Operación de miopía con láser en Zaragoza

Centro en estudio en Zaragoza

Operación de miopía con láser en Zaragoza
Muy pronto

Cirugía sin dolor para olvidar las gafas

Corrige tu miopía con la mejor opción: cirugía láser en Zaragoza para eliminar la miopía al mejor precio y con los mejores especialistas

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Operación de miopía con láser en Zaragoza: más información

La operación de miopía láser en Zaragoza consigue que se puedan ver con claridad las imágenes que antes se veían desenfocadas y por tanto eliminar las gafas o lentillas en las personas que sufren de ese defecto refractivo.

Las personas con miopía tienen como principales síntomas el ver todas las siluetas difuminadas; no pueden captar bien las expresiones de las personas porque ven los rostros borrosos y no pueden leer la publicidad de los letreros que se encuentran en la calle o los objetos situados a cierta distancia.

Dejar de usar las gafas o lentillas y conseguir una buena visión es el sueño de muchas personas con miopía que desde la infancia han sufrido al ver como su graduación aumenta año con año. El defecto refractivo de la miopía afecta a buena parte de la sociedad mundial y se calcula que casi el 30% de la población de más de 40 años es miope.

Actualmente gracias al avance en la tecnología, la operación con láser para eliminar la miopía se ha consolidado como el tratamiento definitivo que ofrece una solución segura y rápida contra la miopía. Cada día son más pacientes los que recurren a operación de miopía láser en Zaragoza para no depender más de sus gafas.

La miopía viene provocada con exceso de curvatura de la córnea y por tanto el objetivo principal de esta cirugía con láser es aplanar o corregir dicha curvatura. Para conseguir este objetivo existen distintas técnicas láser según las características del ojo de cada paciente y entre ellas destaca la cirugía Lasik

Cirugía con láser LASIK: Una de las cirugías láser para corregir la miopía más demandada es la del láser LASIK, gracias a sus excelentes resultados en personas con miopías de baja graduación, con hasta 10 dioptrías como máximo. En la actualidad, para graduaciones altas existen otras alternativas quirúrgicas y siempre será el médico oftalmólogo el que le diga cuál es la más recomendable para cada caso particular.

El término LASIK proviene del inglés Laser Assisted in Situ Keratomileusis y tiene como función principal el moldear la superficie de la córnea para que las imágenes que se estén viendo desenfocadas se puedan ver con claridad y así corregir la miopía.

Ventajas de la operación de miopía en Zaragoza (clic para ampliar)

Ventajas de la operación de miopía en Zaragoza (clic para ampliar)

Algunos médicos optan por realizar la cirugía a partir de los 18 años pero otros prefieren hacerla una vez que los pacientes han cumplido sus 21 o 22 años, edad en la que normalmente ya está estabilizada la graduación del paciente. Si se lleva a cabo antes de esa edad, la curvatura de la córnea todavía se encuentra en desarrollo y la graduación puede ir en aumento, lo que puede ocasionar que el paciente se tenga que someter más adelante a una segunda cirugía láser para corregir ese aumento o tener que volver a utilizar gafas. Mientras que la edad máxima que recomiendan los oftalmólogos para someterse a la operación de miopía láser en Zaragoza son los 50 años. A partir de esa edad siempre aconsejan que se realicen otras opciones quirúrgicas.

La cirugía: antes, durante y después

El preoperatorio: El primer paso es la cita con el oftalmólogo quien realizará una serie de exámenes para determinar si es o no un buen candidato para la cirugía LASIK. Entre algunos de los exámenes que se realizan para verificar el estado de los ojos son: determinar la graduación exacta con ordenador, examen de biomicroscópico de ojos y anexos, examen de agudeza visual, grosor de la córnea y tamaño de la pupila, entre otros. Con este examen previo se verifica si el paciente cumple los requisitos para someterse a la intervención láser y se descartan enfermedades como glaucoma, ojo muy seco u otras para así minimizar los riesgos y complicaciones de la cirugía. No son buenos candidatos para la cirugía LASIK las personas con la córnea muy delgada ni tampoco aquellas con muchas dioptrías ya que el LASIK es útil para personas con hasta 10 dioptrías en el caso de miopía. Tampoco lo son las mujeres embarazadas. En el caso de las personas diabéticas, sí pueden someterse a esta intervención siempre y cuando su índice glucémico esté estabilizado y no tengan afectada su salud ocular.

La cirugía: La cirugía es ambulatoria, es decir, en el mismo día tras la intervención regresa a su casa. Al llegar el paciente al consultorio se acuesta en una camilla con la cabeza reclinada, se le hace un proceso de asepsia al área que recibirá el tratamiento y a los párpados se les colocan un sujetador para evitar que se muevan y se cierren con el parpadeo. Después se le aplican gotas de colirio anestésico por lo que la intervención es totalmente indolora. Luego se aplica un láser o un bisturí de femtosegundo con el que se hace un corte para levantar el epitelio corneal, también llamado flap o colgajo corneal, que es la piel de la córnea y el cual se levanta hacia atrás.

Una vez se tiene la superficie corneal expuesta, se aplica el láser Excímer para eliminar la cantidad extra de piel y moldear la córnea. El láser en ningún momento toca el ojo que en todo momento permanece abierto. Una vez terminado el tratamiento con el láser, el oftalmólogo verifica que no quede ningún cuerpo extraño en la superficie corneal y vuelve a colocar en su posición original el epitelio corneal, que se adhiere por sí mismo a la córnea.

La cirugía dura de cinco a diez minutos en cada ojo, incluyendo los preparativos, por lo que en la misma operación se intervienen los dos ojos a la vez.

El postoperatorio: Media hora después de terminar la cirugía, el oftalmólogo realiza la primera revisión del ojo del paciente y si todo está bien puede volver a casa. El paciente debe de ir acompañado de un familiar o amigo que lo acompañe de regreso a su hogar, pues la persona tampoco podrá conducir, ya que tendrá la vista algo borrosa. El paciente sentirá una leve molestia como que si tuviera una mota en el ojo o una pestaña, pero no deberá frotar sus ojos bajo ningún concepto. El médico le recetara gotas de colirio antibiótico y antiinflamatorio para evitar cualquier infección.

El siguiente día a la operación de miopía láser en Zaragoza el paciente ya tendrá una visión bastante clara y puede reincorporarse a sus labores cotidianas de trabajo o estudio.

Revisiones: El siguiente día a la operación, también el paciente deberá acudir a la consulta del médico para que le examine los ojos, a la semana tendrá la siguiente cita y a los tres meses tendrá la siguiente para verificar su estado. La estabilidad total de vista se consigue a los tres meses, sin embargo, todo dependerá del paciente, pues algunos la consiguen en un mes.

¿Qué es preferible: operar con láser LASIK o PRK?

En la actualidad, la cirugía con LASIK tiene un éxito increíble en España, debido a que el 95% de los pacientes que se han sometido a ella han conseguido una visión similar a la que tenían cuando usaban gafas. La posibilidad de realizar una segunda operación LASIK para corregir unas dioptrías o graduación residual son escasas y apenas se encuentran entre el 1% o 3% del total de los casos. En casi en un 100% es segura y eficaz, debido a que sus complicaciones graves son muy infrecuentes ya que las pruebas preoperatorias minimizan mucho estos riesgos.

Desde hace dos décadas se aplica el tratamiento LASIK para eliminar los problemas refractivos, sin embargo, al analizar los resultados se han detectado algunos inconvenientes, por ejemplo, algunos pacientes que se operaron con dioptrías bajas han tenido resultados excelentes pasados 20 años sin sentir ningún cambio en su visión, pero aquellos pacientes que se operaron con LASIK teniendo dioptrías de 12 a 14, con el tiempo han podido tener de nuevo de 1 a 2 dioptrías y han necesitado utilizar de nuevo gafas o lentes de contacto. También los pacientes con córneas demasiado finas tienen problemas cuando se les opera con LASIK, por ello, se ha llegado a concluir que las personas con córneas muy delgadas no deben someterse al tratamiento y por eso hay otras técnicas alternativas. Una de ellas es la queratectomía fotorefractiva conocida como PRK siendo una de las primeras técnicas de láser en aplicarse para corregir defectos refractivos antes de la creación y popularidad de la técnica LASIK.

La PRK también incluye un láser Excímer para moldear la córnea y aplanarla, su tratamiento es ambulatorio, pero ha quedado relegado en comparación con el LASIK debido a que su periodo postoperatorio es más largo. En la operación de miopía láser en Zaragoza con LASIK los pacientes en pocas horas tienen una visión bastante buena y al día siguiente se pueden reincorporar al trabajo, mientras que con PRK deben esperar más tiempo para recuperar la visión, pues la recuperación es gradual.

Sin embargo, cada técnica tiene sus ventajas y desventajas, y la elección de una u otra estará determinada por las características del ojo del paciente y el defecto de refracción de cada persona.

Además, antes de tomar una decisión definitiva, el paciente debe consultar con su médico oftalmólogo cuál es el tratamiento mejor adecuado y cuáles las alternativas para su caso en particular, conocer los pro y contras del tratamiento, lugar dónde se realizará la cirugía y los efectos secundarios que puede tener el tratamiento en su vista. También es importante comprobar que el médico sea un profesional cualificado y con mucha experiencia en el tema.

 

En la actualidad la operación de miopía láser en Zaragoza es una cirugía muy segura y rápida sin apenas inconvenientes para solucionar este defecto refractivo.

¿Qué son los defectos refractivos? En oftalmología existen diversas patologías que impiden que el ojo pueda enfocar bien en la retina las imágenes del mundo exterior. Se conocen como defectos refractivos a la miopía, hipermetropía y astigmatismo

Afortunadamente, la operación láser es una muy buena solución a esas tras patologías: hipermetropía (con sus propias característica y riesgos), astigmatismo y miopía. La cirugía láser permite conseguir un correcto enfoque de las imágenes y, por tanto, una correcta visión para que los pacientes prescindan de las gafas.

Gracias a la precisión del láser se consigue tallar la córnea y adecuar su curvatura por medio de la eliminación de un pequeño trozo de tejido corneal. De esa forma se logra modificar la refracción ocular para que el paciente vea los objetos correctamente enfocados.

Debemos destacar que la miopía es el defecto refractivo más frecuente a nivel mundial donde se calcula que casi el 30 por ciento de la población lo llega a padecer a lo largo de su vida.

La miopía es el término técnico para denominar la visión corta que se produce cuando la córnea es demasiado curva o cuando el ojo tiende a ser más largo de lo normal. Ambas situaciones provocan que los rayos de luz converjan y se enfocan antes de llegar a la retina, creando una imagen borrosa, especialmente de lejos.

La miopía, generalmente es un problema que comienza en la niñez, se desarrolla en la adolescencia y se estabiliza en la edad adulta. En algunos casos, puede empeorar el problema en la edad adulta temprana, por eso los pacientes con miopía deben asistir a la consulta con el oftalmólogo con regularidad. Algunos especialistas lo atribuyen a causas genéticas pero no es una opinión unánime.

El ojo miope tiene una potencia dióptrica excesiva que provoca que la imagen que se está mirando esté desenfocada. El problema se debe a la forma en que inciden los rayos de luz con la retina del ojo, ya que en los ojos sin problemas de refracción, la luz se enfoca en la retina, pero en el ojo miope la luz se enfoca delante de la retina, lo que ocasiona que los objetos se vean desenfocados.

La operación de miopía láser en Zaragoza se centra en el ajuste de la forma en la que la luz se enfoca en la retina. Este efecto es el que se consigue con las lentillas y gafas que llevan las personas miopes las cuales tienen lentes cóncavas que ayudan a doblar los rayos de luz ligeramente hacia el exterior para que se enfoquen correctamente en la retina. La cirugía intenta cumplir con ese objetivo para que los pacientes se olviden de las gafas o lentillas ajustando la córnea para generar ese mismo efecto.

La cirugía láser de miopía disminuye el grosor de la parte central de la córnea para moldear la curvatura. Se hace eliminando una fina capa del tejido corneal y de esa forma corregir el exceso de potencia dióptrica para que el ojo pueda enfocar las imágenes sobre la retina. Con la cirugía láser se logra que la miopía se corrija porque se regula el poder dióptrico y hace que se formen imágenes enfocadas sobre la retina.

Es el oftalmólogo quien decide qué tipo de técnica láser es la más adecuada para la solución de cada miopía, basándose en el historial médico, en los exámenes que realiza de los ojos y en la salud general del paciente. El número de dioptrías, el grosor de la córnea y otros factores anatómicos también determinan la cirugía que debe utilizarse para tratar el problema.

Técnicas láser para la operación de miopía en Zaragoza 

La técnica LASIK, acrónimo de Laser in Situ Keratomileusis, es hasta el momento la técnica más utilizada y más demandada cuando se trata de operación láser ocular. Las estadísticas demuestran que en Europa más del 50% de los pacientes con problemas de miopía, astigmatismo o hipermetropía se terminan realizando la cirugía láser. A la mayoría de ellos se les ha realizado la técnica de LASIK, la cual utiliza el láser excímer que es un láser frío que ayuda a modificar la córnea.

La técnica de LASEK, Laser Epithelial Keratomileusis, es una técnica apropiada para las personas con defectos refractivos pero que, por diferentes razones anatómicas de su ojo, no son candidatos para la técnica de LASIK. Esta cirugía LASEK tiene un tiempo de recuperación algo más largo que la LASIK aunque siguen siendo sólo unos pocos días.

Ambas técnicas tienen un tiempo de recuperación bastante corto y los pacientes se reincorporan a sus actividades normales, incluyendo estudio y trabajo, al siguiente día de la cirugía. A los dos días pueden leer y ver la televisión. Algunas precauciones durante la recuperación es no hacer ejercicios físicos intensos ni frotarse los ojos por ningún motivo.

En el caso de la técnica de la LASEK lleva algo más tiempo su recuperación, porque en la cirugía el oftalmólogo coloca una lente intraocular terapéutica que consigue que haya menos dolor en el ojo del paciente. Esta lente se retira varios días después de la cirugía, cuando el oftalmólogo lo indique y es en ese momento cuando el paciente comienza a disfrutar de los resultados de la operación.

En ambas técnicas los resultados definitivos en cuanto a la calidad visual se consiguen a los tres meses después de la operación de miopía láser en Zaragoza pero todo dependerá de las defensas del cuerpo del paciente, de la salud en general de la persona, ya que hay pacientes que logran conseguir sus resultados completos en su calidad visual al mes de la cirugía.

En ambas técnicas y contando con un oftalmólogo experimentado, el tratamiento láser garantiza un resultado exitoso siempre y cuando el paciente cumpla con las siguientes recomendaciones:

  • El paciente deberá tener un máximo de 10 dioptrías para ser un candidato para la cirugía.
  • La graduación del paciente debe haber permanecido estable al menos durante el último año. Normalmente la miopía se estabiliza alrededor de los 21 o 22 años de edad y por eso la mayoría de los oftalmólogos no operan a pacientes que sean menores de esa edad.
  • No debe de sufrir de glaucoma o queratocono. Este tipo de padecimientos los detecta el oftalmólogo cuando realiza los exámenes previos a la cirugía.
  • Un adecuado espesor corneal para que se le pueda realizar la cirugía. En caso contrario se utilizan otras técnicas.
  • Las mujeres embarazadas o que están dando lactancia no son personas aptas para la cirugía, debido a que se puede elevar un poco la graduación del ojo con la gestación y los medicamentos que se dejan para el postoperatorio se pueden llegara la leche materna.

¿Qué probabilidades existen de quedar ciego con la operación láser?

Afortunadamente, hasta la fecha no se tienen ningún caso registrado a nivel mundial que algún paciente haya quedado ciego como consecuencia de la operación láser ocular, por lo que podemos afirmar que no es posible tal hecho.

¿Cuál sería la peor complicación con la intervención láser?

En la operación de miopía láser en Zaragoza  la peor complicación es la aparición de una infección, porque podría provocar una úlcera en el centro de la córnea. Esto sucede, generalmente por dos razones, una por descuido del oftalmólogo cuando al finalizar el tratamiento no detecte que haya quedado un objeto extraño en la córnea y coloca de nuevo el colgajo o flap corneal. Ese cuerpo extraño puede provocar una infección.

Y la segunda por descuido del paciente en el periodo de recuperación si llega a frotarse los ojos y provoca que el colgajo de la córnea que se ha adherido al ojo se mueva y provoque una infección. Por esta razón es muy importante que el paciente siga al pie de la letra las indicaciones del oftalmólogo, porque aunque es una cirugía que no necesita demasiados cuidados postoperatorios, no hay que olvidar que siempre es una intervención quirúrgica que requiere de ciertos cuidados elementales para el éxito del tratamiento, por lo que no deberá frotarse los ojos, realizar deporte de alta intensidad

La buena noticia es que las infecciones normalmente son detectadas a tiempo y se tratan con antibióticos. Si se siente un síntoma anormal en el periodo de recuperación como dolor, picazón, ardor, inflamación en los ojos se debe llamar al médico inmediatamente.

La utilización de la tecnología láser en el campo de la medicina ha pasado a ser la solución para el tratamiento de una gran cantidad de enfermedades oftalmológicas y ha alcanzado un tremendo impacto en el cuidado de la visión.

Entre las bondades es que muchos pacientes vuelven a tener la visión correcta con un tratamiento que es indoloro y de fácil recuperación. Las personas que padecen de miopía no deben de dudar de que la operación de miopía láser en Zaragoza  consigue restaurar la visión al 100%. Se debe consultar con el oftalmólogo por las diferentes técnicas láser y cuál es la que mejor conviene en cada caso particular. El médico resolverá cualquier duda que se tenga con respecto y explicará todo sobre el tratamiento.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: cirujanos oculares en Zaragoza

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.