Blefaroplastia de párpados superiores en Bilbao

Sanatorio Bilbaíno

Blefaroplastia de párpados superiores en Bilbao por 1.650 €
Hasta
el
10 dic

Devuelve la juventud a tu mirada

Blefaroplastia de párpados superiores en Bilbao por 1.650 € en lugar de 2.450 € en el renombrado Sanatorio Bilbaíno.

Con la Blefaroplastia recobrarás la juventud de tu mirada. Esta operación remodela los tejidos que forman los párpados, corrigiendo así ciertos problemas asociados a la edad, como son la flacidez, arrugas o descolgamiento. Estos problemas suelen acarrear ciertos defectos visuales, por lo que la intervención adquiere así un carácter funcional. Es una cirugía ambulatoria muy habitual que no precisa de hospitalización y que se lleva a cabo bajo anestesia local o sedación.

En la primera consulta te atenderá el cirujano que llevará a cabo la intervención. Allí resolverás tus dudas y el especialista estudiará tu caso a fondo para decidir la técnica más adecuada para ti. La cirugía se llevará a cabo en Sanatorio Bilbaíno, en Bilbao.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica.
  • Anestesia Local y Blefaroplastia en régimen ambulatorio.
  • Visitas de control postoperatorias.

No incluye

  • Pruebas preoperatorias.
  • Tratamientos ante hipotéticas complicaciones que se salgan del proceso quirúrgico normal.

Centro

Sanatorio Bilbaíno

Sanatorio Bilbaíno

Centro médico garantizado

El Sanatorio Bilbaíno de la Congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad lleva más de 100 años atendiendo a sus pacientes. En el centro desarrollan su actividad un selecto grupo de especialistas de reconocido prestigio y experiencia de diferentes especialidades médicas, quirúrgicas y diagnósticas. El centro no ha dejado de modernizar sus instalaciones a lo largo de su historia, por lo que actualmente cuenta con las más modernas tecnologías y equipamiento. No obstante, lo que hace destacar al Sanatorio Bilbaíno es su continua búsqueda de la excelencia en el servicio sanitario. Por ello se ha seleccionado al personal más cualificado, con el fin de dar el mejor trato al paciente.

Blefaroplastia de párpados superiores en Bilbao: más información

Blefaroplastia: la cirugía que cambiará tu mirada

La blefaroplastia es una de las cirugías estéticas a la que más ventajas se le puede sacar, debido a que es la encargada de corregir aquellas características distintivas de la edad que con más frecuencia se manifiestan y nos resultan de lo más molesto en el rostro como son el descolgamiento de la piel en los párpados superiores y las indeseables “bolsas” en los ojos en los párpados inferiores.

Tanto la piel cayéndose progresivamente en los párpados superiores, como la formación de las “bolsas” en los inferiores, puede deberse a diversos factores,  la mayoría se debe al paso del tiempo, pero también pueden deberse a una mala alimentación, no dormir lo suficiente o en general poco descanso prolongado en el tiempo. Eso ocasiona que el organismo retenga líquidos, y en su mayoría grasa, creando de esa forma las famosas bolsas en los ojos y formando un exceso de piel que hace que la persona se vea estéticamente desmejorada y envejecida.

En otras ocasiones, influye bastante la genética, es decir, si en nuestra familia hay personas con bolsas en los ojos, será muy probable que usted también lo padezca.

Como una solución a este problema estético, existe la blefaroplastia, cirugía estética encargada  para corregir las bolsas en los ojos que habían adquirido un carácter permanente y que no se pueden eliminar ni con cremas o remedios caseros. Esta misma cirugía ayuda a eliminar la piel excesiva que se encuentra descolgada en los párpados superiores.

La mayoría de las personas que se someten a la blefaroplastia en Bilbao para solucionar sus problemas con sus párpados suelen ser mayores de 35 años, aunque hay casos de pacientes, sobre todo cuando el problema es genético, que también son buenos candidatos y se realizan la operación antes de esa edad.

Periodo preoperatorio

Antes de la blefaroplastia, conviene hacer una buena planificación de la operación. Par ello, el paciente asistirá a una consulta con el cirujano plástico que le realizará la operación para que le explique el tratamiento quirúrgico que se llevará a cabo, los costes y se darán una serie de instrucciones que deberá de cumplir el paciente antes de la cirugía para hacer más sencilla la intervención y sin ningún tipo de complicaciones. Es necesario que el paciente conozca cuál será el resultado esperado, y no tener una elevada expectativa por el aspecto que se conseguirá, pues los resultados deben ser reales, ya que aunque se consiguen grandes cambios no hay que olvida que es operación no magia.

Cada paciente tiene un historial individual, sin embargo, en los casos en los que el paciente presente de desprendimiento de retina, falta de lágrimas, glaucoma o una elevada presión arterial u otro problema visual, es bastante probable que el cirujano plástico recomiende hacer una revisión oftalmológica antes de la blefaroplastia para descartar de que el paciente no sea apto para la cirugía y cerciorarse de que su estado de salud es aceptable para someterse a la intervención y así evitar riesgos. Está claro que un paciente que cumpla con alguna de las anteriores condiciones tendrá una intervención de mayor riesgo que un paciente que no sufre de ninguno de estos aspectos. Debido a eso, la persona debe de despejar todas sus dudas con el médico y tener respuestas a todas sus preguntas, sobre todo, si sufre de alguno de estos padecimientos.

La cirugía

Una vez definido qué tipo de blefaroplastia se le va a realizar al paciente, si serán solo los  párpados superiores, los inferiores o ambos (o la técnica a usar, ya sea convencional, láser, etc.), el cirujano plástico dará la orden para que el paciente ingrese al quirófano y se comience con la operación.

En la mayoría de los casos se emplea anestesia local y sedación; sólo en aquellos casos que se combine la blefaroplastia con otra cirugía se utiliza anestesia general. Sin embargo, es el cirujano plástico y el anestesiólogo quienes tienen la última palabra y deciden qué tipo de anestesia es la más adecuada. La intervención suele tener una duración entre una y tres horas, ya que, en algunos casos, se operan solamente los párpados inferiores o los superiores y no los cuatro al mismo tiempo.

El tratamiento de la blefaroplastia en Bilbao se inicia con una incisión en las líneas naturales de los párpados cuando se trata de intervenir los superiores o en la zona que se encuentra justo debajo de las pestañas si nos referimos a los inferiores. 

Después de ese corte, el cirujano procede a la eliminación de la grasa acumulada, con el objetivo de obtener el resultado óptimo de la zona. En los casos en los que se trate de unas bolsas de un tamaño significativo, también se retirará el exceso de piel para evitar que se produzca un efecto antiestético después de la cirugía y lograr así eliminar por completo las bolsas. Para finalizar, se cerrarán las incisiones hechas al comienzo de la operación. Dichas incisiones se suturan con unos hilos muy finos para tener resultados naturales.

Periodo Postoperatorio

Como se trata de una zona comprometida como son los ojos, después de la cirugía el médico le dará especial importancia a los cuidados y atenciones que debe préstale a esa área.  Tras finalizar la intervención, el cirujano plástico aplicará una pomada médica y en algunos casos colirio o lágrimas para hidratar el ojo y evitar que se dañe.

Es bastante normal que la persona sienta algún tipo de molestia al comienzo de este período de recuperación, la cual será controlada por un medicamento que será prescrito por el doctor. Además se producirá inflamación y algunos hematomas. Su cirujano evaluará la magnitud de ello para recetar el medicamento adecuado o simplemente le indicará que se coloque compresas frías para mejorar la situación y recuperar su aspecto normal.

Durante las primeras semanas, puede que tenga un lagrimeo excesivo o problemas de nitidez en la visión (borrosa, ver doble) que es bastante común y normal en el periodo de recuperación, pero no debe preocuparse, pues el profesional le dará el seguimiento adecuado.

Pasados tres o cuatro días, la mayoría de pacientes ya pueden leer o estar frente a un ordenador sin molestias; la incorporación a la vida laboral se hace a partir de 10 a 12 días. En el caso de las mujeres es un tiempo suficiente para poder maquillarse y disimular de esa forma las incisiones.

El paciente debe tener especial cuidado a la hora de exponerse al sol, se recomienda usar gafas de sol. Sin embargo, si usa lentillas, éstas no las podrá utilizar hasta pasados como mínimo 15 días.

Los resultados de la blefaroplastia suelen ser muy prolongados en el tiempo y la cicatriz existente gradualmente se irá haciendo menos visible hasta que finalmente se convierta en una línea casi imperceptible a simple vista por las personas.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Especialistas relacionados: cirujanos plásticos en Bilbao

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.