamente dos décadas antes de que salgan a la luz los primeros síntomas del Alzheimer.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *