BonomédicoBlogBlefaroplastiaRiesgos, problemas y complicaciones en la operación de párpados o blefaroplastia

Riesgos, problemas y complicaciones en la operación de párpados o blefaroplastia


4 comentarios
Publicado en Blefaroplastia

La operación de párpados o blefaroplastia es una intervención quirúrgica que puede conllevar algunos riesgos y peligros asociados al postoperatorio. El cirujano plástico deberá mantener en todo momento una relación fluida con el paciente informando de todo del proceso quirúrgico así como del posible resultado final de la intervención para evitar que el paciente se forme unas expectativas que pueden no ser reales. Los deseos de los pacientes no siempre pueden cumplirse y la comunicación que con el cirujano puede evitar malentendidos.

En www.bonomedico.es hemos seleccionado los mejores cirujanos plásticos en cada ciudad para conseguir el mejor resultado con la máxima seguridad y todas las garantías. Y a precios inmejorables. Consulta nuestra oferta en tu ciudad. Te ofrecemos esta operación de blefaroplastia en Málaga, Barcelona, Madrid, Valencia, Palma de Mallorca o Sevilla.

Existen una serie de molestias asociadas a la intervención que tienen carácter temporal por lo que desaparecerán al poco tiempo. Estas molestias son las siguientes:

  • Visión borrosa o doble durante unos días.
  • Aumento del lagrimeo por una modificación del conducto de drenaje de las lágrimas.
  • Aparición de pequeños quistes en la zona del párpado.
  • Posibles infecciones en la cicatriz aunque son muy poco frecuentes debido a buena circulación sanguínea de la zona.
  • Hematomas tras la intervención que desaparecen en pocos días.

Los riesgos o peligros en la operación de párpados se dividen en dos grupos principales en función de la zona en la que se producen las complicaciones ya sea en el párpado superior o en el párpado inferior.

Riesgos, complicaciones y problemas en la operación o blefaroplastia del párpado superior

Existen diversos riesgos y problemas en la operación (blefaroplastia) del párpado superior cuyas consecuencias suelen ser escaso alcance y con tratamientos de fácil aplicación. Sólo en un pequeño porcentaje se producen daños que pueden llegar incluso a la ceguera, total o parcial. Estos posibles riesgos o problemas son los siguientes:

  1. Sequedad en el ojo: Los párpados tienen entre sus múltiples funciones la protección del globo ocular y la lubricación de la córnea al distribuir las lágrimas por todo el ojo. Si se llega a eliminar demasiada piel tras la intervención supondrá que el párpado superior no pueda cubrir totalmente el globo ocular o que lo haga con mucha dificultad. El ojo no se llegará a cerrar completamente. En los casos en los que la operación (blefaroplastia) del párpado superior produce un acortamiento del tejido puede modificarse o alterarse la dinámica de protección del párpado sobre el ojo. Esta situación puede derivar en una queratoconjuntivitis seca que en algunos casos puede provocar una queratopatía por exposición. En estos casos, al quedarse el ojo entreabierto provocará molestias varias para el paciente como irritación del ojo o lagrimeo excesivo. En casos extremos, si se cronifica esta anomalía puede afectar al epitelio, provocar úlceras en la córnea y disminución de la agudeza visual.

    ¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

    cirugia-parpados

    La operación de párpados tiene sus problemas, como cualquier cirugía, pero existen recomendaciones para evitarlos

    No siempre la eliminación excesiva de la piel del párpado es la causa de una seria dificultad para cerrar completamente el ojo ya que en otras ocasiones se debe a una defectuosa cicatrización que absorbe demasiada piel y en otras a una excesiva eliminación de la grasa que se haya acumulado en la bolsa que rodea a cada ojo. Es fundamental un adecuado análisis de la estructura y características del ojo y los párpados antes de la intervención para evitar esta incidencia. Debe analizarse si hay antecedentes episodios de sequedad ocular en el paciente para adaptar la cirugía a las circunstancias concretas de cada uno y descartar una operación (blefaroplastia) del párpado superior que sea más agresiva de lo necesario. A pesar de todo lo descrito anteriormente este síntoma de ojo seco tiene un carácter temporal y desaparecen a los pocos días o semanas. Incluso muchos pacientes terminan adaptándose a esta nueva situación sin presentar molestias de ninguna clase. Existen en el mercado numerosas cremas y colirios que ayudan a reducir o eliminar este síntoma hasta su total desaparición.

  2. Extirpación en exceso de la piel: En los casos en los que tras una operación (blefaroplastia) del párpado superior se llega a extirpar más piel de la recomendable se produce el llamado lagoftalmos y posterior retracción del párpado. En los casos que ocurre esta incidencia, la solución consiste en una nueva intervención que permite corregir cualquier alteración estética. Debe considerarse que los pacientes que desean someterse a este tipo de intervención tienen un considerable exceso de piel o grandes bolsas en los párpados y solicitan que les sea eliminada. En esta situación, el cirujano puede tener cierta tendencia a eliminar la máxima cantidad de piel para que los resultados sean suficientes para el paciente y evitar su descontento. Uno de los principales motivos de insatisfacción de los pacientes en la operación (blefaroplastia) del párpado superior se debe a la escasa eliminación de piel del párpado. Sin embargo, una excesiva eliminación puede conllevar una serie de problemas médicos que superan ampliamente el mero descontento por el resultado estético.

    Muchos cirujanos plásticos opinan que un adecuado funcionamiento del párpado requiere de al menos 20 mm de tejido en la lámina anterior. Partiendo de esa medida, la distancia entre desde la ceja hasta el borde el párpado debe ser de al menos 20mm y la distancia entre la ceja y la línea en la que se realizará el corte o incisión debe ser de al menos 10/12 mm. En los casos en los que aparentemente no se ha respetado esa distancia y aparezca un posible acortamiento de la lámina anterior del párpado acompañado de una tensión de la piel afectada, se recomienda eliminar lo antes posible las suturas de la incisión y la aplicación de masajes pasada una semana desde la intervención. El masaje deberá ser realizado con vigor y desde arriba hacia abajo.

    Pero si esta solución no soluciona las deficiencias que hayan tenido su origen en esta intervención debe acudirse a una solución quirúrgica que pasa por realizar un injerto de piel en el párpado. Sin embargo, no es una intervención que deba realizarse inmediatamente sino todo lo contrario ya que se aconseja esperar entre tres y seis meses para su ejecución. Al transcurrir ese tiempo se logra una mejor cicatrización de la primera operación (blefaroplastia) del párpado superior que permitirá una nueva incisión de una manera más fácil. La piel para este injerto se suele obtener de la zona contralateral. La nueva cicatriz y la implantación del injerto se deberá acometer en la parte superior del surco del párpado o surco palpebral. Lógicamente el tamaño de la piel a injertar debe ser algo mayor que el defecto de piel observado para ayudar a la formación de la cicatriz que precisará de un pequeño trocito de ese injerto.



    Representación gráfica de una blefaroplastia superior

  3. Por el contrario, los cirujanos con exceso de prudencia pueden llegar a extirpar menos piel de la necesaria para el resultado previsto. Si tras la intervención se hace visible la necesidad de retirar algo más de piel habrá que esperar entre tres y cuatro meses para retirar dicho exceso. La cicatrización total de la herida requiere como mínimo ese plazo de tres o cuatro meses. 

  4. Excesos o defectos en la extirpación de la grasa de los párpados: En las intervenciones destinadas a la eliminación de la grasa existente en la zona de los párpados se recomienda realizar una eliminación o extracción de carácter conservador, con poca cantidad, ya que si el paciente lo desea se podrá eliminar más grasa en una nueva intervención. En muchos casos puede corregirse esta situación con un buen maquillaje. Siempre deben esperarse al menos tres meses para determinar el resultado final, una vez que haya desaparecido cualquier edema o hinchazón derivado de la intervención. Si se elimina grasa en exceso, la solución es más compleja. Durante el preoperatorio es fundamental la comunicación entre el cirujano y el paciente para delimitar el alcance de los riesgos, problemas o complicaciones de la operación (blefaroplastia) del párpado superior y conocer los resultados que espera de la intervención y la cantidad de grasa que desea que se le extraiga.
  5. Infecciones: son muy infrecuentes aunque se han registrado casos de procesos infecciosos tras este tipo de intervención quirúrgica. Si aparece una infección su tratamiento es el mismo que el de cualquier enfermo que no haya sido operado. Especial cuidado y atención requieren los casos de celulitis orbitaria o los abcesos que deben ser objeto de un seguimiento continuado hasta su total curación.
    Durante una operación

    La cicatrización total de la herida requiere como mínimo ese plazo de tres o cuatro meses.

  6. Representación gráfica de una blefaroplastia superior, donde vemos cómo se extrae parte del tejido del párpado.
  7. Hemorragias: El peligro de producirse es muy escaso en la operación (blefaroplastia) del párpado superior y solo se producen algunas en las del párpado inferior. Las analizaremos más adelante.
  8. Complicaciones en la incisión: Existen diversos tipos de complicaciones con diferentes causas y tratamientos. Las principales son las siguientes:
    • Milias o Quistes de inclusión, que son el resultado de la opresión de alguna glándula o de la retención de algún residuo de piel en la incisión o herida formada tras la intervención. Se manifiestan transcurrido al menos treinta días desde la operación y suelen cambiar de tamaño, aumentar y llegar a su posterior rotura. Con calor, apósitos húmedos y su apertura con un objeto afilado se curan fácilmente.
    • Granulomas como consecuencia de la reacción del organismo a cualquier cuerpo extraño tras la intervención tales como puntos de sutura o pestañas que hayan quedado atrapados dentro del párpado. Se eliminan mediante su extirpación o en algunos casos con corticoides.
  9. Complicaciones en los músculos del párpado: Existen diversos músculos que pueden resultar afectados tras esta intervención como son el oblicuo inferior y el oblicuo superior. Debe extremarse el cuidado en la zona donde se encuentran situados para evitar riesgos o problemas posteriores.
  10. Complicaciones en la glándula lagrimal: durante el preoperatorio de la la operación (blefaroplastia) del párpado superior debe analizarse con mucho detenimiento el estado de la glándula lagrimal y detectar o evaluar la existencia de un posible prolapso o desplazamiento que no debe ser confundido con una hernia de grasa en la zona. Esta grasa en exceso se distingue de la glándula por su color y textura, siendo la grasa amarillenta y blanda y gris rosado la glándula lagrimal que además está envuelta en una membrana. Si la glándula está desplazada debe reubicarse en su fosa lagrimal.
  11. Sensación de entumecimiento al mover el párpado: esta sensación se produce en la zona situada entre la incisión o corte y el borde del párpado siendo una situación o sensación que suele desaparecer en unos pocos meses.
  12. Posible ceguera: es un peligro muy poco frecuente que se da en casos muy extremos. Pueden ocurrir episodios de ceguera motivados por la aparición de hemorragias internas del globo ocular, posible lesión de la arteria de la retina, perforación del globo ocular o infecciones graves. Debe destacarse que son casos realmente excepcionales.
  13. Asimetrías del surco del párpado: las asimetrías en el surco palpebral son una de las posibles consecuencias de la intervención y en la mayoría de los casos se solucionan con masajes y el transcurso de varios meses. Sólo en los casos en que persista la asimetría se debe acudir a una nueva intervención para corregirla. La experiencia de un buen cirujano plástico reduce al mínimo el peligro de incidencias.

Riesgos, complicaciones y problemas en la operación o blefaroplastia del párpado inferior

  1. Retracción del párpado: es una de las complicaciones más frecuentes en el párpado inferior y tiene su origen en diversas causas entre las que destacan una eliminación excesiva de piel, una previa flacidez excesiva del párpado y un posible daño en los tendones cantales. En algunos casos esta retracción del párpado inferior impide que se pueda cerrar el ojo con normalidad lo que conlleva una serie de molestias recurrentes como irritación del ojo, lagrimeo e infecciones en la superficie ocular.

    Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

    En los análisis y exploraciones del preoperatorio debe prestarse especial atención a la posible flacidez del párpado realizando las pruebas necesarias para determinar su existencia. También deben analizarse los tendones cantales para comprobar su grado de firmeza. Si de esa exploración se concluye que existe flacidez en piel y tendones, debe abordarse su corrección de forma simultánea en la intervención.

    Representación gráfica de una blefaroplastia inferior

    Representación gráfica de una blefaroplastia inferior transconjuntival.

  2. Extirpación en exceso de la piel: En los casos en los que tras una operación (blefaroplastia) del párpado inferior se llega a extirpar más piel de la recomendable se produce una retracción del párpado. Es muy importante tener presente esta posibilidad durante la intervención y como precaución muchos cirujanos recomiendan levantar la mirada e incluso abrir la boca todo el tiempo durante la operación logrando así una tensión adecuada de la piel que puede evitar esta complicación. Transcurrido el postoperatorio debe analizarse la necesidad de una nueva intervención para corregir este defecto o si bien puede ser suficiente con abrir la incisión para soltar las suturas y esperar a una nueva cicatrización que corrija el defecto.
  3. Cicatriz o incisión poco estética: Los casos en los que la cicatriz tras la intervención queda visible y poco estética no son frecuentes y las causas de su aparición pueden ser muy diversas. Normalmente tiene su origen en una mala cicatrización del corte o incisión realizado, en una incorrecta ubicación, muy lejana de la línea de las pestañas y en cortes excesivamente profundos. Todas estas situaciones tienen corrección con pequeñas intervenciones posteriores pasados unos meses salvo la mala cicatrización que tiene un tratamiento diferenciado.
  4. Aparición de hemorragias: Las hemorragias son una de las causas de la posible pérdida de visión tras la operación (blefaroplastia) del párpado inferior y todo cirujano plástico extrema sus precauciones durante la intervención. Incluso antes de la operación deben analizarse los medicamentos que toma y los que no tolera el paciente. Normalmente se producen estas hemorragias al extirpar la grasa situada en el párpado inferior. La revisión de la agudeza visual y de la presión o tensión ocular está recomendada en estos casos así como una revisión del nervio óptico en los casos que lo estime el cirujano.
  5. Visión doble: No es frecuente la aparición de la visión doble tras la intervención y la causa de su aparición suele deberse a la existencia de pequeñas hemorragias o edema que suelen eliminarse con el transcurso del tiempo.Una mirada luminosa
 
  • Artículo escrito por:
  • Doctor Miguel Fernández Calderón

  • Dr. Miguel Fernández Calderón es Licenciado en Medicina por la Universidad de Castilla La Mancha y número 1 en el examen MIR de su promoción. Se especializó en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en el Hospital Universitario La Paz. Se ha formado en cirugía de la mano y de reconstrucción mamaria así como en cirugía estética complementaria (cirugía del envejecimiento facial, contorno corporal y rinoplastia, cirugía de reasignación de género facial, corporal y genital, cirugía íntima…) y cirugía estética mamaria y cirugía del envejecimiento facial.
  • El Dr. Fernández es el miembro número 1.097 de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).
  • Página WEB
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

4 comentarios

  1. Pepi gutierrez

    Hace tres meses me hice una blefaroplastia y tengo unas manchas oscuras que se extienden hasta los pomulos.Que puedo hacer para que se quiten más rápido si es que se quitan del todo

  2. diana

    voy a hacerme la operacion de mis parpados. mis ojos son chicos y tambien mi frente.
    Tengo miedo de que me jale las cejas y se vean mas caidas.

  3. Carmen vargas

    Se me hizo una hemorragia en parpados inferior de un ojo. Pasaron 4 meses. Estoy con baños d msnzanilla. Y una Pomada para vertices seemed siento un nublamiento en la vista. Que me aconsejan
    Muchas grscias

Responder a Pepi gutierrez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *