Himenoplastia (reconstrucción del himen) en Zaragoza

Centro en estudio en Zaragoza

Himenoplastia (reconstrucción del himen) en Zaragoza
Muy pronto

Recupera la virginidad con esta sencilla cirugía

Ahora puedes recuperar la virginidad con una Himenoplastia o reconstrucción del himen en Zaragoza al mejor precio y con los mejores especialistas en Cirugía Plástica.

La himenoplastia es una intervención quirúrgica muy corta que restaura el himen femenino mediante una sutura sencilla. El himen es una membrana muy delgada y frágil que se encuentra en el límite de unión del conducto vaginal. Se puede romper al practicar relaciones sexuales por vez primera, pero también por practicar ciertos deportes, golpes...

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica.
  • Sedación e Himenoplastia.
  • Ingreso hospitalario en régimen ambulatorio.
  • Visitas de control postoperatorias.

No incluye

  • Pruebas preoperatorias.
  • Tratamientos ante hipotéticas complicaciones que se salgan del proceso quirúrgico normal.

Himenoplastia (reconstrucción del himen) en Zaragoza: más información

Cada vez son más las mujeres que, por diversos motivos, acuden a la consulta de un cirujano para realizarse una himenoplastia en Zaragoza

Cada vez son más las mujeres que, por diversos motivos, acuden a la consulta de un cirujano para realizarse una himenoplastia en Zaragoza

Himenoplastia en Zaragoza

La himenoplastia en Zaragoza, también conocida como cirugía para recuperar la virginidad, es una intervención quirúrgica que consiste en reconstruir el himen femenino cosiendo los restos de himen roto con un hilo absorbible. Está extendida la creencia, falsa en parte, de que el himen únicamente se rompe con las relaciones sexuales, por lo que la finalidad de quienes se someten a esta operación es la de recuperar la virginidad, por lo menos en lo que a lo físico se refiere. Aunque en los últimos años la demanda de este tipo de cirugía íntima se ha visto incrementada entre personas de diferentes contextos sociales y por razones personales muy diversas, en la mayoría de las ocasiones, las pacientes siguen siendo mujeres que están a las puertas del matrimonio y que pertenecen a comunidades culturales o religiosas en las que la virginidad femenina adquiere unas connotaciones muy importantes, ligada incluso al honor del marido y la familia. En estos casos, el himen es prueba de que la virginidad permanece intacta antes de la noche de bodas, y la himenoplastia es un medio para poder probar esa condición.

Como se ha adelantado antes, aunque normalmente el himen se desgarra durante la primera relación sexual, no siempre es así. Además de que hay niñas que nacen sin himen, existen otras muchas situaciones en las que esta fina y frágil membrana situada a la entrada de la vagina se puede romper. Por ejemplo: haciendo deporte, bailando, durante el sangrado de la menstruación, usando un tampón, con algún movimiento brusco, etc. Sea como fuere, la himenoplastia en Zaragoza es la forma más satisfactoria y natural de restaurar el himen.

Todas las mujeres con buen estado de salud, pueden someterse a esta operación, con independencia de su edad. Suele ser frecuente que las pacientes acudan solas a la consulta del cirujano y que deseen mantener la discreción durante todo el proceso quirúrgico, más aún teniendo en cuenta que se trata de una intervención estrechamente ligada a la sexualidad de la mujer. En este sentido, se puede tener la tranquilidad de que el especialista actuará con absoluta confidencialidad desde la primera consulta, para garantizar la intimidad de la paciente.

Cómo se hace una himenoplastia en Zaragoza

Por otro lado, es importante conocer las diferentes técnicas que existen  para realizar una himenoplastia, aunque todas ellas ofrecen unos resultados naturales y satisfactorios, en una operación sencilla, llevada a cabo de forma ambulatoria con anestesia local. Todos los métodos quirúrgicos favorecen una recuperación rápida y sin complicaciones (únicamente se recomienda guardar reposo las primeras 24 horas y esperar el tiempo necesario para mantener relaciones, según la técnica). Los riesgos más graves, pero no habituales, que las pacientes deben conocer son la infección, hemorragia, inflamación o dolor, así como los posibles daños en la vejiga o el recto.

En cuanto a la técnica quirúgica utilizada para realizar la himenoplastia en Zaragoza, esta dependerá de si quedan o no partes del himen original:

  • En el caso de que haya restos, la himenoplastia simplemente consistirá en unir estas partes mediante un hilo absorbible. El resultado de este método está considerado como el más natural posible, aunque la nueva membrana será especialmente frágil. Así, lo único que se debe tener en cuenta es que este tipo de intervención se aconseja realizarla poco tiempo antes de que se vayan a mantener las relaciones sexuales.
  • Por su parte, para los casos en los que no queden restos del himen original (o cuando la mujer nació sin él), el cirujano tendrá que crear un nuevo himen utilizando para ello el tejido mucoso de las paredes de la vagina. Con esta técnica los resultados son igualmente naturales, aunque la recuperación es algo más molesta debido a las pequeñas incisiones que habrá que hacer en el conducto vaginal, lo que obliga también a que el tiempo que hay que esperar para mantener cualquier contacto sexual sea mayor (en torno a un mes). Aún así, la intervención es sencilla y segura desde el punto de vista médico, y a diferencia del anterior caso, el himen resultante es más resistente.
La himenoplastia en Zaragoza consiste en reconstruir el himen mediante un procedimiento quirúrgico sencillo.

La himenoplastia en Zaragoza consiste en reconstruir el himen mediante un procedimiento quirúrgico sencillo.

Las dos técnicas quirúrgicas antes descritas son las más empleadas, pero también hay que mencionar otras fórmulas de himenoplastia en Zaragoza, caracterizadas por su carácter temporal. La más habitual de estas consiste en imitar el himen virginal mediante un implante colocado en la vagina. Este dispositivo, denominado Alloplant, está formado por una sustancia de material biológico desgarrable y se debe colocar poco antes del coito. De igual forma, se puede implantar una membrana con irrigación sanguínea a la que se le puede integrar una cápsula gelatinosa que logra emular la sangre.

Tipos de himen

Una de la partes que forman el aparato genital femenino es el himen, una delgada y flexible membrana que protege el conducto de la vagina. Unos especialistas consideran que su función biológica es la de mantener a la vagina a salvo de infecciones externas, mientras que otros lo considerar como un resquicio del desarrollo de los órganos genitales. El himen es variable en cuanto a su tamaño y formas, dando lugar a diversos tipos, algunos de los cuales pueden originar problemas médicos que requieren de una intervención quirúrgica para su resolución.

Es el caso del himen imperforado, el que más problemas ocasiona. Normalmente el himen deja una abertura en la vagina por la que se expulsan los fluidos corporales, pero el imperforado cubre por completo el conducto vaginal, lo que impide el sangrado de la menstruación, entre otras cosas. Por tanto, esto es un riesgo para la mujer, quien padecerá más todos los síntomas del ciclo menstrual sin ser capaz de expulsar el flujo y pudiendo sufrir infecciones internas. El diagnóstico se suele hacer antes de la primera regla, en la adolescencia, aunque también puede detectarse al nacer o en la infancia. Será necesaria una cirugía para perforar el himen.

El himen septadas y el microperforar son otros dos tipos de himen que pueden generar problemas a largo plazo. El primero de ellos se encuentra cuando la vagina está cubierta por una o más bandas gruesas de tejido, y puede dificultar mucho las relaciones sexuales o hacer que estas resultan más dolorosas; por su parte, el himen microperforar es aquel que presenta una abertura excesivamente pequeña, que también acarrea problemas en las relaciones o, por ejemplo, para introducir o extraer un tampón.

Estos problemas relacionados con el himen no se solucionan con una himenoplastia en Zaragoza, sino con una cirugía que aumente el tamaño del orificio de entrada a la vagina. La himenoplastia responde únicamente a la necesidad de reconstruir el himen y lo habitual es que se realice antes de la noche de bodas, para conseguir el desgarro y el sangrado esperados. Si bien, hay que precisar que en condiciones normales, el 44% de las mujeres no sienten dolor cuando el himen se rompe, ni tampoco tienen un sangrado perceptible. La mayoría de las veces, esto pasa completamente desapercibido.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: cirujanos plásticos en Zaragoza

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    Especialistas relacionados: cirujanos plásticos en Zaragoza

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.