Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Zaragoza

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Zaragoza

Residencias de ancianos en Zaragoza

La propuesta de este modelo básico de atención en residencias de ancianos en Zaragoza cuenta con el gran mérito de querer situar a la persona en el centro prestador de servicios, partiendo de la comprensión y de la valoración de sus contextos y su situación de dependencia, y generando en todas actuaciones el mayor nivel posible de potenciación de sus capacidades y de su misma autonomía personal.

Esta propuesta cuenta con cierto grado de complejidad sobre todo a la hora de implementar todas las actividades, pero tiene el gran valor de diseñar un esquema de referencia que representa una guía para los centros residenciales de ancianos, a fin de instaurar sus propios criterios de organización en la prestación de los servicios. De este esquema nacen una serie de documentos y herramientas, tales como los manuales de funcionamiento de calidad, las cartas de servicio, los planes interdisciplinarios de atención personalizada, valoración geriátrica integral, entre otros.

Un hombre mayor juega con su nieta

Un hombre mayor juega con su nieta

Igualmente, es necesario mencionar que otro aporte destacado de este modelo es la forma en que se fusiona la planificación en base a la realidad y brinda un análisis del contexto actual de las residencias, planteando proyecciones de futuro razonables, identificando algunas directrices que se empiezan a interpretar en el campo de la coordinación socio-sanitaria y de la apreciación integral de las necesidades del jubilado, lo que inevitablemente se orienta a establecer espacios de salud y bienestar social, así como estructuras organizativas tendentes al logro de la mayor eficacia, eficiencia y sobre todo, la atención más adecuada y satisfactoria para los usuarios y sus familias y una correcta comunicación entre todos.

Es de gran importancia considerar que en la actualidad la ciudadanía está en proceso de cambio y transformación: cambios que incluyen elementos sociodemográficos, epidemiológicos, económicos y en el sistema de valores. Esta transformación afecta igualmente a los centros y servicios que se brindan a las personas mayores, debido a que surgen nuevas necesidades y demandas de atención tales como pensionistas con pliripatologías de carácter crónico, mayores en situación de dependencia, personas con algún proceso de demencia senil y otros problemas en el campo de la salud mental como el alzhéimer, haber sufrido algún ictus, etc.

Estas nuevas circunstancias son la base de este modelo básico que ofrece una perspectiva integradora de lo social y de lo sanitario, en un nuevo escenario que se ha esbozado para atender las nuevas necesidades y tiene como visión precisamente la atención integral de la persona en concordancia con la estrategia del nuevo Plan de Salud y de Bienestar Social.

En consecuencia, el modelo de atención integral en las residencias de ancianos en Zaragoza tiene como idea determinar la finalidad y el sentido de la atención en la residencia para mayores, teniendo en cuenta las necesidades y demandas de los usuarios, garantizando de esta forma la función social de servicio público para atender a las personas mayores, especialmente respecto de aquellas que se encuentran en una situación de dependencia -por ejemplo, con un plan de prevención de salidas involuntarias- y respecto de aquellas que presentan situaciones personales, familiares y sociales que demandan servicios residenciales para poder desarrollar las actividades básicas de la vida cotidiana o para mantener condiciones de vida dignas.

Otro factor importante de esta propuesta de atención es su orientación a los procesos tendentes a la mejora continua de la calidad, partiendo de la realidad de cada centro y de una valoración eficaz de las contingencias y oportunidades que en cada caso o momento se pueden presentar, promoviendo el desarrollo de planteamientos estratégicos dirigidos a garantizar la eficacia y eficiencia, puesto que se retoman los cambios en las necesidades y demandas sociales y se adaptan de manera permanente a las nuevas situaciones, pero siempre conservando la esencia de la propia función social que tienen.

Estos planteamientos necesitan establecer procedimientos y mecanismos dinámicos tendentes no solo a brindar estos servicios, sino a la programación de los recursos, las formas de proceder y la autoevaluación que pongan la mirada en los resultados y objetivos, pero también en la planificación y gestión de los procesos de mejora.

Recientemente se ha desarrollado una importante red pública de centros residenciales en residencias de ancianos en Zaragoza integrada principalmente por residencias y viviendas para personas mayores de edad, cuya titularidad corresponde a la Comunidad Autónoma o incorporadas a su red gracias a convenios con ayuntamientos, diputaciones o entidades privadas. La red de plazas residenciales supera en la actualidad las 11.000 plazas, distribuidas en 230 centros, sin tomar en cuenta las 150 viviendas de mayores, que brindan atención residencial a ancianos con distintos grados de autonomía.

En el caso de Castilla-La Mancha, considerando solo las plazas residenciales, cuenta con uno de los niveles más altos de cobertura en España en cuanto a las plazas por cada persona mayor de 65 años. Hoy en día existen cerca de 3 plazas de la red pública por cada centenar de pensionistas de esa edad.

El crecimiento de las residencias y de su capacidad de atención encuentra sus motivaciones en la nueva realidad del envejecimiento y por las necesidades de atención residencial identificadas en los últimos años. Este esfuerzo garantiza la oferta de servicios de atención residencial que tienen en cuenta la nueva función asistencial de acuerdo a las demandas y particularidades de las nuevas personas beneficiarias.

Las residencias tienen sus antecedentes y sus propias circunstancias, por ello en cada momento debe orientarse su horizonte a comprender las nuevas situaciones y definir su misión en relación a las necesidades sociales de cada momento. La época actual, representa en sí un período de adaptación y delimitación de un nuevo modelo de atención y funcionamiento de los centros de residencias para mayores de edad, adaptación que resulta ineludible, independientemente de la trayectoria de muchos centros.

De igual forma, deben tenerse en cuenta las posibilidades, oportunidades de mejora, la orientación estratégica dirigida a los posibles escenarios sociológicos y sociodemográficos de los próximos años. Para esto, se hacen necesarios modelos que guíen los procesos internos de transformación y adaptación a las nuevas realidades sociales de las personas mayores.

Estas residencias están obligadas a ofrecer condiciones espaciales que puedan ser funcionales y que faciliten la prestación de servicios. Igualmente deben disponer de instalaciones y equipamientos ergonómicos y eficientes, así como generar entornos de estancia, interacción y convivencia que siempre consideren las necesidades de desarrollo personal de los pensionistas.

En esta línea, el reajuste de las residencias no solamente tiene que ver con cambios arquitectónicos, sino también con el aumento de recursos humanos u otras mejoras materiales que indudablemente deben continuar realizándose para garantizar su propio transcurso de mejora y adecuación a las nuevas demandas.

El hecho de que estas residencias de ancianos en centros geriátricos en Zaragoza se adapten a las nuevas demandas de la sociedad del siglo XXI pasa necesariamente por el concepto teórico de procesos de atención y mejora continua de la forma en que estos centros funcionan y brindan sus servicios, en donde la dinámica de organización y las técnicas de trabajo con profesionalidad se integran en sistemas de gestión de las residencias, con el fin de garantizar la mejora permanente de la calidad de los servicios y la satisfacción y bienestar de los pensionistas.

Los familiares del residente pueden estar tranquilos respecto a la cualificación de los profesionales del centro ante el tratamiento de posibles complicaciones de salud que puedan aparecer, pues cuentan con una serie de protocolos para ello: de alteraciones de nutrición, de actuación ante úlceras por presión -y también de prevención de las mismas-, de rehabilitación-fisioterapia, etc.

Estos centros tienen su base fundamental en un concepto de persona con derechos y deberes, que está integrada por un sistema de elementos biopsicosociales, que responden a una realidad personal que necesita ser comprendida y respetada para el desarrollo de cualquier proceso de tipo organizativo y asistencial.

La base fundamental de la atención a las personas mayores de edad debe ser percibida por los principios de la libertad, la normalidad, la equidad, la eficiencia y la promoción constante de la autonomía personal, asegurando la atención de las personas que se encuentran en situación de dependencia, de acuerdo con el derecho de ciudadanía reconocido por las leyes.

En este orden, se debe atender a los deseos expresados por las personas mayores, y se debe priorizar el fomento del envejecimiento en casa para responder a ese deseo personal y promover la interacción en su ambiente tradicional. Pero en caso de que sea necesario, también es prudente desarrollar servicios residenciales para las personas que no encuentran la ayuda necesaria para poder vivir en sus hogares en condiciones dignas.

En el contexto actual de estos centros para adultos prevalecen como usuarios una mayoría de personas que se encuentran en situación de dependencia. Por ello la misión de las residencias una clara función: facilitar y garantizar los cuidados necesarios para proporcionar un ambiente humano que favorezca la calidad de vida de los ancianos. Estas residencias representan más que una simple ayuda para la realización de actividades cotidianas para los pensionistas. Por ello se enfatiza en la necesidad de desarrollar una atención integral que retome cuidados asistenciales y de rehabilitación, acompañamientos, servicios profesionales y entornos que fomenten la convivencia e intercambio, con el objeto de optimizar las condiciones de vida en las residencias, y con la finalidad de promover la autonomía personal, la auto ayuda, el apoyo entre los ancianos, la colaboración y la participación de las familias.

Todos los centros y residencias de ancianos seleccionados por BonoMédico garantizan a sus residentes un servicio de la mayor calidad al mejor precio. Seguridad y tranquilidad garantizadas tanto para el residentes como para sus familiares. Se esfuerzan a diario en mejorar numerosos aspectos de su funcionamiento. 

De este modo, tienen perfectamente delimitadas sus líneas de actuación ante cualquier circunstancia que pudiese surgir a lo largo de la estancia, y es por ello que establecen una serie de protocolos de ingreso, de adaptación, de estimulación en planta, de psicogeriatría, de casos de conductas agresivas, etc.

Las residencias seleccionadas cumplen y en muchos casos exceden con las normativa vigente en las siguientes materias: 

SIN BARRERAS ARQUITECTÓNICAS: Adaptación de las barreras arquitectónicas a las limitaciones físicas de sus residentes, con amplios espacios en pasillos, escaleras, ascensores, baños y habitaciones. Con esta adaptación se garantiza la máxima accesibilidad.

CONFORT CLIMÁTICO: Climatización de todas las habitaciones y zonas comunes

SEGURIDAD: Máxima seguridad con elementos de protección en baños y camas, pasamanos en pasillos y ascensores, timbres de aviso y llamada, suelos antideslizantes en baños y pasillos.

SEÑALIZACIÓN: Adecuada señalización en todo el centro con carteles y avisos en todas las zonas comunes que ayuden a la correcta orientación de los residentes que lo necesiten.

AUTONOMÍA: Promoción y mantenimiento de la total autonomía física de los residentes

ATENCIÓN SANITARIA: Control y seguimiento de las necesidades médicas y sanitarias de los residentes

ATENCIÓN EMOCIONAL: Control y seguimiento de las necesidades afectivas de los residentes

TERAPIA OCUPACIONAL: Desarrollo de programas de desarrollo personal con especial dedicación a programas de terapia ocupacional.

SERVICIOS BÁSICOS: Servicios básicos del centro

  • Alojamiento en habitación individual o doble

  • Asistencia personalizada en las tareas de aseo, higiene y cuidado personal 

  • Dietas personalizadas adaptadas a las necesidades de cada residente

  • Servicio de limpieza y lavandería

SERVICIOS MÉDICOS: Servicios médicos y sanitarios del centro 

  • Valoración médica integral y personalizada 

  • Servicio continuado de enfermería 

  • Servicio de atención médica

  • Servicio de farmacología

  • Seguimiento de los tratamientos farmacológicos de los residentes 

  • Servicios de Fisioterapia y Rehabilitación con salas de rehabilitación y gimnasio

ATENCIÓN INTEGRAL: Atención integral a los residentes 

  • Servicios Religiosos 

  • Ayuda en la tramitación de documentación y obtención de ayudas 

  • Programas de ayuda psicológica 

  • Programas individualizados de estimulación cognitiva, lenguaje y memoria 

  • Programas de terapia ocupacional 

  • Numerosas actividades de ocio 

  • Servicio de peluquería 

  • Servicio de podología 

  • Cafetería (no disponible en todos los centros)

  • Excursiones programadas y adaptadas a las necesidades de los residentes (visitas a balnearios, viajes, etc.)

  • Actividades en periodo navideño (villancicos, belenes, comidas especiales)

Principios básicos que rigen la actividad de las residencias de ancianos seleccionadas por Bonomédico:

  • Se esfuerzan cada día en mejorar la satisfacción de sus residentes y sus familiares.

  • Planifican a corto y medio plazo la atención prestada a cada residente revisándola a medida que vaya envejeciendo o a medida que se vaya produciendo su deterioro físico (problemas auditivos o artrosis de cadera, de columna, etc.) o mental.

  • Todos los profesionales de las residencias de ancianos intentan ofrecer la máxima calidad en los servicios que presta cada uno: dirección, personal de administración y recepción, vigilancia nocturna, el personal sanitario, los cuidadores, psicólogos, personal de cocina, personal de limpieza, etc.

  • Al contrario que los centros de día, tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son la valoración del uso de sujeciones físicas, de hospitalización, de casos de defunción, etc.

  • Aumentar los servicios prestados al residente: intentan añadir servicios en la medida de sus posibilidades como ampliar horarios de visitas, aumentar las excursiones, etc.

  • Valoración y respeto de la individualidad de cada residente con detalles como la personalización de la decoración de las habitaciones, adaptación del menú, libertad de horarios de entrada y salida para los residentes válidos,etc.

  • Formación continua de todos los empleados siempre orientada a un mejor servicio y atención de los residentes.

ENCUESTAS DE SATISFACCIÓN A LOS RESIDENTES: Se presta especial atención a los aspectos que suelen ser los mejor valorados en las encuestas de satisfacción de residentes como los siguientes:

  • Horario de entrada y salida de residentes sin limitaciones

  • Que el centro permita optar entre habitación individual o doble.

  • Libertad para recibir visitas de los familiares en la habitación.

  • Autorización a los residentes para personalizar su habitación con objetos personales como cuadros, fotos, espejos.

  • Posibilidad de elegir el menú de las comidas.

  • Un amplio catálogo de actividades: excursiones, pintura, ejercicio físico, taller de baile.

  • Libertad para salir de la residencia con carácter temporal para visitar a la familia o realizar un viaje.

Protocolo de ingreso en las residencias de ancianos

Antes del ingreso

Existe un departamento de asistencia social que se encarga de organizar y gestionar todo lo relacionado con el residente y su ingreso.

La persona de dicho departamento, el asistente social una vez que sabe que va a entrar en el centro una nueva persona se pondrá en marcha para gestionar todo lo que esta persona pueda necesitar. Para empezar se pondrá en contacto con el futuro nuevo residente y con su familia o responsables y recogerá toda la información o documentación referente a sus análisis clínicos. Además también cuando contacte con la persona le dará algunos consejos como que se lleve consigo sus pertenencias o recuerdos personales que sean importantes para él.

Toda esta información se contrastará con la que le faciliten otras fuentes si es posible.

Una vez hecho todo esto, el asistente social redactará un informe detallada en el que aparecerán reflejados:

  • La biografía del nuevo residente con sus estudios, trabajos, lugares donde vivió y con sus antecedentes familiares, personales y sociales.
  • Lugar del que viene.
  • Situación actual en la que se encuentra ahora
  • Motivos por los que ingresa en el centro.

Este informe será una muestra de cómo se siente emocional y físicamente la persona mayor durante estos encuentros y será un modo de puntuar la capacidad de la misma para desempeñar actividades diarias.

El asistente social determinará con el residente y sus familiares o responsables el día y hora en el que se efectuará el ingreso en el centro.

Este ingreso se realizará como mínimo con 72 horas para que todos los departamentos del centro puedan ocuparse de forma adecuada de la persona mayor y así hayan podido conocer el informe del asistente social y la hora y día del ingreso.

Finalmente el asistente social gestionará y preparará la ropa del anciano marcándola con su nombre.

Los distintos departamentos del centro

El resto de las unidades que hayan leído el informe realizados por el asistente social estarán preparadas para recibir a la persona mayor de la mejor forma posible.

Mediante el enfermero o enfermera, perteneciente a la Unidad de Enfermería se informará al resto de profesionales de planta del ingreso del nuevo residente y de toda aquella información que pueda resultar importante para que su acogida sea lo mejor posible.

Enfermero de la unidad

Este profesional lo primero que hará será comprobar que la habitación donde se va a instalar esta nueva persona se encuentre en condiciones adecuadas para recibirla: con la cama hecha, jabón, toallas colocadas, etc.

Después avisará a la otra persona que ocupa la habitación de la entrada de un nuevo compañero en una fecha determinada.

Por otra parte, seleccionará al residente que estime oportuno, que puede ser o no su compañero de habitación, para que guíe al nuevo incorporado durante sus primeros días y le informe sobre el funcionamiento del centro.

Para terminar, elegirá al ayudante que se encargará del nuevo residente en sus primeros contactos con esta novedosa situación.

Día del ingreso

Departamento de asistencia social

En el momento del ingreso el asistente social recibirá en la entrada del centro al nuevo residente y a sus familiares y responsables.

Ya en el interior de la residencia los acompañarán a su despacho para poder completar datos pendientes y recopilar informes médicos. Aprovechará la ocasión para charlar con ellos.

Una vez completada la ficha social con los datos personales, número de teléfono de contactos y allegados, el asistente social se hará con una copia de la Cartilla de la Seguridad Social y el DNI del nuevo residente para disponer de ellas en la planta.

Una vez llegados a este punto se le entregará una tarjeta de bienvenida tanto al nuevo residente como a sus acompañantes.

Para terminar este punto, el asistente social llamará al enfermero o enfermera para que conozca y salude al nuevo residente y lo acompañe a su planta.

Introducción en planta

Cuando estén en la planta el enfermero presentará al resto de profesionales (limpiadoras, auxiliares y médicos) informándole de como se llama cada uno y de las funciones que realizan y dónde puede encontrarlos si los necesita.

A continuación se producirá la presentación de sus  compañeros de habitación, de mesa y de planta.

Después irán a la habitación con los familiares y auxiliares para colocar su ropa en el armario. Si cuando hacen esto el auxiliar se da cuenta de que no tiene suficiente ropa o la que tiene no está en condiciones adecuadas, se informará al asistente social de este hecho para que actúe de la forma más rápida posible.

En la entrada de la habitación habrá una etiqueta con el nombre del nuevo residente que habrá colocado antes el enfermero.

Por último, el enfermero hablará con el médico sobre el estado de salud que cree que tiene el anciano.

Unidad de medicina

El médico y el enfermero se reunirán para hablar del nuevo residente y sus responsables. Recogerán los datos médicos más relevantes para realizar el nuevo historial con: enfermedad actual, alergias, antecedentes de enfermedades, deambulación, alimentación, continencia y otras pruebas (electrocardiograma, análisis de sangre y orina, constantes vitales, exploraciones, etc.)

Con todo esto, pasarán por escrito y de forma rápida a Enfermería y Rehabilitación el tratamiento que le pondrán.

El día que ingrese esta persona, el médico podrá ir acompañado de otro colega si lo estima necesario.

El médico responsable de la unidad presentará el historial clínico completo durante la primera reunión.

Unidad de psicogeriatría

Este departamento o unidad será la responsable de realizar una entrevista personal que servirá como valoración psicogeriátrica.

Además lo adjuntará al conjunto concreto dentro de la terapia de grupo y le asignará una terapia individual si la necesitara.

Unidad de enfermería

El nuevo residente tendrá un determinado nivel de dependencia o estará bien y no necesitará de mucha ayuda. En cada caso, se atenderán las necesidades concretas relativas a sueño, programación de curas, higiene personal y demás. Incluso se determinará si es preciso colocarle barandillas junto a su cama o revisión de podología. Después se completará el historial de enfermería.

El día de ingreso del nuevo residente se pesará a este y se le tomarán sus constantes vitales durante los tres primeros días para comprobar su evolución arterial, temperatura, nivel de azúcar y frecuencia cardíaca.

Las carpetas y vasos de medicación sanitarias estarán convenientemente etiquetadas con el nombre de la persona nueva que ingresa.

En la primera reunión de planta se expondrá el caso concreto y se comprobará que se cumple todo el protocolo.

Unidad de terapia ocupacional y fisioterapia

Uno de los terapeutas de esta unidad presentara al nuevo recién llegado al resto.

La salud del residente será valorada de inmediato (articulaciones, actividades, músculos, etc.)

Después se establecerá cual será su tratamiento a seguir.

La valoración sobre esta persona mayor se presentará durante la primera reunión de Actividades de la Vida Diaria.

Por parte del personal, se animará al nuevo residente a que participe y asista a las tareas.

Unidad de animación

Al principio se informará al nuevo residente acerca de todas las actividades de ocio de las que dispone el centro tales como fiestas, coro, periódicos, etc.

Después se le recomiendan algunas de estas actividades que se consideran convenientes para que él participe.

Finalmente, y como objetivo principal se intentará que la nueva persona se adapte e integre en las actividades de planta.

Servicio religioso

El capellán del servicio religioso se presenta a la nueva persona y se ofrece para informarle de las actividades que se realizan allí.

Después comunica a los voluntarios, que trabajan con él, el nuevo ingreso que se va a producir.

Si la persona mayor quiere ir a misa y no puede por su estado de salud, lo comunicará a planta para que le ayuden a poder hacerlo.

Introducción en la residencia

Unidad de enfermería

El nuevo residente contará con la ayuda de un auxiliar y otro anciano, que el enfermero encargado haya elegido para que le acompañe a conocer las instalaciones de la casa y los servicios de los que dispone: peluquería, cafetería, etc.

Por otra parte, recibirá toda la información relativa a los horarios y actividades: desayuno, consultas médicas, rehabilitación, hora de levantarse y demás.

Por último y si esta nueva persona necesitara acudir a un médico porque se sintiera mal, se le hará saber al enfermero de planta que tiene que avisar en ese caso.

Unidad de animación

Cuando el nuevo residente se encuentre ya en el centro se le presentará en la primer fiesta que se celebre para que se le ofrezca una cariñosa acogida.

Servicio religioso

El capellán se reunirá con el nuevo residente y hablarán para que él pueda conocer de la mejor forma posible todo lo que a esta persona le interesa referente a su servicio como:

Ofrecerle una completa información del mismo: celebraciones litúrgicas que realizan, horarios, medios de los que disponen, asistencia religiosa individual, etc.

Mediante conversaciones con el psicoterapeuta, el médico y el enfermero de planta le darán toda la información de la que dispongan a los voluntarios para que estos le den el trato adecuado a esta persona en concreto.

Residencias de ancianos en Zaragoza: noticias relacionadas

Derechos de la tercera edad en España

En España existe un baremo de valoración para conocer los grados y los niveles de dependencia que tienen las personas de la tercera edad y estos se dividen en tres:

  • Grado I - Dependencia moderada
    La persona de la tercera edad necesita ayuda para hacer varias actividades cotidianas por lo menos una vez al día, o cuando tiene necesidad de apoyo intermitente o limitado para su autonomía.
  • Grado II - Dependencia severa
    La persona mayor necesita ayuda para realizar varias actividades cotidianas dos o tres veces al día, pero no necesita el apoyo permanente de un cuidador, o tiene necesidad de apoyo extenso para su independencia.
  • Grado III - Gran dependencia
    El adulto mayor necesita ayuda para hacer varias actividades cotidianas varias veces al día y, tiene pérdida total de autonomía física, mental o sensorial, requiere de apoyo indispensable y continúo de otra persona.

En España existe una amplia legislación para cumplir con los derechos de las personas de la tercera edad, no solamente se ha ratificado la Declaración Universal de Derechos Humanos, sino que existen derechos civiles, penales, de seguridad social, constitucionales, de pensiones, sanitarios, entre muchos más para garantizar la protección. 

Control personal para aliviar el estrés en la tercera edad

El control es el grado en que cada persona percibe que existe una relación directa entre las acciones y los eventos que suceden a tales acciones y pueden tener mucha influencia en el bienestar físico y emocional. En relación a las personas de la tercera edad, es posible que acontecimientos específicos como la jubilación o problemas sociales y familiares, así como la disminución de las facultades físicas o perjuicios sobre la vejez van disminuyendo la percepción de control como el control real que pueden ejercer sobre esas situaciones.

De la misma manera se han visto efectos positivos cuando se fomenta la sensación de control entre las personas de la tercera edad. Siempre se recomienda a las personas de la tercera edad que tengan control real sobre las actividades diarias, que pidan ayuda cuando se sientan sobrecargados, que se involucren en las decisiones familiares y que den su opinión sobre los acontecimientos que les afecten a ellos directamente, que se involucren en el día a día y que fomenten no solo la sensación de control, sino que tengan un control real sobre su vida y su familia se los debe permitir.

Importancia de la comunicación efectiva en la etapa de la vejez

La primera preocupación que se debe tener a la hora de comunicarse efectivamente con las personas de la tercera edad, no es ir a buscarlos para brindarles un tipo de ayuda, sino dejarlos entrar a la vida de sus seres queridos, crearles un espacio en los que ellos puedan expresarse y ser escuchados de manera atenta. Eso significa que se les debe abrir las puertas del hogar y brindarles un afecto personal, familiar y social. Siempre se debe tomar en cuenta que la comunicación efectiva en la etapa de la vejez, tiene un papel fundamentalmente importante en las actitudes las personas, porque indica hasta qué punto se encuentran preparados para escuchar lo que las demás personas tienen que decir y la interpretación que se hace sobre lo que se oye. No obstante, la comunicación efectiva con las personas de la tercera edad se alcanza según se vaya construyendo un espacio donde no haya prisa y se tenga todo el tiempo para expresar lo que se quiere decir.

El respeto, la paciencia y la confianza por las personas de la tercera edad son elementos fundamentales que permiten la comunicación efectiva.

Consejos para incrementar el apetito

Para contribuir a que una persona de la tercera edad tenga apetito se recomienda evitar que coma solo, porque es más sencillo que se salte comidas si no tiene compañía. Por eso es bueno que de vez en cuando se realicen comidas familiares o se invite a amigos para que coman juntos en la casa, de esa manera se disfrutará más el momento y también se olvidará que está comiendo solo por compromiso. 

Otra recomendación es que tenga comidas que se preparen fácilmente, en algunas ocasiones la pérdida de apetito se relaciona con que la persona de la tercera edad no tiene ganas de cocinar. Para eso se puede proveer de un horno microondas y tener comidas para recalentar.

También, se debe evitar ingerir muchos líquidos antes de las comidas, porque eso genera una sensación falsa de saciedad. Sin embargo, se recomienda que tome un vaso de agua una hora antes y una hora después de la comida para que le ayude a tener una mejor digestión y de esa manera se asegura que no tenga mucha comida en el estómago.

También comer alimentos de color vivo o usar platos brillantes influyen en el apetito.

Toma de somníferos en las personas mayores

La dificultad a la hora de dormir es uno de los problemas más frecuentes entre los ancianos. Esta falta de sueño puede ser de diferentes clases:

  • De conciliación. La persona mayor tarda demasiado en quedarse dormido.
  • De despertar temprano. Se desvela de madrugada sin poder volver a dormirse.
  • De sueño fragmentado. Sus pacientes se despiertan repetidas ocasiones durante la noche.

Existen fármacos eficientes para combatir estos problemas para dormir. Sin embargo, también deben considerarse los efectos secundarios que acarrean. Asimismo, causan un efecto de costumbre, por lo que su eficacia desaparece al transcurrir cierto tiempo una vez comience el tratamiento.

De otro lado, estos medicamentos pueden provocar un efecto rebote. Es decir, en aquello casos en los que el tratamiento se detiene de forma repentina, es posible que se presente el mismo -o mayor- estado de insomnio que tenía antes.

Cambios sexuales en las mujeres ancianas

Si bien depende de cada mujer, al cumplir los 50 años comienzan a aparecer los inevitables signos físicos y emocionales propios de la menopausia. El ciclo de la menstruación se detiene, la actividad de los ovarios se reduce y bajan los índices de determinadas hormonas: estrógenos, progesterona, etc. No obstante, no se pierde apetencia sexual ni tampoco la necesidad de sentir placer y orgasmos, siendo el clítoris el principal órgano sexual.

Sí es verdad que el clímax se retrasa y que su duración es inferior, para lo cual se requiere mayor estimulación. Las paredes de la vagina se vuelven menos elásticas y ya no lubrican como antes, de modo que hay veces en las que el acto sexual es menos placentero. Asimismo, las mamas experimentan cierta flacidez y se pierde tonificación en los músculos.

Un reciente estudio realizado en Stanford (Estados Unidos) confirmó que ni siquiera la mitad de mujeres con menopausia ven descender su deseo sexual, al tiempo que este incluso aumenta en una de cada cinco féminas.

¿Cómo puede tratarse el mareo en los ancianos?

Este tratamiento del mareo entre las personas mayores viene determinado por el motivo que lo haya originado. No obstante, hay multitud de factores que propician ese mareo y que pueden evitarse. Entre ellos:

  • Detectando y modificando la cantidad de fármacos que se ingieren o disminuyendo las dosis de estos.
  • Preservando unos adecuados niveles de nutrición e hidratación.
  • Buscando controlar la tensión arterial.
  • Poniendo en práctica las medidas caseras oportunas para, por ejemplo, evitar caídas.

En ciertas situaciones más específicas, como es el caso de la conocida como hipotensión ortostática, se aconseja que cambie de postura de manera paulatina, sin realizar movimientos bruscos o repentinos. También puede ayudar la utilización de medias elásticas en las piernas para incrementar la cantidad de sangre venosa que retorna al corazón. En varias de estas situaciones, ingerir una cantidad importante de líquidos puede resultar de gran utilidad.

La soledad en la tercera edad

Lo más habitual es que, para las personas mayores, la soledad sea un estado indeseado y no buscado. Además, es una cuestión muy específica de cada persona. Quizás la misma situación puede ser llevadera para un anciano e insoportable para otro.

Determinados colectivos son más susceptibles de padecer esta soledad. Por ejemplo, los inmigrantes, las personas depresivas, las que tienen pocos recursos o cierta incapacidad, etc.

No obstante, la soledad no puede ser analizada únicamente desde el prisma de las circunstancias de la sociedad. De manera frecuente se confunde con el aislamiento, pero la satisfacción de una persona no tiene por qué ser directamente proporcional al contacto social. De hecho, hay gente para la que su forma de ser se adapta a la soledad como anillo al dedo. Determinadas personas pueden encontrarse solas en una muchedumbre, mientras que otras no precisan de ese contacto social y no se sienten solas aunque no tengan visitas.

¿Cómo se puede detectar una elevada presión arterial?

La hipertensión arterial es la permanente elevación de los parámetros de tensión arterial sobre los estipulados como normales y que, en la actualidad, con motivo de las numerosas pruebas realizadas en investigaciones científicas durante los últimos años, se han establecido en 140/90 milímetros de mercurio.

A estas alturas puede confirmarse que esta patología supone un factor de riesgo para el corazón y los vasos sanguíneos que se debe tener muy en cuenta. Y es que hoy en día, de cada tres personas adultas, una padece esta afección.

Las ventajas del tratamiento se han demostrado en no pocas investigaciones médicas. Actualmente es aconsejable determinar y anotar cada dos años la tensión arterial de la sangre en aquellos hombres que superen los 40 años de edad. Así, habrá ciertas situaciones de presión arterial alta que precisen un tratamiento y un seguimiento durante varios años.

Preparar la casa para recibir al adulto mayor

Los accidentes más frecuentes que sufren las personas de la tercera edad son las caídas. Por eso es fundamental prevenir y acondicionar la casa en la que esté la persona mayor para evitar lesiones. Algunas de las medidas que se deben tomar son asegurarse que los espacios por donde transite estén bien iluminados y que no tengan obstáculos y que los interruptores de la luz sean accesibles, quitar las alfombras o pegarlas al piso, poner barras en los baños y en los pasillos para que la persona de la tercera edad se pueda mover con seguridad, también, es importante que utilice un tipo de zapato adecuado.

Asimismo existen diferentes actividades que pueden hacer que una persona de la tercera edad se mantenga físicamente saludable, como hacer pequeñas caminatas, u otros ejercicios en la misma casa. También, puede realizar algunas labores sencillas que no impliquen riesgos. Los estímulos mentales son sumamente primordiales, entre los que destacan la conversación, la lectura y el juego. Para todas esas actividades es necesario que se adecue la casa para que las pueda realizar con plena confianza y en lugares que no representen ningún obstáculo o problema.

Síntomas de embarazo: estrés, cambios de humor y fatiga

El estrés y los cambios de humor son síntomas comunes en las primeras etapas del embarazo. Muchas mujeres dicen que en las primeras etapas del embarazo tienen sentimientos de emociones exaltadas o incluso presentan ganas de llorar. Los rápidos cambios en los niveles hormonales pueden estar detrás de los cambios en el estado de ánimo, pero una mujer que se ha sometido a un tratamiento de FIV puede tener estos síntomas debido por la situación que está atravesando.

La fatiga y los cambios de humor se dan ya en el primer trimestre, se desvanecen en el segundo trimestre y después regresan al final del embarazo. La razón  para la fatiga se desconoce, pero la causa probable es el aumento de la progesterona.  Para hacer frente a este síntoma, es necesario habituarse a irse a la cama temprano y hacer siestas en el día.

Algunas mujeres padecen de dolores de cabeza al principio del embarazo, que pueden estar relacionados con los cambios en los niveles hormonales. Esos dolores de cabeza no son específicos, normalmente no son a un solo lado de la cabeza, y no se acompañan por cambios en la visión.

El diálogo con tu padre o madre en la tercera edad es vital

La vejez obliga a que se invierta los papeles en el núcleo familiar. Al llegar esa etapa los hijos deben cuidar y proteger por el bienestar de los padres.

Es que la situación exige que los hijos se hagan cargo de sus padres y no dejarlos a la deriva, o al menos proporcionarles los recursos mínimo para que tengan una calidad de vida, como por ejemplo pagarles una residencia de ancianos donde puedan convivir con otras personas de su misma edad y donde sean atendidos por profesionales en geriatría.

La comunicación también es importante, en esta etapa entre hijos y padres para que los primeros conozcan las necesidades de los segundos.

Los hijos están acostumbrados a ser hijos: no sabemos cómo se hace, no terminamos de entender si tenemos que tomar decisiones por los padres o no y, a la vez, en muchos casos los padres toman decisiones severas como rehusarse a dejar su casa e insistir en seguir viviendo solos, mientras, la gran mayoría de veces, el hijo se preocupa porque les suceda algo que ponga en riesgo sus vidas cuando se encuentran solos en casa.

Las actividades físicas en la tercera edad

La actividad física es el secreto para sentirse mejor y vivir más tiempo. El ejercicio habitual puede prevenir la aparición de diabetes y problemas cardíacos. Puede ayudar a que las personas de la tercera edad sean independientes. Así existen cuatro tipos principales de ejercicios y que las personas de la tercera edad necesitan. Entre esas están  las actividades de resistencia como caminar, nadar o andar en bicicleta que desarrollan resistencia y mejoran el sistema circulatorio. Los ejercicios de fortalecimiento, que desarrollan tejido muscular y reducen la pérdida muscular. Ejercicios para estirar los músculos y ejercicios de equilibrio para reducir las posibilidades de sufrir una caída.

La actividad física frecuente es una de las principales estrategias para envejecer de manera más saludable y mejorar la calidad de vida relacionada con la salud de las personas mayores. El envejecimiento activo puede hacer que una persona incremente su esperanza de vida y disminuya los índices de morbilidad con los años. Ese fenómeno se debe a los efectos beneficiosos que tiene la práctica de la actividad física en relación a variables biológicas y psicosociales y que se materializan de manera bastante evidente en personas de tercera edad. 

Motivos para cuidar a una persona de la tercera edad

Muchas personas cuidan a sus familiares de la tercera edad porque consideran que eso es un deber moral que no se tiene que eludir, además eso es una responsabilidad social y familiar, que se debe respetar. No obstante, esa no es la única razón para ayudarle a un ser querido que ha llegado a la tercera y que a pesar de estar bajo cuidados médicos, siempre necesita de nuestra atención.

También se cuida a estas personas por reciprocidad porque en un pasado fueron ellos quienes apoyaron y cuidaron de nosotros, eso va relacionado con la gratitud y la estima que se les demuestra, más allá de ser una actividad meramente altruista, porque se mantienen en bienestar porque se comprenden y comparten sus necesidades.

A muchas otras personas los mueve el sentimiento de culpa, porque toman el cuidado como una manera de redimirse de situaciones que vivieron en el pasado. Otras lo hacen para obtener aprobación social de la familia o para evitar la censura. Sea como sea siempre es grato ayudar a las personas que lo necesitan, más si son nuestros seres queridos, quienes nos necesitan tanto física como emocionalmente.

Cómo administrar el medicamento en adultos mayores

Cuando las personas llegan a la tercera edad, algunos de ellos tienen muchos medicamentos que tomar para controlar sus enfermedades. Cada situación de adulto mayor está condicionada por la cantidad y variedad de medicamentos que suelen tomar, el padecimiento de enfermedades crónicas y los estados carenciales o de mala nutrición que tienen.

Las enfermedades crónicas que padecen los ancianos, aunque no tengan relación con la actual enfermedad a tratar en este momento, por ejemplo una gripe o dolor de estómago, pueden modificar la respuesta al nuevo fármaco.

Su estado de salud carencial o de mala nutrición, generalmente frecuentes, pueden aumentar los efectos adversos de determinados medicamentos, y los mismos a su vez impedir la disponibilidad de diversos nutrientes.

El problema incrementa más debido a que los ancianos suelen presentar problemas de ingestión, visión, oído, memoria, e incluso se les dificulta la compresión y tienen confusión mental. Otros aspectos de tipo emocional como la soledad, el aislamiento personal y la soledad también provocan la dificultad para que tomen los medicamentos en los horarios prescritos lo que complica el tratamiento.

En el anciano resulta frecuente que no se logre el beneficio previsto con el medicamento, ya que algunos fármacos presentan efectos secundarios que no aparecen en personas más jóvenes.

Convencer a las personas de la tercera edad a bañarse

Bañarse y arreglarse, son actividades muy naturales que usualmente no se piensan que requieran mucho esfuerzo. Es así, como estas actividades son tareas muy personales. No obstante, si padecen Alzheimer se empeora la situación, por eso la persona tiene menos privacidad al bañarse y al usar el baño, porque requiere de ayuda. En un principio, puede ser bastante incómodo para el adulto mayor y para el cuidador.

El baño y el arreglo personal en muchas ocasiones son la causa de mucho estrés en las personas que los cuidan, porque esas tareas necesitan mucho esfuerzo físico y emocional. Por un lado, es necesario poder controlar los movimientos y el cuerpo de la persona de la tercera edad a quien se está bañando y arreglando. Muchas veces esa actividad es bastante incómoda, para la persona de la tercera edad y para el cuidador, es por eso que es importante crear una atmósfera cómoda y afectuosa en el momento de ayudar a las personas de la tercera edad, se debe cuidar su higiene personal, porque esa es una parte fundamental que contribuye en la buena salud como en la dignidad del ser humano.

Los alimentos tienen muchos beneficios para las personas de la tercera edad

Una buena alimentación es fundamental en cada una de las etapas de la vida. Los aspectos básicos de la dieta en la tercera edad, son prácticamente los mismos a lo largo de la vida, pero las necesidades nutricionales individuales se cambian a medida que se va envejeciendo. También, la correcta absorción de los nutrientes se ve afecta por alguna enfermedad. Los adultos necesitan muchos nutrientes de proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales. En las personas de la tercera edad se necesita tener un mayor consumo de fibra, porque es esencial para mejorar la digestión y prevenir el estreñimiento.

Según se va envejeciendo, se requiere menos energía que cuando se es joven. Esto es porque los procesos naturales del cuerpo requieren menos energía para disminuir la actividad física y se tiene menos masa muscular. Aunque el requerimiento calórico varía según la edad y la actividad que realiza, pero una persona de la tercera edad requiere aproximadamente mil seiscientas calorías diarias. Esas se tienen que elegir con mucho cuidado para recibir los nutrientes necesarios. Por eso se deben dividir las calorías en porciones de cada grupo de la pirámide nutricional.

La comida casera es mejor para la salud

Siempre se dice que la comida casera es mejor para la salud que comprarla en el supermercado, sin embargo, aprender a cocinar tiene muchas más ventajas que eso, la posibilidad de elaborar con las propias manos y usar la creatividad en un plato es algo valioso. Se cree que cocinar es un acto de amor para con la misma persona y los demás.

Al cocinar se sabe con exactitud qué es lo que se come, porque es la misma persona la que escoge los ingredientes, que selecciona los métodos de cocción y determina el tamaño de las porciones. Así cocinar es un aliado de la dieta saludable, porque comprar y cocinar son una clave para lograr una alimentación equilibrada.

La comida que es elaborada en casa también suele tener menos calorías y siempre se tiene la posibilidad de cocinar, ajustar los platos a las necesidades y preferencias, así se logra preparar que coinciden con los gustos. Como si fuera poco, al cocinar se queman calorías, porque los movimientos de las manos y el hecho de estar parado ya no se permiten un mayor gasto energético que si están sentados sin movimiento alguno.

La vejez en lo laboral 

Que un adulto continúe con actividades productivas y ayude en lo económico evita situaciones, como la depresión. No se debe olvidar que este grupo enfrenta cambios físicos, por lo tanto se debe reducir sus horarios laborales para que continúen siendo productivos y no perjudiquen su salud. Se debe recordar que muchas personas, tienen necesidad, y por eso no pueden alejarse de la vida laboral. Se debe hacer un diagnóstico de cuál es el perfil que se tiene en las empresas y las opciones que les brindan a las personas mayores de 60 años, que necesitan seguir recibiendo un salario para poder subsistir.

Se puede pensar en el apoyo que dan las autoridades gubernamentales e iniciativas privadas a programas de voluntariado, donde estos adultos mayores ayudan a otras personas de la tercera edad, pero en muchas ocasiones eso no es suficiente. Las organizaciones pueden brindar cursos, que expliquen temas fundamentales para este sector, como la jubilación. Muchas empresas, del gobierno, se han sensibilizado sobre esa problemática y brindan talleres para personas prejubiladas para que ellas sepan qué hacer cuando llegue el momento pero a veces los dan sólo como un requisito, sin darle la importancia necesaria.

Ventajas de la motivación para la persona de edad avanzada

A medida que algunas personas llegan a la tercera edad, su sentido de valor suele empeorar. Por ejemplo, en algunos casos fueron miembros valorados de una comunidad, porque tenían mucho que ofrecer. Brindarle a cada persona un trabajo les da un sentido de valor y responsabilidad, lo cual agrega más valor a cómo se ven a sí mismos. Es por esa razón, que algunos centros de retiro y residencias de ancianos ofrecen una parcela de tierra para sus residentes para que se dediquen a la jardinería.

En caso de que permitan mascota en la residencia de ancianos, el llevar una mascota visitar con frecuencia al anciano puede hacer que hasta la persona más gruñona sonría.

En el caso de un vecino adulto mayor que todavía vive en casa, solicitarle que pruebe una nueva receta o leer artículos relacionados con un evento específico lo hará sentirse incorporado en las actividades de la comunidad.

Por eso es importante, fomentar las relaciones sociales para que la persona no se encierre en sí misma. De hecho hay residencias de ancianos que se llaman centros de día donde se lleva a la persona de la tercera edad a convivir con las demás personas de su misma edad y luego por la noche regresa a su casa con su familia a descansar.

Ventajas de encontrar el amor en la vejez

Si una persona de la tercera edad aun conserva a su cónyuge y disfrutan mucho de pasar el tiempo junto, cuidarse el uno del otro y hacerse compañía se considera como uno de los mejores regalos que podrían recibir en la vejez. Muchas personas de la tercera edad se encuentran solas en la actualidad, aunque tengan una gran familia, porque los hijos y nietos jóvenes tienen su vida y no les dedican tanto tiempo como se merecen.

Siempre es necesario a esas edades estar acompañado, tener a una persona que les brinde ayuda si lo necesitan y alguien con quien compartir sus historias. La soledad no es buena en ninguna edad, por eso muchas personas que encuentran el amor en la tercera edad, más que estar enamorados con mucha pasión, sienten aprecio por esa persona que estará a su lado pase lo que pase. El amor a esa edad es fidelidad, cariño y un respeto para el resto de su vida, y eso le da una calidad a su vida. Además ya dice el dicho que el amor no tiene edad y es mejor encontrarlo tarde que nunca para poder vivir plenamente.

La orientación psicológica es importante para las personas de la tercera edad

Es importante que el orientador psicológico crea en el proyecto de vida de la persona que se jubila, para que afronte sin temores el desarrollo evolutivo en esa etapa y que no lo vea con la distancia de su edad sino con autoridad y con confianza en las potencialidades mutuas. Se requiere de responsabilidades y de aceptar la precariedad de todos los proyectos, en todas las edades. Si se piensa en el objetivo del trabajo con adultos mayores en fase de jubilación o prejubilación, es colaborar con ellos en la tarea de que se responsabilicen de sus propias vidas, generando un nuevo proyecto, así se abren una multitud de posibilidades para la integración de propuestas en un proceso donde se comparten la capacidad de reflexión y crítica. De esa manera se entiende que habrá aspectos, emociones y momentos críticos que no hay que negar y que hay que adaptarse a cada persona. Se debe hacer énfasis en eso, en ser una persona sin desempeñar ningún rol profesional, ni cargo o puesto en determinada empresa o puesto de trabajo. La relación con el otro desde uno mismo, sin ocupación. 

Teléfonos portátiles para personas de la tercera edad

Actualmente se han creado celulares que intentan romper la brecha que existe entre las personas de la tercera edad y la tecnología. Una línea de un tipo de mensajes parecido al que todas las personas utilizan, que permite a los ancianos comunicarse por medio de mensajes de voz de manera instantánea, sin necesidad de usar la aplicación de WhatsApp, o alguna parecida. Radio Me se ha integrado en un aparato de uso sencillo y se conecta con otros celulares después de descargar esa aplicación. Aplicaciones como AssistiveTouch permiten pulsar los botones e interactuar con el celular a base de gestos táctiles. Se tiene en cuenta también las ayudas que necesitan los mayores con problemas de audición y visión, bridándoles compatibilidad con audífonos y el sistema VoiceOver que les dice en voz alta con qué botón de la pantalla están interactuando.

Es común encontrar clases de sistemas informáticos para adultos mayores, como los móviles con teclas muy grandes. Hay muchas empresas que buscan soluciones a este tema, que ofrecen de forma efectiva acciones formadoras donde dan conferencias y brindan talleres en los que ayudan al manejo de dispositivos para que facilite la manipulación.

Recomendaciones para personas de la tercera edad que conducen

Las personas de la tercera edad que conducen deben poner atención a muchos factores, puesto que si no se encuentran en una correcta situación de salud física y mental podrían poner en riesgo su vida y la de los demás, es por eso que ellos debe poner mucha atención a su:

  • Salud en general: Existen enfermedades que pueden impedirle conducir de manera segura.
  • Visión: Este un aspecto fundamental, porque de noche o cuando hay fuertes reflejos luminosos, es difícil ver las señales del tránsito.
  • Audición: Siempre es necesario que mantenga una adecuada audición. Los frenazos y las bocinas o sirenas de vehículos de emergencia son parte habitual de las.
  • Ingesta de medicamento: Muchos conductores de la tercera edad deben consumir fármacos por determinadas enfermedades crónicas que los aquejan. A veces tienen efectos secundarios que afectan la adecuada conducción.
  • Capacidad de reflejos: La velocidad de un coche en movimiento, exige reacciones rápidas. Por eso debe mantener una distancia prudente de los demás vehículos o manejar más lento.
  • Sistema de articulaciones: En la tercera edad se incrementan los problemas motrices del cuerpo. Las articulaciones están más rígidas.

La diversión del Carnaval para las personas de la tercera edad

Los adultos mayores también se llenan de alegría al disfrutar de la fiesta, la música y el baile, en el tradicional Carnaval que se celebra antes de la cuaresma. En este carnaval participan grupos de la tercera edad de diferentes residencias de ancianos y otros que llegan acompañados de sus familiares. También se puede observa uno que otro carro alegórico con el rey y la reina de la tercera edad, se disfrutan de grupos de bailes con disfraces, trajes llenos de colores y un completo ritmo musical.

Las residencias de ancianos que llevan a sus residentes al Carnaval tienen el objetivo de proporcionales un espacio digno en el que las personas de la tercera edad puedan participar de una actividad artística y física. De esa manera queda demostrado que el entusiasmo y la alegría perdura en todas las etapas de la vida.

Son muchos los beneficios de que las personas de la tercera edad participen en el Carnaval, porque de esa manera se mantienen entretenidos esperando ese día tan esperado para poder compartir y disfrutar de todas las maravillosas atracciones que se pueden observan en dicho evento tan importante.

Algunas desventajas al aprender a usar la computadora en la tercera edad

En el proceso de aprendizaje, se puede experimentar  una sensación de atraso frente a personas que son más ágiles con el uso de la computadora. Eso crea la impersonalidad, no sólo de quien  usa  la tecnología, sino de los seres queridos. Por años se ha observado  que muchas personas de la tercera edad viven en el olvido. Es por eso que los familiares deben tener en cuenta que un mensaje de texto o correo electrónico no sustituye una relación cercana de cariño.

Se debe tener cuidado con crear  dependencia de los recursos tecnológicos. No es correcto pasar  un número considerable de horas conectado al internet  al punto de hacer a un lado deberes y responsabilidades por estar conectado. También, a veces crea sedentarismo en muchas ocasiones.  Las redes sociales son una gran ayuda y distracción para conservar las relaciones sociales, más para las personas que se sienten solas. Pero también representan un riesgo de perder ya que están muy expuestos. Se deben tomar las precauciones necesarias para que la personas de la tercera edad no sean víctimas de robo de identidad o de alguna persona con malas intensiones.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Zaragoza

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.