Operación para quitar hemorroides (extirpación) en Valencia

Centro en estudio en Valencia

Operación para quitar hemorroides (extirpación) en Valencia
Muy pronto

Líbrate de forma definitiva de las incómodas hemorroides gracias a BonoMédico

Con esta operación que BonoMédico te trae, podrás olvidarte para siempre de esta incómoda patología de las hemorroides: operación para eliminar hemorroides en Valencia al mejor precio. La cirugía es la solución más completa para el problema de las molestas almorranas.

La cirugía de extirpación de hemorroides (comúmente conocidas como "almorranas"), consiste en la eliminación de las venas hemorroidales varicosas e inflamadas que salen del ano. Esta dolencia causa molestias, dolor e incluso sangrado y aunque no suelen ser peligrosas sí suponen una gran incomodidad, pudiendo afectar de forma negativa a la calidad de vida del paciente. Normalmente se realiza bajo anestesia local y su duración suele ser de entre 30 y 60 minutos. Hay que seguir las indicaciones del cirujano para tener un postoperatorio sin complicaciones.

Si te interesa conocer cuándo estará disponible esta oferta, contacta con nosotros y te avisaremos.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica y estudio previo
  • Operación de hemorroides y estancia hospitalaria (si se precisa)

No incluye

  • Posibles complicaciones fuera del proceso quirúrgico normal.

Operación para quitar hemorroides (extirpación) en Valencia: más información

Operar hemorroides en Valencia

Antes de hablar sobre la operación de hemorroides en Valencia, vamos a ver qué son, cómo se provocan, cuáles son sus síntomas y qué tipos de hemorroides se pueden dar.

Las hemorroides: qué son, causas, síntomas y tipos

Las hemorroides son una condición bastante común en la población y, aunque en algunas ocasiones pasa desapercibida, cuando no se tratan la situación se puede ser bastante compleja.

Hoy en día aún es difícil para muchas personas hablar de hemorroides. Es considerado un tema tabú por la zona donde se encuentran, es por eso que en torno a esta condición se esconden más preguntas que respuestas, poca gente conoce en sí por qué salen y cómo tratarlas.

Sin embargo, usted debe saber que todos tenemos hemorroides, pues estas se definen como un tejido submucoso donde hay venas y arterias en el conducto del ano.

Las hemorroides o almorranas se convierten en una enfermedad cuando esas venas se dilatan, de inflaman y prolapsan, ya sea hacia dentro o hacia afuera, por lo que algunas veces son visibles y otras no, como del mismo modo, en algunos casos son dolorosas.

Los médicos las describen como pequeños nudos que se forman en la mucosa anal que, aparte de provocar dolor, hay pacientes que tienen leves o intensos sangrados (dependiendo de qué tan avanzado esté el caso), ardor y picor.

Para entender un poco más del tema, es preciso que usted conozca la anatomía del ano. Este es el extremo final del tubo digestivo, ahí se encuentra el esfínter -músculo que permite la defecación-.

A continuación detallamos las partes del ano:

  • Mucosa rectal
  • Línea dentada
  • Músculos del esfínter anal
  • Plexo hemorroidal interno
  • Plexo hemorroidal externo
  • Mucosa escamosa
  • Piel perianal

Son precisamente los plexos los que se inflaman y es en donde surgen las hemorroides. Los médicos catalogan a esta como una enfermedad de insuficiencia venosa, en la que las arterias se obstruyen de alguna forma, provocando que la sangre se quede estancada y el tejido se inflama.

Los médicos han determinado que entre las causas que podrían influir en el aparecimiento de las hemorroides son aquellas actividades en las que se aumenta la presión de los plexos, como las que detallamos a continuación:

  • Pasar demasiado tiempo sentado.
  • El estreñimiento por no ingerir una dieta rica en fibra.
  • El embarazo (la presión que el bebé va haciendo en la pelvis a medida va creciendo).
  • La obesidad (actúa casi de la misma forma que el embarazo. El exceso de grasa abdominal también genera cierta presión).
  • Lesiones de tipo traumático y quirúrgicas.

Hay dos tipos de hemorroides, las externas e internas. A continuación, las explicamos con más detalle:

  • Hemorroides externas: estas son las que se ubican fuera del ano. Pueden causar dificultad al paciente a la hora del aseo tras la defecación. En este tipo, el paciente debe estar muy atento a cómo va evolucionando, pues si se forma un coágulo dentro de la misma ocurre otra patología a la que se le llama hemorroide externa trombosada.
  • Hemorroides internas: son las que se forman dentro del ano. En la mayoría de las ocasiones pasan desapercibidas, pues el paciente no las ve ni las puede tocar, pero a la hora de defecar, el síntoma más común en este tipo es el sangrado. Además, cuando estas van creciendo tienden a emerger, a lo que se le conoce como prolapso.
  • Hay un tercer tipo que se ha identificado últimamente, al que se le conoce como hemorroides mixtas, que es una combinación de las dos anteriores.

Ahora bien, usted ya tiene una idea clara de esta enfermedad. Quizás el síntoma más común de las hemorroides es que el paciente presenta sangrados en las deposiciones, pero hay otras señales a las cuales se les debe poner especial atención, como las siguientes:

  • La secreción: es la que proviene de la mucosa anal, cuando el paciente presenta hemorroides internas. En el paciente suele provocar picazón y sensación de quemadura cuando defeca.
  • Dolor: las hemorroides internas no duelen, pero sí cuando estas prolapsan o cuando son externas, pues ejercen presión en el ano y hace que la piel se estire, lo que hace las defecaciones y la limpieza un proceso muy molesto. En este punto es importante agregar que hay pacientes que también presentan dolor cuando pasan mucho tiempo sentados.
  • Sangrado: como se mencionaba anteriormente, cuando hay hemorroides la primera señal son rastros de sangre en las heces y en el papel higiénico a la hora del aseo.
  • El prolapso: cuando las hemorroides internas salen a la superficie del ano. En algunas ocasiones el paciente suele introducirlas de nuevo con los dedos, sin embargo, en casos donde estas son muy grandes es difícil poder manipularlas.
  • Prurito anal: lo que se traduce en picazón en la zona del ano.

Clasificación de las hemorroides

Los especialistas han determinado que hay cuatro clasificaciones de las hemorroides, bien a partir de su grado de inflamación de las mismas o de la sintomatología que el paciente presenta.

En ese sentido, consideramos importante que usted las conozca. A continación las detallamos:

  • Grado I de hemorroides: si bien estas son grandes, en relación a su tamaño, estas no son visibles desde la parte exterior del ano. Así como puede aparecer de repente, así también desaparecen sin ningún tipo de tratamiento. Para detectarlas, el médico debe introducir una cámara para ver en qué estado se encuentran las hemorroides. En términos generales, este tipo no tiene ningún riesgo, pero el paciente no debe descuidarlas.
  • Grado II de hemorroides: las venas inflamadas son más grandes y en este estado son claramente más visibles máxime cuando el paciente defeca. Una vez que ha terminado, estas se vuelven hacia dentro del ano donde reducen su tamaño.
  • Grado III de hemorroides: en este se va complicando más la situación, pues ya hay un prolapso, es decir, al defecar o de forma espontánea, las hemorroides salen del esfínter. En esos casos el paciente puede volver a introducirlas con las manos.
  • Grado IV de hemorroides: hay una etapa, en esta última, a la que se le conoce como prolapso anal, en la que permanentemente las hemorroides están fuera del esfínter. La situación es compleja y dolorosa para el paciente que no puede introducirlas de nuevo.

Cada uno de estos grados de hemorroides tiene su propia sintomatología, la cual explicaremos a continuación para que usted conozca de qué trata esta enfermedad en sus diferentes etapas:

Hemorroides Grado I

Como se explicaba anteriormente, las hemorroides suelen tener un tamaño considerable, es decir, que pueden ser palpables, pero visibles a través de un examen médico. En este caso, el paciente presentará picazón en el área del ano y notará restos de sangre en las heces, así como en el papel higiénico después del aseo. Es raro que se presenten síntomas y la enfermedad pasa desapercibida.

Hemorroides Grado II 

Piel inflamada, picazón, sensibilidad en el área anal, sangrados sin presentar, necesariamente, algún tipo de dolor, aunque también se pueden presentan goteos de sangre; además de esto, el paciente puede tener la sensación de que, una vez que haya defecado, la necesidad de volver a hacerlo debido a que siente un cuerpo extraño en el recto, como si no hubiera expulsado todo el cuerpo sólido.

Hemorroides Grado III y IV

El prolapso es la característica principal, por llamarlo de alguna forma, de estas etapas de las hemorroides. Estas suelen aparecer tras la defecación o sin necesidad de ella. En ese sentido, los médicos detallan los siguientes síntomas:

  • Dolor y sangrados.
  • Sensación de que hay un cuerpo extraño en el ano.
  • Exudación (líquido purulento, en algunas ocasiones) en la zona anal.
  • Pinchazos y picazón en el ano.

Uno de los factores que empeora las condiciones de las hemorroides es el calor. De acuerdo a los médicos, las altas temperaturas contribuyen al aumento de la vasodilatación (dilatación de los vasos sanguíneos y arterias) lo que provoca en el paciente ardor y picazón.

En ese sentido, una recomendación que puede dársele al paciente es que en la medida de lo posible evite el calor del mediodía, y si no puede, pues que use prendas no muy calientes para mantener relativamente fresca la zona del ano.

Las hemorroides durante el embarazo

Una de las etapas más complejas, por el cambio hormonal, pero a la vez más hermosas por las que atraviesa una mujer es el embarazo. Durante nueve meses lleva en su vientre a otro ser humano. Su concepción y su crecimiento dentro del vientre es uno de los procesos naturales más maravillosos de la evolución.

Si bien es cierto que el embarazo trae consigo múltiples cambios, algunos de ellos vividos con plena naturalidad, también hay madres que atraviesan por complicaciones durante los meses previos a dar a luz, uno de ellos son las hemorroides.

La inflamación de las venas en la zona anal es común durante el embarazo, especialmente hacia la etapa final del mismo, del sexto al noveno mes. Algunas mujeres presentan por primera vez hemorroides durante el embarazo, otras ya las han tenido antes y no han sido tan graves y estas desaparecen sin generar ningún tipo de complicación.

Pero estas pueden reaparecer durante el embarazo, más si antes ya las ha tenido. Por otro lado, es importante también recalcar que las hemorroides pueden aparecer durante el parto, cuando las mujeres están pujando para que el bebé nazca.

De hecho, varias pacientes han presentado hemorroides después de dar a luz. El problema no se vuelve tan complejo, puesto que estas son pequeñas y desaparecen con el paso de los días, sin embargo no se descarta que estas no se vuelvan grandes, por lo que siempre se debe estar pendiente de cómo estas van evolucionando.

Pero, ¿por qué son tan comunes las hemorroides durante el embarazo?

Esta es una de las interrogantes que más se hacen las futuras madres. La respuesta es simple. A medida que va creciendo el bebé dentro de madre, este va ejerciendo presión en las venas y arterias de la pelvis, además de la vena cava inferior, esa que transporta la sangre desde las extremidades inferiores hacia el corazón.

Cuando ese proceso se ve interrumpido, la sangre ya no puede circular de forma normal, es decir, sin que haya algo que le impida o haga más lento el proceso, de ahí aumenta la presión de las venas que están debajo del útero y permite que haya dilatación de las mismas.

De hecho, no solo las hemorroides son frecuentes en las mujeres embarazadas, sino también las varices, que no solo se presentan en las piernas, sino también en la vulva.

Además de esto, durante el embarazo es común que la madre presente estreñimiento, una de las causas, por no decir que la principal, por la cual las hemorroides aparecen y si ya las tiene, puede empeorarlas. Y es que a la hora de defecar, a la paciente le es más difícil mover el vientre, por lo que tiende a hacer un poco de fuerza, lo que deviene en la enfermedad.

Y por último, otra de las razones por las que las hemorroides son comunes es porque durante el embarazo hay un aumento de la progesterona, una hormona que permite que las paredes de las venas se dilaten más y se inflamen con más facilidad. De hecho, esta hormona también hace que el sistema digestivo trabaje más lento favoreciendo el aparecimiento de estreñimiento.

¿Cómo prevenirlas durante el embarazo?

A continuación le expondremos algunas recomendaciones que puede seguir para que las hemorroides no se conviertan en un dolor de cabeza para usted:

  • Antes que nada, lo primero que debe evitar es el estreñimiento, para eso debe comer alimentos altos en fibra que le ayuden a evacuar sin hacer ningún tipo de esfuerzo. A eso se suma que debe tomar abundante agua, más de los ocho vasos diarios que algunos recomiendan, para eso, siempre tenga a mano un recipiente con agua y a la hora de sus comidas, siempre sustitúyalo por el refresco.

Por otra parte, hacer ejercicio también ayuda a prevenir las hemorroides o, en todo caso, a retrasar el momento de tener que acudir a la operación de hemorroides en Valencia. Hágalo dependiendo de las recomendaciones que le dé el médico, quizás una caminata a paso lento ayude.

  • Cuando sienta la necesidad de ir al baño, vaya, no deje pasar demasiado tiempo. Además, tampoco esté mucho tiempo sentada en el baño, si no puede evacuar, levántese y trate más tarde, además, esa posición también podría provocarle dolor en la espalda y en las piernas.
  • Pregunte a su médico qué tipo de ejercicios le recomienda para mejorar la circulación en la zona del recto.
  • No pase mucho tiempo de pie o sentada, levántese cada cierto tiempo y siempre busque la forma de acostarse de su lado izquierdo para que no haga más presión sobre las venas rectales.

Estas son algunas de las recomendaciones que podemos darle para que evitar operar las hemorroides en Valencia. Sin embargo, en algunos casos ya es demasiado tarde, por lo que, en ese sentido, usted también puede vivir su embarazo sin ninguna complicación. Por eso, le damos algunos consejos a seguir para aliviar las hemorroides:

  • El hielo se convierte en una buena opción cuando hay inflamación en la zona anal, para eso envuélvalo en toallas y aplíquelo cuidadosamente.
  • Los baños de asiento de agua caliente también ayudan. Hágalos por espacios de 10 o 15 minutos y sentirá que eso permitirá que baje la inflamación.
  • Cuando evacúe limpie bien la zona del ano cuidadosamente con el papel higiénico. Humedecerlo antes también es de gran ayuda. Para algunas mujeres usar toallas húmedas, de las mismas que usan los bebés permiten que la zona del ano no sufra algún tipo de laceración por el papel muy duro.

Una de las recomendaciones finales que podemos darle es que si a pesar que haya realizado los consejos anteriores las hemorroides no ceden y si a eso se le suma que hay leves o abundantes sangrados, lo mejor será que vaya de inmediato al médico para que trate el problema.

Tras el parto, las hemorroides desaparecen y si persisten, los consejos que dimos anteriormente ayudarán mucho. En raras ocasiones es necesario que haya cirugía y se tengan que operar de hemorroides;  ésa es una opción cuando el caso es muy severo.

Durante el embarazo las hemorroides pueden ser tratadas pero bajo vigilancia médica permanente, pues cualquier medicamente que usted ingiera puede afectar el desarrollo o incidir en el bienestar del bebé.

Para eso, siempre que tenga alguna duda vaya donde el especialista para que le indique algún fármaco o tópico para que las molestias disminuyan

Diagnóstico de las hemorroides

En muchas ocasiones, las hemorroides no son diagnosticadas a tiempo pues el paciente si bien presenta alguna molestia a la hora de defecar, lo atribuye al estrés o a las comidas picantes que ha ingerido, sin embargo, a este problema debe ponérsele especial atención antes de que el panorama se complique todavía más.

Para eso, el paciente tiene que ser el primer filtro, con esto nos referimos a que si en su familia hay antecedentes de hemorroides, es posible que usted las presente. Entonces, primero debe informarse de esta enfermedad, aprender a reconocer cuáles son sus primeros síntomas y cómo identificarlos.

Quizás, en primer instancia, los más común es el dolor al defecar y pequeñas gotas de sangre en el papel higiénico, lo cual indica que algo no anda bien. 

Entonces, debe ir al médico para que le realice una serie de exámenes para determinar qué pasa. Descartará la presencia de tumores malignos en la zona del ano y del recto, esto pues si hay un sangrado, el especialista debe estar seguro de que no se trata de una enfermedad más grave.

Uno de los exámenes que realizará será el tacto rectal en el que identificará las zonas donde hay algún tipo de lesión. Para tener un diagnóstico más certero, los especialistas recurren a la proctoscopia o rectoscopia, en ambas el médico se auxilia por medio de una cámara para tener amplia visión. Si nota que hay inflamación e irritación de las venas, leves prolapsos es porque hay hemorroides. 

Aquellas hemorroides que están muy inflamadas tienden a desaparecer, sin embargo, si persisten las molestias, especialmente el sangrado tras las deposiciones, por muy leve que este sea, el médico deberá realizar un examen más minucioso del aparato digestivo al que se le conoce como colonoscopia.

Complicaciones

Con un buen tratamiento, las hemorroides suelen desaparecer sin mayores sobresaltos, sin embargo hay pacientes con prolapsos, como en los casos de las hemorroides grado III y IV.

Recuerde que en esos casos hay venas que están fuera del recto, entonces, estas se vuelven molestas a la hora del aseo tras las deposiciones. El uso del papel higiénico, por su textura, puede provocar algún tipo de lesión en las venas prolapsadas y la consecuencia son las fisuras anales.

A la hora del aseo de la zona rectal, también es importante que el paciente tenga el cuidado de no provocar un sangrado al lastimarse alguna arteria. Si eso sucede, debe ir de inmediato al médico. 

Ahora bien, si a eso se le suma que, al tratarse de una zona muy sensible a cualquier tipo de cortadura, las bacterias de las heces pueden infectar el área, lo que hace más compleja la situación, pues estas pueden llenarse de pus y abscesos, los cuales deben ser removidos de carácter urgente por medio de una intervención para operar de hemorroides en Valencia. Las fístulas anales son otra de las complicaciones.

En resumen, las hemorroides con un buen tratamiento médico pueden erradicarse, sin embargo, también influye el tipo de comida que se ingiera, así como ciertos hábitos que el paciente debe cambiar. Tomar abundante agua ayuda mucho, así como hacer ejercicio.

En el embarazo, es frecuente que se dé este tipo de problemas, sin embargo, la madre puede llevar una vida normal cuando estas si bien son pequeñas, suelen desaparecer, o en todo caso, el médico recetará algunas medicinas que ayuden a aliviar las molestias.

En todo caso, siempre visite al médico ante cualquier duda que tenga, esté o no embarazada. Las hemorroides que no se tratan pueden volverse peligrosas, máxime cuando haya pequeños sangrados.

La alimentación es clave cuando hay hemorroides. Una dieta equilibrada y rica en fibra será una de las recomendaciones del médico. 

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: cirujanos generales en Valencia

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Especialistas relacionados: cirujanos generales en Valencia

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.