Reducción de pechos en Barcelona

Clínica Sagrada Familia

Reducción de pechos en Barcelona por 4.900 €
Hasta
el
10 dic

Reduce varias tallas de sujetador con esta intervención

Con una reducción de pechos en Barcelona podrás lucir unos senos más acordes a tu figura y aliviar muchas dolencias asociadas a tener el pecho de un tamaño demasiado grande. Aprovecha la oportunidad que te ofrece Bonomédico con uno de los mejores cirujanos plásticos de Barcelona y consigue la silueta que deseas. Por solo 4.900 € y con posibilidad de financiación.

La operación de reducción de pechos se presenta como una buena opción para aquellas mujeres que sufren algunas de las dolencias más habituales que produce el tener los senos de un tamaño demasiado grande, como los dolores de cuello, dificultad para respirar, sarpullidos en la piel, dolores de espalda, etc. Además de estos problemas físicos, también existen una serie de problemas psicosociales que unos pechos excesivamente grandes pueden implicar, como complejos, dificultad para encontrar ropa, imposibilidad de realizar ciertos deportes o actividades, entre otros. Por ello, BonoMédico te la ofrece con todas las garantías y al mejor precio.

Si reservas tu bono en esta página, te llamaremos para darte cita con el especialista, quien te recibirá en una primera consulta gratuita en Instituto de Cirugía Plástica. Allí estudiará tu caso y resolverá todas las dudas que puedas tener. Además, comprobará la viabilidad de la cirugía y planteará la técnica más adecuada para ti. Recuerda que esta consulta no te compromete a operarte. La cirugía se hará más adelante, en la fecha que ambos acordeis, en Clínica Sagrada Familia.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica.
  • Anestesia general y reducción de mamas.
  • Hospitalización de la paciente.
  • Visitas de control postoperatorias.

No incluye

  • Pruebas preoperatorias.
  • Sujetador postoperatorio.
  • Tratamientos ante hipotéticas complicaciones que se salgan del proceso quirúrgico normal.

Reducción de pechos en Barcelona: más información

Reducción de pecho en Barcelona

La reducción de pecho en Barcelona es una intervención quirúrgica que pretende reducir el volumen de las mamas. El volumen de la reducción dependerá del tamaño de la mama y de la calidad y elasticidad de la piel, es decir, de la tendencia que tengan los tejidos al deslizamiento, así como de otros factores.

Con el objeto de evitar la caída del tejido mamario tras la intervención, en ocasiones se puede realizar a las pacientes un anclaje de la glándula mamaria al músculo pectoral, consiguiendo que el seno tenga otro soporte, además del cutáneo y evitando, con ello, la caída de los pechos.

El músculo pectoral, a diferencia de la piel, no suele caer con el paso de los años, de este modo se consigue un pecho más duradero en cuanto la forma conseguida tras la intervención.

En la reducción de pecho las pacientes cuya piel tienda a estirar, puede dar lugar a que se alargue la piel inferior de la mama. Esto puede producir un estiramiento de la cicatriz vertical, dando la impresión falsa de areolas, pero en realidad lo que ocurre es que está descendiendo el polo inferior de la mama.

La operación de reducción de pecho en Barcelona es una cirugía pensada para las mujeres que tienen problemas por el excesivo tamaño de sus mamas.

La operación de reducción de pecho en Barcelona es una cirugía pensada para las mujeres que tienen problemas por el excesivo tamaño de sus mamas.

Resultados de la cirugía de reducción de pecho

Como toda intervención quirúrgica, no es posible obtener una garantía exacta sobre el resultado, pero el grado de satisfacción en este tipo de intervenciones es muy alto. El grado de satisfacción en los resultados conseguidos con la reducción de pecho en Barcelona dependerá de la pericia del cirujano plástico, así como del grado de cicatrización propio de cada paciente.

Por lo anterior, se debe elegir un cirujano plástico con experiencia suficiente en este tipo de intervenciones, siendo recomendable indagar en relación a intervenciones anteriores realizadas por el mismo con el objeto de conocer posibles complicaciones que haya tenido así como el grado de satisfacción de sus pacientes. Igualmente, debe seleccionarse un centro médico que ofrezca garantías suficientes para acometer este tipo de intervenciones.

Una vez seleccionado el cirujano plástico, es importante que la paciente no se quede con alguna duda en relación a la intervención de reducción de pecho en Barcelona. La idea es que conozca todo lo necesario sobre este tipo de operaciones con el objeto de que se forme una idea adecuada del mismo y, de ese modo, poder tomar la decisión que más le convenga.

Ventajas de la reducción de mamas

La paciente debe conocer las ventajas de una reducción de pechos, así como los posibles inconvenientes y riesgos de la técnica quirúrgica que se va a emplear en su caso. Las pacientes deben conocer cuándo es el momento adecuado para hacerse una mamoplastia de reducción mamaria.

Generalmente, la decisión de someterse a este tipo de intervención no se suele hacer depender de motivos estéticos, sino de otros factores, tales como las molestias físicas en cuello, espalda y cervicales originadas por el volumen de los senos.

En general, el grado de satisfacción de las pacientes que se han sometido a una reducción de pecho es bastante elevado, por lo que es una cirugía recomendable para mujeres que tienen problemas con el volumen de sus mamas.

Además, otros motivos por los que muchas mujeres deciden someterse a la reducción de pecho en Barcelona son las incomodidades en otras áreas de la vida cotidiana, que pueden ir desde los inconvenientes derivados de la elección de la ropa hasta las limitaciones para realizar ejercicio físico. En muchas de las pacientes, el tamaño de sus mamas acaba afectándolas psicológicamente, disminuyendo su autoestima e incluso condicionando sus relaciones sociales con terceros. 

¿La cirugía deja cicatrices?

Durante un tiempo considerablemente largo, las cicatrices de esta cirugía permanecerán. No obstante, el resultado alcanzado en cuanto a la reducción del tamaño de los senos y las ventajas derivadas de la mismo, compensa sobradamente la posible presencia de cicatrices.

En cualquier caso, dependerá de cada caso y de la capacidad de cada mujer para cicatrizar. Por lo anterior, es muy importante comentar esta cuestión con su cirujano plástico, con el objeto de simular un posible resultado final tras la intervención quirúrgica.

Lo cierto que en la inmensa mayoría de las mujeres, la satisfacción es plena, ya que las ventajas conseguidas con la reducción de las mamas y la imagen conseguida compensa la secuela de alguna cicatriz, salvo en aquellas mujeres que tenga una especial sensibilidad y rechazo exagerado hacia la cicatrices.

Candidatas a la reducción de pecho

Es importante que antes de la reducción de pecho en Barcelona, el desarrollo de los senos se haya completado, lo que suele ocurrir entre los 18 y 20 años de edad. No obstante, es posible que si las dimensiones de la mamas le está generando problemas psíquicos o físicos, el cirujano plástico aconseje adelantar a una etapa anterior la intervención de la reducción de mamas en Barcelona.

Es decir, existen pacientes con hipertrofias postpuberales considerables en las que el cirujano plástico suele considerar necesario realizar una reducción mamaria a partir de los 16 años, con el objeto de no dificultar las actividades deportivas o producir alteraciones de la columna vertebral que a la vez puede producir un severo impacto psicológico en la persona, especialmente a la edad del primer contacto con el sexo opuesto.

Antes de la operación

Con carácter previo a la intervención, se realizará un examen médico con el objeto de conseguir un historial clínico de la paciente así como una exploración de las mamas y otros exámenes complementarios.

Se realizará, con carácter general, un electrocardiograma y un análisis de sangre como requisito previo a cualquier intervención quirúrgica. Igualmente, se suele realizar una radiografía de tórax en pacientes de más de 35 años de edad, o en fumadoras. 

El cirujano tratará de disimular las cicatrices de la reducción de pecho en Barcelona, aunque dependerá de cada paciente.

El cirujano tratará de disimular las cicatrices de la reducción de pecho en Barcelona, aunque dependerá de cada paciente.

Unos 15 días antes de la intervención quirúrgica, la paciente tendrá que abstenerse de tomar medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico o salicilatos, porque favorece la formación de hematomas durante la etapa del postoperatorio

Las pacientes deberán de acudir al quirófano en ayunas, es decir, sin ingerir ningún tipo alimento o liquido, al menos unas seis horas antes de la intervención. No obstante, será el cirujano plástico quien le de las indicaciones precisas al respecto.

¿Cómo es la mamoplastia de reducción?

La intervención suele tarda entre dos horas y media a cuatro horas, dependiendo del tamaño y la forma de la mama. En el caso de hipertrofias importantes o considerables, requerirán de mayor tiempo de intervención.

En la cirugía de reducción de mamas en Barcelona siempre hay posibles complicaciones como en toda intervención quirúrgica. La paciente siempre debe estar debidamente asesorado por el cirujano plástico, quien deberá informarle adecuadamente con el objeto de conocer todos los pormenores de este tipo de intervención y formarse una idea adecuada con el objeto de permitirle tomar la decisión adecuada sobre si realizar este tipo de intervención.

¿Existen riesgos?

La operación de reducción de pecho en Barcelona es una intervención sencilla. Una posible complicación, aunque es muy infrecuente, puede estar asociada a posibles infecciones derivadas de este tipo de intervenciones, si bien en estos casos, sus efectos son minimizados con la medicación adecuada.

A veces, durante el periodo del postoperatorio en la cirugía de reducción mamas en Barcelona, se puede presentar un posible sangrado de las heridas. En el caso poco frecuente de que esto ocurra, la paciente deberá acudir al centro médico con el objeto de extraer la sangre acumulada. Se recomienda no ingerir ningún tipo de anticoagulantes antes y después de la intervención quirúrgica, como por ejemplo la aspirina. 

La reducción de mamas es una operación sencilla, sin muchos riesgos asociados.

La reducción de mamas es una operación sencilla, sin muchos riesgos asociados.

Otra posible consecuencia derivada de este tipo de reducciones, igualmente poco frecuente, es una posible mala cicatrización de las heridas, o que puede tardar más tiempo de lo debido el curar la herida. Podría incluso aparecer una cicatriz algo oscura y de textura dura al tacto que pudiera demandar una nueva intervención con el objeto de eliminarla.

Podría existir alguna probabilidad de pérdida de algo de sensibilidad de los pezones así como de la piel de la mama. En ciertos casos las pacientes se someten a esta operación para eliminar o disminuir el dolor cervical y de espalda.

En relación a esto último debemos decir que las molestias pueden seguir tras la intervención debida a que la zona ya estaba afectada, no obstante, sí resulta muy recomendable este tipo de intervenciones con el objeto de que dichas molestias no vayan incrementándose. No obstante, la paciente siempre notará un mayor alivio tras la intervención, aunque las molestias no hayan desaparecido totalmente.

También puede presentarse una posible dureza de las mamas tras la operación de mamoplastia de reducción, lo cual puede deberse a la cicatrización interna. Este tipo de efectos tiene solución con una nueva intervención.

Hay que tener en cuanta que en las pacientes fumadoras, durante el periodo del postoperatorio de la reducción de pecho en Barcelona, existe un mayor riesgo de que las heridas pueden abrirse una vez retirados los puntos, incluso pueden tardar más tiempo en curarse.

Conclusión

La cirugía de reducción mamaria en Barcelona se debe de realizar en el quirófano de un centro clínico u hospital. Las mujeres que se someten a este tipo de cirugías estéticas se les pueden dar de alta a los dos o tres días siguientes tras la intervención quirúrgica.

Durante la intervención quirúrgica se usará anestesia general porque es importante que la paciente permanezca dormido durante la operación. Es importante una buena planificación de la cirugía. Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará minuciosamente el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado de salud.

La intervención de reducción de pecho en Barcelona se lleva a cabo bajo anestesia general, y las pacientes suelen recibir el alta hospitalaria pasados unos dos o tres días.

Es importante que el cirujano plástico realice una exploración minuciosa de las mamas, solicitando un estudio mamográfico. A la paciente se le deberá explicar detalladamente las distintas técnicas quirúrgicas que se utilizan y se discutirá el tamaño y la forma que tendrán sus mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para la paciente.

El cirujano plástico debe de ser sincero con la paciente, exponiéndole las alternativas disponibles para el problema, así como los riegos y limitaciones para cada una. Además se le explicará el tipo de anestesia que se empleará y los costes de intervención. Por otro lado, la paciente deberá explicar al cirujano cuales son sus expectativas. 

Es importante planificar adecuadamente la cirugía de reducción de pecho en Barcelona.

Es importante planificar adecuadamente la cirugía de reducción de pecho en Barcelona.

Debe indicar al cirujano si es fumadora, si toma alguna medicación o vitamina, así como el número de embarazos que haya tenido la paciente y si piensa volver a quedarse embarazada, pues la reducción de pecho puede afectar a la lactancia. La paciente está en todo su derecho de aclarar cualquier duda, en especial aquellas relacionadas con sus expectativas sobre los resultados que pretende alcanzar.

Tras la intervención, es normal que las mamas se encuentren algo molesta durante algunos días, sin embargo, luego volverá a la normalidad tras 24 o 48 horas. Las molestias pueden ser controladas con la medicación prescrita por su cirujano plástico.

Según los especialistas, la primera menstruación tras una reducción de pecho en Barcelona puede hacer que los senos se hinchen y duelan un poco. El vendaje será retirado pocos días después, y se sustituirán por un sujetador especial que será previamente indicado por el cirujano. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Especialistas relacionados: cirujanos plásticos en Barcelona

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.