Traumatólogos en Sevilla

Los mejores especialistas médicos

Artrosis secundaria

Artrosis secundaria

La clasificación de la artrosis secundaria permite diferenciarla de la artrosis primaria en función de su origen así como de los principales síntomas que se ponen de manifiesto por los pacientas a los traumatólogos de Sevilla. Esta clasificación permite diferenciarlas en:

  1. De origen metabólico:
    1. Secundaria a la ocronosis: se localiza especialmente en la columna vertebral, rodilla y hombro.
    2. Secundaria a la hemocormatosis: asientan casi siempre en los dedos de la mano.
    3. Gota: predilección por el primer dedo del pie.
  2. De origen hemático:
    1. Hemofilia: afecta con bastante frecuencia a la rodilla.
    2. Anemias hemolíticas en general y falciforme en particular. Tiene apetencia por las grandes articulaciones. Es frecuente la degeneración de los extremos óseos de la articulación.
  3. De origen local: por alteraciones congénitas o adquiridas de la articulación, ej.: coxa vara, fémur mal alineado, etc.
  4. Por alteración de los mecanismos defensivos articulares:
    1. Artropatías neuropáticas: aparecen en el curso de una enfermedad general con apetencia por el sistema nervioso. Por ejemplo cuando existe un déficit de sensibilidad al dolor y el paciente no percibe la artropatía, pudiendo llegar a la destrucción de la articulación.
    2. Corticoides: a veces cristalizan sobre la superficie articular.
    3. Hiperlaxitud ligamentosa congénita: ej.: síndrome de Marfan.

El diagnóstico de esta patología por el traumatólogo se basa principalmente en los siguientes métodos:

  • Historia clínica. Permite distinguir las artrosis primarias de las secundarias en muchos casos.
  • Métodos de laboratorio. La artrosis primaria no da ningún dato de laboratorio alterado, ni existe ninguna prueba específica que la detecte. Cuando la artrosis aparece en el curso de una enfermedad general, el traumatólogo puede observar las alteraciones características de dicha enfermedad.
  • Radiografía. Los traumatólogos en Seviila observan cinco datos característicos:
    1. Pinzamiento de la articulación: pérdida de la interlínea articular. Es bastante precoz, consecutivo a la pérdida del cartílago articular.
    2. Presencia de osteofitos: en forma de tejadillo en los extremos de la articulación, p.ej.: los picos de loro en la columna.
    3. Esclerosis subcondral: consiste en una intensificación de la línea blanca que delimita la articulación (se hace más nítida), en contraposición con la pérdida de densidad radiológica del resto del hueso. Aparece en etapas avanzadas.
    4. Quistes subcondrales: aparecen en los trocitos de cartílago que quedan. Es típica de la rodilla y cadera.
    5. Cuerpos libres articulares: a veces son los propios osteofitos independizados, situados en los bordes de la articulación en forma de nebulosa.

La artrosis no mata, pero tampoco deja vivir. El pronóstico está en función del grado de colaboración del enfermo, de la información que facilite al traumatólogo, de cómo le da esa información, etc. En cualquier caso, se debe desdramatizar la enfermedad lo más posible. Hay 3 localizaciones tan importantes que merecen un estudio aparte:

  • Coxartrosis: artrosis de la articulación coxo-femoral.
  • Gonartrosis: artrosis de la articulación de la rodilla.
  • Artrosis de la columna.

Junto a estas, existen otras localizaciones que debemos comentar:

  • Artrosis de la primera articulación metatarso-falángica: se afecta en la gota, dando lugar a un "hallux rigidus" (dedo rígido).
  • Articulación de la clavícula:
    1. Acromioclavicular: limita gravemente los movimientos del hombro.
    2. Esterno-clavicular: suele acompañarse de subluxaciones o luxaciones con cierta repercusión estética.
  • Articulación trapecio-metacarpiana: los traumatólogos de Sevilla observan que afecta más a las mujeres y suele ser bilateral. Durante el tratamiento es preciso dejar las dos manos en reposo.
  • Artrosis de las articulaciones interfalángicas distales y proximales: aparecen los nódulos de Heberden y de Bouchard. Ambos originan una gran deformidad de la mano:
    1. Nódulos de Heberden: nodulaciones características de las articulaciones interfalángicas distales. Son mucho más frecuentes que los nódulos de Bouchard. Suelen estar motivados por alteraciones de la cápsula articular. No afectan a los movimientos articulares, si acaso limitan algo la extensión.
    2. Nódulos de Bouchard: localizados en las articulaciones interfalángicas proximales. Son menos frecuentes que los anteriores. Están motivados por los osteofitos. Limitan los movimientos articulares, sobre todo la flexión.
Nódulos de Heberden y de Bouchard

Nódulos de Heberden y de Bouchard

Nódulos de Heberden y de Bouchard

Tratamiento

Los traumatólogos de Sevilla emplean muchos productos, lo cual es indicativo de que no existe ninguno que sea definitivo. El tratamiento puede ser:

  1. Conservador. Tiene 2 vertientes:
    1. Medidas generales. Son los consejos que el traumatólgo da al enfermo, para que por lo menos no empeore:
      • Evitar la sobrecarga de las articulaciones afectadas, referida tanto a su funcionamiento, como al peso que deba soportar. Esto puede llevar incluso a una reorientación profesional del paciente.
      • Corregir precozmente las alteraciones articulares que pueden presentarse, ej.: en malformaciones congénitas (coxa vara) ralizar una artrotomía; si hay un acortamiento de un miembro, corregirlo precozmente para evitar la sobrecarga de la otra articulación.
      • Enseñarle al sujeto una gimnasia para conservar el tono muscular de la articulación afectada, es decir, para que el tono muscular mantenga lo más descargada posible la articulación.
      • Dar una información precisa, de acuerdo a su formación intelectual.
    2. Medidas farmacológicas. Actualmente el tratamiento farmacológico ni cura la enfermedad, ni altera su evolución. Como queda reducido a un tratamiento sintomático, y por tanto, prolongado, el traumatólogo en Sevilla debe intentar obtener los máximos resultados con las mínimas dosis farmacológicas que suelen basarse en tratamiento hormonales y antiinflamatorios.
    3. Tratamiento quirúrgico. Se utiliza sólo en casos muy avanzados. Básicamente son tres los procedimientos:
      1. Artrodesis y artoplastias, encaminados a fijar la articulación en una posición deseable.
      2. Osteotomías correctoras de las alteraciones congénitas adquiridas.
      3. Colocación de implantes totales de prótesis en rodilla y cadera.

Especialistas relacionados: traumatólogos en Sevilla

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.