Traumatólogos en Zaragoza

Los mejores especialistas médicos

Artritis Aguda: clasificación

Artritis Aguda: clasificación

Los traumatólogos de Zaragoza clasifican la artritis aguda en cuatro tipos principales en función de su frecuencia o especificidad:

  1. Artritis aguda por cocos Gram positivo. Los traumatólogos contemplan dos modalidades:
    1. La producida por el estafilococo dorado: el staphylococcus aureus puede afectar a cualquier individuo a partir de los 2 años, pero muestra especial predilección por sujetos con artritis reumatoide (casi el 80% de casos tiene este antecedente). Síntomas: Semejante a la clínica general de las artritis. A veces cursa de forma subaguda, debido a la utilización de antibióticos a dosis insuficientes.
    2. La producida por el estreptococo piógenes: más frecuente en enfermos que presentan infecciones de las vías respiratorias altas ó una erisipela concomitante (p.ej.: erisipela de la rodilla producida por el estreptococo que genera una artritis aguda de la rodilla). Si el traumatólogo realiza un tratamiento precoz, tiene buen pronóstico.
  2. Artritis aguda por cocos Gram negativos. En este caso encontramos dos tipos.
    1. La producida por Neisseria meningitidis: habitualmente la artritis aparece en el curso de una meningitis; es más infrecuente la artritis sin meningitis.
    2. La producida por el gonococo. El Neisseria gonorrea es según muchos traumatólogos la causa fundamental de artritis agudas en individuos jóvenes y en adultos. Lo que sucede es que se detecta en una fase precoz, en la que la punción articular no muestra contenido purulento, y al no hacer el cultivo, el médico se queda sin saber su etiología. Es importante por su frecuencia, y por la tendencia a producir una rápida anquilosis de la articulación que afecta, mucho antes que cualquier otro tipo de artritis. Suele acompañarse de lesiones cutáneas y de tendosinovitis, sobre todo en jóvenes y mujeres embarazadas. Cuando se presenta en mujeres, la sintomatología se manifiesta en los últimos días de la menstruación. Existe un antecedente de contacto venéreo previo. Sus características principales son:
      • El gonococo muestra una tendencia absoluta por la articulación de la rodilla, aunque puede afectar a otras articulaciones, sobre todo la sacroilíaca a nivel cervical.
      • Es una artritis monoarticular, es decir, afecta sólo a una articulación.
      • Afecta concretamente a la sinovial (por ahí comienza el cuadro), siendo siempre secundarias las lesiones de los extremos óseos.
      • En una primera fase el exudado es transparente a la punción, en la segunda fase turbio, y en la tercera fase acaba por hacerse purulento. Únicamente en la tercera fase, el cultivo del contenido articular extraído será positivo (en la segunda fase unas veces es positivo y otras negativo, y en la primera siempre es negativo).
      • Destrucción de los cartílagos articulares y de la sinovial, originando lesiones graves de la articulación, que puede quedar en una posición de rigidez ó incluso indiferente.
      Las características radiológicas típicas de esta artritis conocidas por los traumatólogos en Zaragoza son:
      • Engrosamiento de la sombra capsular por afectación de la sinovial.
      • staphylococcus aureus

        staphylococcus aureus

        staphylococcus aureus

      • Según la fase evolutiva en que se encuentre, puede verse una apertura de la interlínea articular o un pinzamiento de la misma. El pinzamiento es consecuencia de la destrucción del cartílago articular (y no a la contractura muscular) que hace que se aproximen los extremos óseos entre sí.
      • Imágenes de osteoporosis, o al menos, de pérdida de densidad ósea.
      • Cuando el cuadro está más avanzado el traumatólogo puede observar un oscurecimiento global de las epífisis, por pérdida de la densidad ósea de los extremos epifisarios y adelgazamiento de la cortical, denominada "imagen enlutada de Delhorme".
      • La tercera imagen típica, aparece cuando está afectada la articulación del carpo: es la condensación puntiforme de algunas áreas óseas de los huesos del carpo. Otras lesiones como el aspecto destructivo del cartílago, son difíciles de observar mediante la radiografía y sólo aparecen cuando está muy avanzado el proceso. Tratada precozmente, tiene un pronóstico razonablemente bueno. Si se deja evolucionar, produce una destrucción de las estructuras articulares, que conduce a la anquilosis articular.
  3. Artritis por bacilos Gram negativos:
    1. Aquellas producidas por Escherichia Coli, Pseudomona y Serrata: La E. Coli suele llegar a la articulación a partir del sistema urinario de la persona que lo porta. La pseuodomonía y la serrata (puede ser saprofito de la saliva), son típicas de los toxicómanos que se inyectan sin las suficientes medidas de higiene. Puede producir artritis en la articulación esterno-clavicular. Son artritis bastante agresivas, y dejan secuelas funcionales importantes.
    2. Aquellas producidas por Salmonella: Casi siempre se presenta en sujetos con anemia falciforme.
    3. Aquellas producidas por Haemofilus influenzae: en un 20 % de casos se acompaña de meningitis producida por este gérmen.
    4. Aquellas producidas por Brucella: en el curso de una brucelosis es frecuente una artritis.
  4. Artritis virales. Presentan las siguientes características:
    • Suelen afectar a más de una articulación.
    • Respetan absolutamente la cápsula articular (no la destruyen).
    • Es muy difícil determinar el virus causal.
    • Ceden con el reposo y un tratamiento sintomático.
    • Lo más frecuente es la artritis de cadera del niño: existe un antecedente gripal o respiratorio, y se manifiesta por impotencia funcional.

Malformaciones de la cara

Malformaciones de la cara

Malformaciones de la cara

Fisura Palatina

Es el defecto de fusión parcial o total, de alguno o todos los elementos que constituyen el paladar primario o secundario. La frecuencia es aproximadamente de 4 casos/10.000 nacidos vivos. Los traumatólogos de Zaragoza distinguen dos grupos de fisuras palatinas:

  1. Aquella que afecta el paladar primario, asociada a fisuras del paladar secundario. En este grupo se ha encontrado cierto componente hereditario.
  2. En el segundo grupo, más frecuente en el sexo femenino, la fisura de localización media, sólo afecta al paladar secundario. No se aprecia una relación hereditaria.

Clasificación. Según su localización en relación con el foramen incisivo:

  1. Fisuras del paladar primario o prepalatales: situadas por delante del foramen incisivo. Pueden ser unilaterales (son más frecuentes las del lado izquierdo) o bilaterales. Pueden presentarse asociadas a fisuras del paladar secundario y labio leporino. Rara vez se localizan en la línea media, en cuyo caso, son de enorme gravedad. En cuanto a su extensión, pueden ser completas o incompletas, según lleguen o no hasta el foramen incisivo. Pueden ocupar 1/3, 2/3 o 3/3 del foramen incisivo.
  2. Fisuras del paladar secundario o fisuras palatales propiamente dichas: situadas por detrás del foramen incisivo. Siempre son de localización media. Pueden ser completas o incompletas, según separen totalmente los dos procesos palatinos o no. Las hay del paladar duro (fisura del paladar duro): afecta a los huesos palatinos; y Fisuras del paladar blando: afectan al velo del paladar. Una forma mínima de fisura palatina del paladar secundario, es la úvula bífida, que afecta a un 2% de la población.
  3. Fisuras combinadas: fisura del paladar primario asociada a una fisura del paladar secundario. Las más importantes por orden de frecuencia son:
    • Úvula bífida, se presenta en un 2% de los nacidos vivos.
    • Fisura combinada unilateral izquierda, que engloba paladar primario y secundario.
    • Fisura media del paladar secundario y de 3/3. Se afecta tanto el paladar óseo como el blando.

Debido a la comunicación oro-nasal existente, se da un déficit funcional de la "oclusión velo-faríngea". Ésta es fundamental para la fonación, ya que en condiciones normales, cada vez que emitimos un sonido, él músculo elevador del paladar tensa el paladar blando y cierra, separando la faringe en dos porciones, fundamental para evitar la voz hipernasal. Como consecuencia se produce:

  • Déficit alimenticio: tienen muchos problemas para alimentarse, al no poder crear una presión negativa en la cavidad bucal para succionar, pues está conectada la boca con las fosas nasales (a su vez comunicadas con el exterior). En el caso de que logren succionar, pueden pasar alimentos a las fosas nasales y vías respiratorias, originando incluso neumonitis graves por aspiración.
  • Dificultad ventilatoria: es una complicación frecuente en el síndrome de Pierre-Rabin, caracterizado por:
    • Micrognatia (mandíbula pequeña) y/o retrognatia (mandíbula desplazada, implantada más atrás de lo normal).
    • Glosoptosis: cuando el paciente está en decúbito supino, la lengua se va hacia atrás, debido al desplazamiento de la mandibula. Puede contactar con la pared de la faringe y originar una auténtica asfixia. A estos enfermos hay que mantenerlos en decúbito prono.
    • Suele cursar con fisuras palatinas incompletas, y a veces sólo con abombamiento del cielo de la boca.
  • Comunicaciones otológicas: debido al mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio (airea el oído medio) cursan con otitis medias, unidas a una pérdida importante de audición (de 40-50 decibelios).
  • Alteración de la fonación: es el problema más importante, no tanto por el déficit funcional, sino por la afectación psicológica que origina. Afecta sobre todo a los fonemas oclusivos (t, d, p).

Tratamiento. Se debe preparar al niño para la intervención. Ésta es conveniente realizarla antes de que empiece el niño a hablar con soltura. Se considera que un niño empieza a hablar con relativa soltura a los 2 años, luego la edad ideal para operar está comprendida entre los 16 y 24 meses.

  • Tratamiento general hasta llegar a los 2 años. Para alimentar al niño, mejor que amamantarlo es utilizar unos biberones de goma (para poder presionar, evitando así que el niño succione) con una tetina larga. Si no van bien, se recurre a una sonda y con una jeringa introducimos el alimento, hasta el momento de la intervención. Para la otitis el otorrino intentará comunicar el oído medio con el exterior para que se igualen las presiones, realizando una miringotomía (pequeña perforación en el tímpano). Como la perforación enseguida tiende a cerrarse, se introduce una pequeña sonda.
  • Tratamiento quirúrgico a los 2 años. Antiguamente se cerraba primero el paladar duro y después el blando, originándose serias hipoplasias y deformidades. Las técnicas quirúrgicas actuales son de partes blandas. Evidentemente, siempre se deben operar bajo anestesia general e intubación endotraqueal: si los bordes están próximos, basta con refrescarlos y suturar directamente. Si están muy separados, se despega la mucosa del vómer, sin lesionar las arterias palatinas posteriores, y tras despegar un poco la del paladar, se unen.

Normalmente sólo persisten problemas de insuficiencia velo-faríngea en un 10-30% de operados. En ese caso, se recurre a la faringoplastia: desprendemos un colgajo de la pared posterior de la faringe y se anastomosa parcialmente al paladar blando. Se pueden plantear problemas dentales importantes (hay que dejarle la arcada lo más regular posible).En todos los casos se debe recurrir a un especialista en fonoterapia, para enseñarles a hablar a estos niños de 2 años.

Macrostomía

Es el defecto derivado de la falta de fusión entre el maxilar superior y el inferior. La comisura bocal no está situada a su altura normal. La mayoría de las veces es unilateral. La forma bilateral es rara. Se llaman "niños con cara de payaso", porque la boca llega casi hasta las orejas. Es frecuente la asociación de una macrostomía unilateral con un coloboma del lado contrario. Según su extensión, los traumatólogos de Zaragoza distinguen:

  • Macrostomía incompleta: la fisura se prolonga a lo largo de la cara, pero en poca extensión; el resultado es que la boca aparece grande, con un labio inferior ancho y prominente, como la boca de un payaso de circo.
  • Macrostopía completa: cuando la fisura se prolonga hasta el borde anterior del masetero, o incluso más allá, llegando a la cara anterior del trago o hasta la articulación témporo-mandibular. Se puede alterar el masetero, el nervio facial y el conducto auditivo externo.

Coloboma

Persiste la fisura entre el proceso nasomediano y maxilar superior, y entre proceso nasolateral y nasomediano. Es como un labio leporino, que sigue subiendo en el proceso mediano y llega, en la forma completa, hasta el párpado inferior. A veces los traumatólogos de Zaragoza lo llaman fisura externa oblicua.

  • Forma completa, la fisura llega hasta el párpado inferior. A veces puede llegar a la órbita y rebasarla, alcanzando el frontal e incluso el parietal.
  • Forma incompleta, es de presentación excepcional. Se puede asociar a una macrostomía del lado contrario.

Fístulas congénitas

Las más frecuentes proceden del segundo arco bronquial y son fístulas que van al cuello. Las del primer arco branquial son más raras, y son fístulas que van a la cara. Son fáciles de diagnosticar por el traumatólogo porque se ve el orificio. Cuando aparecen, van a drenar a:

  • A la presión preauricular, es decir, por delante del trago. Es la forma más frecuente. No suelen contactar con el interior.
  • A la región nasomediana, entre los ojos y la pirámide nasal, a la altura de la glabela.

Quistes congénitos

Hay varios tipos, pero el más importante es el "quiste dermoide de la cola de la ceja": son de tipo hamartomatoso, su localización más frecuente es el ángulo supero-externo de la órbita (la región de la cola de la ceja). La mayoría (40%) son congénitos y prominentes.

Desde el punto de vista de la anatomía patológica, los traumatólogos distinguen dos grupos fundamentales:

  1. Quistes de retención de estructuras embrionarias: Son restos epiteliales que quedan retenidos, y continúan secretando y acumulándose progresivamente.
  2. Teratomas: aparecen elementos de varias hojas blastodérmicas. Son los menos frecuentes. Contienen restos de faringe, dientes cartílago, pelos, etc.

El paciente acude a la consulta del traumatólogo por una tumoración que normalmente no duele, salvo que se infecte. A la palpación son relativamente consistentes, y con algo de fluctuación. Es muy importante para el diagnóstico diferencial, el que no adhieren ni planos profundos ni piel, es decir, se pellizca perfectamente la piel por encima del quiste; en cambio, los quistes sebáceos y epidérmicos si adhieren. Se desplazan muy bien. El tamaño varía entre 5-10 cms. Presentan una estructura oleosa, y la mayoría tienen un contenido blanco relativamente consistente parecido a la "manteca de cerdo" (si es un teratoma, contendrá pelos, huesos, etc). Su tratamiento viene condicionado por el tamaño. Si el quiste es grande, la intervención se realiza en el quirófano y con anestesia local. La mayoría de los quistes se resuelven ambulatoriamente. Es muy importante extirpar todo el contenido, porque si se deja un trozo de cápsula, pueden recidivar. Si el quiste está infectado (duele), el especialista debe poner primero un tratamiento antibiótico. Pasados unos días, hará una incisión y dejará un drejane, para que exude bien. Después extirpará la cápsula, y pasados otro par de días, se cierra definitivamente. La incisión se suele disimular bien, por estar en la ceja. Cuando el quiste es demasiado grande, se debe hecer una pequeña incisión por encima, abrirla cápsula y vaciar el contenido, porque si se pretende extirpar todo, quedará una incisión brutal.

Codo doloroso

Codo doloroso

La articulación del codo une el brazo y el antebrazo, y está formada por el humero, el cubito y el radio. Con frecuencia aparece dolor en dicha articulación lo cual constituye un síntoma incapacitante, dado que es una articulación con una gran movilidad, y la aparición de dolor provoca que se limite su funcionalidad.

La principal enfermedad del codo descrita por los traumatólogos de Zaragoza es la epicondilitis o codo de tenista, la cual se produce en personas que realizan movimientos de repetición con el codo como el giro del antebrazo o extensión de la muñeca. El movimiento del codo es doloroso lo cual limita la realización las funciones propias de dicha articulación. A pesar del nombre que recibe, esta patología afecta a muchísimas personas que no juegan al tenis pero que sí realizan movimientos de repetición. Es muy típica la exploración, la cual muestra al traumatólogo el punto doloroso en el codo.

Los movimientos repetidos de agarre o apretón son los que suelen producir el codo de tenista. Dentro de las ocupaciones laborales frecuentemente asociadas a esta patología destacan el trabajo con ordenadores, la carpintería, la albañilería, jugar al tenis,... También puede estar producido el dolor en el codo por una afectación a nivel de la columna cervical, por una hernia discal. En este caso la movilización del codo no aumenta el dolor. También puede haber dolor en el codo por una bursitis como por ejemplo la bursitis olecraneana. En este caso hay un engrosamiento del olécranon y la movilidad del codo no está alterada. También puede existir dolor en el codo por una enfermedad inflamatoria pero generalmente en los casos de enfermedades inflamatorias suele existir una afectación más generalizada y no localizada en una sola articulación.

En el tratamiento del codo doloroso aplicado por el traumatólogo son muy eficaces los antiinflamatorios tantos aplicados de forma local como utilizados vía oral. Para la aplicación tópica destaca la capsaicina la cual tiene una gran potencia analgésica, aunque puede irritar la piel. En el caso de que con este tratamiento no se mejore se puede recurrir a la infiltración local con corticoides y anestésicos. El reposo de la articulación del codo ayuda a la recuperación. En casos extremos se puede recurrir a la cirugía.

Su traumatólogo de Zaragoza destaca la importancia del tratamiento preventivo que consiste en disminuir aquellas actividades que causen dolor, realizar descansos y estiramientos, usar coderas, usar una cinta elástica en el antebrazo justo debajo del codo, fortalecimiento muscular...

Especialistas relacionados: traumatólogos en Zaragoza

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.