Depresión crónica


Comentar
Publicado en Enfermedades

La depresión crónica es aquel tipo de depresión caracterizado por el bajo estado de ánimo que alguien presenta permanentemente, aunque sus manifestaciones no son tan severas como las de la depresión mayor.

Posee otras denominaciones, como:

  • Depresión neurótica.
  • Distimia.
  • Enfermedad distímica.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión crónica?

El signo más habitual de la depresión crónica o distimia es la falta de ánimo y la tristeza que acompaña cada día a la persona a lo largo de, como mínimo, un par de años. En vez de esta pesadumbre, en el caso de los pequeños y los jóvenes, la irritabilidad de su estado de ánimo puede ser el principal síntoma, prolongándose durante más de un año.

Otros síntomas adicionales

Las personas con depresión crónica se caracterizan por un constante desánimo y una negativa perspectiva.

Las personas con depresión crónica se caracterizan por un constante desánimo y una negativa perspectiva.

No obstante, la depresión crónica viene determinada asimismo por otras constantes manifestaciones, tales como:

  • Falta de ilusión.
  • Escaso o excesivo sueño.
  • Poca energía o cansancio.
  • Baja autoestima.
  • Falta de apetito o comer en demasía.
  • Problemas de concentración.

Más características de la distimia

También es frecuente que los pacientes con depresión crónica tengan dificultades para solucionar problemas, además de una pesimista perspectiva de:

  • Ellos mismos.
  • Su futuro.
  • El resto de gente.
  • Acontecimientos venideros.

Depresión crónica: causas

El motivo preciso de la enfermedad distímica no se conoce aún, tan solo que:

  • Suele ser hereditaria.
  • Es más común entre la población femenina.
  • Afecta a unas cinco personas de cada cien.

Posibles problemas complementarios

Además, no son pocos los pacientes con distimia que sufren alguna otra complicación o trastorno crónico de salud, como:

  • Ansiedad.
  • Alcoholismo.
  • Drogadicción.

Casi el 50 % de las personas depresivas crónicas experimentarán un estado de depresión mayor en algún instante.

Depresión crónica en los ancianos

En las personas mayores, la depresión neurótica viene provocada por:

  • Problemas para cuidarse.
  • Asociabilidad.
  • Trastornos mentales.
  • Dolencias físicas.

¿En qué consiste el diagnóstico de la distimia?

Para el diagnóstico de la depresión crónica, en primer lugar, el especialista confeccionará el historial clínico del paciente en base a:

  • Su estado de ánimo.
  • Otros signos de salud mental.

Asimismo, y con el propósito de descartar razones físicas de la depresión crónica, el médico puede realizar análisis de sangre y de orina. 

Tratamiento de la depresión crónica

Las dos principales categorías de tratamientos de este trastorno son los medicamentos y las psicoterapias.

Las dos principales categorías de tratamientos de este trastorno son los medicamentos y las psicoterapias.

El tratamiento de la distimia está basado en la combinación de:

  • Terapia con antidepresivos.
  • Alguna psicoterapia.

En la mayoría de ocasiones, la efectividad de los fármacos para la enfermedad distímica es inferior a la de la depresión mayor. Además, es posible que los resultados deseados tarden más en llegar.

Medicamentos empleados

Los ISRS

Los ISRS o Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina son los medicamentos más habituales para la depresión crónica:

  • Fluoxetina: Prozac.
  • Sertralina: Zoloft.
  • Paroxetina: Paxil.
  • Fluvoxamina: Luvox.
  • Citalopram: Celexa.
  • Escitalopram: Lexapro.

Otros antidepresivos

  • Los IRSNA o Inhibidores de la Recaptación de Serotonina y Noradrenalina.
  • Bupropión: Wellbutrin.
  • Los IMAO (Inhibidores de la Monoaminoxidasa) o antidepresivos tricíclicos.

Tipos de psicoterapia

A menudo, los pacientes con este tipo de depresión se valen de alguna clase de psicoterapia para conversar sobre lo que piensan y sienten y, sobre todo, aprender a dominar estas situaciones:

  • La TCC o Terapia Conductual Cognitiva ayuda a desterrar los pensamientos negativos de distintos modos. Así, tomarán mayor conciencia acerca de los signos de la distimia, saber qué puede agravarla y conocer otras formas de solventar dificultades.
  • La psicoterapia psicodinámica o encaminada a la reflexión, que facilita el entendimiento de los aspectos emocionales que podrían subyacer tras los pensamientos, sentimientos o procedimientos depresivos.
  • Otra de las psicoterapias que puede resultar de bastante utilidad es formar parte de un grupo de personas que en ese momento atraviesen problemas similares a los del paciente.

¿Cuál es el pronóstico de la distimia?

La distimia es una patología crónica de muchos años de duración. Si bien es cierto que hay personas que logran su recuperación total, otras siguen presentando ciertas manifestaciones aunque se encuentren bajo tratamiento.

Pese a no caracterizarse por la gravedad de la depresión mayor, los signos de depresión neurótica podrían incidir en la relación del paciente con sus allegados y en el ejercicio de su labor profesional.

Además, la probabilidad de suicidio aumenta sensiblemente en estos casos. Y es que, de no establecerse tratamiento alguno, la depresión crónica podría derivar en un episodio de depresión mayor. Es decir, estaríamos ante una doble depresión.

¿Cuándo es necesario un profesional médico?

Hay casos de depresión crónica que necesitan ser tratados de urgencia para evitar mayores complicaciones.

Hay casos de depresión crónica que necesitan ser tratados de urgencia para evitar mayores complicaciones.

Casos generales

Se deberá concertar una cita con el especialista en caso de que la persona:



  • Por norma general, se sienta desanimada o decaída.
  • Haya sentido un agravamiento de los síntomas de la distimia.

Situaciones de riesgo

Es necesario pedir ayuda de forma inminente ante las manifestaciones de depresión crónica que a continuación se enumeran, pues son claras indicadoras de peligro de suicidio:

  • Entregar sus objetos personales o comentar su ida y la necesidad de resolverlo todo con anterioridad.
  • Llevar a la práctica actitudes autodestructivas.
  • Bruscas modificaciones de comportamiento, sobre todo cuando está excesivamente tranquilo tras un episodio de ansiedad.
  • Comentar el asunto de la muerte o confesar sus intenciones de agredirse a sí mismo.
  • Aislarse de quienes le rodean y renunciar a participar en eventos.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *