BonomédicoBlogFibromialgiaFibromialgiaPrimeros síntomas de la fibromialgia

Primeros síntomas de la fibromialgia


Comentar
Publicado en Fibromialgia

Dentro del ámbito de la medicina, la fibromialgia es una afección crónica caracterizada por su enorme complejidad. Incide, sobre todo, en los tejidos blandos de las articulaciones, provocando dolores generalizados y un cansancio extremo. De este modo, los primeros síntomas de la fibromialgia podrían derivar en artritis u otra serie de enfermedades. No obstante, la fibromialgia no origina molestias o inflamaciones articulares, pues, como hemos visto, el dolor afecta principalmente a los tejidos blandos del cuerpo.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia o dolor invisible es una enfermedad caracterizada por la presencia de numerosos síntomas que, sin embargo, no resultan nada sencillos de detectar. El sector de población sobre el que más suele incidir es el femenino, aunque esta patología también pueda aparecer perfectamente en hombres, niños o ancianos.

En este sentido, prácticamente ocho de cada diez de pacientes con fibromialgia son mujeres, casi todas trabajadoras. Debido a este motivo, la fibromialgia se asocia asimismo al estrés laboral y al doméstico –fibromialgia primaria-.

Son manifestaciones comunes tanto la severidad de su dolor como el modo en el cual se padece: una serie de ardores o molestias que se extienden de pies de cabeza. Como también puede acentuarse o modificar su localización, la intensidad de de este dolor sí es variable. De hecho, es frecuente que se agudice -dando lugar a la denominada fibromialgia severa- en las partes del cuerpo que con mayor asiduidad se utilizan:

  • Pies.
  • Cuello.
  • Hombros.

¿Cuáles son sus características?

La fibromialgia es una enfermedad que se distingue por un dolor crónico que se extiende por todo el cuerpo durante un período superior a los seis meses. Según diferentes estudios llevados a cabo por la Sociedad Española de Reumatología, tres de cada cien habitantes de nuestro país padecen esta patología. A pesar de que puede presentarse a cualquier edad, es más frecuente que lo haga a una mediana.

Aunque no se trate de una afección que siga ciertos patrones de clasificación y evolución, los especialistas optaron por establecer una tipología de la fibromialgia con la finalidad primordial de aplicar el tratamiento adecuado en cada caso:

  • Tipo 1: personas sin ninguna enfermedad concomitante.
  • Tipo 2: pacientes con afecciones reumáticas y autoinmunitarias.
  • Tipo 3: personas con alguna alteración severa en la esfera psicopatológica.
  • Tipo 4: pacientes simuladores.

Síntomas de la fibromialgia

El dolor es el principal de los síntomas de la fibromialgia. Las personas que padecen esta enfermedad reflejan una mayor sensibilidad a determinados estímulos sensoriales. También poseen un umbral del dolor más bajo de lo normal.

Así, estímulos que para personas normales y sanas no llegan a producir dolor alguno, para los pacientes de fibromialgia supone hasta una incapacidad, llegando a sentirse como una molestia severa. El estrés emocional, los cambios meteorológicos o la propia intensidad del ruido pueden incidir en un agravamiento del dolor corporal característicos de esta enfermedad.

Su dimensión suele ser extensa, ya que puede llegar a afectar a ambos lados del cuerpo. Por norma general, llega a:

  • Cuello.
  • Nalgas.
  • Hombros.
  • Brazos.
  • Espalda.
  • Pecho.

Existen también puntos de dolor sensibles al tacto suave y localizados alrededor de los codos, hombros, rodillas, caderas, parte posterior de la cabeza y a ambos lados del esternón.

¿Qué síntomas son los primeros en aparecer?

Por su parte, el 90% de los las personas que sufren de fibromialgia se aquejan de una sensación de fatiga. Esta podría estar relacionada con los trastornos del sueño característicos de esta enfermedad, ya que estos pacientes no disponen de ese nivel de sueño profundo y reparador necesario para el correcto funcionamiento del organismo. De hecho, este tipo de personas pueden llegar a despertar con la sensación de haber estado trabajando toda la noche por la presencia de dolores musculares o sensación de fatiga muscular.

Tanto los trastornos mentales como los emocionales se dan en más de la mitad de los pacientes. Algunos de los primeros síntomas de la fibromialgia son:

  • Falta de concentración.
  • Falta de memoria o problemas de memoria.
  • Cambios de humor.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Ansiedad.

Migraña, tensión, entumecimiento y hormigueo en diversas partes del cuerpo, dolor abdominal relacionado con el síndrome de intestino irritable o la vesícula irritable son otros síntomas de la fibromialgia.

Relación de síntomas más habituales

De acuerdo a lo establecido por la Sociedad Española de Reumatología, los más frecuentes síntomas de la fibromialgia son los siguientes:

  • Dolor muscular. Conocido también como mialgia, este tipo de dolor se manifiesta de forma crónica y durante más de tres meses. Difuso, inespecífico y localizado en diferentes partes del cuerpo –dolor de mandíbulas, dolor de brazos, dolor de pies, etc.-, dicho dolor contiene particularidades como alodinia -dolor por estímulos no dolorosos-, hiperalgesia -dolor mayor de lo normal en relación al estímulo doloroso- y persistencia.
  • Fatiga y cansancio. Surgen al realizar poco esfuerzo o ninguno y no desaparecen por norma general al descansar.
  • Rigidez. Suele ser un síntoma común de otro tipo de patologías reumáticas, pero en esta enfermedad en particular tiene una serie de peculiaridades que la diferencia de otras como la artritis reumatoide, artrosis o lupus.
  • Entumecimiento, calambres en las extremidades inferiores, sensación de hinchazón, agarrotamiento, contracturas musculares, movimientos involuntarios, temblor y sensación de bloqueo.
  • Trastornos del sueño. Es decir, los pacientes que sufren de fibromialgia pueden llegar a presentar dificultades para conciliar el sueño, despertarse de forma repetida a lo largo de la noche o mantener un tipo de sueño no reparador.
  • Deterioro cognitivo. Dificultad para procesar la información, memorización o expresión verbal adecuada.
  • Surgimiento de otras patologías asociadas con la fibromialgia como la ansiedad o la depresión. En este sentido, los expertos aún no han logrado especificar si estos otros trastornos mentales se producen antes o forman parte de las consecuencias de la fibromialgia.
  • Síntomas relacionados con trastornos gastrointestinales como intestino irritable o hernia de hiato; trastornos musculoesqueléticos como síndrome del túnel carpiano; metabólicos como el hipotiroidismo; o autonómicos como mareos, vértigos, hipotensión.
  • Una de las enfermedades que mayores confusiones ofrece en su diagnóstico por la similitud con los primeros síntomas de la fibromialgia es la polimialgia reumática. Dolor con impotencia funcional y rigidez son dos de sus principales manifestaciones clínicas. Sin embargo, esta última patología es más bien una enfermedad inflamatoria que produce modificaciones en los análisis de sangre y dispone de pruebas diagnósticas y tratamientos específicos.
  • Incremento de los dolores de cabeza o de la cara. Unos músculos del cuello y hombros extremadamente anquilosados o sensibles pueden ser el origen de estos dolores. Otras de las posibilidades es una disfunción de la articulación temporomandibular, condición que afecta a aproximadamente una tercera parte de las personas que sufren de fibromialgia y que incide en las articulaciones de las mandíbulas y los músculos correspondientes.
  • Problemas genitourinarios. Estas molestias hacen referencia a un aumento en la frecuencia o a una mayor urgencia para orinar, de forma ordinaria y sin que exista infección de orina alguna. Una de las complicaciones de esta enfermedad es la cistitis intersticial, una inflamación dolorosa de la pared de la vejiga. Por otro lado, para el sector femenino que padece de fibromialgia puede darse el caso de que se intensifiquen el dolor o los síntomas del período menstrual. Asimismo, pueden llegar a padecer vestibulitis vulvar o vulvodinia, molestias en la zona de la vulva y durante la realización del coito.
  • Parestesia. Entumecimiento u hormigueo en manos o pies.
  • Puntos miofasciales hipersensibles. El síndrome del dolor miofascial incide en la aparición de puntos extremadamente sensibles recogidos en los músculos y otros tejidos conectivos capaces de transmitir la sensación de dolor a otras partes del cuerpo.
  • Síntomas del tórax. Las personas que sufren de fibromialgia y, además, tienen que llevar a cabo acciones que los obliguen inclinarse hacia adelante pueden llegar a desarrollar dolores del pecho o de las partes superiores del cuerpo que pueden ir acompañados de jadeos o problemas de postura. Asimismo, los pacientes de fibromialgia son más propensos a padecer una condición cardíaca generalmente asintomática y denominada prolapso de la válvula mitral. Es decir, una de las válvulas del corazón se hincha durante un latido originando un chasquido o soplo.
  • Desequilibrio. Al ser la fibromialgia una patología capaz de afectar a los músculos esqueléticos de seguimiento de los ojos, los pacientes pueden llegar a sufrir náuseas o confusión visual. También el desequilibrio puede producirse por unos músculos débiles o por puntos hipersensibles en el cuello.
  • Sensaciones en las piernas. El síndrome de las piernas inquietas también puede aparecer en pacientes que sufren de fibromialgia. Un impulso incontrolable de mover las piernas cuando se está en reposo es una de sus principales características.
  • Hipersensibilidad sensorial, síntomas alérgicos. La hipervigilancia del sistema nervioso origina hipersensibilidad a la luz, sonidos, toques u olores. Asimismo, pueden aparecer sensaciones muy similares a las que se tiene con una reacción alérgica.
  • Problemas en la piel. Prurito, resequedad, manchas o sensación de hinchazón en los dedos.
  • Diabetes, en algunos casos del tipo 2.
  • Presión arterial alta.
  • Aumento del peso corporal.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *