Fecundación in Vitro-ICSI en Sevilla

MásVida Reproducción

Fecundación in Vitro-ICSI en Sevilla por 1.762 €
Hasta
el
13 may

No renuncies a tu sueño de tener hijos. BonoMédico te ayuda a hacerlo realidad

Bonomédico te trae a los mejores especialistas en fertilidad: fecundación in vitro en Sevilla y con los mejores especialistas de MásVida Reproducción por solo 1.762 €. Con las excelentes posibilidades de financiación.

La fecundación in Vitro es una técnica que permite fecundar un óvulo con un espermatozoide fuera del útero. Ofrece un elevado porcentaje de éxito y es, junto a la inseminación artificial, la técnica de reproducción asistida más usada a día de hoy. En esencia consiste en la extracción de óvulos y espermatozoides de los propios pacientes y su posterior tratamiento. Se introduce, mediante un aguja microscópica, el espermatozoide en el óvulo, propiciando la fecundación. Después de varios días, los óvulos fecundados se reintroducen en el útero de la madre, donde se gestarán de manera natural.

En MásVida Reproducción las opciones de fecundación in vitro en Sevilla son varias:

  • Fecundación in Vitro con óvulos vitrificados: 1.762 €
  • Fecundación in Vitro-ICSI: 3.500 €
  • Fecundación in Vitro con donante de óvulo: 5.285 €

Reserva tu bono de consulta gratuito en esta página y te llamaremos para darte cita en MásVida Reproducción, donde podrás resolver todas tus dudas y te ayudarán a escoger el mejor tratamiento para conseguir un embarazo. Infórmate sin ningún compromiso.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica y estudio previo.
  • Obtención de los gametos masculino y femenino a partir de los propios pacientes o de donantes anónimos.
  • Tratamiento de fertilidad mediante fecundación in vitro

No incluye

  • Posibles complicaciones fuera del proceso médico normal.

Fecundación in Vitro-ICSI en Sevilla: más información

Edad máxima para la fecundación in vitro en Sevilla

La fecundación in vitro en Sevilla es uno de los tratamientos de reproducción asistida al que más recurren las parejas que sufren de esterilidad o de infertilidad (no son términos sinónimos, ya que hay diferencias entre ellos) y de los que más éxito tiene. Sin embargo, como cualquier otro tratamiento, tiene sus límites y vamos a centrarnos en la edad, que es un aspecto que genera controversia. Para algunos la edad es relativa, pero en los tratamientos de reproducción asistida juega un papel determinante en el porcentaje de éxito. 

Primero que nada usted debe saber que en el caso de las mujeres los médicos piden que ésta sea capaz de soportar un embarazo, es decir, la gestación no es una cuestión pasajera, esta trae consigo un sinfín de síntomas que algunas no podrían tolerar.

Pero más allá del aspecto físico, el médico evaluará si el útero es capaz de llevar un embarazo; a eso se suma que la mujer debe ser capaz de llevar a cabo la estimulación ovárica, es decir, que haya una producción significativa de folículos maduros y a su vez que estos contengan los óvulos maduros de excelente calidad.

En el caso de los hombres, cuando eyaculen deben tener espermatozoides, al menos tres millones de ellos por mililitro. 

Ahora que ya conoce los requisitos mínimos que debe reunir para someterse a una fecundación in vitro, es preciso que tenga en cuenta que al hablar de edad, los médicos la ubican en aquellas parejas menores de 35 años.

Y es que la edad influye en gran manera en la calidad de los espermas y de los óvulos. Para ponerlo más sencillo: una mujer menor de 35 años tiene un 50 por ciento más de posibilidades de lograr el embarazo, tras al menos tres intentos; mientras que las mayores de 35 ven reducidas sus posibilidades.

Las mujeres que desean un embarazo y rondan entre los 40-45 años están entrando en la etapa de la menopausia, donde se presentan cambios hormonales drásticos, como la irregularidad de la menstruación que va desapareciendo poco a poco y, por ende, también la ovulación.

En ese sentido, se aconseja recurrir a óvulos de donantes para lograr el objetivo y si tampoco el organismo de la madre puede soportar la gestación, así como el parto, está la opción del vientre de alquiler, en el que una mujer accede a llevar dentro de sí el bebé de los padres que se convertirán en los receptores.

Lograr un embarazo después de los 40 es posible en algunos casos. Se conoce de mujeres que lo han hecho realidad, pero se debe tener en cuenta que se requiere de más cuidados, de una vigilancia permanente, pues se corre el riesgo de que se presenten anomalías congénitas como las que se describen anteriormente.

Pese a que hoy en día se ha vuelto más común retardar la maternidad, en la medida de lo posible debe reducirse el tiempo de espera para garantizar un embarazo sano, sin complicaciones tanto para la madre como para el bebé, la razón principal de todo esto.

El embarazo de gemelos es uno de los riesgos más frecuentes de la fecundación in vitro

El embarazo de gemelos es uno de los riesgos más frecuentes de la fecundación in vitro

Riesgos de la fecundación in vitro

Al igual que en el resto de procedimientos de reproducción asistida -pues también existen riesgos en la microinyección espermática o en la inseminación artificial-, la fecundación in vitro en Sevilla cuenta con una serie de complicaciones de las que la pareja deberá estar informada al detalle y que tendrá que considerar en su conjunto para saber a lo que se atienen al someterse a esta técnica. De este modo, y aunque el sector de la medicina ha sufrido una notable evolución y las complicaciones hayan disminuido sustancialmente, existen una serie de riesgos comunes a todos los procedimientos. Los riesgos más habituales que pueden aparecer durante el proceso son los siguientes:

·         Gestación múltiple

Existe la posibilidad de que se origine un embarazo múltiple, esto es, la mujer experimenta varios embarazos al mismo tiempo. Pese a que no es demasiado habitual, debido al hecho de que se transfieran distintos embriones hasta el útero para que se incremente así la probabilidad de éxito, se puede dar el caso de que todos ellos consigan su objetivo. En nuestro país, la transferencia es de tres embriones como máximo. Sin embargo, la cantidad de ovocitos susceptibles de recuperación después de la ovulación no se encuentra fijada.

·         Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

Quizás constituya la principal complicación de la fecundación in vitro. En una de las etapas del proceso, la paciente recibe un tratamiento hormonal con la finalidad de estimular su ovulación. Es en dicha etapa en la que puede aparecer el denominado síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO), que tiene lugar en el caso de que se dispare la producción de ovocitos. Si esto sucediese, y en aquellas situaciones más leves, el tratamiento será ambulatorio y con reposo y bebidas isotónicas será suficiente. No obstante, si el caso se agravase y el estado de salud de la paciente se deteriora, puede precisarse el ingreso clínico de la misma y también otra clase de tratamientos más estrictos.

·         Efectos secundarios de la punción

A lo largo de la etapa de punción folicular por vía vaginal es posible que surjan daños en ciertos órganos de la paciente -vejiga, uréter, intestino, etc.- Debido a ello, resulta fundamental elegir un médico experto, ya que los riesgos derivados de este procedimiento pueden aumentar o disminuir según la destreza que este posea.

·         Embarazo ectópico

Un embarazo ectópico hace referencia a aquel que se desarrolla fuera del útero, es decir, no es viable. De todos modos, la probabilidad de que esto se suceda es mínima.

·         Otros problemas de salud

Debido a la ingesta de determinados fármacos, la paciente puede experimentar algunas complicaciones como, por ejemplo: distensión, dolor en la zona del abdomen, estado de ánimo cambiante, dolor de cabeza, etc. De la misma forma, existen medicamentos que deben administrarse a través de inyecciones que pueden ocasionar hematomas.

Asimismo, cabe reseñar que la utilización de esta técnica puede suponer un elevado coste en relación a otros procedimientos de reproducción asistida. Por este motivo, las parejas deben ser plenamente conscientes de los porcentajes de éxito de esta técnica, compararlos con los obtenidos con otros procedimientos como la inseminación artificial y asumir que en determinadas ocasiones se precisa efectuar el procedimiento repetidas veces para lograr el embarazo y posterior alumbramiento de un bebé sano.

En cualquier caso, recalcar que los riesgos inherentes a la fecundación in vitro no son en absoluto habituales, pues la seguridad prevalece en este tipo de técnicas.

Beneficios de la fecundación in vitro

A pesar de los riesgos descritos con anterioridad, la fecundación in vitro en Sevilla es uno de los procedimientos más solicitados en España. El motivo no es otro que la cantidad de ventajas que presenta. Entre ellas resaltamos las siguientes:

o    Concepción

Supone el beneficio fundamental de esta técnica de reproducción asistida, pues un gran número de parejas que no alcanzan la concepción de modo natural, consiguen su objetivo del embarazo y así cumplen su deseo de ser padres.

La Fecundación in vitro es uno de los tratamientos más exitosos para lograr un embarazo

La Fecundación in vitro es uno de los tratamientos más exitosos para lograr un embarazo

o    Superioridad con respecto a otras técnicas

Si dependieran exclusivamente de otras técnicas de reproducción asistida, una gran mayoría de parejas con problemas de fecundación no llegaría a tener descendencia. Es decir, en determinadas situaciones, la fecundación in vitro puede conseguir lo que otras técnicas no consiguen.

o    Tasa de éxito

La fecundación in vitro es un procedimiento que cuenta con un porcentaje de éxito bastante alto. De este modo, millones de parejas han dado buena cuenta de los beneficios que esta técnica ofrece y consiguen su sueño de dar a luz hijos sanos.

o    Poco invasiva, natural y nada dolorosa

No precisa la utilización de anestesia, ya que la mujer no experimenta dolor alguno. Asimismo, se trata de uno de los procedimientos menos invasivos, ya que la fecundación es idéntica a la producida en una relación sexual plena y en la que no se empleen métodos anticonceptivos. Aunque se favorezca la fecundación, los espermatozoides deben valerse por sí mismos para acceder el interior del óvulo.

o    Antigüedad de la técnica

Son muchísimos los profesionales médicos que conocen al detalle este procedimiento, ya que son muchos los años de práctica en todo el mundo. Los riesgos que pueden aparecer también son conocidos, por lo que se procuran impedir de todas las formas que están al alcance. Debido a todo ello, la frecuencia con la que suceden los riesgos es muy reducida.

Teniendo en cuenta la totalidad de beneficios de la fecundación in vitro, la pareja considerará la totalidad de procedimientos de los que dispone hoy día y se dirigirá a un equipo médico profesional que posea la debida experiencia en este sector. Lo que no hay que hacer en ningún caso es perder el ánimo ni la esperanza, ya que el campo de la medicina atraviesa por un momento excelente y nos ofrece muchas variantes a través de las que alcanzar el sueño de ser padres de forma natural. En este sentido resulta fundamental que las parejas se sometan a los análisis que sean precisos a la hora de seleccionar el procedimiento que mejor se adapta a su situación concreta.

Malformaciones congénitas: embarazos naturales y por reproducción asistida

¿Hay más riesgos de que el niño nazca con malformaciones si se utiliza un método natural o no para lograr el embarazo? Este es un tema muy debatido hoy en día, pero que tiene una respuesta clara: no existen más riesgos si se acude a una fecundación in vitro en Sevilla que si se realiza por métodos naturales.

Mucho se dice sobre si uno de los puntos que tienen en contra los métodos de reproducción asistida es que, tras la manipulación de los óvulos y espermas, se corre el riesgo de que el bebé nazca con malformaciones congénitas.

Antes de entrar en detalle en ese punto, usted debe conocer qué son las malformaciones congénitas. Estas se definen como aquellas anormalidades o defectos, visibles o no, que están presentes desde el nacimiento.

El médico suele detectarlos en los primeros días nacido el bebé e incluso desde antes, prenatalmente. En la mayoría de los casos esas anormalidades son graves e implican un riesgo para el bebé, así como generan un alto impacto médico en el tratamiento que este recibe.

Afrontar la situación con buen ánimo es fundamental para lograr el embarazo

Afrontar la situación con buen ánimo es fundamental para lograr el embarazo

Hay dos tipos de malformaciones congénitas: las estructurales y las funcionales. Las primeras son las más comunes y se refieren a las que presentan una anormalidad en el cuerpo, como por ejemplo la espina bífida, labio o paladar hendido, hidrocefalia, ceguera congénita, defectos en la cadera o pie deforme entre otros. En todos estos el paciente necesitará rehabilitación o una operación para corregirlo.

En el caso de las anomalías congénitas funcionales son de alto impacto médico y psicológico, tanto en el niño como en la madre y el resto de la familia. Estas se refieren a aquellas en las que está comprometido el aspecto funcional del bebé como las cardiopatías congénitas, el síndrome de Down, defectos en el tubo neural, que son las de tipo más grave.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud determina que, aunque la cantidad es baja en comparación al resto (276 mil), las anormalidades congénitas son una de las causas de la mortalidad infantil en todo el mundo.

Pero, ¿cuáles son los factores de riesgo y las causas de las malformaciones congénitas? En primera instancia se ha determinado que las familias de bajos ingresos económicos, sumidos algunos de ellos en pobreza extrema son más propensos a que en el embarazo se desarrollen anormalidades en el feto, debido esto a que carecen de los medios para lograr una buena alimentación que ayude a que el niño crezca y se forme de una manera adecuada.

La edad también se cuenta como factor de riesgo. Por ejemplo aquellas madres mayores que deciden tener hijos corren el riesgo de que el bebé nazca con síndrome de Down, por ejemplo.

Infecciones como la rubeola, la sífilis, la consanguinidad (parejas de hermanos o primos), el estado nutricional de la madre, así como factores externos como la ingesta de alcohol o tabaco durante la gestación, así como de otro tipo de drogas, algunos medicamentos que se utilizan para tratar enfermedades como la depresión, entre otras, también influyen en que se presenten malformaciones congénitas.

Afortunadamente, este tipo de deficiencias pueden prevenirse si la madre comienza un tratamiento médico en el que se identifiquen deficiencias de vitaminas, por ejemplo, así como si planea un embarazo comenzar a tomar suplementos que le ayuden a tener una vida saludable, así como mejorar la calidad de vida.

A continuación detallamos algunos puntos que sirven para prevenir las malformaciones congénitas durante el embarazo:

  • Se debe asegurar que se elimine la ingesta de alcohol, así como del tabaco u otro tipo de sustancias nocivas para el bebé como para la madre.
  • Una dieta equilibrada, saludable, en la que se garantice que la madre tenga aportes significativos de vitaminas y minerales a través de la alimentación. Aquí también cabe destacar que debe ingerir ácido fólico.
  • Llevar un control médico en el que se trate de prevenir o controlar la diabetes gestacional.
  • Evitar que se exponga a la madre a factores ambientales nocivos como metales pesados, plaguicidas, además de medicamentos que pueden resultar contraproducentes en el embarazo.

Todos esos detalles debe vigilarlos el personal médico que tiene a su cargo el control del embarazo. En la medida de lo posible que esto se cumpla, se garantiza el bienestar del bebé, se reduce considerablemente la posibilidad de que este desarrolle alguna anomalía, ya sea funcional o estructural, en la gestación.

Esto es importante para que usted comprenda los riesgos de las malformaciones congénitas. Y en este caso, en el que desarrollamos si estas están ligadas a la reproducción asistida, es válido que se conozca al detalle.

En ese sentido, para algunos especialistas la manipulación que hay de los óvulos, espermatozoides y embriones, en alguna medida, contribuyen a que el niño al nacer o durante su crecimiento dentro del vientre, presente malformaciones.

Sin embargo, cuando se habla de este tema se debe saber que toda anomalía se da a nivel de cromosomas, parte en la que no interfiere la reproducción asistida, puesto que esta sólo ayuda a lograr la fecundación al elegir las mejores muestras para garantizar un embarazo y que este llegue a término.

El apoyo de la pareja y de la familia es de gran ayuda para que el tratamiento de fecundación resulte bien

El apoyo de la pareja y de la familia es de gran ayuda para que el tratamiento de fecundación resulte bien

En pocas palabras, se afirma que tanto las mujeres que logran un embarazo de forma natural como aquellas en las que han recurrido a la reproducción asistida -ya sea por fecundación in vitro, inseminación artificial, microinyección espermática, transferencia de embriones, etc.- tienen el mismo riesgo, independientemente de ello. En todo esto juegan un papel fundamental los cuidados previos, los factores genéticos, tanto de la madre como del padre, así como el estilo de vida.

Una buena forma de prevenir las anormalidades es el diagnóstico genético preimplantacional en el que el médico examina las células de los embriones que se han formado para determinar qué tipo de problemas podría presentar en el crecimiento. Esto no es más que todo un proceso selectivo en el que el especialista elige a los mejores para que continúen con su crecimiento y desarrollo normal.

De hecho en los últimos años este examen se ha convertido en una herramienta importante en la detección de enfermedades de los futuros niños. 

Ahora bien, si usted está planeando un embarazo y lo ha retrasado en los últimos años, es preciso que se ponga en control previo con el médico para que le practique una serie de análisis para ver si está en condiciones de lograr la gestación, pero antes que eso, la fecundación. En todo caso, sí hay que afirmar que entre los riesgos de la fecundación in vitro, los riesgos de la inseminación artificial, o de la microinyección espermática, están algunos como los de embarazos múltiples o la hiperestimulación ovárica, pero no el de mayor riesgo de malformaciones en el feto.

Los cuidados prenatales son de gran ayuda, así que puede comenzar desde ahí para ir preparando el camino hacia la maternidad.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Fecundación in Vitro-ICSI en Sevilla: noticias relacionadas

    Tipos de donación de óvulos

    Muy pocos artículos hablan sobre los tipos de donación de óvulos, pero en realidad, si existen.

    En realidad existen dos tipos de donación de óvulos, los cuales se realizan cuando una mujer no puede concebir con óvulos propios y busca los de una donante para que estos se puedan fecundar con el espermatozoide del esposo de la receptora o con el esperma de un donante anónimo.

    A continuación explicaremos los tipos de donación de óvulos:

    Donación sincrónica

    Es aquella donación de óvulos en la que se sincroniza tu ciclo con el de la donante por medio de tratamiento hormonal sustitutivo con estroprogestágenos. Una vez sincronizados, el proceso se desarrolla de la siguiente manera:

    El día de la donación, se extraen los óvulos de la donante, que se inseminarán con la muestra de semen de tu cónyuge o de donante. Para la recogida del espermatozoide se necesita de una abstinencia sexual de 3-5 días, así como de profilaxis antibiótica. 

    Donación de ovocitos de banco

    La mayoría de clínicas de reproducción asistida cuentan con un banco de óvulos de donantes, de manera que el equipo médico-biológico puede realizar la asignación de óvuos criopreservados y programar el ciclo de acuerdo a tu disponibilidad.

    Cuál es la definición de verificación de fertilización

    En la Fecundación in Vitro (FIV) se le pedirá al hombre que extraiga su espermatozoide el cual se coloca junto con los óvulos de mejor calidad que se le extrajeron a la mujer. La mezcla de espermatozoides y óvulo se le conoce médicamente como inseminación.

    Los óvulos y el espermatozoide se guardan en una cámara en un ambiente idóneo para la inseminación. La mayoría de veces, el espermatozoide entra en fecundación con un óvulo unas horas después de la inseminación.

    En caso de que el médico sienta que la probabilidad de fecundación es baja con la técnica FIV, sugerirá a la pareja que se realice la técnica que se deriva de la FIV, la cual se denomina inyección intracitoplásmica de espermatozoides (ICSI, por sus siglas en inglés) donde se puede inyectar directamente el espermatozoide dentro del óvulo para mayor probabilidad de éxito.

    Dependiendo de la técnica utilizada para lograr la fertilización (FIV o ICSI) los óvulos son re-analizados entre 15 y 18 horas luego de aplicada. Aquellos que han sido fertilizados normalmente, los cuales han desarrollado dos pronúcleos, serán devueltos a la incubadora por otros dos  a cuatro días.  Los óvulos fertilizados o embriones que no se utilicen en la transferencia pueden ser criopreservados.

    La prueba masculina de fertilidad denominada Test de Hühner

    Aunque es una prueba masculina porque se evalúan los espermatozoides, pero en realidad el test de Hühner (test postcoital) se le realiza a las mujeres, ya que es un test postcoital que permite determinar el número de espermatozoides como su comportamiento presente en la vagina de la mujer que tuvo relaciones sexuales con penetración. La prueba postcoital se lleva a cabo entre las 8 a 12 horas después de haber tenido relaciones sexuales. También controla la consistencia de la mucosidad mientras se está en el periodo de ovulación.

    Los resultados del test postcoital que se pueden tener pueden ser normales o anormales. 

    Un resultado postcoital normal indicará lo siguiente:

    1. Son normales la cantidad de espermatozoides de la muestra.
    2. Los espermatozoides se mueven de manera rectilínea.
    3. El moco se desplaza con una viscosidad normal.
    4. El moco cervical presenta una elasticidad dentro de la normalidad.
    5. El moco se seca siguiendo un patrón, etc.

    Un resultado anormal de test postcoital indicará lo siguiente:

    1. El moco cervical es compacto, no se estira.
    2. El moco no se seca siguiendo un patrón.
    3. No hay espermatozoides en la muestra o espermatozoides muertos en la muestra.

    ¿Por qué motivos a veces no dan resultados positivos los tratamientos FIV-ICSI- Ovodonación?

    Muchas parejas o mujeres que se someten a tratamiento de fertilización, especialmente de Fecundación In Vitro (FIV) con ICSI u Ovodonación, cuado falla un ciclo FIV se preguntan el por qué ha sucedido.

    Lo cierto, es que a pesar de la constante mejora en las tasas de gestación e implantación logradas con técnicas de reproducción asistida, que hoy en día logran hasta el 50% por ciclo y hasta el 70% en donación de ovocitos, no todas las parejas consiguen el sueño de convertirse en padres en un primer intento de ciclo FIV.  Son muchos los aspectos que pueden influir en el resultado final. A continuación mencionaremos una que puede ser un factor determinante en el éxito o fallo de un ciclo FIV.

    Uno de estos factores es la edad de la mujer.  Está más que claro que la edad de la mujer es uno de los factores más relevantes de cara al pronóstico de un ciclo de FIV. Recientemente se ha estimado que la implantación que tiene un embrión es mucho más prolongado en mujeres menores a los 35 años, a partir de esa edad  las probabilidades disminuyen hasta un 10% de que la producción e implantación de embriones en la mujer se dé y a partir de los 40 años, las probabilidades disminuyen hasta en un 5%.

    Avisos de embarazo después de la transferencia de FIV

    Después de la transferencia de embriones, la mujer debe descansar en el resto del día. No es necesario que haga reposo total en cama, a menos de que se tenga un mayor riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica. La mayoría de las mujeres regresan a sus actividades normales al día siguiente. Las mujeres que se someten a Fecundación In Vitro deben colocarse inyecciones todos los días o tomar la hormona progesterona durante ocho o diez semanas después de la transferencia embrionaria. La progesterona es producida naturalmente por los ovarios que ayuda a engrosar el revestimiento del útero. Esto hace más fácil la implantación del embrión. Muy pocas cantidades de progesterona en las primeras semanas del embarazo pueden provocar un aborto espontáneo. 

    Aproximadamente de 12 a 14 días después de la transferencia de embriones, la mujer debe regresar a la clínica para que pueda hacerse una prueba de embarazo. Siempre es recomendable que se consulte con el médico de manera inmediata si se ha sometido a una FIV y se tienen dolor pélvico, sangrado vaginal abundante, fiebre de más de 38°C, o sangre en la orina, así se detecta cualquier anomalía rápidamente.

    Centros relacionados: especialistas en reproducción asistida en Sevilla

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.