Psiquiatras en Sevilla

Los mejores especialistas médicos

Tastornos psiquiátricos en el alcoholismo

Tastornos psiquiátricos en el alcoholismo

El término alcoholemia es usado por los psiquiatras de Sevilla para referirse al consumo de alcohol pero sin aparición de psicosis. Se sabe que ya se hacía uso del alcohol hace miles de años. En principio estaba en relación casi exclusivamente con situaciones rituales y sagradas, pero más tarde el alcohol fermentado pasa a ser utilizado en forma relativamente masiva, por sus efectos placenteros. Así llegamos a una situación en que la industria y el comercio hacen una propaganda desbordante que induce a aumentar el consumo de alcohol. Hay también unos factores individuales como la constitución y la herencia. La existencia de un factor transmitido hereditariamente de alguna forma determinante parcial o total de la apetencia por las bebidas alcohólicas, ha sido estudiada en animales de experimentación y en el hombre, cada vez con métodos más refinados, así Morel pensó que había una disposición hereditaria hasta convertirse en alcohólicos, en donde estaba contenido el modo de transmisión de las psicosis alcohólicas. El que en una familia haya muchos alcohólicos no se debe a ningún factor hereditario, sino a factores ambientales. Hay factores que nos hablan de la tolerancia o no al alcohol, estando relacionada con el metabolismo de alcohol. Así el biotipo pícnico tolera mejor el alcohol y los extremadamente leptosómicos lo toleran peor.

En cuanto a la personalidad del alcohólico, éste es un factor muy importante, así hay unos textos donde dicen que no hay una personalidad definida sobre el alcohólico y otros textos dicen que sí la hay. La opinión mayoritaria de los psiquiatras de Sevilla es que no hay una personalidad definida del alcohólico. Así entre dos alcohólicos las conductas y el ambiente son muy parecidos, entonces decimos que las personalidades son parecidas. Desde el punto de vista psicodinámico, la personalidad de los alcohólicos diremos que son orales y desde adultos se manifiestan en una serie de rasgos:

  • Tendencia a la dependencia.
  • Fondo depresivo.
  • Baja tolerancia para enfrentarse a las frustraciones.
  • Características de avidez.
  • Hambre afectiva.

Con el consumo repetido de alcohol, el metabolismo del alcohólico se adapta, modificándose la tolerancia. Para hablar de toxicomanía, los psiquiatras de Sevilla tienen que hablar de:

  • Dependencia psíquica.
  • Dependencia física.
  • Incremento de la tolerancia.
  • Síndrome de abstinencia.

Tipos de bebedores: Normalmente existen varios tipos, uno de ellos es el bebedor continuo, es el que bebe desde que levanta hasta que se acuesta. Otro sería el bebedor del fin de semana, son dipsómanos, es una forma de alcoholemia donde no se cumple el consumo habitual. Es muy frecuente en el norte de Europa. Respecto a otras formas de clasificación tenemos la de Jellinek que encontró varios tipos de alcohólicos a los que él llamó: alfa, beta, gamma, delta, epsilon, que irían desde el bebedor con buena tolerancia física y psicológica hasta aquel en que hay alteraciones somáticas y psicológicas. La ingesta continua de alcohol determina alteraciones somáticas y psíquicas. Las somáticas serían gastritis, alteraciones hepáticas, miocardiopatías, polineuritis, etc...

Tras una intoxicación alcohólica hay una pérdida global de memoria o amnesias transitorias, como atestiguan los psiquiatras de Sevilla; lo que más rápidamente se afecta es la memoria. Más tarde se afecta el resto de las actividades intelectuales, que van a dar lugar a un deterioro cognitivo. Las alteraciones características que describen los psiquiatras de Sevilla son: irritabilidad, explosión y desde el punto de vista de la afectividad hay un incremento de la angustia y la ansiedad.

Síndromes biológicos: El alcohólico tiene siempre el metabolismo alterado. El estudio de estas alteraciones presenta un doble interés: diagnóstico precoz de los alcohólicos o simplemente de los consumidores excesivos de alcohol y vigilancia del tratamiento, constatando si se mantiene la abstinencia total o si hay recaídas. Las principales comprobaciones propuestas actualmente son: la tasa sérica de gamma glutamil transpeptidasa que se eleva y que producirá precozmente una alteración hepática por el alcohol en el 80% de los consumidores excesivos, así como la disminución de las tasas de transferrina. En el curso del tratamiento, si la abstinencia es total, se asiste a una normalización del cociente Ig A/T, sin embargo si la consumición de alcohol es reemprendida, se constataría un aumento de dicho cociente. El volumen globular medio está igualmente elevado.

Normalmente el alcohol se absorbe a nivel intestinal, también lo puede hacer a nivel gástrico sobre todo en ayunas. Una vez incorporado en el torrente sanguíneo alcanza hígado, riñón (donde se metaboliza principalmente), cerebro, músculo, etc... (no se metaboliza) y más tarde se elimina, siguiendo una cinética de orden cero. La eliminación es más lenta que la absorción; a las 12 horas se elimina el 70%, a las 24 horas el 100%. Hay variaciones individuales y factores modificadores, así en ayunas la absorción es mayor, con los azucares la absorción es moderada y con las grasas se absorbe poco.

Especialistas relacionados: psiquiatras en Sevilla

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.