Cardiólogos en Sevilla

Los mejores especialistas médicos

Alimentos aconsejados por los cardiólogos de Sevilla: los pistachos

Alimentos aconsejados por los cardiólogos de Sevilla: los pistachos

Los pistachos son beneficios a nivel cardiovascular, al igual que otros alimentos como las nueces, tal como aseguran los cardiólogos de Sevilla. Este alimento no solo es sabroso sino muy recomendable nutricionalmente, dado que contiene antioxidantes, como la vitamina A y C, y el selenio. La toma de una ración de 30 gramos, unos 49 pistachos, contiene 6 gramos de proteínas, 160 calorías, 0,1058 onzas de fibra, 7 gramos de grasas monoinsaturadas y 4 poliinsaturadas. Además, la ingesta de pistachos ayuda a regular los niveles de colesterol, y produce una mejora significativa de la salud cardiovascular. Produce una disminución del colesterol pernicioso, el LDL, y un aumento del colesterol bueno, el HDL.

Cardiólogos de La Asociación Americana del Corazón han avalado los efectos beneficiosos de los pistachos, afirmando que dichos efectos están comprobados científicamente. Los pistachos por otra parte ayudan a prevenir la Hipertensión Arterial en personas con riesgo vascular elevado dado que provocan una reducción de la presión arterial y de las respuestas biológicas al estrés.

Todo esto hace que los cardiólogos afirmen que en muchos casos puede ser posible disminuir la medicación si se consigue un adecuado control de los factores de riesgo cardiovascular mediante medidas como la tomas de pistachos. Otra ventaja añadida de tomar diariamente 42,5 gramos de pistachos es que se actúa contra la oxidación celular al luchar contra los radicales libres, provocando un retraso en el envejecimiento.

Respecto al transito intestinal señalar que la toma de pistachos lo mejora de forma importante ya que contiene fibra insoluble, lo que provoca retraso del vaciado gástrico y un aumento de la sensación de saciedad.

Dentro de los frutos secos, el pistacho es uno de los más recomendables, ya que es muy beneficioso a nivel vascular y es un eficaz antioxidante, lo que mejora entre otras cosas, la piel tras los daños producidos por la irradiación solar. Incluso según una publicación del “The Internacional Journal of Impotente Research” mejora el deseo y la satisfacción sexual.

Valvulopatías. Análisis de la Insuficiencia Mitral y la Estenosis Aórtica.

Valvulopatías. Análisis de la Insuficiencia Mitral y la Estenosis Aórtica.

La incapacidad de la válvula mitral para permanecer cerrada durante la sístole ventricular da origen a un reflujo de sangre a la aurícula. De esta forma, tanto la aurícula como el ventrículo izquierdos experimentan una sobrecarga de volumen, la primera porque debe acoger la sangre que llega, como en condiciones normales, desde el pulmón más la que refluye, y el ventrículo porque recibe todo este caudal hemático, para lanzar en dirección normal la cantidad habitual y el resto en la dirección opuesta. Ambas cavidades se adaptan a esta sobrecarga mediante dilatación, dilatación reguladora, e hipertrofia. Cuando se descompensa el ventrículo izquierdo, se acumula sangre en la aurícula izquierda y en los vasos pulmonares y, al aumentar la presión en la arteria pulmonar, el ventrículo derecho se ve sometido a una sobrecarga de presión que suele ser motivo de consulta para los cardiólogos de Sevilla.

Principales síntomas: El dato auscultatorio característico es un soplo sistólico en foco mitral, es pansistólico y de intensidad constante, pues durante toda la sístole está refluyendo sangre desde una cavidad en la que la presión es alta, el ventrículo izquierdo, a otra en la que es baja, la aurícula izquierda; su timbre es desde suave a más o menos áspero, y se irradia a la axila.

Por inspección y palpación los los cardiólogos de Sevilla comprueban que el latido de la punta está desviado hacia abajo y afuera y reforzado, como corresponde a un ventrículo izquierdo dilatado e hipertrofiado. El examen radiológico en posición normal permite comprobar la expansión del arco inferior del borde izquierdo del corazón, índice también del aumento de tamaño del ventrículo izquierdo; en esta misma posición la dilatación de la aurícula izquierda se traduce en la prominencia del arco correspondiente del borde izquierdo y en Oad en el rechazo del esófago, con la particularidad de que es apreciable una expansión sistólica, atribuible a la oleada de sangre refluida desde el ventrículo

En el período de compensación no es apreciable repercusión alguna sobre las circulaciones pulmonar, sistémica o coronaria.

Al descompensarse el ventrículo izquierdo aparecen las manifestaciones de la insuficiencia del corazón izquierdo, a las que se suman, a la larga, las del derecho.

Con el cateterismo se comprueba por los cardiólogos de Sevilla la elevación sistólica de la presión auricular izquierda, obra del reflujo, pero es más expresiva aún la angiocardiografia selectiva, pues permite apreciar perfectamente el reflujo del contraste inyectado en el ventrículo izquierdo.

Estenosis Aórtica. La estenosis de la válvula aórtica supone una dificultad para el vaciamiento del ventrículo izquierdo y, por tanto, impone a esta cámara una sobrecarga de presión para vencer esta dificultad. La adaptación a esta nueva situación tiene lugar mediante una hipertrofia de la pared del ventrículo, que le permite impulsar a la sangre con más fuerza. De esta forma, y alargando el período de expulsión, o fase de contracción isotónica del ventrículo, se consigue un volumen/latido suficiente. Con la descompensación, el ventrículo izquierdo se dilata y se estanca la sangre por detrás del mismo, es decir, en la aurícula izquierda y en los vasos pulmonares.

Principales síntomas: Al auscultar sobre la zona aórtica se escuchan dos datos anormales un "chasquido" o "click" de eyección, situado inmediatamente después del primer ruido y producido al ponerse bruscamente en tensión la válvula aórtica y un soplo mesosistólico, de forma romboidal porque en el curso de la sístole llega un momento en que la presión intraaórtica ha aumentado de tal forma que obliga a que disminuyan el volumen y la velocidad de la sangre que atraviesa el orificio aórtico estrecho; suele ser muy intenso, rudo y áspero, e irradia hacia el cuello, es decir, en la dirección de la corriente sanguínea responsable. Las mismas vibraciones producen un "thrill" sistólico, que también es percibido en el área aórtica.

El latido de la punta es potente, por la hipertrofia del ventrículo izquierdo. Mediante el examen radiológico los cardiólogos de Sevilla no observan ninguna deformación evidente de la silueta cardíaca, pues el aumento del espesor de la pared del ventrículo izquierdo apenas modifica la forma de la víscera.

Al ser difícil y lenta la replección de la aorta, esta valvulopatía repercute sobre la circulación sistémica. Incluso es posible que, aun siendo suficiente, el ventrículo izquierdo no sea capaz de incrementar como es debido el gasto cardiaco al realizar ejercicio físico, de tal forma que llegue a ser insuficiente la perfusión encefálica y surjan síncopes de esfuerzo. En cuanto a la circulación coronaria, por varios motivos, fundamentalmente por ser baja la presión en la raíz de la aorta y porque la hipertrofia de la pared ventricular aumenta sus necesidades de oxígeno, son frecuentes las crisis de esfuerzo. Al descompensarse, se desarrolla el cuadro de la insuficiencia del corazón izquierdo. El cateterismo permite comprobar a los cardiólogos de Sevilla el gradiente de presión entre ventrículo izquierdo y aorta, y con la angiocardiografía se puede objetivar la estenosis.

correr

correr

Insuficiencia Aórtica. El reflujo al ventrículo izquierdo de parte de la sangre expulsada hacia la aorta ejerce una sobrecarga de volumen sobre esta cavidad, ya que debe acoger durante la diástole la sangre que llega normalmente desde la aurícula más la que refluye. La compensación se lleva a cabo mediante la hipertrofia y dilatación reguladora del ventrículo sobrecargado. Cuando la capacidad de compensación se agota, el ventrículo izquierdo se dilata aún más, pero en este caso se trata de una dilatación patológica, y disminuye el gasto cardíaco, a la vez que se estanca la sangre por detrás del mismo. Principales síntomas: En el foco aórtico se ausculta un soplo diastólico, decrescendo, pues el volumen y la velocidad de la sangre que refluye van disminuyendo a lo largo de la diástole, a medida que baja la presión en la aorta; es suave, aspirativo y se irradia hacia abajo, por ser ésta la dirección de la corriente sanguínea que lo origina.

El latido de la punta está reforzado, por estar hipertrofiado el ventrículo izquierdo, y desviado hacia abajo y afuera, por la dilatación de esta cavidad. Esta misma dilatación se pone de manifiesto en la radiografía antero-posterior mediante la expansión del arco inferior del borde izquierdo del corazón.

La intensa replección de la aorta durante la sístole, pues recibe la cantidad de sangre normal más la que ha refluido, y su vaciamiento parcial durante la diástole en sentido retrógrado.se traducen en una serie de signos como el aumento de la tensión diferencial, el pulso magnus y celer, la danza carotídea o latido intenso de la carótida, visible en el cuello y el pulso capilar de Quincke, que consiste en que la amplitud de la onda pulsátil alcanza a los capilares y, por ello, si se presiona sobre una uña se observa cómo el borde de la zona pálida avanza y retrocede durante la sístole y la diástole, respectivamente. La circulación coronaria está comprometida por la caída de la presión en la aorta durante la diástole y puesto que la hipertrofia del ventrículo izquierdo aumenta el consumo de oxígeno y, por tanto, las necesidades de sangre, es frecuente que surjan crisis angoroides. Con la descompensación, se desarrolla el cuadro de la insuficiencia del corazón izquierdo.

Especialistas relacionados: cardiólogos en Sevilla

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.