Pediatras en Zaragoza

Los mejores especialistas médicos

Lactancia artificial

Lactancia artificial

Se habla de lactancia artificial cuando el niño durante el primer año de vida recibe un alimento distinto a la leche de mujer como leche procedente de distintos mamíferos, vaca, cabra, oveja, etc. más o menos modificadas o fórmulas derivadas o no de leche animal. La leche de vaca sin modificar se utiliza cada vez menos y, cuando se hace, los pediatras de Zaragoza recomiendan seguir estas indicaciones para su higienización:

  1. Ebullición: Consiste en hacerla hervir hasta 110 grados durante 10 minutos.
  2. Pasteurización: la leche se somete a la acción del calor, bien a 60 grados durante 30 minutos (pasteurización lenta) o bien a 75 grados durante 15 segundos. (pasteurización rápida).
  3. Uperización: Previo calentamiento hasta 80 grados se somete a la leche durante menos de 1 segundo a una temperatura de 150 grados en vapor de agua a hiperpresión con refrigeración ulterior. Con este método no se obtiene leche estéril pero sí sin gérmenes patógenos y, además no destruye los componentes albuminoideos.
  4. Dilución: Es necesaria para rebajar la cantidad de proteínas que es 3 veces superior en la leche de vaca que en la leche de mujer. La dilución debe realizarse al 50% en el primer mes, a los 2/3 en el segundo, a los 3/4 en el tercero y, a partir del cuarto mes, la leche puede darse sin diluir. Al reducir la concentración de proteínas también se reduce la de hidratos de carbono, para evitarlo la dilución debe hacerse con líquidos que aporten estos hidratos. Se utilizan en este proceso:
    • Mucílagos, en el primer trimestre, se obtienen hirviendo en 1 litro de agua 30 gramos de grano (arroz, trigo o avena). A ello se le agregan 2-3 gramos de sal. Se cuece durante media hora, luego se tamiza y se le añade finalmente el agua pérdida. El líquido resultante es el mucílago.
    • Cocimientos, en el segundo trimestre, se preparan como los anteriores pero usando harina en vez de grano.
    • Suplementación, se hace fundamentalmente con hidratos de carbono. La lactosa no se utiliza porque fermenta con facilidad y produce diarrea. Se usa el almidón (hidrato de gran molécula) como mucílago o cocimiento según el mes, y la sacarosa (hidrato de pequeña molécula) agregada al 5%. Debería añadirse además una suplementación grasa, porque los lípidos también se diluyen. Esto no es recomendable ya que la grasa retrasa la digestión. Es preferible inicial la alimentación complementaria antes.
  5. Los pediatras de Zaragoza advierten que los inconvenientes de la leche de vaca son varios: sus proteínas son heterólogas (como la caseína), su contenido en grasa y lactosa es menor y carece de sustancias biológicamente activas.

    Leche condensada: Es una leche concentrada, homogenizada y azucarada. Se obtiene de la leche de vaca reduciéndola al 1/5 y azucarándola al 40%:

    • Ventajas: Es económica, fácil de transportar y de conservar. Corrige la tendencia al vómito. Se puede utilizar como alimento hipercalórico, en los lactantes distróficos, dándola más concentrada. Debido a la alteración que sufren sus lacto proteínas durante la preparación es poco alergizante.
    • Inconvenientes: Es muy desequilibrada por su exceso de hidratos de carbono y pobreza en proteínas que llevan a la desnutrición. La pobreza en vitaminas conduce a raquitismo y escorbuto. Los errores de técnica son fáciles. Los niños a la larga muestran tendencia a la anorexia por carecer esta leche de vitamina B que tiene acción sobre el apetito del lactante.

    Preparación del biberón: 1 gramo aporta 4 calorías. Como una cucharadita tiene 6 gramos equivale a 24 calorías. El lactante necesita 120 calorías al día (5 cucharadas/día) y 150 ml/día de líquidos. Se dan 5 biberones al día con 1 cucharada de leche y 30 cc. Por Kg. De peso y biberón. (los 30cc. Se añaden de agua.)

    Leche evaporada: Es una leche concentrada, homogenizada y no azucarada. Tiene interés para el lactante mayor. A diferencia de la leche condensada la concentración se hace sólo al 50-40% y no se le añade ningún suplemento.

    Leches en polvo: La leche en polvo es leche de vaca totalmente desecada, es la que tiene mayor interés:

    • Ventajas: Es estéril, se conserva muy bien, incluso en latas cerradas, los biberones son fáciles de preparar, es rica en proteínas y de composición exacta.
    • Incovenientes: Precio alto y frecuentes errores de técnica.

    Los principales tipos de leche para los bebés son:

    1. Entera: La leche original sólo se ha desecado.
    2. Parcialmente modificada: En la leche original se hacen modificaciones para que se parezca más a la materna:
      • Grasas: puede ser entera cuando no se modifica, semi descremada cuando se elimina una parte, descremada cuando está exenta de ellas y suplementada cuando se han añadido.
      • Hidratos de carbono: se suplementan añadiéndole lactosa, sacarosa, almidón,
      • Proteínas: se reducen y se intenta modificar el cociente caseína/proteína del suero.
      • Sales minerales: también se reducen y, en cambio se enriquece en Fe, vitamina D, A y C.
    3. Acidificada: la leche original se acidifica química o biológicamente (añadiendo B. Láctico).
    4. Fórmulas para lactantes: Son las que actualmente recomiendan más los pediatras de Zaragoza. Existen dos tipos:
      • Fórmulas de inicio: se emplean hasta el cuarto o quinto mes. Pueden ser adaptadas o no adaptadas. La adaptada se llama también "maternizada" o "humanizada", por ser leche de vaca modificada considerablemente. Incluso se le adicionan nucleótidos para que se parezca más a la leche de mujer. A su vez pueden ser: totalmente adaptadas, cuando sólo llevan lactosa o parcialmente adaptadas cuando además tienen otros azúcares como glucosa.
      • Fórmulas de continuación: se usan dese el quinto mes al año. Son menos complejas que las anteriores, porque la capacidad digestiva y las funciones enzimáticas y renales del niño están más evolucionadas, pero son aconsejables para que la transición entre la leche de vaca y la de mujer no se haga de forma brusca. A partir del año ya puede darse leche de vaca.

    Preparación de los biberones: Los pediatras de Zaragoza insisten: la esterilización debe ser rigurosa. Para ello el biberón se hierve en agua durante 10 minutos o bien se realiza su inmersión en soluciones de hipoclorito reducido al 1% por espacio de 3 horas. Cuando se utiliza leche en polvo para prepararlos basta diluir, una medida enrasada de las que lleva el frasco, que son de 5 gramos, por cada 30 mililitros de agua. Antes de usarla el agua debe ser hervida para eliminar los posibles gérmenes.

    Esterilización del biberón mediante hervido

    Esterilización del biberón mediante hervido

    Esterilización del biberón mediante hervido

    Horario de recibido del biberón: un biberón cada 4 horas seis veces al día en los niños menores de dos meses y medio y cinco veces al día con descanso nocturno en los lactantes mayores. Dejar intervalos más amplios que en la lactancia natural puesto que la digestión de la leche es más lenta y mantener con más energía la reglamentación. La tetina debe estar completamente llena para que el niño no degluta aire. Tiene que eructar a la mitad y final de cada toma y la madre suplirá la falta afectiva con caricias y mimos mientras le está dando el biberón.

    Cálculo de la ración alimenticia:

    Para la primera semana, se realiza restando una unidad al número de días, el resultado será multiplicado por 70 y la cantidad resultante representa la leche que el lactante necesita al día. A partir del primer mes se halla anteponiendo al número de meses que tiene el niño un 1 y colocando un 0 detrás. La cantidad que se obtiene con esta regla se refiere a lo que necesita el niño en cada toma. Haciendo 6 tomas.

    Errores de técnica de la lactancia artificial:

    Los más frecuentes están relacionados con:

    • La fórmula utilizada: por usar leche en polvo entera y tomarla como si fuesen fórmulas para lactantes; otras veces son leches especiales como las descremadas, se usan en el periodo de convalecencia y luego se prolonga la alimentación con ellas. Más frecuentemente es empezar la alimentación con una fórmula adecuada pero, por su precio más elevado, se sustituye antes de tiempo por leche de vaca y otros alimentos inadecuados para la edad del niño con la aparición de intolerancias y alergias porque su intestino es aún inmaduro.
    • Preparación de la fórmula: por diluir escasamente la fórmula y administrar un alimento hiper concentrado, el niño no puede eliminar la sobrecarga de solutos y aparece fiebre de sed e incluso deshidratación hipertónica. Más frecuentes son los errores por defecto, y el niño que puede aumentar indefinidamente el volumen de su ingesta cae en desnutrición que se acompaña de estreñimiento.
    • El biberón: Por estar sucio puede producir una gastroenteritis; la tetina con agujeros muy grandes favorece la aspiración, el atragantamiento y la sobrealimentación, si por el contrario son pequeños, causan aerofagia y subalimentación. El tamaño de los agujeros debe ser tal que, al poner el biberón invertido, gotee de forma lenta espontánea.
    • Forma de administrar el biberón: Si el niño está en decúbito supino son fáciles las regurgitaciones e incluso la aspiración, como constatan los pediatras de Zaragoza.
    • La cantidad administrada.

Especialistas relacionados: pediatras en Zaragoza

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.