Abdominoplastia en Bilbao

Sanatorio Bilbaíno

Abdominoplastia en Bilbao por 4.890 €
Hasta
el
10 dic

¡Di adiós a tu barriga!

BonoMédico te trae una abdominoplastia en Bilbao por solo 4.890 € en lugar de 6.050 €, con la que obtendrás el vientre plano que deseas.

La abdominoplastia es un tipo de cirugía que se realiza bajo anestesia general y que consiste en eliminar el sobrante de grasa y piel de la parte media y baja del abdomen y reforzar sus paredes musculares. De este modo se remodela el vientre, la cintura y la forma general del tronco. Está especialmente indicada en mujeres que han tenido varios embarazos o en aquellas personas que padecían de obesidad mórbida y que, tras una pérdida enorme de peso, ven cómo la piel del tronco les cuelga en exceso. La hospitalización suele ser de 48 horas (a criterio del especialista), tras las cuales el paciente puede regresar a casa por su propio pie y volver a su vida normal, aunque sin hacer esfuerzos físicos durante dos semanas.

El cirujano te atenderá la consulta previa gratuita incluida en el bono. Allí estudiará tu caso para elegir la técnica más adecuada y podrás resolver todas tus dudas acerca de la intervención. Ésta se realiza posteriormente en Sanatorio Bilbaíno, en Bilbao.

Servicios incluidos

  • Consulta previa
  • Anestesia general y abdominoplastia
  • Ingreso hospitalario

No incluye

  • Pruebas preoperatorias.
  • Faja post-operatoria ni otro tipo de accesorios.
  • Posibles complicaciones fuera del proceso quirúrgico normal.

Centro

Sanatorio Bilbaíno

Sanatorio Bilbaíno

Centro médico garantizado

El Sanatorio Bilbaíno de la Congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad lleva más de 100 años atendiendo a sus pacientes. En el centro desarrollan su actividad un selecto grupo de especialistas de reconocido prestigio y experiencia de diferentes especialidades médicas, quirúrgicas y diagnósticas. El centro no ha dejado de modernizar sus instalaciones a lo largo de su historia, por lo que actualmente cuenta con las más modernas tecnologías y equipamiento. No obstante, lo que hace destacar al Sanatorio Bilbaíno es su continua búsqueda de la excelencia en el servicio sanitario. Por ello se ha seleccionado al personal más cualificado, con el fin de dar el mejor trato al paciente.

Abdominoplastia en Bilbao: más información

La abdominoplastia en Bilbao es una intervención de cirugía estética que permite mejorar el aspecto y apariencia de la piel y los músculos del abdomen, mediente la aplicación de diferentes técnicas. Así, se trata de un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo en la pared abdominal y con la que se consigue remodelar la silueta en su conjunto.

En función del estado de flacidez del vientre, el cirujano podría optar por hacer una mini abdominoplastia, es decir, una variante de la cirugía abdominal tradicional que es más sencilla y menos invasiva, pues se realiza en zonas más concretas del abdomen.

Por otro lado, es necesario explicar que la abdominoplastia no es como una liposucción, ya que esta última técnica tiene como único objetivo el de extraer grasa de un área determinada, mientras que la abdominoplatia trabaja también sobre la piel y los músculos. Asimismo, la liposucción no se circunscribe solo al abdomen, sino que se puede realizar casi en cualquier parte del cuerpo. No obstante, en algunas ocasiones se puede necesitar una combinación de ambos procedimientos.

Abdominoplastia, ¿en qué consiste?

Normalmente, la abdominoplastia no es un procedimiento quirúrgico que se necesite por motivos de salud sino que, en la gran mayoría de casos, el paciente decide someterse a ella por una cuestión estética. En este sentido, hay ciertas circunstancias en las que se puede recomendar una cirugía abdominal para tener una mejor apariencia física y mayor autoestima, especialmente en personas que han pasado por pérdidas o aumento de peso y presentan mucha flacidez en la piel.

De esta forma, la abdominoplastia en Bilbao ayuda a conseguir un vientre más plano y más firme. Asimismo, permite prevenir posibles infecciones o erupciones cutáneas que se pueden producir cuando la piel tiene demasiados pliegues.

La abdominoplastia en Bilbao es una cirugía muy demandada para mejorar la apariencia de los músculos y pared abdominal.

La abdominoplastia en Bilbao es una cirugía muy demandada para mejorar la apariencia de los músculos y pared abdominal.

¿En qué casos se realiza el tratamiento?

Le objetivo fundamental de esta técnica es acabar con la grasa localizada y el exceso de piel que se resiste a otros tratamientos. En concreto, la abdominoplastia o, en su caso, la mini abdominoplastia, son de gran ayuda en estos  casos:

  • Cuando la dieta y el ejercicio físico no logran mejorar el tono muscular.
  • En las mujeres que han tenido uno o varios embarazos y tienen flacidez en la parte baja del abdomen.
  • Las personas que tenían obesidad y han perdido mucho peso.

La operación de abdominoplastia está considerada como una cirugía mayor, por ello es muy aconsejable leer acerca de la intervención quirúrgica y sobre su periodo postoperatorio antes que el paciente se someta a ésta. Además de conocer los resultados que se esperan, ya que la persona debe de ir con expectativas reales al quirófano y saber de antemano sus posibles efectos secundarios

También es necesario comprender que la abdominoplastia en Bilbao no es una cirugía alternativa para bajar de peso, por eso es recomendable que a la par de la intervención, el paciente esté en control con un nutricionista que le ayude a educarse sobre qué cosas comer para tener una dieta más sana.

Si el exceso de piel está muy localizado, por ejemplo, en la zona del ombligo o del pubis, normalmente el cirujano recomendará hacer una mini abdominoplastia. Esta técnica permite tensar los músculos flácidos de la parte inferior del abdomen, en una intervención en régimen ambulatorio, llevada a cabo con sedación, cuya duración está entre una y dos horas.

En casos de obesidad, la abdominoplastia en Bilbao no es el tratamiento adecuado.

En casos de obesidad, la abdominoplastia en Bilbao no es el tratamiento adecuado.

La mini abdominoplastia también es útil para eliminar estrías y piel descolgada en la parte baja del abdomen, consecuencia de un embarazo o de una gran pérdida de peso. En todo caso, este método resulta menos invasivo que la liposucción convencional.

Primera consulta 

Cualquier paciente que se disponga a someterse a una abdominoplastia en Bilbao, habrá de comentar previamente al cirujano una serie de aspectos que resultarán fundamentales para acometer el procedimiento:

  • En caso de ser mujer, la posibilidad de que se encuentre embarazada.
  • Si está bajo tratamiento farmacológico o tomando suplementos adquiridos sin prescripción previa del especialista. O si es frecuente consumidor de drogas. En este sentido, cualquier información es primordial para evitar riesgos.
  • También si es fumador o bebe de manera habitual.

Preoperatorio de la abdominoplastia en Bilbao

Es importante que el paciente siga los siguientes consejos para poder prepararse para la cirugía de abdominoplastia:

  • El médico le solicitará que suspenda  tomar ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno (Advil, Motrin), Warfarina (Coumadin), unos días antes de que se someta a la operación, porque esos son fármacos que no permiten la coagulación de la sangre.
  • El médico le indicará que fármacos debe tomar el día de la cirugía.
  • En caso de fumar, deberá dejarlo durante al menos dos semanas antes de la cirugía. El tabaquismo eleva de forma significativa, el riesgo de tener complicaciones en la operación y en el postoperatorio.

La intervención

 El día de la intervención el paciente debe seguir las siguientes recomendaciones:

  • Como norma general, se le solicita no comer ni beber nada durante las horas previas a la operación. 
    Tanto en mujeres como en hombres, la abdominoplastia es una cirugía muy demandada actualmente.

    Tanto en mujeres como en hombres, la abdominoplastia es una cirugía muy demandada actualmente.

  • Tomar los medicamentos que el médico ha recomendado con un mínimo de agua. 
  • El médico o el personal de enfermería le indicarán la hora en que debe presentarse al hospital para la preparación de la cirugía. Lleve ropa cómoda con la cual también saldrá del hospital. 

Al paciente se le ingresa en el quirófano del hospital y se le aplica anestesia general para que esté dormido mientras se le realiza el tratamiento quirúrgico, que dura entre dos a seis horas, dependiendo de las características de cada paciente.

Una vez el paciente se encuentre anestesiado, el cirujano plástico realiza una incisión en el abdomen para abrir el área. Dicho corte se hace exactamente por encima del área púbica. Desde ahí el cirujano tendrá acceso para eliminar todo el tejido graso y la piel suelta de las secciones medias y bajas del abdomen hasta conseguir que sean firmes y más planas. En el caso de las operaciones extensas, el médico cirujano también retira el exceso de piel y de grasa, conocidas como ‘michelines’ de los lados del abdomen. Al mismo tiempo que también fortalece los músculos del abdomen.

Después de eso, se cierra el corte o la incisión con puntos de sutura y se dejan unos tubos de drenaje para extraer el líquido que ha podido quedar dentro del estómago. Esos pequeños tubos de drenaje se retirarán una semana después de ser colocados. También se le colocará al paciente un vendaje (apósito) elástico y firme sobre el abdomen que ayude a mantener la piel en su nueva posición.

Con frecuencia las intervenciones de abdominoplastia y liposucción se confunden, pero son técnicas diferentes indicadas para problemáticas distintas.

El tiempo de hospitalización tras la abdominoplastia en Bilbao es, normalmente, de uno a tres días después de la intervención. 

Para la “mini abdominoplastia”, el cirujano puede utilizar el dispositivo médico denominado como endoscopio, que es una cámara diminuta que se introduce en la piel por medio de pequeñas incisiones. El endoscopio está conectado a un monitor de vídeo en el quirófano donde se puede observar el área que se está tratando. El cirujano eliminará el exceso de grasa con el empleo de otras herramientas pequeñas que se introducen en la piel a través de otras incisiones pequeñas. A esta cirugía se le llama clínicamente cirugía endoscópica.

Periodo postoperatorio y recuperación

Después de la cirugía, el paciente tendrá un poco de dolor e incomodidad durante varios días. El cirujano le recetará analgésicos que le ayudarán a aliviar el dolor. Puede ser beneficioso descansar con las piernas y las caderas dobladas durante la recuperación para disminuir la presión sobre el abdomen.

Llevar una faja  o un soporte elástico similar a ella durante las primeras dos o tres semanas después de la cirugía ofrecerá un apoyo extra, mientras el abdomen se recupera. 

Se debe evitar cualquier actividad u aspecto que provoque tensión durante las primeras cuatro a seis semanas. El paciente se podrá reincorporar a su vida laboral entre las dos y cuatro semanas de después de la cirugía, todo dependerá de la cicatrización de cada persona, de la cirugía que se haya realizado y cómo sea su condición física. En la mayoría de casos, se puede retomar las actividades cotidianas, incluyendo realizar algún tipo de deporte ligero, después de pocas semanas después de la cirugía. 

Después de la intervención, es aconsejable usar una faja durante las primeras semanas.

Después de la intervención, es aconsejable usar una faja durante las primeras semanas.

También es normal que el paciente continúe con un poco de dolor e inflamación algunas semanas tras la cirugía, pero esos síntomas son completamente normales.  Sin embargo, en caso de haber dolor intenso, se debe llamar al cirujano inmediatamente.

Es importante no tener relaciones sexuales durante un mínimo de dos semanas, no obstante, el cirujano plástico puede recomendar esperar un poco más de tiempo por la presión que se ejerce en el abdomen durante dicha actividad. 

Entre los ocho y diez días se retiran los puntos de sutura. Su médico o el personal de enfermería son los encargados de quitarlos.

Las cicatrices se volverán más planas y más claras durante los próximos seis meses. Es importante no exponer el área tratada al sol, porque puede dañar las cicatrices y oscurecer el color de la piel de la cicatriz. En caso de exponerse al sol, manténgala cubierta cuando esté al sol. 

Otra recomendación es que puede aplicarse una crema especial, que le ayude hasta que la incisión esté totalmente curada.

Resultados y complicaciones

La mayoría de los pacientes quedan satisfechos con los resultados y beneficios de la abdominoplastia en Bilbao. Muchos de ellos consiguen tener mayor confianza en sí mismos, elevando así su autoestima. Los riesgos de cualquier cirugía son:

  • Infección.
  • Sangrado.
  • Inflamación.
  • Hematoma.
  • Mala cicatrización.
  • Coágulos de sangre en las piernas o peor aún en los pulmones. 

Riesgos de cualquier anestesia:

  • Una mala reacción a los medicamentos. 
    La gran mayoría de las personas que se realizan una abdominoplastia en Bilbao queda satisfecha con el resultado.

    La gran mayoría de las personas que se realizan una abdominoplastia en Bilbao queda satisfecha con el resultado.

  • Problemas respiratorios.
  • Accidente cerebrovascular o ataque cardíaco.

Riesgos particulares de la abdominoplastia:

  • Si el cirujano no es un profesional cualificado puede dañar órganos internos durante la cirugía, por eso es recomendable que el cirujano que lo opera sea reconocido y con mucha experiencia en este tipo de intervenciones.
  • Excesiva cicatrización o por el contrario, una cicatrización deficiente.
  • Pérdida de piel durante la cirugía.
  • Tener una temperatura corporal muy baja durante la operación. Se la tienen que estabilizar.
  • Daño a nervios que puede producir dolor o entumecimiento en la parte del abdomen.

Para evitar la mayoría de estos riesgos, siga metódicamente cada una de las recomendaciones que el cirujano plástico le indique para antes, durante y después de la operación; ya que el seguir los consejos disminuyen significativamente los riesgos en la salud del paciente e incrementa los resultados satisfactorios.

Riesgos de la abdominoplastia

En la actualidad, la abdominoplastia en Bilbao es una de las intervenciones quirúrgicas más requeridas. Mediante ella, se mejora considerablemente la apariencia del abdomen y se alcanza un vientre más fuerte y liso.

Siempre y cuando el procedimiento se efectúe en un hospital, cumpla con las adecuadas condiciones y el cirujano se encuentra plenamente cualificado para ejecutarla, la probabilidad de que surjan riesgos y complicaciones durante la intervención se reduce de manera notable, aunque un pequeño porcentaje siempre existe.

Al principio de aparecer este tipo de intervención, a ella solían someterse mujeres que habían experimentado varios embarazos y que, debido a estos, presentaban cierta flacidez y descolgamientos en el área abdominal. Sin embargo, ha dejado de ser exclusiva para este perfil y cada vez son más las jóvenes y también los hombres que se deciden por la abdominoplastia.

El perfil de paciente que se somete a una abdominoplastia ha cambiado en los últimos años; antes solían ser mujeres que habían pasado por varios embarazos.

Como cualquier tipo de intervención cirugía, la abdominoplastia en Bilbao lleva asociados diferentes complicaciones, aunque resultan muy pequeñas. En este sentido, recordar que el mero hecho de utilizar anestesia general durante la operación, supone cierto riesgo en cuanto a la cantidad administrada, la posible reacción de los pacientes ante la misma, etc. No obstante, y por desgracia, existen otra serie de riesgos de distinta naturaleza y que a continuación le enumeramos:

  • La aparición de trombos venosos o infecciones. Pese a que sucede en muy contadas ocasiones, la posibilidad de que surjan exista. Los trombos pueden impedirse moviendo las piernas y poniendo de pie al paciente lo más rápidamente posible una vez operado. Por su parte, las infecciones se tratan a través de fármacos y un drenaje.
  • La mala cicatrización de la herida. Mientras dura la fase postoperatoria, el paciente deberá adoptar ciertas medidas preventivas. Por ejemplo, si es fumador, deberá cesar el consumo de cigarrillos o el proceso de cicatrización se ralentizaría enormemente.
  • Coágulos de sangre, sangrados, problemas de respiración, reacción adversa a ciertos medicamentos, pérdida de la piel de alguna zona y dificultades nerviosas.
  • La aparición de seroma, unos cúmulos de un líquido similar al suelo y que se forman bajo la piel unos días después de la intervención. Esos cúmulos se traducen en una ondulación líquida entre la piel, los músculos y la grasa de la zona del abdomen, provocando la consiguiente flacidez.
  • El incorrecto funcionamiento de la circulación de la sangre puede derivar en necrosis. Así, surgen infecciones y una apariencia de piel sin vida, lo cual resulta estéticamente muy poco deseable. No existe un único tratamiento de la necrosis sino que, dependiendo de su gravedad, se empleará uno u otro. Por ejemplo, si la necrosis es leve, se elimina el tejido dañado y cada día se efectúan las curaciones pertinentes. Sin embargo, si resulta grave, puede crecer y provocar daños tanto estéticos como funcionales. 
    El paciente debe ser consciente de cuáles son los riesgos de la abdominoplastia en Bilbao.

    El paciente debe ser consciente de cuáles son los riesgos de la abdominoplastia en Bilbao.

  • La aparición de hematomas, debido a la acumulación de sangre debajo de la piel. La coagulación de la sangre no es la correcta o sus mecanismos fallan. Para intentar impedir la formación de estos cúmulos, se emplean tubos de drenaje, fajas, etc. Si ya han aparecido y presentan un carácter moderado, puede procederse a la punción de la zona y posteriormente drenar la acumulación de sangre. Luego, se aplica un vendaje de sujeción y el paciente guardará reposo. Si, por el contrario, el hematoma fuese grave, el tratamiento a emplear es uno urgente y tiene el objetivo de reemplazar la totalidad de la sangre.
  • La piel sobrante de las zonas laterales de la herida (conocidas como ‘orejas de perro’) supone otra anomalía. Es cierto que puede eliminarse sin demasiadas dificultades a través de otra intervención. Eso sí, el paciente deberá esperar medio año como mínimo.
  • La mala colocación del ombligo. En ocasiones, el cirujano no posiciona el ombligo en la línea media exactamente y, para tratar de impedir esta situación, el cirujano marcará con precisión la zona antes de la operación. Si por cualquier circunstancia no lo hiciese y el error comienza a ser visible ya durante la fase de recuperación, habrá que realizar una segunda intervención correctora de seis a doce meses después de la abdominoplastia en Bilbao.
  • Lugar incorrecto de la cicatriz. La solución para evitar llegar a este punto es la misma que en el caso anterior del ombligo. El cirujano debe marcar y determinar con claridad aquellas zonas que serán ocupadas por las cicatrices.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Especialistas relacionados: cirujanos plásticos en Bilbao

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.