Ginecólogos en Zaragoza

Los mejores especialistas médicos

Anatomía del aparato reproductor femenino

Anatomía del aparato reproductor femenino

Algunas de las consultas más frecuentes a los ginecólogos en Zaragoza tratan sobre el correcto funcionamiento del aparato genital femenino que en muchas ocasiones es totalmente desconocido para las pacientes. Es muy importante para las mujeres obtener información suficiente sobre la anatomía de este aparato compuesto por zonas muy diferenciadas que se describen a continuación.

Los órganos genitales de la mujer se dividen en internos y externos; los primeros están formados por: vagina, útero, trompas de falopio y ovarios, los externos están constituidos por el monte de venus (prominencia celuloadiposa situada delante de la sínfisis del pubis, de forma triangular, cubierta de vello y limitada por el surco supropúbico, lateralmente por pliegues inguinales y hacia atrás se continúa con el origen de los labios mayores de la vulva) y la vulva.

VULVA: Se extiende desde el monte de venus al periné y como ya habíamos dicho anteriormente forma junto al monte de Venus, los órganos genitales exteriores de la mujer. Está constituida por una serie de estructuras claramente diferenciables, a saber: labios mayores, labios menores o ninfas y clítoris.

Las dos primeras circunscriben el vestíbulo vaginal; en éste podemos encontrar, por debajo del clítoris la desembocadura de la uretra con las glándulas parauretrales y por debajo de éste la entrada a la vagina o “introito”, que en la mujer virgen se encuentra parcialmente cerrado por el Himen, el cual tras la desfloración o los partos sufre modificaciones constituyendo las llamadas “carúnculas mirtiformes” que no son más que restos del himen.

Los labios mayores y menores son pliegues cutáneos. Los mayores están cubiertos de vello en su cara externa, poseen glándulas cebáceas y sudoríparas; los menores son mucho más delgados y solo poseen glándulas cebaceas, pero no sudoríparas. En el tercio inferior de los labios mayores se encuentran unas glándulas del tamaño de un guisante cuyo conducto excretor drena en la unión del labio menor e himen, son las glándulas vestibulares mayores o glándula de Bartolino.

Por último, en la vulva existen una serie de estructuras eréctiles que constituyen el órgano de respuesta sexual en la mujer y que se denomina plataforma sexual de la mujer. Este sistema consta de clítoris, cuerpos cavernosos (alojados en los dos tercios superiores de los labios mayores) y labios menores (muy eréctiles y de gran sensibilidad erógena).

El CLÍTORIS es una formación cilíndrica de tejido eréctil de 1-2 cm de longitud y un diámetro de unos 0,5 cm. Está constituido por la reunión de dos cuerpos cavernosos que en su origen (raices) se encuentran adosados a los ramos ispriopubianos. Se encuentran sujetos a la sínfasis por el ligamento suspensorio del clítoris. Posee un prepucio y un frenillo que lo forman los labios menores (por encima el prepucio y por debajo el frenillo).

La VAGINA es un conducto virtual, un músculo denominado membranoso, orientado en forma de arco de abajo hacia arriba y de delante hacia atrás. Forma con el eje longitudinal del útero un ángulo abierto hacia adelante. Se extiende desde introito a OCE (orificio cervical exterior). Su tamaño es de 8-12 cm. En un corte transversal adopta forma de H. Tiene un ángulo de 70º con la horizontal estando la mujer de pie. En ella podemos distinguir dos caras; una anterior y otra posterior y dos bordes laterales. La extremidad superior se ensancha, formando un fondo de saco circular, que rodea al cuello uterino (bóveda vaginal) y se divide en fondos de saco anterior, posterior y lateral. El fondo de saco posterior es más profundo que el anterior. Consta de una capa exterior, fibrosa, que constituye la falacia propia del órgano; de una capa media, que posee dos planos musculares: externo (de fibras lisas longitudinales) e interno (de fibras circulares) y, por último, la capa interna, mucosa, que puede exudar debido a su gran vascularización.

Transporte del óvulo a través de la trompa

Transporte del óvulo a través de la trompa

Transporte del óvulo a través de la trompa de Falopio

ÚTERO: El útero es un órgano muscular hueco, que tiene la forma de una pera achatada, cuya porción más delgada está dirigida hacia abajo, situado en la cavidad pelviana, entre la vejiga y el recto. Comprende grandes segmentos: el cuerpo y el cuello, entre los cuales se intercala el istno, que anatómica e histológicamente representa una región de transición. Los ginecólogos de Zaragoza constatan que en las mulíparas el útero tiene una longitud de 6-7 cm; su anchura es de 4 cm y su grosor de 2,5 a 3 cm . En las multíparas estas dimensiones están aumentadas en 1-2 cm. Su peso es de 40 a 50 gramos en las nulíparas y poco más de 70 gramos en las multíparas.

El cuerpo constituye el segmento muscular más activo del útero: es la porción superior, de forma triangular, aplanada en sentido anteroposterior. El fondo uterino es la parte del órgano situada por encima de la inserción de las trompas. Los cuernos uterinos son las porciones donde se une el fondo con los bordes laterales del útero.

El cuello representa la zona más inferior del útero. Mide alrededor de 2,5 cm de largo. La relación que existe entre la longitud total del útero y el cuello, denominado índice uterino, es de 1:3 en el útero adulto normal. La inserción vaginal divide al cuello en dos segmentos: el supravaginal y el intravaginal. El cuello del útero se encuentra limitado en su parte más inferior por el orificio externo y el extremo superior del cuello, que a la vez constituye el límite interior anatómico.

Por la cara externa del útero, su límite superior está determinado por la penetración de la rama principal de la arteria uterina, por la vena coronaria y por el límite más bajo de la sólida adherencia peritoneal al cuerpo del útero. Es una zona de transición entre el cuerpo y cuello. Su mucosa es semejante a la del cuerpo, pero las glándulas son más escasas.

La estructura del útero se compone de tres capas, que yendo de afuera hacia adentro son: el peritoneo visceral o uterino, llamado también perimetrio; el músculo uterino o miometrio y la mucosa o endometrio.

El peritoneo cubre las caras anterior y posterior del cuerpo, al cual está íntimamente adherido, continuándose hacia los bordes con las hojas anterior y posterior de los ligamentos anchos. El útero tiene una capa muscular externa, delgada, en íntimo contacto con el peritoneo visceral. Por dentro de la anterior existe una capa muscular media, muy gruesa, en cuyo espesor transcurren los vasos más importantes, por lo cual también ha sido denominada vascular. Finalmente, existe una capa muscular interna, por dentro de las anteriores, en directo contacto con el endometrio.

Últimamente, los ginecólogos de Zaragoza sostienen que la estructura histológica del cuello del útero es, básicamente, el tejido conectivo fibroso, el cual constituye la mayor parte del él. La cerviz presenta una capa externa, principalmente muscular, que ocupa la cuarta parte de su espesor. Las tres cuartas partes internas de la pared del cuello están constituidas por tejido colágeno fundamentalmente.

El endometrio o mucosa tapiza toda la cavidad uterina. Consta de dos capas: la funcional, que es superficial y que se descama en cada menstruación, cuando el óvulo no se fecunda, y la basal, que es profunda, fuertemente adherida al miometrio y que no sufre los mismos cambios durante los ciclos, pero regenera a la mucosa después de cada menstruación. La mucosa del istmo posee un carácter de transición es de estructura semejante a la del endometrio.

TROMPAS DE FALOPIO: La trompa, llamada también oviducto, se divide anatómicamente en tres partes: la intramural, la ístmica y la ampular. Su revisión periódica por el ginecólogo en Zaragoza tiene una importante labor preventiva.

La porción intramural se encuentra en el espesor de la pared muscular del útero. Constituye el segmento más angosto del oviducto; tiene apenas 1 mm de diámetro de luz y alrededor de 1cm de largo. Se continúa con la porción ístmica, de 2-4 cm de largo y 3-4 mm de calibre. La porción ampular que la sigue, por el menor espesor de sus paredes, es más blanda y flexuosa, y se extiende en forma de embudo hacia la cavidad abdominal, para formar el pabellón que termina en pequeños repliegues de la mucosa. Estas lengüetas se denominan franjas del pabellón o fimbrias; rodean el orificio abdominal de la trompa.

Entre estas franjas existe una, especialmente desarrollada, adherida al ligamento tubo ovárico, llamada franja ovárica, que forma una especie de canal que corre de la trompa al ovario. Según los ginecólogos de Zaragoza, su utilidad viene determinada porque sirve de desfiladero o conducto para el óvulo durante la fecundación.

En el transporte del óvulo hacia la cavidad uterina desempeñan un papel importante la vibración ciliar del epitelio de la trompa y los movimientos peristálticos de la musculatura longitudinal y anular de la misma. La mucosa tubárica presenta numerosos pliegues que se disponen de forma irregular en su luz, por lo cual en un corte transversal ofrece el cuadro de una delicada filigrana.

Sexualidad después de la menopausia

Sexualidad después de la menopausia

La menopausia implica algunos cambios fisiológicos para la mujer en el ámbito de la ginecología, sin embargo, estos cambios no tienen por qué afectar a la sexualidad de una manera negativa. Generalmente, influyen más los aspectos psicológicos y la concepción negativa que de la menopausia se tiene en esta sociedad, que la realidad puramente biológica. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Prepararse para estos cambios y llevar una sexualidad satisfactoria con anterioridad, son factores importantes para seguir disfrutando de la misma una vez iniciada esta nueva etapa. Para ello, el Grupo de Sexualidad de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), formada por eminentes ginecólogos, ha editado una Menoguía con información sobre la sexualidad después de los 50. Los ginecólogos de Zaragoza recomiendadn su lectura.

Fuente: elmundo.es

Especialistas relacionados: ginecólogos en Zaragoza

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.