Otorrinolaringólogos en Toledo

Los mejores especialistas médicos

Obstrucciones en la laringe

Obstrucciones en la laringe

La más importante de las privaciones que puede sufrir la laringe es la del aire. Por ello la naturaleza ha previsto dos vías de respiración: la fisiológica o nasal y la de emergencia o bucal. Voluntariamente no podemos dejar de respirar. Topográficamente los otorrinos de Toledo consideran dos grandes grupos:

Obstrucciones vías respiratorias altas

Igualmente podemos realizar una división topográfica en:

  • Faringe: a nivel de la orofaringe son muy raras pues ésta posee una gran amplitud. A nivel de la hipofaringe son igualmente raras y no comprometen, además, directamente a la vía respiratoria. No obstante, un tumor del seno piriforme, por ejemplo, podría llegar a comprimir la faringe y ocasionar problemas respiratorios. En general, podemos decir que el responsable de una obstrucción faríngea casi siempre es un tumor, con la particularidad de que tiene que ser gigantesco.
  • Laringe: es el asiento predilecto de las obstrucciones respiratorias, y dentro de ella la región infraglótica pues es la más estrecha. Esta región, además posee un corión muy laxo, rico en vasos y con abundantes glándulas: ello hace los procesos inflamatorios y edematosos muy frecuentes a este nivel, especialmente en los niños. El vestíbulo laríngeo es, por el contrario, el lugar más frecuente de la obstrucción en el adulto donde origen casi siempre es un tumor.

Como la localización más frecuente es, con mucho, la laríngea, es a ella a la que nos vamos a ceñir en la descripción de las causas. La mayoría de las veces la obstrucción laríngea es un síntoma, la manifestación de otro proceso generalmente más amplio, la secuela de otro proceso anterior del paciente, circunstancia que suelen tener en consideración los otorrinos de Toledo. La excepción la constituye la estenosis cicatrizal de la laringe, en la que la obstrucción laríngea es la propia enfermedad.

  1. Malformaciones congénitas:
    • Agenesia de laringe: requiere una traqueotomía inmediata. Suele asociarse a otras malformaciones que la hacen, en general, incompatible con la vida.
      1. Estenosis o estrechamientos congénitos: cursan con disnea, llanto ronco...
      2. Estridor congénito de la laringe: es muy frecuente y benigno. No es una verdadera estenosis no se acompaña de disnea real ni de cianosis, sino un ruido respiratorio.
  2. Inflamaciones (laringitis): rara vez dan problemas estenóticos en el adulto, pero sí en niños, pues el calibre de su laringe es menor y el corion infraglótico -principalmente- más laxo. Las formas localizadas son mucho más frecuentes, sobre todo las infraglóticas.
  3. Traumatismos: cada vez más frecuentes en nuestra sociedad (desde intentos de estrangulamiento hasta puñaladas en el cuello). Son típicas en los accidentes de circulación sin el cinturón de seguridad: la cabeza da el latigazo hacía atrás y el cuello golpea en el cristal. Pueden ser contusiones simples (con hematoma), fracturas (con desviación de fragmentos) o heridas abiertas (aparece disnea pues pasa generalmente sangre por la vía respiratoria al pulmón)
  4. Edemas: son consecuencia de traumatismos o inflamaciones, más raramente de tipo radiológico y aún más de causa general (cardíaca...).
  5. Tumores: son la principal causa en el adulto.
  6. Parálisis.
  7. Compresiones de vecindad, generalmente de causa tumoral.
  8. Cuerpos extraños, una de las causas más frecuentes.
  9. Estenosis genuinas o cicatrizales: cuando se produce una cicatriz dentro de un órgano hueco, ésta tiende a estrechar esa cavidad. Estas lesiones retráctiles pueden obedecer:
    • Infecciones: laringitis específicas y dentro de ellas la sífilis.
    • Traumatismos.
    • Intervenciones quirúrgicas: laringectomías supraglóticas...
    • Edemas: pueden organizarse y dar lugar a una retracción.

Intubación: Podemos considerarlas también traumáticas y hoy día son las más frecuentes en las consultas de los otorrinos de Toledo. (95% de las estenosis cicatrizales). La intubación prolongada va a dar lugar a una úlcera de decúbito que luego cicatrizará originando una estenosis irreversible. Es un problema muy grave porque sólo tras muchos años tratamiento a veces se llega a la curación, y porque todas se podrían evitar: experimentalmente se ha comprobado que un tubo que permanezca más de 48 horas ya puede dar lugar a estas lesiones.

Obstrucciones vías respiratorias bajas

Constituye la llamada obstrucción secretoria de las vías respiratorias bajas pues el acumulo de secreciones a nivel bronquial y bronquio-alveolar es lo que produce el encharcamiento de los campos pulmonares, dando lugar a un cuadro de disnea similar al anterior. La terapéutica va a ser similar a la de la obstrucción de las vías altas: traqueotomía o intubación. Como causas tenemos patología distinta al árbol respiratorio:

  • Estados de coma y debilidad general (anestesias prolongadas, pérdida de conciencia): hacen que los reflejos de defensa del árbol respiratorio no funcione bien, con lo que las secreciones bronquiales no se eliminan, pasa saliva al árbol respiratorio.
  • Lesiones bulbares que afecten al centro respiratorio: se pueden producir en la polio, tétanos, botulismo, miastenia gravis...
  • Las parálisis faríngeas y laríngeas, sobre todo bajo anestesia, en las que al perderse la sensibilidad también se abolen los reflejos.
  • Los traumatismos torácicos, pues el dolor imposibilita los movimientos torácicos y por tanto la eliminación de secreciones.

Tumores y tumoraciones del cuello

Los otorrinos de Toledo han observado que existen estrechas relaciones en la faringe y la laringe, proximidad anatómica y drenaje linfático. Las tumoraciones del cuello son muy frecuentes, excluiremos en este tema las afecciones del tiroides. A este nivel, se cumple la "regla de los 80", el 80% de los tumores del cuello son oncológicos y el 20% restante tienen otro origen:

  1. Malformaciones:
    • De la línea media: quistes o persistencia del conducto tireogloso. Los quistes son redondos, indoloros, suelen fluctuar, a veces, sin tener tejido líquido. Siempre están en la línea media y aparecen en la infancia, a veces en adultos, por infección. Pueden tener una fístula por la que se infectan.
    • Laterales: Quistes branquiales, aparecen siempre en el borde anterior del esternocleidomastoideo, con dos localizaciones:
      1. Alta: a nivel del ángulo de la mandíbula.
      2. Baja: a la altura del cartílago tiroides. Tienen una fístula de la que sale líquido. Pueden infectarse, suelen darse en niños y jóvenes.
  2. Procesos inflamatorios:
    • Calientes: Cuadros agudos: accesos y celulitis. Es una tumefacción, dolorosa, caliente, con fiebre...
    • Fríos o procesos crónicos: El más frecuente es a nivel cervical (se ve con relativa frecuencia). Son adenitis tuberculosas, que se inflaman y pueden abrirse dejando cicatrices. Suelen ser múltiples. Se trata de un proceso benigno.
  3. Procesos oncológicos: el 80% son tumores malignos, y el 20% benignos.
    • Benignos:
      1. Neurinomas de los nervios del cuello.
      2. Lipomas.
      3. Condromas.
      4. Osteomas de la columna vertebral.
      5. Miomas.
      6. Linfomas.
      7. Mixomas.
      8. Higroma quístico: Es un linfangioma. Es un tumor pediátrico, aparecen en el momento del nacimiento. Es un tumor que se ve y no se toca, por ser muy blando, se palpa mal. Está formado por un pelotón de vasos dilatados.
    • Malignos: el 80% son metastásicos y el 20% primitivos.
      1. Primitivos:
        • Linfoma maligno primitivo: Puede comenzar en un sólo ganglio, pero pronto se disemina, dando metástasis precoces. Es de rápido crecimiento. No tiene la dureza de una carcicoma, pues es al principio blando e indoloro. Se fistuliza precozmente a piel, dando lugar a infecciones secundarias. El diagnóstico se hace por la anatomía patológica.
        • Branquioma maligno: Es un carcinoma, formado, a partir de restos epiteliales del aparato branquial. Puede aparecer sobre un quiste branquial que se maligniza. Localizado siempre en el borde anterior del esternocleidomastoideo. Es un tumor denso e infiltrante.
      2. Metástasicos: El 20 % de órganos situados por debajo de la clavícula:
        • Carcinoma pulmonar, es lo más frecuente. Aparecen adenopatías del hueco supraclavicular o parte posterior del esternocleidomastoideo.
        • Tumores mediastínicos: Sobre todo linfomas.

Estos tumores son siempre adenopatías, con las siguientes características de malignidad que describen los otorrinos de Toledo:

  • De crecimiento rápido.
  • Duras.
  • Únicas al principio.
  • Indoloras al principio.
  • Luego la adenopatía contacta con otras y forma un plastrón que se adhiere a órganos vecinos y a planos profundos, adhiriéndose también a piel posteriormente.
  • Se pueden quistificar, abriéndose finalmente al exterior.
  • Suelen ser de tipo Epitelial o Linfoma. Carecen de la dureza del carcinoma. Muy pronto se difunde por los ganglios linfáticos del cuello, formando un rosario de adenopatías.

Especialistas relacionados: otorrinolaringólogos en Toledo

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.