Cirujanos plásticos en Zaragoza

Los mejores especialistas médicos

Definición de cirujano plástico

Definición de cirujano plástico

Un cirujano plástico en Zaragoza es aquel titulado que posee la Licenciatura en Medicina y Cirugía pero, que además de estar en posesión de dicho título, necesita para ser considerado como tal una especialización adicional.

El campo de la cirugía plástica abarca dos clases de operaciones y el cirujano se encuentra altamente especializado en ambas. Esas clases de operaciones son las siguientes:

  • Cirugía estética o cirugía cosmética

La cirugía estética o cirugía cosmética es aquel tipo de cirugía consistente en efectuar distintos cambios en diferentes partes del cuerpo que, siempre según el criterio del paciente, resultan susceptibles de mejora. Al practicar una intervención estética, el paciente pretende conseguir una armonía tanto facial como corporal, así como intentar ralentizar el paso del tiempo y disminuir los efectos físicos que inevitablemente provoca el mismo. Es decir, la cirugía estética atiende a fines exclusivamente de belleza y de mejora en cuanto a la autoestima.

  • Cirugía reparadora o cirugía reconstructiva

Por otra parte, la cirugía reparadora o reconstructiva está basada en suavizar los efectos y recuperar en la medida de lo posible los daños derivados de accidentes, deformidades al nacer, extirpaciones y otras causas. Estos daños afectan evidentemente a la apariencia física, pero resulta bastante más delicado que se dañe una función vital concreta. Es en este último tipo de casos en los que resulta más que necesaria la cirugía reconstructiva y donde radica el principal punto diferenciador respecto a la cirugía estética.

El cirujano plástico en Zaragoza y la formación requerida

Tal y como apuntamos al inicio, y para el caso concreto de España, encontrarse en posesión de la Licenciatura en Medicina y Cirugía supone la pertinente autorización legal para practicar cualquier tipo de intervención quirúrgica relativa a la cirugía. No obstante, en el terreno específico de la cirugía plástica, no basta con poseer dicha licenciatura. Además de ésta, se exige disponer del denominado Título de Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. La obtención de esta titulación consta de dos requisitos:

  • Superar las oposiciones a Médico Interno Residente (MIR)
  • Tras conseguirlo, ejercer de cirujano general durante al menos un año, dedicar otro a especialidades análogas y desempeñar tres más en cirugía plástica en sí. En resumen, ejercer como médico interno residente durante cinco años como mínimo.

Por lo tanto, estamos en condiciones de asegurar sin temor a equivocarnos que todo aquel paciente que haya decidido que se va a realizar una intervención de cirugía plástica, dispone de garantías suficientes como para acudir al quirófano con total tranquilidad.

Al hilo de lo anterior, debido a la extensa formación que se le requiere al cirujano plástico, es posible afirmar con rotundidad que España se encuentra entre los países de mayor nivel en este tipo de intervenciones. Es por ello que también en el extranjero cuenta con una gran fama y consideración.

Todos los cirujanos plásticos que hayan obtenido ese Título de Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética se agrupan en la que habitualmente se conoce como SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Reparadora y Estética).

Pues bien, según la SECPRE, la Cirugía Estética no se considera una especialidad propiamente dicha, sino que se trata de una variedad de la Cirugía, Reparadora y Estética.

¿Qué procedimientos utiliza un cirujano plástico?

Las intervenciones quirúrgicas llevadas a cabo por los cirujanos plásticos en Zaragoza pueden responder a motivos de muy diversa índole que pueden encuadrarse y resumirse de la siguiente manera:

  • Malformaciones congénitas y complicaciones que se derivan de ellas

Manchas, lesiones vasculares, anomalías en el desarrollo mamario, en labios, manos, deformaciones faciales, etc.

  • Anomalías o deformaciones adquiridas

Cicatrices, heridas, problemas en el tejido, quemaduras, traumatismos de cráneo, amputaciones, es decir, todo aquello producto de lesiones causadas por accidentes.

  • Cuestiones estéticas o deterioros por envejecimiento

Aquellas referentes al contorno del cuerpo, flacidez de mamas, excesivo volumen de las mismas y otro tipo de anomalías relacionadas con la piel o la pérdida de pelo.

Catálogo de prestaciones de la Seguridad Social

La práctica totalidad de procedimientos relativos a la cirugía reparadora o constructiva están comprendidos en el catálogo de prestaciones de la Seguridad Social. No obstante, dentro de ellas existen una serie de actuaciones quirúrgicas que pueden catalogarse como cirugía estética o cirugía cosmética.

Por ejemplo, una reducción de pecho (mamoplastia reductiva) se considera cirugía reparadora cuando unas mamas voluminosas provocan molestias o incluso daños lumbares y cervicales. En este caso, dicha intervención figura en el catálogo de prestaciones de la Seguridad Social.

Sin embargo, si exactamente la misma intervención atiende sólo a fines estéticos, no se incluiría en dicho catálogo.

Los procedimientos de cirugía considerados dentro de la Seguridad Social pueden clasificarse en: cirugía de abdomen, cirugía de mamas, cirugía de orejas, cirugía de párpados, cirugía facial, cirugía manual y cirugía nasal.

Detallamos algunas de estas intervenciones a continuación:

Abdominoplastia

Una abdominaplastia es un tipo de cirugía a la cual se someten aquellas personas que pretenden corregir cierta flacidez en el abdomen, originada ésta a través de cúmulos grasos que restan dureza y tonificación muscular a la zona en cuestión.

Mamoplastia de aumento

La mamoplastia de aumento es una intervención destinada a aumentar el volumen de las glándulas mamarias mediante implantes. Fundamentalmente existen dos tipos: unos son más redondos y otros presentan una forma más aerodinámica que acerca más a la realidad al busto operado. En lo referente a las diferentes vías de implantación, nos encontramos con la submamaria, la areolar, la axilar y la transumbilical.

Mamoplastia de reducción

Por su parte, la mamoplastia reductiva o reductora consiste en disminuir aquel pecho que refleja un exceso de volumen en relación a otras zonas corporales (lo que se conoce como gigantomastia). Existen distintas causas que explican la decisión de someterse a este tipo de cirugía y pueden agruparse en:

  • Factores físicos: Daños en el cuello y en la espalda, aparición de estrías, problemas respiratorios, etc.
  • Factores psicológicos:  Dificultad a la hora de realizar algunos deportes, significar una atracción física que realmente no desea y que le ruboriza, algún trauma de tipo sexual, etc.
  • Mezcla de ambos tipos de factores

Ginecomastia

La ginecomastia es la enfermedad mamaria más habitual entre el sexo masculino y podemos definirla como el incremento que se produce en una o en ambas mamas debido a alguna enfermedad.

Mastopexia

La mastopexia es una operación quirúrgica que consiste en evitar la caída de aquellos senos flácidos con el objetivo de mejorar su aspecto. El proceso no es otro que eliminar la piel excedente en la zona mamaria y endurecer los tejidos más cercanos a la misma. Aunque viene definido por diversos motivos, el tiempo que se estima necesario para una cirugía de este tipo suele ser de un par de horas. Puede ser con o sin aumento de volumen.

Cambio de prótesis mamarias

En los casos de las mamoplastias de aumento, y debido a diversos factores, las prótesis mamarias tienen fecha de caducidad. Transcurrido un cierto tiempo, el cual puede oscilar entre los diez y los veinte años, se deberán cambiar las prótesis mamarias por otras nuevas.

Otoplastia

Se entiende por otoplastia toda aquella intervención quirúrgica cuyo fin es reparar posibles desviaciones en los pabellones auriculares. El ejemplo más común de este tipo de operaciones es cuando el cirujano plástico en Zaragoza corrige las orejas despegadas. Suele solicitarse bastante dentro de las posibles deformidades existentes, pues suele aumentar la autoestima de quienes se someten a a dicha intervención.

Blefaroplastia

La blefaroplastia es el tipo de cirugía que se utiliza en la reconstrucción de párpados (superiores, inferiores o los cuatro). El procedimiento de la misma puede resumirse en la eliminación de la grasa sobrante, de la piel excedente y de algo de músculo. Estamos en condiciones que afirmar que prácticamente siempre obedece a algún fin de tipo estético, ya que el objetivo básico que se persigue mediante la blefaroplastia no es otro que disimular en la medida de lo posible la caída de los párpados superiores y evitar la formación de las típicas bolsas en los inferiores.

Queiloplastia

Al hablar de queiloplastia, lo hacemos de una intervención quirúrgica empleada a mejorar la apariencia de los labios. Para ello se utiliza un relleno que provoca el incremento de tamaño de los mismos. Se trata de una técnica relativamente novedosa que sigue evolucionando hoy día. De hecho, es en los tres últimos lustros cuando los métodos utilizados se han perfeccionado bastante con el objetivo de que los beneficios para el paciente fuesen siempre los buscados, algo que no ocurría años atrás.

Bichectomía

Debajo de los pómulos, en las mejillas, suelen formarse ciertos cúmulos de grasa que se conocen como bolas o bolsas de Bichat. Estas bolsas aumentan el volumen de esa zona y proporcionan un aspecto de sobrepeso. Pero es que además no cumplen ninguna función específica en nuestro organismo. Pues bien, la bichectomía es aquella operación que consiste en retirarlas (completamente o sólo en parte).

Rinoplastia

La rinoplastia es una intervención quirúrgica basada en corregir la apariencia que pueda presentar la nariz, sea por malformación congénita, por desviación hacia uno de los lados o simplemente porque alguno de sus huesos no se encuentre en su posición natural.

Aumento de glúteos

Hoy en día, una de las operaciones con mayor demanda es la del aumento de glúteos o lipoinyección de glúteos. Ese incremento de volumen se origina gracias a la implantación de grasa extraída de otras zonas del cuerpo como los muslos o el área abdominal. 

Himenoplastia

La himenoplastia se trata de una operación bastante solicitada básicamente por aquellas mujeres pertenecientes a culturas concretas en las cuales es de vital importancia la virginidad femenina a la hora de contraer matrimonio. Debido a ello, a menudo recurren a este tipo de intervención, que consiste simplemente en la reconstrucción del himen.

Vamos a centrarnos a continuación en algunas de las intervenciones más comunes dentro de la cirugía estética corporal:

Cirugía estética corporal

En este articulo señalaremos tres tipos de intervenciones quirúrgicas, que mejoran nuestro aspecto físico sin tener que ir al gimnasio o cuando esta opción la hemos probado sin demasiado éxito y requerimos de la ayuda del bisturí.

Concretamente trataremos: la abdominoplastia, el aumento de glúteos y la ginecomastia.

Pero antes daremos una definición de Cirugía Estética:

Este tipo de cirugía se conoce también como Cirugía Plástica, Reparadora o Reconstructiva, porque su objetivo es reconstruir la integridad anatómica o funcional del cuerpo humano, dañado por defectos físicos, congénitos o adquiridos,por un accidente de cualquier tipo por ejemplo. El término cirugía “Plástica Reparadora” procura restaurar o mejorar las características físicas y las funciones orgánicas deterioradas por diversos motivos (accidentes y quemaduras, algunas enfermedades, tumores de la piel y tejidos de sujección o en anomalías heredadas), producidas en cara, manos y genitales (zonas íntimas).

Esto significa que la Cirugía Plástica, Reparadora o Reconstructiva se la realizan personas con problemas de imagen grave causados por lo antes mencionado (malformaciones congénitas, etc.). Pero Cirugía Estética no sólo puede ayudar a personas con problemas de salud y apariencia por lo antes señalado, sino que también va dirigida a personas totalmente sanas que desan verse más atractivas.

Los cirujanos plásticos en Zaragoza, antes de nada recomiendan al paciente, que tenga una idea realista de los logros que podrá alcanzar utilizando esta Cirugía y sea consciente además de las limitaciones y riesgos que conllevan, antes de precipitarse a tomar una decisión. El resultado óptimo tendra mucho que ver con la capacidad y habilidad del cirujano, una buena cicatrización o el seguimiento fiel de todas las recomendaciones prescritas tras la operación. 

Cualquier cirugía conlleva un riesgo, y por ende, la cirugía estética también (hemorragias, infecciones, mala cicatrización o secuelas por la anestesia como alergias, problemas respiratorios, etc.). A pesar de todo ello, las estadísticas revelan que el índice de complicaciones generales es muy bajo, principalmente, por no ser una cirugía muy severa como la craneal, torácica o abdominal, por necesitar de una anestesia más leve y por aplicarse, normalmente, a pacientes sanos. Cada riesgo se produce por una razón, que concretaremos para cada caso.

Previa a la operación se nos realizará un historia clínica, un estudio preoperatorio (análisis, radiografías, electrocardiograma, fotografías, etc.) y se nos facilitará el presupuesto total de la intervención.

¿Cómo encontrar un buen cirujano plástico?

En España se tiene a “La Cirugía Estética” como especialidad quirúrgica, correspondiente al titulo oficial denominado "Médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora".

Tenemos el privilegio de contar con cirujanos plásticos y estéticos que son admirados y reconocidos a nivel internacional. Ya que para lograr la especialidad han tenido que superar un difícil periodo de selección por el MIR, y de formación teórica y práctica, durante, al menos, 5 años. Después de obtener la licenciatura en medicina. Este hecho, que garantiza la gran formación del especialistas provoca la confianza y seguridad del paciente.

Los expertos insisten en que el paciente conozca la titulación exacta del facultativo que les va a operar y que se la muestren incluso, pues en dicha acreditación pondrá que posee el titulo oficial en Cirugía Plástica y Estética, expedido por el Ministerio de Educación.

El intrusionismo en esta profesión es muy peligroso, ya que gente no cualificada que opere puede causar daños graves e incluso la muerte del paciente. Es pues, primordial ponerse en manos de un buen profesional acreditado académicamente.

La SECPRE, una sociedad formada por prestigiosos profesionales

La Secpre está integrada por unas siglas cuyo significado son: Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. Su fundación se remonta al año 12 de Mayo de 1956 y su primera sede esta ubicada en Madrid. La actividad quirúrgica de esta entidad es mayormente, reconstructiva y estética.

Su principal objetivo: la mejora de la calidad y asistencia al paciente, para lo que incidirán en la calidad de asistencia, con unos profesionales formados concienzudament , éticos, en la práctica clínica y en la investigación en el terreno de la Cirugía Plástica.

Una fecha clave para este organismo es el 23 de Junio de 1973, día en el que se aprueba en Asamblea General Extraordinaria el cambio de nombre de la Sociedad incluyendo expresamente a la Cirugía Estética en la denominación, quedando como Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). El cambio de denominación es aprobado por el Consejo General de Colegios Médicos en primera instancia y luego por el Ministerio de Educación y Ciencia en segunda.

Con casi medio siglo en funcionamiento, la S.E.C.P.R.E. es una sociedad fuerte, cuyas juntas directivas son renovadas cada dos años por votaciones y con una gran disciplina. Realizan actividades en todos los terrenos, tal y como recogen sus numerosos boletines (social, científico, etc.).

La Sociedad tiene como fin principal ayudar a sus miembros y defenderles. Destacar como uno de los principales fines conseguidos, recientemente, y más detacados: el cambio en el nombre de este organismo como “Cirugía Plástica, Estética y Reparadora”, legislado en Febrero de 2003, Este hecho, aparentemente insignificante, supone una defensa legal muy importante contra el intrusismo profesional y ha sido reconocida por los Tribunales.

Cirugías estéticas corporales

Del amplio abanico de cirugías estéticas existentes, nos hemos decantado por la que hace posible que nuestro cuerpo se vea más bello y atlético. No hemos recogido el aumento de senos, porque en este apartado nos hemos centrado en lo referido a físico que se puede obtener sin ir al gimnasido, aunque haya que acudir a éste para mantenerlo. Pero sí hemos abarcado la mejora del pecho de los hombres (ginecomastia).

Las cirugías a las que nos referimos son:

Abdominoplastia

Es la operación quirúrgica en la que se elimina el exceso de piel y grasa abdominal y se corrige la flaccidez muscular. 

Se lo suelen practicar personas que han experimentado un aumento y pérdida de peso rápido o mujeres que hayan sufrido varios embarazos. 

Con este procedimiento quirúrgico se obtiene un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha. La intervención se realiza por el cirujano plástico en Zaragoza con anestesia general, mediante una incision por encima del vello púbico hasta las caderas. Se libera la piel del abdomen y se aseguran con suturas los músculos abdominales. La piel sobrante se extirpa.

Después de la operación, el paciente se pondrá una faja especial junto con un vendaje. 

Riesgos de la abdominoplastia

No se dan muchas complicaciones, no obstante, éstas se dan en alguna ocasión y requieren una solución médica. En pocas ocasiones se produce infección o trombos venosos. En el caso de la infección se resuelve con antibióticos y drenaje, pero hará que el paciente tenga que permanecer más tiempo en la clínica. Los trombos venosos se evitaran moviendo las piernas y levantándose tan pronto como el paciente se haya recuperado de la cirugía. 

A veces, habrá mala cicatrización, que podrá conllevar a una segunda cirugía.

Después de la operación el paciente llevará una faja especial, reforzada con un vendaje, según cada caso individual. Las cicatrices del ombligo y del abdomen inferior mejorarán con el tiempo. Aunque algunas veces será necesaria una revisión cicatricial con anestesia local.
Todo esto se evitará o disminuirá si se siguen las recomendaciones del Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

Aumento de glúteos

Si la naturaleza no nos ha bendecido con unos buenos glúteos y el gimanio no nos ayuda a tenerlos, la Cirugía Estética nos ayudará mediante una intervención que logrará: aumentar, mejorar, y rejuvenecer e incluso cambiar de forma la zona de las nalgas. 

El aumento de glúteos se ha puesto de moda en los últimos años y es, cada vez, más demandado. 

¿Cómo es la intervención de aumento de glúteos?

Hay dos formas de operar los glutéos. La primera y técnica más común es la liposucción, pues hace posible esculpir la forma de la nalga a través de una extracción selectiva de grasa. También, esta técnica permite incrementar el volumen en la zona central de la nalga re-inyectando la grasa obtenida por la propia liposucción.

La segunda técnica, menos dañina, es la radiofrecuencia, que posibilita mejorar el contorno y la textura de la piel, sobre todo en la nalga y entre la nalga y el muslo.

Por último, señalar la cirugía plástica de aumento de glúteos con implantes. En este caso se utiliza un gel de silicona cohesivo, y la prótesis resultante es más plana y más fuerte que la que se utiliza en el aumento de pecho. La prótesis se sitúa bajo el músculo del glúteo mayor, para que no se aprecie externamente. El corte se realiza en el pliegue entre ambas nalgas, lo más bajo posible para que quede invisible. La operación se lleva a cabo con anestesia general. No se suelen poner drenajes.

Complicaciones del aumento de glúteos

No hay muchas siempre que sea realizada por un cirujano plástico en Zaragoza cualificado. El riesgo de infección es bajo, siempre que se lleve a cabo una correcta higiene hasta que se quiten los puntos. Además, se deberá tomar antibióticos transcurridos los diez días de la intervención, para reducir el riesgo de infecciones.

Los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica de aumento de glúteos no pueden ponerse inyecciones intramusculares por lo que deberán informar de este hecho a su médico de cabecera para que lo haga constar en su historial clínico.

La cirugía de aumento de glúteos ha mejorado muchísimo y puede incluso combinar técnicas (liposución, lipofilling, radiofrecuencia y prótesis) para mejorar la forma de la nalga, con resultados muy buenos tanto en pacientes masculinos como femeninos. Su resultado puede alcanzar gran éxito si la realiza personal cualificado.

Ginecomastia

Un hombre atlético no puede tener esta apariencia si sufre de ginecomastia, que es el aumento de mamas similares a las de la mujer. Con la técnica quirúrgica contra la ginecomastia se busca mejorar la apariencia de los senos de los hombres que sufren este hecho.

Diversos estudios recogen que la ginecomastia la sufren de un 40-60 % de los hombres. Pudiendo afectar a una sola mama o a las dos. El motivo de que esto ocurra puede ser variado aunque no exista causa conocida. Los hombres preocupados por su físico recurren a la cirugía para acabar con este problema.

La operación de ginecomastia

El procedimiento quirúrgico consiste en quitar grasa y tejido glandular de las mamas, y en casos puntuales extirpar piel sobrante. De este modo, se consigue un tórax plano, firme, y bien contorneado. Se puede utilizar anestesia general o local y sedación.

Si la ginecomastia es por exceso de tejido graso, la liposucción es la mejor opción para retirarla. Se procede a realizar una pequeña incisión, de casi 1 cm, en áreas no visibles y gracias a una cánula hueca unida a una bomba de vacío, se destruye la grasa y se aspira. Durante la operación el paciente no sentirá dolor.

Si hay que extraer grandes cantidades de grasa, el exceso de piel deberá extirparse para permitir a la que quede, reajustarse correctamente a la nueva forma de la mama.

Posibles complicaciones

El paciente no tendrá complicaciones aunque sí sufrirá molestias, que podrán ser controladas con medicación. 

Al principio se sentirá hinchado y deberá llevar una prenda elástica también. No obstante, la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas. El resultado se verá hasta transcurrido tres meses o más.
De existir suturas, éstas se retiran en una o dos semanas tras la intervención quirurgica.

Señalar que para que no aparezcan cicatrices en la zona operada deberá evitar la exposición solar, al menos durante seis meses posteriores a la intervención. 

Los resultados del procedimiento pueden ser asombrosamente si los realiza un cirujano plástico en Zaragoza que sea Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

Especialistas relacionados: cirujanos plásticos en Zaragoza

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.