BonomédicoBlogTratamientos capilaresInjerto de pelo en famosos

Injerto de pelo en famosos


Comentar
Publicado en Tratamientos capilares

La alopecia supone un problema para muchas personas, incluso para las ‘vips’, por lo que cada vez resulta más habitual el injerto de pelo en famosos. A la calvicie es difícil darle esquinazo, tanto que hay estudios que apuntan a que más del 60% de los hombres consideran la pérdida de pelo como uno de sus principales problemas a la hora de enfrentarse al espejo. Ya puedes ser tan famoso como Julio Iglesias o Tom Hanks que, cuando el pelo ‘decide’ caerse, no mira el número de ceros que tiene tu cuenta bancaria, ni entiende de los minutos de televisión que llevas acumulados en prime time, ni de los éxitos profesionales, ni de si tus entradas van a dar más o menos que hablar. Por ello, es típico que cuando entre gente corriente surge una conversación sobre calvicie, salga a colación el nombre de algún famoso que repentinamente sufrió un sospechoso aumento de pelo. Es lo que sucedió en los casos que a continuación se comentan.

Muchos son los actores de cine que se someten a un injerto de pelo para solucionar sus problemas de alopecia.

Muchos son los actores de cine que se someten a un injerto de pelo para solucionar sus problemas de alopecia.

Dentro y fuera de nuestras fronteras, la lista es interminable: actores, músicos, cantantes o deportistas. Todos ellos, personajes que quieren conservar una imagen pública y que, en cuanto aparece una incipiente alopecia, intervienen para poner solución. Aunque la mayoría de ellos confesaron al instante, e incluso algunos llegaron a hacer públicos los nombres de las clínicas donde se habían sometido a la intervención y los detalles de la cirugía, a otros les costó más reconocer abiertamente su problema y trataron de mantener en secreto el proceso por el cual habían pasado. Eso sí, el propósito de estos últimos no tuvo mucho éxito, pues una de las ventajas de hacerse un trasplante de pelo es, precisamente, la eficacia del tratamiento: el cabello injertado es permanente y no volverá a caerse a causa de la alopecia.

Famosos e injerto capilar

En España, algunos de los casos de los que más se habló en la prensa, por ser además de los más evidentes, fueron los del periodista Hilario Pino y el político manchego José Bono. El primero de ellos, uno de los rostros más populares de los informativos de nuestro país, dejó a su audiencia boquiabierta cuando reapareció en pantalla después de sus vacaciones con lo que supuestamente era un recién estrenado trasplante de pelo; por su parte, el ex-presidente socialista del Congreso de los Diputados decidió en 2008, cuando ya había pasado de largo el umbral de los 50 años, someterse a un injerto capilar con un tratamiento que, según publicaron varios medios, le costó entre 6.000 y 8.000 euros.

Al poco tiempo después, Bono reconoció ante los periodistas haberse realizado dicho trasplante y su ex-mujer, Ana Rodríguez, aseguró en una entrevista con la revista Vanitatis que fue ella la que le animó a que lo hiciera. La cuestión es que el caso de este político fue tan sonado que llegó a tener su propio boom desencadenador: el llamado ‘efecto Bono’, al que algunos especialistas reconocen el haber contribuido a desdramatizar el injerto de pelo en famosos y en los varones en general.

Otro de los políticos que, además de por sus escándalos, es famoso por su estilo capilar es Silvio Berlusconi. Parece ser que la opción elegida poril cavaliere” para parecer eternamente joven es una mezcla entre un injerto y el conocido como cover-up, una especie de maquillaje que se usa para dar la sensación de mayor volumen, cubriendo las zonas del cuero cabelludo que quedan más al descubierto:

El actor británico Jude Law, uno de los más famosos de los últimos tiempos en Hollywood, tras debutar en el cine a finales de los ochenta como el nuevo galán inglés, también se ha beneficiado de los avances de la medicina en este área. Ha protagonizado películas como ‘Medianoche en el jardín del bien y del mal’, ‘El aviador’, ‘Inteligencia Artificial’, ‘La invención de Hugo’ o ‘Sherlock Holmes’. Su pelo se fue cayendo hasta quedarse casi calvo y hoy presenta una imagen completamente renovada.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Al Pacino, quien comenzó a cosechar éxitos de la mano de la familia Corleone en la trilogía de ‘El Padrino’, es otro de los grandes actores de la historia de Hollywood que ha necesitado la ayuda de un trasplante de pelo para rejuvenecer. Otro que no pudo soportar verse calvo en el espejo fue el actor y director Mel Gibson, quien protagonizó la película ‘Bravehearth’ y dirigió y produjo, en 2004, ‘La Pasión de Cristo’. No sabemos a qué técnica capilar se sometió exactamente, pero logró disimular los problemas capilares que le atormentaban.

La magia del trasplante de pelo también ha pasado por Kevin Spacey, otro de los grandes y más conocidos actores de la gran pantalla, a quien hemos podido ver en películas como ‘Cadena de favores’ o en series televisivas de éxito como ‘House of Cards’ y a quien la alopecia tampoco le ha dado tregua. Después del injerto de pelo, en algunas de las fotografías publicadas en los medios tiene hasta flequillo.

Quien también ha sido sorprendido en alguna ocasión mostrando una pronunciada calva es John Travolta, sospechoso desde hace tiempo de usar peluquín. Según diversos medios, en 2012 decidió poner solución definitiva a su problema capilar dándose algún que otro retoque con este tratamiento para, a sus más de 60 años, seguir luciendo en las alfombras rojas una melena tan abundante como la que tenía en ‘Grease’ o en ‘Fiebre del sábado noche’:

Continuando con los casos de injerto de pelo en famosos, además de ser uno de los músicos con mayores ventas de todos los tiempos, Elton John también es uno de los famosos que más ha recurrido al trasplante capilar, según cuentan los medios británicos. Otro conocido rostro en negar la evidencia es Kevin Costner, a quien la edad le ha ido castigando con la ausencia cada vez más acuciante de pelo. En 2007, el cuero cabelludo del actor principal de películas tan míticas como ‘Bailando con lobos’ experimentó un gran cambio en unos meses de diferencia y, aunque él se esforzó en negarlo, fueron más de una las publicaciones que sacaron a relucir fotografías con el antes y el después. También Hugh Laurie, más conocido como el Dr. House, sufre una aguda alopecia que ha conseguido disimular con técnicas capilares; al igual que el actor Steve Carell, cuyos problemas de pérdida de pelo empezaron a percibirse en las primeras temporadas de ‘The Office’. En su caso, ciertos rumores afirman que empezó usando peluquín hasta que hace años recurrió a un implante de pelo.

La lista de celebrities que han recurrido al trasplante de pelo para ocultar su alopecia podría completarse con otros nombres como los de Matthew McConaughey, Ben Affleck o Nicolas Cage, que son además algunos de los casos más evidentes de Hollywood.

Futbolistas

Entre los futbolistas de élite también está cada vez más extendido acudir a una clínica para recuperar el pelo que con el paso de los años se va cayendo. Estrellas como David Beckham, uno de los deportistas más cotizados a nivel mundial no solo en el terreno de juego sino también como imagen de múltiples campañas publicitarias. A sabiendas de que la imagen es importante, más aún en el ambiente en el que él se mueve, en cuanto el ex-galáctico del Real Madrid comenzó a perder cabello, no dudó en someterse a un trasplante capilar que, visto el resultado, fue un éxito.

Iker Casillas o el "Cholo" Simeone son algunos de los personajes del mundo del fútbol que han utilizado técnicas de este tipo.

Iker Casillas o el “Cholo” Simeone son algunos de los personajes del mundo del fútbol que han utilizado técnicas de este tipo.

A los 25 años, Wayne Rooney, el jugador del Manchester United, se sometió a una operación para implantarse pelo que, según publicaron algunos medios como el diario El País, le costó unas 30.000 libras -cerca de 34.000 euros- y fueron unas ocho sesiones. El propio futbolista lo contó en su cuenta de Twitter con el siguiente mensaje acompañado de una foto: “Me estaba quedando calvo a los 25, ¿por qué no hacerlo?”.

Sin embargo, no es necesario gastarse tal cantidad de dinero. Hay muy buenas clínicas en España, con excelentes cirujanos capilares, con precios asequibles, tal y como ha demostrado, entre otros, el defensa español Jesús Gámez, quien consiguió hacer desaparecer por completo sus entradas con un trasplante capilar de una sola intervención en la que se le implantaron 3.480 unidades foliculares (6.866 cabellos), según informó la propia clínica.

El periodista deportivo Paco González también admitió en una entrevista haberse hecho no solo uno, sino dos injertos de pelo para mejorar su imagen. Pero si hay que hacer referencia a injertos capilares dentro de los terrenos de juego, los dos más comentados en los últimos años son los del “Cholo” Simeone e Iker Casillas.

Un injerto de pelo en famosos que dio mucho que hablar fue el del entrenador del Atlético de Madrid, que en su momento tuvo que ocultar su calva con preocupación pero después recuperó su pelo habitual gracias, según se ha publicado en la prensa, a un trasplante capilar.



Por su parte, el guardameta se sometió a un trasplante de pelo antes de la Eurocopa de 2012, que le habría costado unos 7.000 euros en una clínica madrileña. Según publicó el suplemento de El Mundo, La Otra Crónica, esta fue la causa por la que el ex-portero del Real Madrid acudió con el rostro algo inflamado a un partido benéfico. Los resultados fueron tan buenos que incluso después ha sido escogido como imagen por alguna que otra marcha de champús para presumir de cabello sano en los anuncios:

Técnicas empleadas: FUE o FUSS

A rasgos generales, un injerto capilar consiste en una redistribución sistemática y artística de los folículos pilosos a través de la introducción de pequeños injertos de cuero cabelludo que contienen las llamadas unidades foliculares. De este modo, en cualquier injerto capilar se trasplanta el folículo piloso para que el pelo nazca desde su raíz de una forma natural. Los cabellos que serán injertados en las áreas alopécicas de la cabeza se obtienen del propio paciente, por lo que las posibilidades de rechazo son nulas. Además, al extraerse de aquellas zonas del cuero cabelludo en las que el pelo no se cae -la parte lateral y occipital-, el nuevo pelo trasplantado será permanente, puesto que conservará las características genéticas originales.

Es importante explicar que las dos técnicas de injerto capilar que se emplean se diferencian, esencialmente, en el método utilizado para extraer las unidades foliculares necesarias de las zonas donantes para, acto seguido, colocarlos en las áreas calvas a cubrir nuevamente con pelo. Por un lado, la técnica FUE de extracción de unidades foliculares, en la que, al no usarse bisturí ni tener que suturar o poner puntos, el proceso de cicatrización es mucho más rápido. Así, el paciente se recupera a nivel médico después de un implante capilar a las 24 horas y se puede reincorporar a su trabajo y hacer vida normal en unos siete días, salvo que esto implique realizar una actividad física intensa o que le provoque un sudor excesivo. Asimismo, con esta técnica de injerto de pelo en famosos se suele recomendar un reposo de al menos 15 días antes de practicar deporte o de realizar ejercicios y movimientos bruscos.

La técnica FUE permite obtener los folículos uno a uno, de manera individual, a través de un instrumento quirúrgico de unos 0,8 milímetros de diámetro, conocido como ‘sacabocados’ y que puede utilizarse de forma manual o automática. Una vez extraídos, se preparan para trasladarlos a las zonas calvas del cuero cabelludo, injertando uno a uno los folículos pilosos para que el pelo crezca desde la raíz de forma natural.

Como en otras técnicas de injerto de pelo, con la FUE se usan como zonas donantes la nuca y los laterales de la cabeza, de donde puede llegar a obtener aproximadamente unas 2.000 unidades foliculares. El tratamiento puede llegar a durar más de 10 horas, por lo que el médico cirujano y el paciente pueden acordar realizarla en una o dos sesiones o en una megasesión. Como se ha señalado con anterioridad, se emplea para el trasplante de pelo siempre anestesia local, por lo que la intervención es indolora, y solo en los casos en los que el paciente presenta síntomas de ansiedad se le administra alguna sedación para tranquilizarlo. En definitiva, es bueno saber que el tratamiento se lleva a cabo con carácter ambulatorio y el paciente puede volver a casa el mismo día.

Por su parte, la técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery), también conocida como técnica de la tira, se practica extrayendo los pelos de la zona donante mediante una fina banda de piel, de aproximadamente unos 20 cm de longitud y un centímetro de ancho, para implantarlos después en las partes despobladas. Si bien, y al igual que en el anterior procedimiento, los riesgos y las posibles complicaciones son mínimos, cabe destacar que este proceso requiere la sutura de las zonas implicadas, por lo que la recuperación será un poco más tardía. Los puntos se retirarán a los 12 días aproximadamente y quedará una pequeña cicatriz que será estéticamente invisible -siempre que el pelo circundante tenga una longitud mínima de cinco milímetros-.

El preoperatorio en un injerto de pelo

A continuación le ofrecemos una serie de recomendaciones a seguir en relación al período previo de la cirugía de injerto de pelo en famosos y, como es lógico, en cualquier persona. Solo de este modo se podrá asegurar una calidad inmejorable de la operación.

Métodos de implante capilar como FUE o FUSS son muy frecuentes.

Métodos de implante capilar como FUE o FUSS son muy frecuentes.

  • No efectuar ningún esfuerzo o actividad física durante al menos los cinco días previos a la intervención.
  • En el caso de usar Minoxidil, tendrá que detener el tratamiento durante los quince días anteriores a la operación. Sin embargo, si emplea finasteride, puede continuar ingiriendo la misma cantidad.
  • En los diez días que preceden a la intervención quirúrgica, no deberán tomarse aspirinas ni ninguna otra clase de antiinflamatorios. Si por cualquier circunstancia está tomando como tratamiento algún tipo de anticoagulante, deberá comunicárselo a su médico.
  • No ingiera complejo vitamínico alguno, vitamina E ni vitamina B en los diez días previos a la cirugía, ya que incrementan la probabilidad de sangrado. Durante ese período también debe evitar los productos derivados de hierbas.
  • No consuma bebidas alcohólicas al menos 72 horas antes del injerto, dejando a un lado asimismo bebidas con cafeína por idéntico motivo, esto es, aumenta el sangrado y también la sensibilidad a los medicamentos que se utilizan durante la intervención.

Se recomienda no realizar ningún esfuerzo físico desde cinco días antes de la operación.

  • Su medicación rutinaria -HTA, hipoglucemiantes, protector de estómago, etc.- no se verá afectada.
  • Las 24 horas previas es recomendable ingerir una buena cantidad de agua.
  • Como mínimo desde el día anterior al trasplante capilar, no se deberá fumar, ya que el tabaco ralentiza el proceso de cicatrización e incrementa el riesgo de infección. Este hecho incidiría en la permanencia de los injertos.
  • La mañana en la cual se va a practicar la cirugía, asegúrese de ducharse lavando su cabello con champú normal y abstenerse de emplear cualquier producto que suela utilizar para su pelo como laca o gomina.
  • No se afeite la cabeza.
  • Asista a la clínica con una camisa de botones o cremallera, ya que le será de mayor comodidad vestirse posteriormente.
  • Desayune de manera habitual, tal y como lo haría cualquier mañana. Eso sí, como ya hemos mencionado, deberá evitar la cafeína.
  • Tampoco es recomendable que sea usted quien se ponga al volante de su vehículo a la hora de volver a casa, puesto que podría administrársele algún fármaco que le provoque sueño.
  • Resulta fundamental la realización de análisis que arrojen datos como hemograma, glicemia, ionograma, coagulación, SIDA, hepatitis B y C. También es preciso efectuar un electrocardiograma en los 15 días previos a la operación si usted ya ha cumplido los 40 años y presenta una afección de corazón anterior.

Injerto de pelo en Turquía

El injerto de pelo en Turquía es una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentes en el país otomano. Pese a no ser su capital, Estambul es la ciudad más grande no solo de Turquía sino también de toda Europa, y recibe cada año una considerable cifra de personas que pretenden acabar con sus problemas de calvicie. Esto se debe a que las clínicas turcas presentan una serie de beneficios a los demás países de Europa, especialmente a España. Por este motivo, la cirugía de trasplante capilar posee un interesante atractivo que hace que una buena cantidad de hombres residentes en nuestro país se desplacen hasta allí.

Recomendaciones para elegir un injerto de calidad

En el caso de que se haya decidido a viajar a Turquía para someterse a la intervención, desde BonoMédico le ofrecemos una relación de consejos que debería tener en cuenta para garantizar el éxito de la misma.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Además de considerar el coste, no desprecie otros aspectos como la habilidad del cirujano.
  • Solicite referencias al respecto.
  • Indague hasta encontrar una clínica oficial y un cirujano con la debida formación.
  • Analice el método de cirugía empleado allí y equipárelo al que se realiza en su propio país.
  • Valore la duración del período postoperatorio que el injerto de pelo requiere.
  • El hotel para alojarse durante las noches resulta muy necesario, ya que, pese a no tratarse de una intervención de grandes dimensiones, los tres días siguientes suelen presentarse molestias y se aconseja descansar adecuadamente.
  • Asegúrese de ir acompañado de su correspondiente traductor, pues la presencia de esta persona le evitará problemas relacionados con el idioma y, por qué no, le ayudará hasta que comience a sentirse mejor.
  • Si tiene la posibilidad, considere el viaje como unas vacaciones y tómeselo con calma, pues de esta manera disfrutará más de su estancia y el resultado de la intervención también será mejor.

Precio del injerto de pelo en Turquía

En efecto, las diferencias en el coste son flagrantes. El precio del injerto de pelo en Turquía que se está pagando por 1.500 unidades foliculares ronda los 2.500 € y en ciertas clínicas es incluso inferior. Es decir, en términos económicos no existe comparación posible entre el trasplante de cabello en Turquía y el de cualquier otra ciudad del mundo. Con motivo del reducido coste que supone residir en el país otomano, puede ofertarse un precio mucho menor a los de España.

Cada vez son más las personas que viajan a Turquía para someterse a un injerto de pelo.

Cada vez son más las personas que viajan a Turquía para someterse a un injerto de pelo.

Como hemos expuesto en el punto anterior, siempre será recomendable buscar una clínica fiable, con referencias positivas y con el debido historial. Al igual que en el resto de desempeños, hay mejores especialistas que otros, por lo que siempre será mejor buscar información, consultar con la propia clínica y comentar detalles tanto de la operación como de la recuperación posterior del injerto de pelo en Turquía.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes
  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por
    Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *