BonomédicoBlogPlaquetasPlaquetas bajas o trombocitopenia

Plaquetas bajas o trombocitopenia


Comentar
Publicado en Plaquetas

¿A qué se deben las plaquetas bajas? Existen circunstancias variadas que harán que descienda este número, como:

  • El padecimiento de ciertas enfermedades o infecciones.
  • Una dieta deficitaria en ácido fólico y vitamina B12.

Las plaquetas

Las plaquetas son una fracción sanguínea, como los glóbulos rojos y glóbulos blancos, cuya función principal es ayudar a la coagulación sanguínea en la curación de heridas y prevención de hemorragias. Además, evita la formación de coágulos fuera de lo normal que puedan suponer un impedimento en la circulación de la sangre por arterias vitales. Cualquier persona sana tendrá en la sangre de 150.000 a 400.000 plaquetas por microlitro (mcL).

Las plaquetas son necesarias para una correcta cicatrización de heridas y coagulación sanguínea.

Las plaquetas son necesarias para una correcta cicatrización de heridas y coagulación sanguínea.

Cuando se produce una alteración del número de plaquetas de una persona y esta presenta menos de la cantidad normal, ocurre algo llamado trombocitopenia. Se trata de una afección cuya característica es el sangrado anormal. Según sea el número de plaquetas que tenga el paciente, presentará un sangrado fuerte (si presenta menos de 150.000 plaquetas por microlitro) o grave (número de plaquetas inferior a 50.000). En este último caso, la persona sangra por lo más mínimo, pudiendo producirse hemorragias que pongan en peligro su salud.

Ante una situación así, lo primero que habrá que hacer es ir a un médico para que realice un análisis de sangre, gracias al cual se pueda determinar el número de plaquetas que se tienen para poder diagnosticar si efectivamente hay un descenso acusado de las mismas, intentar determinar qué ha provocado esto y poner un tratamiento que solucione la enfermedad o atenúe los síntomas de la trombocitopenia.

¿Por qué bajan las plaquetas?

Las causas y factores de riesgo por los que desciende el número de plaquetas son: porque el bazo o el hígado destruyan las plaquetas por un funcionamiento anormal de los mismos, la médula ósea no produzca plaquetas o las plaquetas se eliminen en el torrente sanguíneo.

El hecho de tener las plaquetas bajas puede deberse a varias causas.

El hecho de tener las plaquetas bajas puede deberse a varias causas.

  • El hecho de que la médula ósea no produzca el número de plaquetas que debe puede ser porquela persona tenga ciertas enfermedades o sufra infecciones como dolencia del hígado (cirrosis), anemia aplásica, síndrome mielodisplásico (esto ocurre cuando la médula ósea altera su funcionamiento produciendo pocas plaquetas o defectuosas), infecciones de la médula ósea, deficiencia en la dieta de vitamina B12 y folato o cáncer en la médula ósea como la leucemia. Enfermedades infecciosas como el SIDA también provocan un número de plaquetas inferior al normal.
  • La utilización de medicamentos como los que se emplean contra el cáncer (quimioterapia) también generan que se originen menos plaquetas en el cuerpo.
  • La descomposición de las plaquetas por determinados trastornos en el organismo reducirá su número. Esto ocurre cuando se padece: inflamación del hígado (hiperesplenismo), púrpura trombocitopénica inmunitaria, trombocitopenia inmunitaria inducida por medicamentos, coagulación intravascular diseminada, trombocitopenia no inmunitaria inducida por medicamentos, púrpura trombocitopénica inmunitaria y púrpura trombocitopénica trombótica.

Síntomas de plaquetas bajas

El principal síntoma de plaquetas bajas será el sangrado en distintas zonas (boca, encías, nariz), también la presencia de hematomas y un tipo de erupción cutánea especial (las petequias, que son pequeñas manchas rojas).

El médico podrá realizar, además del análisis de sangre para el conteo de plaquetas, un estudio de coagulación PTT y PT (tanto del tiempo que emplea la sangre en coagularse – para saber si existen problemas de sangrado o coagulación- como del tiempo que se emplea el plasma -porción líquida de la sangre- en coagularse). Dicho estudio también se hará con un análisis de sangre y se incluirán en el historial clínico del paciente.

Tratamiento de la trombocitopenia

Cómo subir las plaquetas dependerá del tratamiento que se aplique. Y dicho tratamiento se pondrá en marcha atendiendo al origen de la disminución de plaquetas. Por eso, variará de un caso a otro. Si lo que ha hecho que bajen es una deficiencia de vitamina B12 o ácido fólico, pueden ingerirse ciertos alimentos para subir las plaquetas. Una dieta rica en nutrientes y proteínas contribuirá a solucionar el problema. En cambio, si se ha producido la dolencia por enfermedades más graves relacionadas con un mal funcionamiento de la médula ósea como ocurre con la leucemia o cirrosis hepáticas, el médico establecerá cómo subir las plaquetas, al mismo tiempo que intentará acabar con la enfermedad que la provoca. Algo parecido ocurrirá con el descenso de los niveles plaquetarios relacionados con enfermedades infecciosas o bacterianas a las que se aplicará un tratamiento específico para su control y aumento plaquetario.

Otros problemas asociados a los índices irregulares de número de plaquetas

Como consideración sobre el tema de la trombocitopenia, señalar que, aunque esto es malo y se produzca por todo lo expuesto a través del artículo, también el incremento de plaquetas por encima de lo normal produce problemas en la salud.

Un número bajo de plaquetas puede estar asociado a varios problemas de salud.

Un número bajo de plaquetas puede estar asociado a varios problemas de salud.

La persona que tenga más de 400.000 plaquetas por microlitro sufrirá un trastorno denominado trombocitosis. Y las causas de que esto se produzcan serán:

  • Anemia por bajo nivel de hierro.
  • Anemia hemolítica (por mayor destrucción de glóbulos en sangre de lo normal).
  • Ciertos medicamentos.
  • Policitemia vera (enfermedad de la médula ósea).
  • Trombocitemia primaria (aumento de plaquetas en la médula ósea sin saber el motivo).
  • Infecciones o reacciones alérgicas.
  • Cáncer.

En estos casos, además de sangrado -uno de los riesgos de las plaquetas bajas-, existe la posibilidad de formación de coágulos sanguíneos que pueden ser peligrosos para la salud del paciente.

Otros síntomas de plaquetas altas son: vértigo, heces con sangre, sangrado en varios sitios (tubo digestivo, aparato respiratorio piel y vías urinarias), facilidad en la formación de hematomas, inflamación de ganglios linfáticos, sangrado nasal, úlceras en dedos de manos y pies, entumecimiento también de manos y pies, dolor de cabeza e incluso ataques cerebrales en casos extremos y en algunas personas.

El médico encargará los análisis oportunos para determinar esta afección: análisis de sangre (para saber el número de plaquetas y pruebas genéticas) así como biopsia de la médula ósea o comprobación del nivel de ácido úrico.

Es importante determinar la causa de tener las plaquetas bajas.

Es importante determinar la causa de tener las plaquetas bajas.

Algunas personas no necesitarán ningún tratamiento pero sí un control médico. Otras precisarán de medicación para disminuir el número de plaquetas lo antes posible mediante un tratamiento llamado trombocitaféresis.

Conclusión

A través de estas líneas hemos conocido no solo el motivo de la trombocitopenia, sino que además hemos sido conscientes de la función esencial que estas cumplen en nuestro organismo.

En muchos casos, aunque no todos, el número de plaquetas aumenta o disminuye más de lo habitual por un mal funcionamiento de la médula ósea. Otras veces, el problema, tanto de un tipo como de otro, está asociado a enfermedades o infecciones determinadas. En cualquier caso, será bueno siempre consultar con un médico y seguir al pie de la letra sus consejos e indicaciones.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes

  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico
 
 



Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *