Fibromialgia severa


1 comentario
Publicado en Fibromialgia

La fibromialgia se pone de manifiesto de diferentes formas. Mientras que algunas personas pueden identificar muchos o casi todos los síntomas de esta patología -como en los casos de fibromialgia severa-, en otras pueden remitir de vez en cuando algunos de ellos y o hacerlo con una intensidad mucho más simplificada. Y es que, en este sentido, la fibromialgia se puede clasificar según su grado de severidad, teniendo en cuenta que para todos y cada uno de ellos se debe poner en marcha un tratamiento adecuado que evite su desarrollo o empeoramiento.

¿En qué consiste la fibromialgia severa?

En la actualidad, existen tres grados de severidad para la fibromialgia o dolor invisible: leve, moderada y severa. Los criterios a la hora de clasificarlas oscilan entre los siguientes factores:

  • Impacto general de la fibromialgia.
  • Calidad del sueño.
  • Nivel de ansiedad y depresión.
  • Impacto de los síntomas cognitivos en la productividad.
  • Impacto de otros síntomas en el desempeño general.

Establecidos estos criterios, podemos llegar a entender con mayor facilidad los diversos niveles de la fibromialgia. El estado severo de esta patología presenta síntomas generales como el impedimento a la hora de realizar las tareas diarias con frecuencia o el incremento del número de crisis que se presentan de forma más duradera, por lo que convierte en prácticamente imposible mantener el trabajo -ya que se incrementa la dificultad para trabajar tantas horas seguidas-.

Fibromialgia severa: otras consecuencias

Con respecto a los síntomas que aluden a los problemas del sueño, en este nivel afecta al desempeño que el paciente realiza a lo largo del día, ya que el cuerpo requiere recuperar las horas de sueño perdidas en noches anteriores. Los síntomas emocionales muestran unos altos niveles de ansiedad y depresión, trastornos mentales que pueden llegar a ser controlados mediante medicamentos y métodos de relajación.

Los síntomas cognitivos o neurológicos afectan a la productividad por completo, muy a pesar de los esfuerzos que realiza la persona que está afectada de fibromialgia. Además, la gran variedad y la frecuencia de los síntomas que se experimentan hacen que el paciente sea cada vez más reticente a tolerarlos, generando estrés físico y pudiendo desencadenar una fibromialgia primaria.

Una persona que padezca de fibromialgia severa no puede realizar su jornada profesional y dispone de poca actividad social. En la mayoría de las ocasiones, estos pacientes no responden a los medicamentos recetados o necesitan dosis cada vez más altas, incidiendo esto último en su calidad de vida. En estos niveles de dicha patología los factores que la originan se convierten en más complicados incluso a la hora de detectarlos. Y es que para estas personas no existe el descanso, lo que repercute directamente en un agravamiento de los primeros síntomas de la fibromialgia. Su capacidad cognitiva puede estar muy deteriorada y su estado de ánimo muestra ansiedad y depresión.

¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?

Si hacemos repaso por los más de setenta síntomas de la fibromialgia, estos se pueden agrupar de la siguiente forma:

Síntomas generales

  • Dolor cuya intensidad puede variar de suave a severa y extenderse a lo largo del cuerpo –brazos, pies o mandíbulas, por ejemplo-.
  • Rigidez matinal.
  • Fatiga, agotamiento y sueño.
  • Dolor muscular que persiste bastantes horas tras la realización de un ejercicio o deporte.
  • Espasmos musculares.
  • Calambres.
  • Reacciones ante acontecimientos estresantes.
  • Inflamación difusa.
  • Parestesias en las extremidades con sensación de hormigueo o quemazón.
  • Herencia genética.

Síntomas relacionados con problemas de sueño

  • Patrón de sueño ligero con sueño no reparador.
  • Sensación de caer cuando comienza el sueño.
  • Dificultad para mantenerse dormido.
  • Músculos nerviosos por la noche.
  • Bruxismo.
  • Insomnio.
  • Síndrome de piernas inquietas.

Síntomas emocionales

  • Depresión.
  • Tendencia a llorar con facilidad.
  • Constantes cambios de humor.
  • Irritabilidad.
  • Sobrecarga sensorial.
  • Ansiedad flotante.
  • Ataques de pánico.

Síntomas cognitivos o neurológicos

  • Dolores de cabeza o migrañas.
  • Cambios en la visión.
  • Dificultad para conducir.
  • Pérdida de la capacidad de distinguir los colores.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Mareos.
  • Zumbido en los oídos.
  • Falta de equilibrio y coordinación.
  • Sensibilidad a los olores.
  • Excesiva sensibilidad al ruido.
  • Sensibilidad a cambios de temperatura, presión y humedad.
  • Desorientación direccional.
  • Sensación de confusión.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Deterioro de la memoria de corto plazo.
  • Disfasia.
  • Aletargamiento.
  • Mirar al vacío hasta que el cerebro se active.
  • Incapacidad para reconocer entornos familiares.

Otros síntomas

  • Problemas menstruales.
  • Menstruaciones muy dolorosas.
  • Síndrome premenstrual.
  • Pérdida de la libido.
  • Impotencia.
  • Dolor pélvico.
  • Distensión abdominal y náuseas.
  • Calambres abdominales.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Hemorroides
  • Frecuencia urinaria.
  • Dificultad para respirar.
  • Alergias.
  • Sensibilidad al moho y la levadura.
  • Dolor de oídos o picazón en las orejas.
  • Secreciones espesas.
  • Aumento o pérdida inexplicable de peso.
  • Antojos de carbohidratos y chocolate.
  • Uñas que se curvan por debajo.
  • Crecimiento excesivo de tejido.
  • Sudoración excesiva.
  • Piel manchada.
  • Moretones.
  • Hemorragias nasales.
  • Pérdida del cabello.
  • Síndrome de la articulación temporomandibular.
  • Palpitaciones o ritmo cardíaco irregular y rápido.
  • Dolor en el pecho que parece un ataque al corazón.
  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez

  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

1 comentario

  1. Rina

    Me diagnosticaron fibromialgia desde el año 2010, y creo que me encuentro en una etapa un poco avanzada, pues tengo muchísimos de estos síntomas y la crisis son cada vez más fuertes y prolongadas, estoy muy preocupada pues tengo 53 años y un hijo de 15 años, al que quisiera poder encaminar y verlo graduado de la Universidad, estoy desesperada, pues tengo dos ablationes del corazón, por arritmias severas, y no puedo tomar, ni sinvalta, ni Lírica, pues los dos me producen palpitaciones, qué me recomiendan tomar? Sólo estoy tomando el Gabapentin de 300 mg, 3 diarias, pues también tengo Neuropatia severa con afectación en las fibras nerviosas y tomo tabletas para el dolor, recientemente el neurólogo me recetó la Amitriptilina, por favor , qué me recomiendan hacer, para mejorar las crisis y tener una mejor calidad de vida. No quiero que publiquen mi información, respóndanme vía correo electrónico. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *