Cirujanos plásticos en Madrid

Los mejores especialistas médicos

¿Qué es la cirugía estética?

¿Qué es la cirugía estética?

En general, existe desinformación sobre muchos aspectos relacionados con la cirugía plástica, tales como si hay diferencia con la estética, los requisitos que deben tener los cirujanos plásticos en Madrid, etc. Vamos a intentar despejar algunas de estas dudas. La cirugía estética es también conocida como “Cirugía Plástica, Reparadora o Reconstructiva” y se utiliza para reconstruir la integridad anatómica o funcional del cuerpo humano, dañado por defectos físicos, congénitos o adquiridos, por ejemplo, por un accidente de tráfico. Así se recoge en diversos documentos e informes sobre el tema.

El termino “Estética” concierne al ideal de belleza que se quiere alcanzar con esta cirugía y el término cirugía “Plástica Reparadora” procura restaurar o mejorar las características físicas y las funciones orgánicas deterioradas por diversos motivos (accidentes y quemaduras, algunas enfermedades, tumores de la piel y tejidos de sujección o en anomalías heredadas), localizadas en cara, manos y zonas íntimas (genitales).

Con esta explicación queremos destacar que si bien la Cirugía Plástica, Reparadora o Reconstructiva va enfocada a personas con problemas de imagen grave causados por lo antes mencionado (malformaciones congénitas, etc.) en el caso de la Cirugía Estética, lo que se pretende es mejorar a alguien totalmente “sano” y con buen aspecto, que por circunstancias personales o de la sociedad quiere parecer aún mejor.

La publicidad empuja a mucha gente a acudir a este tipo de Cirugías. Eso y el hecho de tener que parecer más joven, para poder competir en un agresivo mercado laboral, llevan a muchos pacientes a tomar esta alternativa. En otras ocasiones, son las relaciones afectivas las que empujan al paciente a tener que conseguir un mejor aspecto físico del que tienen. También la moda impone su criterio de belleza y equilibrio. Todo esto hace que la persona no se vea bien y quiera someterse a una operación de Cirugía Estética.

Los especialistas plásticos antes de nada recomiendan al paciente, que tenga una idea realista de los logros que podrá alcanzar utilizando esta Cirugía y sea consciente además de las limitaciones y riesgos que conllevan, antes de precipitarse a tomar una decisión. El buen resultado obtenido dependerá, tanto de la capacidad y habilidad del cirujano, como de las características físicas y de fortaleza del paciente, para conseguir una buena cicatrización. 

Toda intervención quirúrgica conlleva un riesgo, y por ende, la cirugía estética también (hemorragias, infecciones, mala cicatrización) o secuelas por la anestesia como alergias, problemas respiratorios, etc.). A pesar de todo ello, las estadísticas revelan que el índice de complicaciones generales es muy bajo, principalmente, por no ser una cirugía muy severa como la craneal, torácica o abdominal, por necesitar de una anestesia más leve y por aplicarse, normalmente, a pacientes sanos. Cada riesgo se produce por una razón, que concretaremos para cada caso.

Antes de operarnos nuestro médico nos realizará una historia clínica, un estudio preoperatorio (análisis, radiografías, electrocardiograma, fotografías, etc.) y nos facilitará el presupuesto total de la intervención.

Ventajas de ser atendido por un buen especialista estético

En nuestro país la Cirugía Estética es una especialidad quirúrgica, correspondiente al titulo oficial denominado "Médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora".

En España hay grandes cirujanos plásticos y estéticos que cuentan con el reconocimiento internacional. Pues para conseguir la especialidad deben superar un difícil periodo de selección por el MIR, y de formación teórica y práctica, durante, al menos, 5 años, después de obtener la licenciatura en medicina. Este hecho, que garantiza la gran formación del especialistas provoca la confianza y seguridad del paciente.

Es por ello, que los expertos aconsejan conocer la titulación del facultativo que realizará la intervención y asegurarse de que posea el titulo oficial en Cirugía Plástica y Estética, expedido por el Ministerio de Educación, para que se hagan responsables en caso de haber problemas tras la intervención. El intrusionismo en esta profesión puede acarrear graves problemas en el paciente.

Es pues, primordial ponerse en manos de un buen profesional acreditado académicamente.

¿Qué es la SECPRE?

La Secpre está integrada por unas siglas cuyo significado son: Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. Su fundación data del 12 de Mayo de 1956 y su primera sede esta ubicada en Madrid. Esta organización de cirujanos plásticos lleva a cabo una actividad quirúrgica, mayormente, reconstructiva y estética.

Su principal objetivo es la mejora de la calidad y asistencia al paciente, para lo que incidirán en contar con unos profesionales éticos y formados concienzudamente en la práctica clínica y en la investigación en el terreno de la Cirugía Plástica.

Al igual que la sociedad cambia y mejora, la Secpre también. Así, el 30 de Septiembre de 1972 se propone y el 23 de Junio de 1973 se aprueba, en Asamblea General Extraordinaria, el cambio de nombre de la Sociedad incluyendo expresamente a la Cirugía Estética en la denominación, quedando como Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Este hecho lo aprueba el Consejo General de Colegios Médicos en primera instancia y luego el Ministerio de Educación y Ciencia en segunda.

Con más de cincuenta años de andadura la S.E.C.P.R.E. es una fuerte sociedad, cuyas juntas directivas son renovadas cada dos años por votaciones y con una gran disciplina. Realizan actividades en todos los terrernos, tal y como recogen sus numerosos boletines (social, científico, etc.).

La Sociedad tiene como fin principal ayudar a sus miembros y defenderles. Destacar como uno de los principales fines conseguidos, recientemente, y más detacados: el cambio en el nombre de este organismo como “Cirugía Plástica, Estética y Reparadora”, legislado en Febrero de 2003, Este hecho, aparentemente insignificante, supone una defensa legal muy importante contra el intrusismo profesional y ha sido reconocida por los Tribunales.

Cirugías estéticas con mayor demanda

Las intervenciones estéticas más demandas a los cirujanos plásticos en Madrid, por el número de personas que se someten anualmente a ellas, son las siguientes:

Aumento de pecho

Conocido como mamoplastia, el aumento de pecho es una intervención quirúrgica cuyo fin es mejorar la forma y tamaño de los senos de las mujeres que: piensan que los tienen muy pequeños; que tras algunos embarazos han mermado y caído; que los tienen de tamaños diferentes o que tras un cáncer de mama necesitan una reconstrucción del mismo.

Para realizar este aumento se insertan unas prótesis mamarias por detrás de la glándula existente. También hay otros métodos, utilizados principalmente para Cirugía Reparadora, que emplean tejidos del propio cuerpo.

¿Cómo se realiza el implante?

Se coloca detras de la glándula mamaria y frente al músculo pectoral, o también puede ponerse detrás de dicho músculo, según el caso concreto del que se trate.

Se suele realizar la incisión de implantación de la prótesis en el surco submamario, pero también se puede hacer alrededor de la areola. La operación requiere anestesia general.

Las prótesis utilizadas en la actualidad son de mejor calidad y duran casi toda la vida. Son de membrana de silicona rugosa rellena de gel, para disminuir al máximo la sensación del pecho duro, esférico y molesto.

Posibles complicaciones

Los problemas que se pueden dar tras esta operación son: hematomas, intolerancia a las suturas, infección u otros que deberán ser tratados de forma adecuada, pero que casi nunca se presentan. Además también se pueden dar estas reacciones: problemas respiratorios, sangrados, dificultad para amamantar, menor sensibilidad en el pezón, mala colocación del pezón, mamas de distintos tamaños y cicatrices (aunque no se vean mucho). Pero no son frecuentes.

Pero lo mejor antes de someterse a esta operación es asesorarse por un buen cirujano plástico en Madrid (Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética), que es la persona que le dará una información detallada y veraz.

Reducción de pecho

La mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica, para disminuir los senos extirpándoles la grasa, tejido mamario y piel que sobre, para conseguir unos senos de menor tamaño, más ligeros y firmes. Incluye la reducción de la areola en caso necesario.

Las mujeres con mamas grandes suelen padecer dolor de espalda, cuello, problemas respiratorios, e incluso irritaciones de la piel, bajo la mama.

Con este procedimiento quirúrgico se reducen las mamas y se consiguen unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto del cuerpo de la mujer. 

¿Cómo se realiza la intervención?

Existen distintos modos de realizar esta cirugía, que se utilizan en función del tamaño del pecho, edad de la paciente, etc., pero casi siempre son necesarias incisiones en forma de ancla (alrededor de la areola, verticales y horizontales en el pliegue submamario).

Se requiere para realizarla anestesia general. El cirujano quita la piel, la glándula y la grasa sobrante, coloca el pezón en el lugar correcto y después remodela la mama que quede.

Terminada la intervención, la paciente se pone un sujetador-vendaje, que se le cambiará a las 24-48 horas, tiempo en el que permanecerá hospitalizada.

Posibles complicaciones

Es habitual que se produza alguna hinchazón y cardenales, durante el postoperatorio. También que, en algunos casos, pueda haber una menor o incluso total pérdida de la sensibilidad en alguna de las areolas o incluso en las dos, pero se vuelve a recuperar con el tiempo.

Casi no existe lesión parcial o total de la areola o pezón. A veces, las cicatrices de esta operación pueden abultarse o ensancharse, necesitando un reajuste y escisión de la cicatriz con anestesia local y transcurrido 6 meses.

Se aconseja, consultar a un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, para que le dé una información más adaptada a sus circunstancias personales y reales.

Elevación de mamas

Conocida también como mastopexia, la elevación de mamas es un tipo de cirugía estética que eleva y mejora la forma de los senos caídos. Lo suelen demandar mujeres que, por circunstancias como el embarazo, dar de mamar o por su edad, tienen el pecho caído. Si las mamas están caídas y han perdido también volumen se les puede insertar unas prótesis. Esta técnica sirve además para disminuir el tamaño de la areola si es muy grande.

¿Cómo se realiza la intervención?

Se hace de forma parecidad a la reducción mamaria. Se realiza en mujeres cuyas mamas, sin ser demasido grandes en volumen, sí están muy caídas. Para ello se realiza una intervención similar a la de reducción mamaria, en aquellos casos en que la mama, sin ser excesivamente grande en volumen, ha sufrido una importante caída. En estos casos la separación total o parcial de uno o varios  tejidos mamarios es muy poca , puesto que se utilizan todos e incluo, a veces, se incluye una prótesis para darle volumen y proyección adecuada a la mama, una vez remodelada y en su lugar ideal. 

Posibles complicaciones

Aunque son parecidas a las que se producen por reducción mamaria, las cicatrices que ocasionan estas cirugías son de menor tamaño.

Siempre es recomendable que quien se quiera someter a esta cirugía se cite con un buen “Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética” para recibir una información más adecuada a su caso.

Rinoplastia

Se conoce con este nombre a la intervención quirúrgica utilizada para eliminar las deformidades o imperfecciones de la nariz. Es unos de los procedimientos quirúrgicos más demandados a los cirujanos plásticos en Madrid.

La rinoplastia busca conseguir una nariz equilibrada y perfecta, ya sea aumentando o disminuyendo la original. Además, también corrige los traumatismos, problemas congénitos e incluso algunos problemas respiratorios. 

¿Cómo se realiza la intervención?

La intervención quirúrgica, que dura aproximadamente una hora, modifica las estructuras óseas y cartilaginosas nasales para obtener una forma más armónica con la cara. Se denomina rinoseptoplastia cuando se corrige una desviación del tabique nasal, para mejorar la función respiratoria. Se utiliza anestesia general normalmente, aunque hay casos donde la anestesia local y sedación están permitidos. La operación consiste en realizar incisiones internas, para no dejar cicatriz visible. El especialista corta y modela cartílagos nasales y huesos hasta lograr la nariz perfecta. Se pueden realizar incisiones en la base de los orificios nasales e incluso utilizar injertos diferentes del tejido del paciente o materiales sintéticos, esto último es muy poco frecuente.

Posibles complicaciones

Lo más frecuente es que aparezcan cardenales y algún edema postoperatoria, que suelen desaparecer a la semana. 

Los tejidos pueden tardar meses, incluso un año en estabilizarse y las cicatrices para realizar su proceso de maduración.

Sólo en raras ocasiones no se consigue la perfección del resultado por motivos como trastornos en la cicatrización de los tejidos, traumatismos postoperatorios o  por graves alteraciones anatómicas iniciales, lo que hará que sea necesario un retoque quirúrgico, no antes de que hayan transcurrido seis meses desde la operación inicial. 

Pero en este, como en otros casos, su Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética le asesorará de la mejor forma posible para conseguir una nariz perfecta.

Otoplastia

Este nombre se utiliza para denominar a la cirugía cuyo objetivo es colocar en una posición normal las orejas (más pegadas a la cabeza) o reducir su tamaño. 

Habitualmente es una cirugía que se practia a niños con edades comprendidas entre los 4 y 14 años. En estas edades las orejas han crecido casi por completo, por lo que se recomienda realizarla cuanto antes, sobre todo, en el caso de los niños, que por tener las orejas así tengan que soportar burlas de sus compañeros en el colegio. También los adultos se pueden operar de otoplastia sin problema.

¿Cómo se realiza la intervención?

Según sea la edad del paciente a operar, se hará con anestesia general o local. El corte se hace normalmente por detrás de la oreja, lo que impide que se vea la cicatriz. Posteriormente, se mejora el cartílago de la oreja, plegándolo en los lugares mas adecuados y extrayendo una elipse de piel que se sutura. Después se pone un vendaje que modele las orejas para que curen en posición correcta. 

Transcurrida una semana se retira el vendaje y se quitan los puntos, pero se coloca una cinta elástica, durante dos semanas, para que no plieguen las orejas hacia delante cuando el paciente se acueste a dormir.
El resultado es muy bueno y permanente. Casi nunca necesita un retoque. 

Posibles complicaciones

Prácticamente no existen ni complicaciones cutáneas ni del cartílago. Un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética le asesorará de cómo y cuándo se puede realizar esta operación.

Blefaroplastia

Se conoce con este nombre técnico a la cirugía que rejuvenece la apariencia del rostro mediante la intervención quirúrgica de los párpados.

Los motivos por los que una persona se somete a esta operación pueden no ser solamente estéticos, ya que a veces se realiza para mejorar la visión del paciente cuyo párpado superior le impide ver bien en su día a día.

¿Cómo se realiza la intervención?

La intervención se realiza mediante la eliminación o posicionamiento de exceso de tejido y reforzando los músculos y tendones circundantes. 

La blefaroplastia se opera a través de incisiones externas realizadas a lo largo de las líneas naturales de los párpados, dibujando las rayas de los superiores y por debajos de las pestañas en los inferiores, o por la superficie interna del párpado de abajo. 

No requiere que el paciente permanezca hospitalizado. La recuperación es rápida.

Posibles complicaciones

No son muchas. Normalmente los párpados se hinchan y amoratan durante una o dos semanas, pero luego esto va desapareciendo. Transcurridos varios meses el resultado final se vuelve estable.

Aumento de glúteos

Consiste en la intervención quirúrgica que aumenta , mejora, y rejuvenece e incluso cambia de forma la zóna de las nalgas. 

El aumento de glúteos se ha puesto de moda en los últimos años y es, cada vez, más demandado.

¿Cómo se realiza la intervención?

Dependiendo de la técnica utilizada, la intervención se realizará de uno u otro modo. 

La técnica más común para la remodelación de los glúteos es la liposucción, pues hace posible esculpir la forma de la nalga a través de una extracción selectiva de grasa. También, esta técnica permite incrementar el volumen en la zona central de la nalga re-inyectando la grasa obtenida por la propia liposucción.

Otra técnica menos dañina es la radiofrecuencia, que posibilita mejorar el contorno y la textura de la piel, sobre todo en la nalga y entre la nalga y el muslo.

También se puede realizar la cirugía plástica de aumento de nalgas con implantes. En este último caso se utiliza un gel de silicona cohesivo, y la prótesis resultante es más plana y más fuerte que la que se utiliza en el aumento de pecho. La prótesis se sitúa bajo el músculo del glúteo mayor, para que no se aprecie externamente. El corte se realiza en el pliegue entre ambas nalgas, lo más bajo posible para que quede invisible. La operación se lleva a cabo con anestesia general. 

Posibles complicaciones

Las complicaciones que se dan son las propias de cualquier operación que requiera anestesia. Por lo general y si se realiza bien deben darse muchas complicaciones pues el riesgo de infección es bajo, siempre que se lleve a cabo una correcta higiene hasta que se quiten los puntos. Asimismo, se deberá tomar antibióticos transcurridos los diez días de la intervención, para reducir el riesgo de infecciones si lo prescribe el médico.

Los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica de aumento de glúteos no pueden ponerse inyecciones intramusculares en los mismos ya que se pueden pinchar las prótesis. Esto lo recogerá su médico en su historial.

Esta cirugía para aumento de glúteos ha mejorado muchísimo y puede incluso combinar técnicas para mejorar la forma de la nalga, con resultados asombrosos en pacientes de ambos sexos. Su consecución puede ser espectacular si la realiza personal cualificado.

Labioplastia

Es la cirugía utiliazada para reducir el tamaño de los labios menores de la zona íntima (genitales) de la mujer. 

¿Cómo es la intervención de labioplastia?

Es una cirugía menor que requiere de anestesia local. La operación dura un par de horas, dependiendo del tipo de modificación estética que se quiera realizar.

Normalmente requiere de 24 horas de hospitalización, y en situaciones especiales 2 ó 3 días. En este caso, para que los tejidos logren estabilizarse sin sufrir ningún tipo de esfuerzo o lesión.

Riesgos de la operación de labioplastia

Al ser un proceso quirúrgico conlleva algún riesgos. En el caso que nos ocupa las posibles complicaciones vendrían por la aparición de sangrado abundante, infecciones, anestesia, y cicatrización.

El porcentaje de éxito en este tipo de cirugías suele ser bastante alto, siempre y cuando el mismo sea practicado por un médico cualificado y en las condiciones higiénico sanitarias adecuadas.

Para evitar complicaciones los médicos recomiendan un reposo pélvico total tras la intervención. 

Los resultados de este tipo de operación suelen ser muy buenos, como hemos dicho anteriormente, siempre y cuando la realice un o de los cirujanos plásticos en Madrid Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética .

Ginecomastia

Es la técnica quirúrgica, que busca mejorar la apariencia de los senos de los hombres, cuyas mamas son similares a las de la mujer. 

Los expertos estiman que la ginecomastia afecta a un 40-60 % de los hombres. Pudiendo afectar a una sola mama o a las dos. 

El motivo de que esto ocurra puede deberse al consumo de drogas, medicamentos o no exista causa conocida. 

Los hombres preocupados por su físico recurren a la cirugía para acabar con este problema.

¿Cómo se realiza la intervención de ginecomastia?

El procedimiento quirúrgico consiste en quitar grasa y tejido glandular de las mamas, y en casos extremos también extirpar piel sobrante, para conseguir un tórax plano, firme, y bien contorneado. Se puede utilizar anestesia general o local y sedación.

En caso de ginecomastia por exceso de tejido graso, la liposucción es la mejor opción para retirarlo. Para ello, se realizará una pequeña incisión, de casi 1 cm, en áreas no visibles y gracias a una cánula hueca unida a una bomba de vacío, se destruye la grasa y se aspira. Durante el procedimiento el paciente no sentirá dolor.

En caso de tener que extraer grandes cantidades de grasa, el exceso de piel deberá extirparse para permitir a la que quede reajustarse correctamente a la nueva forma de la mama.

Posibles riesgos de la operación

Más que complicaciones, tras la operación el paciente sufrirá molestias que podrán ser controladas con medicación. 

Se sentirá también hinchado durante algún tiempo y deberá llevar una prenda elástica también. No obstante, la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas. El resultado se verá hasta transcurrido tres meses o más.
En caso de que existan suturas, éstas se retiran en una o dos semanas tras la intervención quirurgica.

Señalar que para que no aparezcan cicatrices en la zona operada deberá evitar la exposición solar al menos durante seis meses posteriores a la intervención. 

Los resultados del procedimiento pueden ser asombrosamente buenos siempre y cuando los realice un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética que le aconsejará sobre todo el proceso.

Himenoplastia

Es el procedimiento quirúrgico utilizado para restaurar el himen, fino tejido fibroso y elástico, que se encuentra en la entrada de la vagina, y que en algunas culturas se asocia con la virginidad femenina.

¿Cómo se realiza la himenoplastia?

La intervención quirúrgica dura entre 45 y 60 minutos y consiste en llevar a cabo una cirugía reconstructiva, mediante anestesia local, con la introducción de una sonda vertical en la vagina, cuyo extremo especial se infla al inyectarle agua para tensar la zona vaginal y así los tejidos del himen queden sueltos para ser considos o suturados por el cirujano (especialista en cirugía plástica, o bien, ginecólogo) con hilo absorbible.

Posibles riesgos

Tras la operación la paciente puede tener inflamación, dolor, padecer infección en la zona tratada, hemorragia, daño en vejiga o recto (complicación infrecuente y poco común).

Para que no se produzcan estas complicaciones se debe descansar durante 24 horas y usar toallas sanitarias durante 48 horas, por si se produjeran sangrados similares a los de la menstruación.

Además se evitarán las relaciones sexuales durante un mes. Transcurrido este tiempo la paciente volverá a la normalidad.

Señalar que este tipo de cirugía la llevará a cabo un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética o en este caso también un ginecólogo.

Bichectomía

Antes de explicar la técnica quirúrgica mencionada comentaremos qué son las Bolsas de Bichat. Se trata de unos compartimentos de tejido graso, que se encuentran el la zona inferior del pómulo óseo y que provocan que algunas personas posean un volumen mayor de lo habitual en sus mejillas, dando lugar a una apariencia en la cara de redondez o sobrepeso.

La Bichectomía consiste, precisamente en la retirada de estas bolsas adiposas para lograr disminuir el volumen de las mejillas del paciente intervenido y lograr así que su cara parezca mas esbelta y armónica.

¿Cómo es la operación de bichectomía?

El procedimiento quirúrgico consistirá en la retirada de forma parcial o total de este tejido graso, que se resecará de forma permanente mediante una pequeña incisión de 1 a 1,5 centímetro que realiza el cirujano plástico en la boca, esto es, dentro de cara mejilla, sin dejar cicatrices ni ocasionar molestias a la persona tratada.

El tiempo en que se realizará esta cirugía es de alrededor de 45 minutos de duración, con anestesia local. Además no requiere hospitalización. 

Los puntos (dos por lado) se retiran por el cirujano en el control pasados de 5 a 7 días de la cirugía. La retirada del material de sutura no duele. Incluso puede que transcurrido este período, la mayoría de las veces se hayan caido de manera espontánea.

Riesgos de la bichectomía

Es una técnica segura y de bajo riesgo que da sus frutos desde la primera semana post-quirúrgica. Además es permanente.

Las complicaciones que reviste esta intervención son prácticamente inexistentes y únicamente señalar molestias los primeros días del post-quirúrgico por una inflamación leve en el área interna de la mejilla. Pocas veces aparecen moratones en la zona operada.

Los especialistas aconsejan la utilización de frío local los dos primeros días después de la operación, dieta blanda y actividad física moderada así como evitar las exposiciones solares y las altas temperaturas durante la primera semana. 

Abdominoplastia

Se conoce como abdominoplastia a la operación quirúrgica en la que se elimina el exceso de piel y grasa abdominal y se corrige la flaccidez muscular. 

Lo suelen requerir personas que han tenido aumento de peso y pérdida rápido o mujeres que hayan sufrido varios embarazos. 

Con este procedimiento quirúrgico se obtiene un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

¿Cómo se realiza la abdominoplastia?

Este tipo de cirugía requiere anestesia general. Se realiza una incision por encima del vello púbico hasta las caderas. Se libera la piel del abdomen y se aseguran con suturas los músculos abdominales. La piel sobrante se extirpa.

Terminada la operación, el paciente deberá vestir una faja especial junto con un vendaje. 

Posibles complicaciones de la abdominoplastia

Después de la operación el paciente llevará una faja especial, reforzada con un vendaje, según cada caso individual. Las cicatrices del ombligo y del abdomen inferior mejorarán con el tiempo. Aunque algunas veces será necesaria una revisión cicatricial con anestesia local.

No existen muchas complicaciones, pero señalaremos algunas, que se producen en muy rara ocasión como: pérdida de vitalidad (necrosis) de la piel situada por encima del pubis o la aparición de hematomas, que requieran una solución médica. En pocas ocasiones se produce infección o trombos venosos. En el caso de la infección se resuelve con antibióticos y drenaje, pero hará que el paciente tenga que permanecer más tiempo en la clínica. Los trombos venosos se evitarán moviendo las piernas y levantándose tan pronto como el paciente se haya recuperado de la cirugía. 

Pocas veces habrá mala cicatrización, que produzca una cicatriz de mala calidad y conlleve una segunda cirugía.

Para evitar cualquier complicación se deberán seguir las recomendaciones de su cirujano plástico en Madrid.

 

Especialistas relacionados: cirujanos plásticos en Madrid

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.