Brackets en Valladolid

Servicios de primer nivel al mejor precio

    • Brackets

      Ortodoncia con brackets en Valladolid para corregir la mala posición de los dientes a un precio inmejorable y en un centro de prestigio.

      • Valladolid:

        • Consulta previa en Valladolid
        • Tratamiento en Valladolid
        MUY
        PRONTO
        Más detalles

Brackets en Valladolid

¿Qué son? ¿Para qué sirven?

A nivel general, entendemos como brackets en Valladolid aquellos mecanismos de ortodoncia que facilitan la corrección de determinados problemas dentales y que engloban una amplia diversidad de aparatos fijos. El concepto de brackets en sí mismo define a aquellas pequeñas piezas destinadas a solaparse en la cara de los dientes, ya sea externa o interna, y que se mantienen unidas mediante un aro de metal.

La ortodoncia metálica es una de las más solicitadas para corregir malposiciones dentarias.

La ortodoncia metálica es una de las más solicitadas para corregir malposiciones dentarias.

Además de ejercer la función de unión, este aro metálico está confeccionado para ser el principal responsable de la aplicación de una fuerza determinada capaz de empujar los dientes hacia otras ubicaciones más adecuadas.

Por su parte, las pequeñas piezas que se fijan a los dientes, es decir, los brackets, conforman la parte pasiva del aparato de ortodoncia. Su principal función es la de transmitir la potencia de forma directa hacia los dientes. Además, el conjunto de este aparato de ortodoncia se completa con una serie de alambres y elásticos; ambos encargados de determinar la dirección en la que se empujan los dientes durante la ejecución del tratamiento.

Esta dirección será elegida por el odontólogo según las complicaciones que haya que resolver. Además, la dirección en sí podrá ser modificada a lo largo de las sesiones en la consulta del dentista atendiendo a las necesidades de la situación. Es por ello por lo que se hace indispensable el establecimiento a modo de acuerdo de un determinado número de sesiones entre paciente y dentista.

Remediar los problemas de las maloclusiones y las malposiciones dentarias son los objetivos primordiales que rigen la aplicación de cualquier tratamiento de ortodoncia. Por ejemplo, se aconseja pedir cita con nuestro dentista de confianza ante el descubrimiento de unos dientes amontonados o torcidos o el desencaje de la mandíbula superior con respecto a la inferior como consecuencia de una lesión, la tendencia de niño a chuparse el pulgar, simplemente la genética heredada o la temprana o tardía pérdida de los dientes.

Candidatos idóneos para un tratamiento con brackets

Las deformidades y defectos de la dentadura y de las composiciones óseas faciales se pueden advertir en el paciente desde muy pequeño. Lo más habitual es que con el inicio de la pérdida de los primeros dientes de leche, la boca del paciente comience a sufrir una especie de reordenamiento dental con el objetivo de lograr el espacio necesario para el nacimiento de las piezas dentales definitivas.

Sin embargo, en múltiples ocasiones este proceso no se desarrolla de forma correcta dando lugar a complicaciones susceptibles de ser solucionadas mediante la aplicación de un tratamiento de ortodoncia. Pese a que no existe una edad mínima y máxima para la ortodoncia, se estima, por lo tanto, una edad ideal aquella en la que los dientes de leche comiencen a caerse y, por lo tanto, irrumpen las piezas dentales definitivas para la colocación de brackets en Valladolid en el caso de que fuese necesario.

Entre los más pequeños existe el común miedo al dentista. No obstante, cabe resaltar que durante la primera visita al dentista a lo máximo que llegará el profesional de la salud dental es a realizar una completa inspección de la cavidad bucal del pequeño.

Si bien esta primera consulta no será para nada dolorosa para el paciente, sí que servirá para ofrecer una primera valoración de la posible complicación.

En caso de necesitar ortodoncia infantil, el tratamiento no podrá empezar como mínimo hasta que el paciente cumpla 8 años. Las primeras visitas al odontólogo se recomiendan, por tanto, entre los 6 y los 12 años de edad.

Cabe destacar que el crecimiento natural de los más pequeños es una de las ventajas que utiliza la ortodoncia para cumplir con éxito sus expectativas. Sin embargo, el candidato ideal no es solo el paciente de corta edad y no existen tantas diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños. En adultos, la ortodoncia suele ser la opción más eficaz para la corrección del deterioro gradual de los dientes del paciente.

¿Cuándo hay que ponerse brackets en Valladolid?

Para responder a la pregunta acerca de cuándo debe hacerse una ortodoncia, a continuación describimos algunos cuadros clínicos que suelen requerir la rápida aplicación de un tratamiento consistente en la colocación de brackets:

Apiñamiento

Dientes apilados, giradas o mal ubicadas por falta de espacio en el hueso maxilar. La ortodoncia invisible -también denominada ortodoncia lingual- y la ortodoncia estética o de zafiro se consideran soluciones bastante eficaces.

Prognatismo

Maloclusión que se diferencia por la protrusión de la mandíbula inferior con respecto al maxilar superior. En este tipo de dentaduras los dientes inferiores están algo más adelantados que los superiores. La aplicación de brackets en Valladolid para corregir esta situación de forma temprana podrá evitar la cirugía.

Retrognatismo

La mandíbula está mal ubicada, es decir, se localiza algo más atrasada y más pequeña y, además como consecuencia el maxilar superior se adelanta más que el inferior. No existe contacto entre los dientes de arriba y los de abajo ni siquiera cuando el paciente cierra por completo la boca.

Mordida abierta

Maloclusión que favorece la inexistencia de contacto directo entre una o más piezas dentales del mismo tipo. Además, otra de las consecuencias es la incapacidad del paciente para cerrar por completo la boca.

No existe ningún límite de edad para que un paciente opte a la colocación de unos brackets en Valladolid.

No existe ningún límite de edad para que un paciente opte a la colocación de unos brackets en Valladolid.

Mordida cruzada

Se diferencia de otros tipos de mordidas dentales por facilitar la existencia de un paladar profundo y estrecho. Un factor que pone de manifiesto una relación incorrecta entre el maxilar y la mandíbula, es decir, que los dientes superiores están por dentro de los dientes inferiores, motivo por el cual puede ser necesaria la utilización de brackets en Valladolid.

Mordida tijera

Menos frecuente que la mordida cruzada. Las más habituales son las mordidas tijera de un diente aislado que comparte su origen con las mordidas cruzadas monodentarias.

Mordida borde a borde

Colisión de carácter directo entre los bordes de los incisivos superiores con los de los incisivos inferiores.

Diastemas

Alejamiento extremo entre las piezas dentales del paciente.

Mordida cubierta

Se trata de un estado de sobremordida vertical aumentada, en la que la dimensión entre los márgenes incisales dentales superiores e inferiores es excesiva.

Colapso

Estrechamiento en el maxilar o en la mandíbula que anula cualquier espacio para colocar todos los dientes de la forma correcta.

Tipos de brackets

Existen diferentes tipos de brackets en Valladolid gracias a la evolución de la ciencia.

La elección entre una y otra clase de brackets va a estar condicionada por determinados factores.

En cualquier caso, el tiempo habitual de duración de una ortodoncia de estas características se estima en torno a los 24 meses.

Brackets metálicos o convencionales

La ortodoncia metálica es la más demandada. Emplea gomitas para fijar el alambre metálico entre brackets.

Brackets transparentes cerámicos

Al ser transparentes ofrecen una mayor estética. Son invisibles ante los ojos de los demás.

Brackets de colores

Los más demandados por los más pequeños ya que disponen de tonalidades divertidas: desde los colores más discretos hasta los más llamativos.

Brackets de zafiro

Mayor resistencia y calidad, que garantizan una reducción en la generación de rozaduras en el interior de la boca al tiempo que ofrece naturalidad al adaptarse al color natural de los dientes del paciente.

Cuidado y mantenimiento de los brackets en Valladolid

Ya sea en adultos o entre los más pequeños, tras la reciente colocación de una ortodoncia a base de brackets, surgen preguntas frecuentes. Y es que un tratamiento dental de estas características implica, sin dudas, la alteración de determinadas rutinas en la vida del paciente. Lo más habitual es que estas modificaciones se engloben en torno a estos aspectos: la alimentación, el cuidado y mantenimiento de los brackets y la limpieza y cepillado durante la ortodoncia.

Por un lado, los alimentos que comamos pueden llegar a comprometer los brackets; por otro lado el mantenimiento de nuestros dientes nos evitará la aparición de caries además de las temidas enfermedades de las encías.

Al respecto, el paciente con brackets en Valladolid podrá impulsar el cuidado de su higiene bucal y evitar posibles riesgos de la ortodoncia mediante la adopción de los siguientes consejos:

  • Cepillar los dientes tras cada comida, incluyendo lengua y paladar.
  • Prestar atención a los espacios entre dientes.
  • El cepillado debe ser suave pero no agresivo.
  • El hilo dental removerá los restos de comida.
  • La pasta dental debe ser de flúor.

En cuanto a los alimentos prohibidos y recomendados tras una ortodoncia, a continuación destacamos determinados productos que más conviene evitar para salvaguardar nuestras piezas dentales:

La limpieza y el cuidado de dientes y brackets han de tenerse muy en cuenta a lo largo de este proceso.

La limpieza y el cuidado de dientes y brackets han de tenerse muy en cuenta a lo largo de este proceso.

  • Frutos secos.
  • Chicle, caramelos y todo tipo de golosinas.
  • Alimentos con alto contenido en azúcar.
  • Bebidas cítricas.

Beneficios de la ortodoncia

Se pueden destacar estos beneficios de la ortodoncia:

  • Mejora de función y estética y corrección de los defectos en la posición de los dientes.
  • Potenciamiento de la sanidad en huesos y encías.
  • Mejora tanto del estado de la boca como de la higiene bucal.
  • Alivio de las posibles presiones en la articulación mandibular.
  • Mejora de la digestión.
  • Reducción del riesgo de desgaste natural de los dientes o pérdida de estos.
  • Disminución de infecciones bucales, caries y patologías periodontales.
  • Mejora del habla y, por lo tanto, de la pronunciación.
  • Disminución del riesgo de traumatismos dentales.
  • Potenciamiento del autoestima del paciente.
  • Incremento de la calidad de vida gracias a estos brackets en Valladolid.

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.