Pediatras en Sevilla

Los mejores especialistas médicos

Alergias a los alimentos en niños

Alergias a los alimentos en niños

La salud de los hijos es la principal fuente de preocupaciones de los padres, alarmados ante el primer síntoma de malestar o posible enfermedad ya que si es un bebé no puede transmitir qué les molesta o duele y si es algo más grande no siempre acierta en la descripción de los síntomas.

Los pediatras en Sevilla alertan de que una de las enfermedades que más se está extendiendo es la alergia a los alimentos que consiste en una reacción excesiva del sistema inmunológico ante el consumo de un determinado alimento. No debe confundirse con cierta intolerancia a los alimentos que sólo suponen unos efectos no deseados tras la ingesta del alimento, sin reacción alérgica alguna. Nuestro sistema inmunológico nos protege ante las agresiones externas y contra sustancias dañinas como bacterias, virus y productos tóxicos pero a veces reacciona de una manera excesiva tras la toma de algún alimento que normalmente no supone ninguna agresión o amenaza para el organismo, provocando la alergia alimentaria.

Los alimentos que más alergias provocan son los siguientes: frutos secos, huevos, leche, pescado, mariscos, algunas frutas, trigo y determinados aditivos alimentarios como potenciadores de sabor, espesantes o colorantes. Los síntomas más frecuentes en estos casos suelen ser el dolor en el abdomen, diarreas, estornudos, picores en diversas zonas del cuerpo, vómitos e incluso dificultad para respirar.

Esta enfermedad suele detectarse con pruebas en la piel o con la prueba oral de ingesta del alimento. Y aunque existen diversos tratamientos con vacunas el método que ha demostrado su efectividad es evitar la ingesta del alimento o su mero contacto físico en los casos más graves. Un caso muy frecuente es la alergia a la proteína de la leche de vaca sobre todo en niños pequeños, excepto lactantes en tanto mantegan la lecha materna como alimento exclusivo. Y los pediatras de Sevilla y de toda España en general comentan que crece cada año la intolerancia a la lactosa o imposibilidad de digerir el azúcar que contiene la leche. La intolerancia a la lactosa no afecta al sistema inmunológico por lo que no provoca las reacciones de la alergias alimentarias. Las intolerancias a los alimentos suelen desaparecer con el crecimiento del niño ya que su intestino consigue una mucosa suficientemente fuerte como para digerir ese alimento. De igual modo algunas alergias alimentarias desaparecen con el crecimiento y el paso del tiempo por lo que es aconsejable que el pediatra repita las pruebas de alergias a un determinado alimento para comprobar si ha desaparecido cualquier tipo de reacción tras su ingesta.

Inmunizaciones en el niño

Inmunizaciones en el niño

Los pediatras en Sevilla destacan la importancia de la inmunización de los los niños pequeños a algunas enfermedades. Ésta se consigue a través procedimientos específicos para luchar contra las enfermedades infecciosas: las vacunas. Otra parte de esta lucha se realiza con antibióticos. Con ambos procedimientos se ha logrado erradicar la viruela, atenuar el sarampión o la tosferina y realizar una profilaxis muy eficaz contra otras múltiples infecciones.

Métodos de profilaxis:

  1. Medidas generales: para evitar el contacto entre el individuo sano y los enfermos o los objetos contaminados:
    • Control de las aguas.
    • Prevención de las zoonosis: veterinarios.
    • Evitar contaminación por la ingesta de alimentos en mal estado: esterilización de la leche, ultracongelación.
    • Esterilización de objetos contaminados.
  2. Medidas de profilaxis de exposición: se centran en el individuo ya enfermo:
    • Aislamiento domiciliario o en el hospital de los enfermos.
    • Profilaxis de la transmisión de las enfermedades hospitalarias.
  3. Medidas de profilaxis de disposición.

Una de las principales medidas adoptadas por los pediatras de Sevilla es la quimioprofilaxis que consiste en administrar antibióticos al niño sano, para evitar que adquiera una o varias enfermedades infecciosas. Se basa en el supuesto teórico de que el fármaco eficaz para curar una enfermedad bacteriana es capaz de abortarla si se administra antes del inicio de la enfermedad a la dosis adecuada. Esto es cierto cuando se trata de una quimioprofilaxis específica, la más eficaz. Puede ser específica, cuyo inconveniente principal es la aparición de cepas del microorganismo resistentes al antibiótico administrado, además puede alterar la flora normal, favoreciendo la multiplicación de gérmenes más resistentes. Tiene la gran ventaja de su rapidez de acción. Existe una quimioprofilaxis específica de breve duración empleada en el periodo de incubación de infecciones agudas potencialmente graves y otra de duración larga que se usa en infecciones crónicas o infecciones graves agudas para prevenirlas durante meses o años. También puede ser inespecífica para combatir una amplia gama de gérmenes (antibióticos de amplio espectro) cuanto más inespecífica sea más inconvenientes tienen y más dudosos son sus resultados. Las principales indicaciones son: recién nacidos y prematuros con infección probable, la cirugía, profilaxis de infecciones urinarias recidivantes, algunas bronconeumonías crónicas, prevención de infecciones respiratorias bacterianas e inmunodeficiencias. En la inmunoprofilaxis se usan procedimientos o sustancias con base inmunológica que, administradas a sujetos sospechosos, los previene de la enfermedad:

  1. Antitoxinas: son sueros heterólogos de animales que han sido infectados y que confieren inmunidad pasiva antitóxica. Tienen el inconveniente de que presentarse reacciones severas de tipo alérgico como la enfermedad del suero. Su empleo ha decaído entre nosotros por la escasa frecuencia de la difteria y el tétanos.
  2. Inmunoglobulinas: las inmunoglobulinas séricas son el vehículo de los anticuerpos: Los preparados que se obtienen son de dos tipos:
    • Immunoglobulinas standard.
    • Immunoglobulinas específicas.

Por otro lado, la inmunización activa consiste en que el organismo fabrique sus propios anticuerpos mediante las vacunaciones. Para que estas sean efectivas deben abarcar por lo menos el 80% de la población requiriendo un buen conocimiento por parte del sanitario: calendario vacunal, etc... Un breve análisis histórico de la historia de las vacunas empieza con Jenner, quien observó que las lecheras con lo que el llamó cow-pox luego no padecían la viruela. Además mil años antes, en China, se practicaba la variolización que consistía en inyectar a personas sanas pus de vesículas de viruela, con lo que padecían una viruela más leve que no dejaba cicatrices. Pasteur, unos ochenta años después que Jenner, pone en práctica sus trabajos investigando sobre la rabia y descubre la vacuna contra ella mediante la inoculación de una sustancia patógena que se obtiene de microorganismos u otros agentes y que inducen inmunidad activa en el organismo que los recibe, produciéndole mínimas reacciones patógenas.

Las vacunas pueden clasificarse atendiendo a su procedencia (bacterianas y virales) y al estado en que se encuentran (gérmenes vivos atenuados, muertos y derivados). Los gérmenes vivos se atenúan por pases, en medios de cultivo si son bacterias o en células embrionarias o en animales vivos si son virus. La cepa obtenida debe ser estable (que no se convierta en patógena) y sin capacidad de transmisión. Los procedimientos para matar bacterias pueden ser físicos o químicos. Cuando los gérmenes están muertos provocan reacciones. Los derivados pueden ser: toxoides (derivados de las toxinas) o antígenos estructurales (porciones de gérmen como la cápsula o los ribosomas).

Vacunas de aplicación sistemática obligada

Son las que se deben administrar a todos los niños, salvo situaciones excepcionales (contraindicaciones). Para que su administración sea ordenada y correcta, es conveniente que el pediatra en Sevilla siga un calendario vacunal. Las principales son:

Vacuna DTP: Se emplea para la inmunización de la difteria, el tétanos y la tosferina. Las tres enfermedades han tenido altas tasas de mortalidad en este siglo, hasta los años 20, los niños muertos cada año eran casi 4000 de difteria, 400 de tosferina y 1000 de tétanos; actualmente no llegan a la docena, esto se debe en gran parte a las vacunas. La vacuna DTP es una mezcla de toxoide (vacuna bacteriana tipo derivado) que se obtiene de las toxinas diftérica y tetánica y una suspensión de bacilos inactivados de Cordetella Pertussis. Todo ello absorbido en hidróxido de aluminio. Así se administran las tres juntas (vacuna triple bacteriana) por vía subcutánea. Con lo que se eliminan lentamente y estimulan de forma mantenida al sistema inmunitario, aunque su administración puede hacerse también de modo fraccionado. La vacuna empieza a los tres meses y se continúa con precauciones. Como fenómenos secundarios pueden aparecer: fiebre moderada que cede con antipiréticos, dolor y tumefacción en la zona de inoculación y tos discreta. La inmunidad conseguida es desigual: frente a la difteria y tétanos es sólida pero, por el contrario, la inmunidad frente a la tosferina es menos sólida y duradera, pudiendo desencadenar, además, reacciones neuroalérgicas.

Vacuna de la Poliomielitis: Es una vacuna viral, de la que existen dos tipos:

  • SALK a base de virus inactivados e inyectable intramuscularmente.
  • SABIN: con virus vivos atenuados, se administra por vía oral.

Las dos tienen los tres tipos de virus que producen la Polio por lo que reciben el nombre de Vacuna Trivalente y son muy efectivas. La que se utiliza actualmente por parte de los pediatras de Sevilla es la SABIN, ya que al administrar una suspensión de cultivo de virus vía oral, la respuesta antigénica, tanto local como general es muy buena, pero está contraindicada en niños inmunodeprimidos porque el germen se convierte en patógeno; en estos casos se usa la SALK por vía intramuscular (se incluye entre las vacunas no sistemáticas).

Vacuna del Sarampión, Rubeola y Parotiditis: Son enfermedades con repercusiones distintas según el niño:

  • El sarampión: es una enfermedad grave por sus secuelas. Se manifiesta como un cuadro catarral con fiebre rebelde a los antipiréticos que dura 7 días, luego aparece un exantema en piel y mucosas. Como complicaciones aparecen encefalitis en un 1% de los casos.La vacuna se prepara con virus vivos atenuados que no provocan reacciones diversas. Se administra vía subcutánea o intramuscular, entre los 12-15 meses de vida.
  • La Rubeola: es una enfermedad exantemática sin apenas trascendencia. El cuadro es de catarro lleve con febrícula y un sarpullido poco importante. Su importancia estriba en que plantea problemas cuando la contraen embarazadas en su tercer mes de gestación, ya que el germen atraviesa la placenta, pasa al embrión y le produce malformaciones (embriopatías).La embriopatía rubeólica consiste en: sordera de tipo central, ceguera por cataratas y malformaciones cardíacas.
  • La parotiditis: es una enfermedad infecciosa con tumefacción de las parótidas y que cura sin secuelas importantes (Meningoencefalitis leve). Si son importantes sus complicaciones, en los varones adultos o niños prepúberes da lugar a orquitis (inflamación de los testículos), que conduce a esterilidad, en las mujeres se afectan los ovarios.

Las vacunas del Sarampión, Rubeola y Parotiditis, tienen la característica común de ser suspensiones de virus vivos atenuados, conferir inmunidad de duración indefinida con una sola inyección y ser aconsejables las tres en la misma edad de vacunación. El pediatra de Sevilla debe administrarlas entre los 12 y 15 meses (no antes del año por la presencia de anticuerpos maternos que anulan la eficacia) por vía subcutánea o intramuscular, juntas en una sola dosis.

Especialistas relacionados: pediatras en Sevilla

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.